Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

3.5.16

ANSIEDAD





ANSIA DE AMOR (JUANA DE IBARBOUROU)


Soy hija de llanos. Nunca vi montañas,
Hace pocos años que conozco el mar
Y vivo soñando con raros países
Y vivo acostada del ansia de andar.

Tanto que tenemos luego que estar quietos,
Tanto que más tarde hay que reposar,
Y desperdiciamos la hora presente
Y nos contentamos sólo con soñar!

Ay, los caminitos en ásperas cuestas,
Serpentinas claras sobre las montañas!
¿No han de hollarlos nunca mis pies andariegos?
¿No he de ir yo nunca por tierras extrañas?

¿Nunca mis palabras, hartas de llanuras,
Han de mirar cerca las cumbres sonadas?
¿Qué es lo que me guardan los dioses herméticos?
¿Qué, en mi canastilla, pusieron las hadas?

Ay, noches de insomnio, de agrio descontento,
De interrogaciones vanas e impacientes!
A veces parece que tañen campanas
Y a veces, Dios mío, que silban serpientes!

ANSIEDAD (CHELIQUE SARABIA)
 (VERSIÓN ALFREDO SADEL)
VERSIÓN NAT KING COLE
VERSIÓN LOS PANCHOS
VERSIÓN JAVIER SOLÍS
VERSIÓN  MANOLO OTERO
VERSIÓN LUCHO GATICA
VERSIÓN MARIA MARTA SERRA LIMA
VERSIÓN RAMONA GALARZA
Ansiedad 

Ansiedad de tenerte en mis brazos 
musitando palabras de amor 
Ansiedad de tener tus encantos 
y en la boca volverte a besar (bis). 

Tal vez esté llorando al recordarte, 
tus lágrimas son perlas que caen al mar 
y el eco adormecido de este lamento 
hace que estés presente en mi soñar. 

Quizás esté llorando tu pensamiento, 
y estreches mi retrato con frenesí 
y hasta tu oído llegue la melodía salvaje 
y el eco de la pena de estar sin ti. 

Tal vez esté llorando al recordarte 
tus lágrimas son perlas que caen al mar 
y el eco adormecido de este lamento 
hace que estés presente en mi soñar 

Por la ansiedad de tenerte en mis brazos 
y el eco de la pena de estar sin ti.

ANSIEDAD  (BARBARITO DIEZ)
VERSIÓN HUGO DEL CARRIL
VERSIÓN HUGO JORDAN
Hay en tus labios en flor
un veneno mortal,
son tus caricias de amor
un delirio sensual.

Tiene el calor
que me dejan tus manos,
ansiedad que me quema
hasta el corazón.

Tiene la luz de tus ojos
un fuego fatal,
eres como otras mujeres
y no eres igual.

Eres hoguera insaciable
que consume mi razón sin compasión;
qué puedo hacer, si tu querer,
es ya mi vida.

Sé que al no estar a tu lado
me siento morir,
es que el amor que me has dado
lo quiero vivir.
Tomado de AlbumCancionYLetra.com
Rompe mi vida en pedazos
que yo a tí, no más a tí
te quiero dar.
Tus brazos han de ser
calor de mi querer, mujer.

ANSIA QUE ARDIENTE CRECE (ROSALÍA DE CASTRO)
Ansia que ardiente crece,
vertiginoso vuelo
tras de algo que nos llama
con murmurar incierto,
sorpresas celestiales,
dichas que nos asombran;
así cuando buscamos lo escondido,
así comienzan del amor las horas.

Inaplacable angustia,
hondo dolor del alma,
recuerdo que no muere,
deseo que no acaba,
vigilia de la noche,
torpe sueño del día
es lo que queda del placer gustado,
es el fruto podrido de la vida.

ANSIEDAD (LAS PASTILLAS DEL ABUELO)
A toda velocidad, 
cortando clavos en el aire, 
así nos lleva la ansiedad. 
Las cosas pasan por al lado 
y uno ya, ni cuenta se da. 
Mientras Dios, cronómetro en mano, 
mira todo y con su vara mide 
y calcula su modo. 

¿Cuál es la razón de ser? 
Si cuanto más grande la tengas 
más tendrás para sostener. 
Qué poco andamos ese trecho, 
convengamos el que comunica lo dicho y lo hecho 

Así, lleva la ansiedad 
y cosas que aún no pasaron 
pasan y van quedando atrás. 
Cortando clavos en el aire, 
siempre a toda velocidad. 
Mientras Dios, cronómetro en mano, 
mira todo y con su vara mide 
y calcula su modo




ANSIA  (VINICIUS DE MORAES)


Na treva que se fez em torno a mim
Eu vi a carne.
Eu senti a carne que me afogava o peito
E me trazia à boca o beijo maldito.

