Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

10.11.14

DOLORES Y PENAS


RETRATO RIGOBERTA MENCHU - OSVALDO GUAYASAMIN

JACK NICHOLSON INTERPRETANDO UNA ESCENA DE PROFUNDO DOLOR
GIF ANIMADO SOBRE LA OBRA DE VINCENT VAN GOGH
GIF ANIMADO SOBRE EL MURAL GUERNICA DE PABLO PICASSO
PUNTO

No hay espacio más ancho que el dolor,
no hay universo como aquel que sangra.

PABLO NERUDA

EL DÍA MÁS FELIZ (EDGAR ALLAN POE)


El día más feliz, la hora más dichosa, los ha

conocido mi corazón agotado y marchito; pero

siento que ha desaparecido ya mi más alta esperanza

de orgullo y de poderío.



¿He dicho de poderío? Sí. Pero desde hace

largo tiempo, ¡ay de mí! se han desvanecido

los bellos ensueños de la juventud; han pasado

ya: dejémoslos que se desvanezcan!



Y tú, orgullo, ¿qué haré de ti ahora? Otra

frente puede bien heredar el veneno que me

has dado. Que por lo menos mi espíritu permanezca

tranquilo.



El día más hermoso, la hora más feliz que mis

ojos hayan visto y hayan podido ver jamás,

mi más brillante mirada de orgullo y de poderío,

todo eso ha existido pero ya no existe; yo

lo siento.



Y si esa esperanza de orgullo y de poderío

me fuera ofrecida ahora acompañada de un

dolor semejante al que experimento, no quisiera

revivir esa hora brillante.



Porque bajo su ala llevaba una oscura

mezcla y mientras volaba, dejaba caer una

esencia todopoderosa para consumir un alma que

tan bien la conocía.





COMO PA ECHARSE A OPINAR (JOSE LARRALDE)

Hay mucho dolor adentro... del dueño de este cantar,
hay mucho dolor adentro... del dueño de este cantar,
y hasta se dice que a veces, alguno lo vió llorar,
y hasta se dice que a veces, alguno lo vió llorar.
Tal vez el chisme sea cierto, tal vez un cuento nomás,
tal vez el chisme sea cierto, tal vez un cuento nomás,
¿quién ha visto de 'ande nace, como pa' echarse a opinar?
Hay mucho dolor adentro, y adentro es cualquier lugar,
hay mucho dolor adentro, y adentro es cualquier lugar,
sólo el dueño con su encuentro sabe 'ande le duele más,
sólo el dueño con su encuentro sabe 'ande le duele más.
A veces duele el cerebro por razón de razonar,
y a veces el alma duele y uno ni sabe 'ande estar,
a veces de amor se sufre, y es cuando se sufre más,
cosa rara pa' entenderla, que lo bueno haga llorar.
LLora el hombre a su manera, y si uno d'entra a observar,
llora el hombre a su manera, y si uno d'entra a observar,
el llanto sale pa' fuera, y el dolor queda 'ande está,
el llanto sale pa' fuera, y el dolor queda 'ande está.
También llora el angurriento su tristeza y orfandad,
tinas de llanto mugriento llenas de asquerosidad,
pobre del que no ha vivido como pa' diferenciar,
¿cuál es llanto cristalino y cuál es puro cangrejal?.
Hay mucho dolor adentro... del dueño de este cantar
quién ha visto de 'ande nace, si adentro es cualquier lugar.
A veces el alma duele y uno ni sabe 'ande está... 
¡la pucha!, casi me olvido... que no quería opinar.

EL CORAZÓN PRIMERO PIDE PLACER (EMILY DICKINSON)

El corazón primero pide placer;
Y después, excusas al dolor;
Y después, aquellas pequeñas cosas anodinas
que amortiguan el sufrimiento

Y después ir a dormir;
Y después, si debe ser
la voluntad de su Inquisidor,
la libertad para morir









UMBRÍO POR LA PENA

 (MIGUEL HERNÁNDEZ 

CANTADO POR JOAN MANUEL SERRAT)















Umbrío por la pena, casi bruno, 

porque la pena tizna cuando estalla, 

 donde yo no me hallo, 

no se halla 

 hombre más apenado 

que ninguno. 

Pena con pena y pena desayuno, 

 pena es mi paz y pena mi batalla, 

 perro que ni me deja ni se calla, 
 siempre a su dueño fiel, pero importuno. 
Cardos, penas me oponen su corona, 
 cardos, penas me azuzan sus leopardos 
 y no me dejan bueno hueso alguno. 
No podrá con la pena mi persona
 circundada de penas y de cardos: 
 ¡cuánto penar para morirse uno!