Eu gritei.

De horror eu gritei que a perdição me possuía a alma
E ninguém me atendeu.

Eu me debati em ânsias impuras
A treva ficou rubra em torno a mim
E eu caí!

As horas longas passaram.

O pavor da morte me possuiu.

No vazio interior ouvi gritos lúgubres
Mas a boca beijada não respondeu aos gritos.

Tudo quedou na prostração.

O movimento da treva cessou ante mim.

A carne fugiu
Desapareceu devagar, sombria, indistinta
Mas na boca ficou o beijo morto.

A carne desapareceu na treva

E eu senti que desaparecia na dor
Que eu tinha a dor em mim como tivera a carne
Na violência da posse.

Olhos que olharam a carne
Por que chorais?
Chorais talvez a carne que foi
Ou chorais a carne que jamais voltará?
Lábios que beijaram a carne
Por que tremeis?
Não vos bastou o afago de outros lábios
Tremeis pelo prazer que eles trouxeram
Ou tremeis no balbucio da oração?
Carne que possui a carne
Onde o frio?
Lá fora a noite é quente e o vento é tépido
Gritam luxúria nesse vento
Onde o frio?

Pela noite quente eu caminhei...
Caminhei sem rumo, para o ruído longínquo
Que eu ouvia, do mar.
Caminhei talvez para a carne
Que vira fugir de mim.

No desespero das árvores paradas busquei consoloção
E no silêncio das folhas que caíam senti o ódio
Nos ruídos do mar ouvi o grito de revolta
E de pavor fugi.


Nada mais existe para mim
Só talvez tu, Senhor.
Mas eu sinto em mim o aniquilamento...

Dá-me apenas a aurora, Senhor
Já que eu não poderei jamais ver a luz do dia.
En la oscuridad que se hizo a mi alrededor
Vi la carne.
Sentí la carne que me ahogaba el pecho
Y me llevó la boca el beso maldito.

Grité.

En el horror grité que la destrucción poseía mi alma
Y nadie me atendió.

Luché en ansias impuras
La oscuridad se cerró a en torno a mí
Y me caí!

Las largas horas pasaron.

El miedo a la muerte me poseía.

En el vacío oí gritos lúgubres
Pero la boca besada no respondió a las llamadas.
Todo quedou en la postración.

El movimiento de la oscuridad se detuvo delante de mí.
La carne huyó
Desapareció lentamente, oscura, indistinta
Pero en la boca quedó el beso muerto.

La carne desapareció en la oscuridad

Y sentí que desaparecieron en el dolor
Yo tenía dolor en mí al igual que la carne
La violencia del tiempo.

Ojos que parecían carne
¿Por qué llorar?
Llorar tal vez la carne era
O llorar carne que nunca va a volver?
Labios que besaban la carne
¿Por qué tiemblas?
No te bastaron los mimos de otros labios
Temblar por el placer que trajeron
O temblar en el murmullo de la oración?
La carne que tiene la carne
Donde el frío?
Fuera de la noche es caliente y el viento es cálido
Gritan lujuría en el viento
Dónde el frío?

La noche caliente que caminaba ...
Caminé sin rumbo con el sonido distante
Que oía, desde el mar.
Caminé tal vez hacia la carne
Que se apartaba de mí.

En la desesperación, de los árboles encerrados busqué consolación
Y en el silencio de las hojas que caían sentí odio
En los ruidos del mar escuché el grito de rebeldía
Y me escapé aterrado.

No existe nada más para mí
Sólo tal vez tú, Señor.
Pero siento en mí la aniquilación ...

Sólo dame la aurora, Señor
Ya que nunca puedo ver la luz del día.

ANSIEDAD (DOMINGO MORO - FRANCISCO GORRINDO)
ORQUESTA JUAN DARIENZO CANTA ALBERTO ECHAGUE
Yo soy la esperanza que viene a buscarte,
a darle un consuelo a tu corazón,
y ver si es posible hacer que en tus ruinas
florezca de nuevo alguna ilusión.

Cuando esas palabras que dijo tu boca,
llegaron al fondo de mi reflexión,
cayó de rodillas vencido mi orgullo
y todas mis culpas, gritaron perdón.

Era un ciego,
y ese torpe lazarillo,
que me guiaba,
se llamaba corazón.
Fue por eso mi caída,
el derrumbe de mi vida,
y para más herejía,
la inconstancia con tu amor.

Era un ciego
en mi afán de los veinte años,
y mis culpas
se llamaban ansiedad.
Ansiedad que mis amores,
fueran muchas, muchas flores,
y encontré sólo rigores,
en lugar de mi ansiedad.