LA REVELACIÓN (LEOPOLDO LUGONES)

-¿QUÉ TE HA DICHO LA ALEGRÍA,
QUE VUELVES TAN PREOCUPADA?
-LA ALEGRÍA NO ME HA DICHO
   NADA.
-QUÉ TE HA DICHO LA VENTURA,
QUE REGRESAS TAN CALLADA?
-LA VENTURA NO ME HA DICHO
  NADA.
-¿TE HA DICHO , ACASO, EL SILENCIO
QUE ESTARÁS ENAMORADA?
-EL SILENCIO NO ME HA DICHO
  NADA.
-SI FUE EL DOLOR ¿QUÉ TE DIJO
QUE TE ANGUSTIÓ DE ESE MODO?
-AY DE MI, EL DOLOR ME HA DICHO
  TODO...



DIURNO DOLIENTE (PABLO NERUDA)


De pasión sobrante y sueños de ceniza
un pálido palio llevo, un cortejo evidente,
un viento de metal que vive solo,
un sirviente mortal vestido de hambre,
y en lo fresco que baja del árbol, en la esencia del sol
que su salud de astro implanta en las flores,
cuando a mi piel parecida al oro llega el placer,
tú, fantasma coral con pies de tigre,
tú, ocasión funeral, reunión ígnea,
acechando la patria en que sobrevivo
con tus lanzas lunares que tiemblan poco.

Porque la ventana que el mediodía vacío atraviesa
tiene un día cualquiera mayor aire en sus alas,
el frenesí hincha el traje y el sueño al sombrero,
una abeja extremada arde sin tregua.
Ahora, qué imprevisto paso hace crujir los caminos?
Qué vapor de estación lúgubre, qué rostro de cristal,
y aún más, qué sonido de carro viejo con espigas?
Ay, una a una, la ola que llora y la sal que se triza,
y el tiempo del amor celestial que pasa volando,
han tenido voz de huéspedes y espacio en la espera.

De distancias llevadas a cabo, de resentimientos infieles,
de hereditarias esperanzas mezcladas con sombra,
de asistencias desgarradoramente dulces
y días de transparente veta y estatua floral,
qué subsiste en mi término escaso, en mi débil producto?
De mi lecho amarillo y de mi substancia estrellada,
quién no es vecino y ausente a la vez?
Un esfuerzo que salta, una flecha de trigo
tengo, y un arco en mi pecho manifiestamente espera,,
y un latido delgado, de agua y tenacidad,
como algo que se quiebra perpetuamente,
atravies hasta el fondo mis separaciones
apaga mi dolor y propaga mi duelo.



CUESTA ABAJO (CARLOS GARDEL)


Si arrastré por este mundo
la vergüenza de haber sido
y el dolor de ya no ser.
Bajo el ala del sombrero
cuantas veces, embozada,
una lágrima asomada
yo no pude contener...
Si crucé por los caminos
como un paria que el destino
se empeñó en deshacer;
si fui flojo, si fui ciego,
sólo quiero que hoy comprendan
el valor que representa
el coraje de querer.
Era, para mí, la vida entera,
como un sol de primavera,
mi esperanza y mi pasión.
Sabía que en el mundo no cabía
toda la humilde alegría
de mi pobre corazón.
Ahora, cuesta abajo en mi rodada,
las ilusiones pasadas
yo no las puedo arrancar.
Sueño con el pasado que añoro,
el tiempo viejo que lloro
y que nunca volverá.
Por seguir tras de su huella
yo bebí incansablemente
en mi copa de dolor,
pero nadie comprendía
que, si todo yo lo daba
en cada vuelta dejaba
pedazos de corazón.
Ahora, triste, en la pendiente,
solitario y ya vencido
yo me quiero confesar:
si aquella boca mentía
el amor que me ofrecía,
por aquellos ojos brujos
yo habría dado siempre más.






DOLIENTES MADRIGALES (MANUEL MACHADO)

Por una de esas raras reflexiones
de la luz, que los físicos
explicarán llenando
de fórmulas un libro...,
Mirándome las manos
-como hacen los enfermos de continuo-,
veo en una
faceta del diamante de mi anillo,
reflejarse tu cara, mientas piensas
que divago o medito,
o sueño... He descubierto
por azar este medio tan sencillo
de verte y ver tu corazón, que es otro
diamante puro y limpio.
Cuando me muera, déjame
en el dedo este anillo.