Has hecho el milagro de alzarme del fango,
has vuelto a mis ojos de nuevo la luz,
y, en calma mi vida, la fe se despierta
en ansias tranquilas de hogar y quietud.

Llegaron a tiempo tus manos de santa,
tus besos de novia, tu voz de mujer.
Me siento más bueno, más hombre que nunca
capaz de ser digno, capaz de un querer.




TRÁNSITO. ANSIA DE LA GRACIA (CARMEN CONDE)

Luego de la luz era la Luz.
Después estaba el mar y con el mar
un ansia de morir siendo su vida.
Mi alma sola, sueño liso respiraba

por sus ramas silenciosas de agua quieta.
Otros seres que achicaban mi estatura
ascendían en un vuelo transparente.

Ya estos días que reciben mi presencia
iban lejos de mi tiempo...;
un silencio de latidos resonaba.

Arriba de mi aurora cantó un pájaro
y yo lo repetí con inefable
claridad sin horizonte ni medida.

ANSIEDAD DE BUSCAR (GUSTAVO CORDERA)
De cuando en cuando vos salís
y con hastío te sentís
tras un disturbio sexual
tan poco sensual

Y es tu respiración entrecortada
ansiada de buscar y no ver nada
que añora regresar
a primaveras pasadas

Distracción, fascinación
avidez de entretenimiento
así es como escapas
a tu propio misterio

Y caminás como una zombi
por la avenida
acelerada, aturdida tras un tesoro que
te llevó media vida

Seguís buscando en un imperio
caridad,
y sólo hay almas mezquinas

¿Dónde habrá luz en la ciudad?
capaz de iluminar tus sombras
¿Qué habrá detrás de tanta crueldad?
podrán desactivar las bombas

Cuando podés te la creés y ensayás
una sonrisa frente al espejo
aunque en la calle es
un talismán obsoleto

Y buceás en el abismo de ti misma
y te mirás disminuida por un prisma
así es como te ves
cuando no te querés

Seguís buscando en un imperio
claridad,
y sólo hay almas dormidas

¿Dónde habrá luz en la ciudad?
capaz de iluminar tus sombras
¿Qué habrá detrás de tanta crueldad?
podrán desactivar las bombas

¿Dónde habrá luz en la ciudad?
capaz de iluminar tus sombras
¿Qué habrá detrás de tanta crueldad?
podrán desactivar las bombas

Podrás desactivar tus bombas

ANSÍA (NICOLÁS GUILLÉN)

La palabra es la cárcel de la idea.

Yo, en vez de la palabra,
quisiera, para concretar mi duelo,
la queja musical de una guitarra.

Una de esas guitarras cuya música
dulce, sencilla, casta,
encuentra siempre para hacer su nido
algún rincón del alma…

LA ANSIEDAD (AMAURY PÉREZ)


I

La ansiedad es un lirio deshecho
tras la dura estación de la seca
que se empapa de sol y cemento
esperando por la primavera.

La ansiedad nos somete la fragua
donde funde a la sombra y al trueno
una daga sujeta al diafragma
que entrecorta la risa y el sueño.

La ansiedad es una pesadilla
que detiene la luz y el sosiego
un velero sin mástil ni quilla
con un ente traidor de remero.

La ansiedad nos confunde las voces
nos dispone la sal y el veneno
y al cariño reclama razones
cuando al diablo reclama derechos.

II

Yo siento la ansiedad del viento
levantando rosas de sus sementeros
yo tengo la ansiedad del agua
reventando ríos por las madrugadas.

Yo siento la ansiedad del fruto
que le nace al árbol casi moribundo
yo tengo la ansiedad del cielo
poniendo la rabia para el aguacero.

Yo siento la ansiedad del vino
de enturbiar la sangre y torcer caminos
yo tengo la ansiedad del rayo
encendiendo silos y mutando pastos.

Yo siento la ansiedad del frío
congelando el alma de los elegidos
yo tengo la ansiedad del fuego
de avivar la hoguera para los tormentos.

Yo siento la ansiedad del miedo
revelando estrías en los sentimientos
yo tengo la ansiedad del odio
cobijando al hombre bajo los demonios.

Yo tengo una ansiedad de muerte
un temor viajero que se aparece
yo tengo una ansiedad futuro
no saber que trampa se le teje al mundo.




ANSIA DE ESTATUA (FEDERICO GARCÍA LORCA)

Rumor. 
Aunque no quede más que el rumor

Aroma. 
Aunque no quede más que el aroma. 

Pero arranca de mí el recuerdo
y el color de las viejas horas. 

Dolor. 
Frente al mágico y vivo dolor. 