Estoy muy mal... Sonrío
porque el desprecio del dolor me asiste,
porque aún miro lo bello en torno mío,
y... por lo triste que es el estar triste.
Pero ya la fontana
del sentimiento mana
tan lenta y sileciosa, que su canto,
sonoro otrora como risa, es llanto.



AYA MARCAY QUILLA
 (VICTOR HEREDIA CON MERCEDES SOSA)
Nunca pierdas a tu niño en tus brazos. 
Nunca sufras tal dolor. 
Te parecerá que el mundo se acaba 
que algo adentro se rompió. 
Ya no habrá dolor que pueda conmigo 
indiecito se durmió. 
La peste negra del extranjero su risa 
se llevó. 
Aya Marcay Quilla lo traerá de nuevo 
pero no me sonreirá 
el brillo de sus ojos ya se apagó.







DOLOR (KHALIL GIBRÁN)

Y una mujer pidió: Háblanos del Dolor.
Y él respondió:
Vuestro dolor es la eclosión de la cáscara que encierra vuestra comprensión.
Así como la semilla de la fruta debe romperse para que su corazón se exponga al sol, así debéis vosotros conocer el dolor.
Y , si pudierais conservar vuestro corazón maravillado ante los diarios milagros de la vida, vuestro dolor no os parecería menos maravilloso que vuestra alegría.
Y aceptaríais las estaciones de vuestro corazón así como habéis aceptado siempre las estaciones que transcurren sobre vuestros campos.
Y esperaréis con serenidad a través de los inviernos de vuestro pesar.
Mucho de vuestro dolor es escogido por vosotros mismos.
Es la amarga opción con la que el médico que hay dentro de vosotros cura vuestro ser enfermo.
Por tanto, creed en el médico, y bebed el remedio en silencio y tranquilidad.
Porque su mano, aunque dura y pesada, conducida está por la tierna mano del Invisible.
Y el vaso con que brinda, aunque queme vuestro labios, ha sido modelado con la arcilla que el Alfarero ha humedecido con sus propias lágrimas sagradas.




MI DOLOR (CARLOS MARCUCCI-MANUEL MEAÑOS)


VERSIÓN JUAN DARIENZO-JULIO DE CARO


VERSIÓN ÁNGEL VARGAS





Vuelvo de tierras muy lejanas donde ayer

fuera a buscar olvido a mi dolor,

consuelo al alma que sufrió, al creer

en los engaños y promesas del amor.

Rumbo al olvido, que es un bálsamo al sufrir,

partí llevando en mi amargura

el cruel recuerdo de la ventura

que en otros tiempos junto a ti creí vivir.



Fui

esclavo de tu corazón

y a tus caprichos yo cedí

y me pagaste con traición.

Hoy, curada mi alma de su herida,

pienso que nunca he de volver

a mendigar tu querer.

Porque allá donde fui

mis pesares a olvidar

del amor conocí
las delicias hasta embriagar.
Mi dolor llegó a curar.
Mi pasión sólo dio
los sentidos para amar,
pero mi alma dejó
su pureza conservar
y así pronto llegó
sus tristezas a olvidar.

Pero hoy te he visto junto a mi lado pasar.
Mi corazón tan rápido latió
que aquella herida que creí curar
ante tu vista de improviso se entreabrió,
pues no bastaron para calmar mi dolor
ni las caricias ni el olvido.
De nuevo sufro por ser querido
y hoy, como entonces, soy esclavo de tu amor.

EL REMORDIMIENTO

He cometido el peor de los pecado
que un hombre puede cometer. No he sido
feliz. Que los glaciares del olvido
me arrastren y me pierdan, despiadados.
Mis padres me engendraron para el juego
arriesgado y hermoso de la vida,
para la tierra, el agua, el aire, el fuego.
Los defraudé. No fui feliz. Cumplida
no fue su joven voluntad. Mi mente
se aplicó a las simétricas naderías.
Me legaron valor. No fui valiente.
No me abandona. Siempre está a mi lado
la sombra de haber sido un desdichado.

JORGE LUIS BORGES.

BALADA TRISTE DE TROMPETA (N. ROSSO)
VERSIÓN RAPHAEL
VERSIÓN ESTELA RAVAL

Balada triste de trompeta 
por un pasado que murió 
y que llora 
y que gime 
como llora 

Con tanto llanto de trompeta 
mi corazón desesperado 
va llorando 
recordando 
mi pasado 

Balada triste de trompeta 
de un corazón 
desesperado



EL CONSEJO MATERNAL (OLEGARIO VÍCTOR ANDRADE)



Ven para acá, me dijo dulcemente

mi madre cierto día;


(aún parece que escucho en el ambiente

de su voz la celeste melodía).