Batalla. 
En la auténtica y sucia batalla. 

¡Pero quita la gente invisible
que rodea perenne mi casa.

EN TOURNEE (TOQUINHO)
TOQUINHO CON SERRAT
Queriendo verme tranquilo en este nuevo lugar 
en este sitio perdido del mundo. 
Amando mucho a la chica que no puedo ver 
a mi mejor bailarina lejana. 
En esta jaula llamada hotel, donde soy como un canario,
 en esta pausa de la tournée, donde cambio de escenario, 
en esta cama enorme y con teléfono a mi lado,
 mientras pienso tomar un té bien caliente y bien cargado.
 Tratando de no pasarme de velocidad
 y de comer una cosa ligera.
 Y deseando cargarme la tonalidad de esta emisora de lengua extranjera.
 Arte de escapar de la depresión
es un arte la contención 
del llanto, 
arte de vivir y de no pensar,
 de pactar con la soledad, 
de aprender a resucitar cada día de la vida. 
En esta jaula llamada hotel vuelvo a descubrir la infancia 
mirando a la mariposa que vuela sobre la almohada,
 dentro de mi guitarra está un violín adormecido 
un sonido de claxon va desviando mi destino. 
Tratando de no pasarme de velocidad y de comer una cosa ligera.
Y deseando cargarme la tonalidad de esta emisora de lengua extranjera.
 Arte de escapar de la depresión
 es un arte la contención del llanto, 
arte de vivir y de no pensar, 
de pactar con la soledad
 de aprender a resucitar cada día de la vida. 
Queriendo verme tranquilo en este nuevo lugar
en este sitio perdido del mundo. 
Amando mucho a la chica que no puedo ver
 a mi mejor bailarina lejana.


LA HORA DEL TIMBRE  (JOSÉ LUIS PÉREZ MOSQUERA - JOAN MANUEL SERRAT)
He pasado el día preparando el corazón para cuando suene el timbre de la puerta.
 Sin embargo, desde las nueve cincuenta y tres, 
me golpea las costillas reclamando de inmediato tu presencia. 
A la hora del timbre por la mirilla 
se ven caramelos asomándose a un escote 
y una gran sonrisa rodeada de mujer con olor a hierbabuena
 presagiando la gloria en cinemascope. 
Saldrán a su encuentro mis orejas y mi nariz 
y mis ojos ansiosos y el corazón consentido 
y mi mano izquierda decidida a investigar los ojales y los botones de tu vestido.
A la hora del timbre con caricias y café
 cicatrizan las heridas cotidianas en el cuarto oscuro del enamorado amor
 donde una estufa ilumina justo apenas una pata de la cama. 
Luego, a beso limpio a salvo en el pequeño edén, 
nos gastaremos los labios en un cuerpo a cuerpo fiero.
 Huirán al exilio el miedo y la soledad y la muerte perderá por dos a cero. 
A la hora del timbre las campanas del reloj, 
que anuncian alborozadas tu presencia, 
repiten tenaces que empezó la cuenta atrás
 y que vaya preparando de a poquito el corazón para tu ausencia.

PASIONAL (JORGE CALDARA - MARIO SOTO)
VERSIÓN JORGE FALCÓN
VERSIÓN OSCAR LARROCA ORQUESTA D ANGELIS
VERSIÓN ESTELA RAVAL
VERSIÓN ALBERTO MORÁN CON ORQUESTA PUGLIESE
VERSIÓN SANDRO
VERSIÓN RUBÉN JUÁREZ
VERSIÓN OMAR MOLLO

No sabrás nunca sabrás
lo que es morir mil veces
de ansiedad
no podrás nunca entender
lo que es amar y enloquecer.

Tus besos que queman
tus labios que embriagan
y que torturan mi razón
se que nunca mas podré
arrancar del pecho este querer.
Estas clavada en mi
te siento en el latir
abrazador de mis sienes
te adoro cuando estás
te amo mucho más
cuando estas lejos de mi.
Tengo miedo de perderte
de pensar que no he de verte
porque esta duda brutal ?
porque me habré de sangrar ?
si en cada beso te siento desmayar
sin embargo me atormento
porque en la sangre te llevo
y a cada instante febril y amante
quiero tus labios besar.

Te quiero siempre así
estás clavada en mi
como un puñal en la carne
y ardiente y pasional
temblando de ansiedad
quiero en tus brazos morir.


ANSIEDAD - JEAN-BAPTISTE JULES TRAYER
DANZA EN LA ORILLA - EDVARD MUNCH
ANSIEDAD- EDVARD MUNCH
 ESTUDIO DE CABEZA DE UN PADRE GRITANDO - FRANCIS BACON