Ven, y dime qué causas tan extrañas

te arrancan esa lágrima, hijo mío,

que cuelga de tus trémulas pestañas,

como gota cuajada de rocío.



Tú tienes una pena y me la ocultas.

¿No sabes que la madre más sencilla

sabe leer en el alma de sus hijos

como tú en la cartilla?



¿Quieres que te adivine lo que sientes?

Ven para acá, pilluelo,

que con un par de besos en la frente

disiparé las nubes de tu cielo.



Yo prorrumpí a llorar. Nada, le dije;

la causa de mis lágrimas ignoro,

pero de vez en cuando se me oprime
el corazón, y lloro.

Ella inclinó la frente, pensativa,
se turbó su pupila,
y, enjugando sus ojos y los míos,
me dijo más tranquila:

- LLama siempre a tu madre cuando sufras,
que vendrá, muerta o viva;
si está en el mundo, a compartir tus penas,
y si no, a consolarte desde arriba...

Y lo hago así cuando la suerte ruda,
como hoy, perturba de mi hogar la calma:
¡Invoco el nombre de mi madre amada,
y, entonces, siento que se ensancha el alma!



EL GIGANTE DE OJOS AZULES (NAZIM HIKMET MUSICALIZADO POR DINA ROT)

VERSIÓN JUAN CARLOS BAGLIETTO


Un gigante de ojos azules

amaba a una mujer pequeña

que su sueño era una casita

pequeña, como para ella,

que tuviera en el frente un jardín,

un jardín con madreselvas.



El gigante de ojos azules

amaba esa mujer pequeña

que muy pronto ya se ha cansado

de tan desmesurada empresa

que no terminaba en jardines,

jardines con madreselvas.



Adiós, ojos azules, dijo,

y con gracia dio voltereta;

del brazo de un enano rico
entró en la casita pequeña
que tenía en el frente un jardín,
un jardín con madreselvas.

El gigante comprende ahora
que amores de tanta grandeza
no caben, ni siquiera muertos,
en esas casas de muñecas
que en el frente tienen jardines,
jardines con madreselvas.


ESA ES TU PENA (OLGA OROZCO)

Esa es tu pena. Tiene la forma de un cristal de nieve que no podría existir si no existieras
y el perfume del viento que acarició el plumaje de los amaneceres que no
vuelven.

Colócala a la altura de tus ojos
y mira cómo irradia con un fulgor azul de fondo de leyenda,
o rojizo, como vitral de insomnio ensangrentado por el adiós de los amantes,
o dorado, semejante a un letárgico brebaje que sorbieron los ángeles.
Si observas a trasluz verás pasar el mundo rodando en una lágrima.
Al respirar exhala la preciosa nostalgia que te envuelve,
un vaho entretejido de perdón y lamentos que te convierte en reina del
reverso del cielo.

Cuando la soplas crece como si devorara la íntima sustancia de una llama
y se retrae como ciertas flores si la roza cualquier sombra extranjera.
No la dejes caer ni la sometas al hambre y al veneno;
sólo conseguirías la multiplicación, un erial, la bastarda maleza en vez de
olvido.

Porque tu pena es única, indeleble y tiñe de imposible cuanto miras.
No hallarás otra igual, aunque te internes bajo un sol cruel entre columnas rotas,
aunque te asuma el mármol a las puertas de un nuevo paraíso prometido.

No permitas entonces que a solas la disuelva la costumbre, no la gastes con nadie.

Apriétala contra tu corazón igual que a una reliquia salvada del naufragio:
sepúltala en tu pecho hasta el final,
hasta la empuñadura.


SI EL AMOR SE CAE (LOS CAFRES)
No es muy claro el cielo 
Y está cerca este desierto 
No hay amor en el diario de hoy 
Si perdiste la pasión en un remate de dolor 
A des tiempo va ese corazón 

Si el amor se cae 
Todo alrededor se cae 
Si el amor se cae 
Todo alrededor se cae 

Siento un cambio adentro que se aproxima 
Aunque entiendo al que resigna 
Pero alcanzo al que camina 
Tengo bronca, tengo tiempo 
Por eso canto no creo en cuento 
Resiste en vida las siento 
Mías, me inspira 

Si el amor se cae 
Todo alrededor se cae 
Si el amor se cae 
Todo alrededor se cae (bis) 

Los palos las balas todo esto q me mata 
Es la soledad es el hambre en nuestra casa 
La confusión es el alimento de los dueños 
Que te matan si pénsas y envenenan la verdad 

Si el amor se cae 
Todo alrededor se cae 
Si el amor se cae 
Todo alrededor se cae (bis)


UN MÉDICO AFIRMA (CÉSAR VALLEJO)



Un medico afirma que para fruncir el entrecejo

Se necesita poner en juego 64 músculos

Mientras que para reír son suficientes

13 músculos



El dolor es por consiguiente

Más deportivo

Que la alegría



AY PENA PENITA PENA 

VERSIÓN DE JOAN MANUEL SERRAT
VERSIÓN DE LOLA FLORES
VERSIÓN DE ANTONIO VEGA
VERSIÓN DE ISABEL PANTOJA
VERSIÓN DE CELIA CRUZ
VERSIÓN DE LOS PANCHOS
VER
Si en el firmamento poder yo tuviera 
esa noche negra lo mismo que un pozo, 
con un cuhillito de luna lunera 
cortara la reja de tu calabozo
si yo fuera Rey de la luz del dia del viento y del mar
cordeles de esclavos Yo me seguiria
por tu libertad 

Ay, pena, penita, pena... 
Ay que penita y que dolor 
que me corre por las venas, pena, 
con la fuerza de un ciclón. 
Y es lo mismo que un nublao 
de tiniebla y pedernal, 
es un potro desbocao 
que no sabe a donde va.

Y es un desierto de arena, pena, 
y es mi gloria y mi pena, ay pena, ay pena, 
ay pena, penita, pena...

Yo no quiero Flores, Dinero ni Palma
si no que me dejen llorar tus pesares
y estar a tu vera cariño del alma
bebiendome el llanto de tus soleales

Me duelen los ojos de mirar sin verte
reniego de mi. 
Que tienen la culpa de tu mala suerte

y rosa de Abril









EL DOLOR, CUANDO NO SE CONVIERTE EN VERDUGO ES UN GRAN MAESTRO (CONCEPCIÓN ARENAL)
LOS DOLORES LEVES SON PARLEROS, LOS GRANDES ENMUDECEN ESTUPEFACTOS (SÉNECA)
EL DOLOR, SI GRAVE, ES BREVE; SI LARGO, ES LEVE (CICERÓN)
NADA DICE MEJOR NUESTRO DOLOR, COMO NO DECIR NADA (RICHARD CRASHAW)
LOS GRANDES DOLORES NO SON LACRIMOSOS. CUANDO SOMOS APLASTADOS POR EL DOLOR, NO SE DESTILAN LÁGRIMAS, SINO SANGRE. (GERFAUT)
NINGÚN LAZO UNE TAN FUERTEMENTE DOS CORAZONES COMO LA COMPAÑÍA EN EL DOLOR (ROBERT SOUTHEY)

EL DOLOR TIENE UN GRAN PODER EDUCATIVO; NOS HACE MEJORES, MÁS MISERICORDIOSOS, NOS VUELVE HACIA NOSOTROS MISMOS, NOS PERSUADE QUE ESTA VIDA NO ES UN JUEGO, SINO UN DEBER (CÉSAR CANTÚ)

EL DOLOR QUE SE RESIGNA, LLORA, Y SOLO RÍE EL DOLOR DESESPERADO (CONCEPCIÓN ARENAL)

El león del destino (RUMI) El león del destino arrastra nuestras almas, procupados siempre con los asuntos del mundo, caminando paso a paso hacia la jungla de la muerte. La gente le teme a la pobreza, sumergidos hasta el cuello en agua salada. Si temieran al Creador de la pobreza, todos los tesoros del mundo les serian revelados. Por medio del miedo y la aflicción, se hunden hacia la escencia misma de la aflicción: en su búsqueda por encontrar la vida en este mundo, hasta se han olvidado como vivir.
El dolor te prepara para una nueva alegría. Barre violentamente y vacía completamente tu casa, para que esa nueva alegría tenga espacio por donde entrar. El dolor sacude las ojas amarillas de tu corazón, para que en su lugar, nazcan nuevas hojas verdes. El sufrimiento arranca también las raíces podridas, para que las nuevas raices que están dormidas broten. Si en este momento tienes una pena o dolor que acongoja tu corazón, recuerda que sólo está haciendo lugar para algo mucho mejor.

EL CALVARIO - PIETER BRUEGHEL, EL JÓVEN
ECCE HOMO - JOSÉ JOAQUÓN DA ROCHA
LAS VÍRGENES EN LAMENTACIÓN - HANS MEMLING
MELANCOLÍA - EDVARD MUNCH
DIBUJOS REPRESENTANDO EL DOLOR - VINCENT VAN GOGH