Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

14.6.16

SANGRE



 La fecha conmemora el nacimiento de Karl Landsteiner (Viena,Austria14 de junio de 1868 – Nueva York26 de junio de 1943), patólogo y biólogo austríaco, que descubrió los Grupos sanguíneos ABO. El gran logro de Landsteiner es el descubrimiento y tipificación de los grupos sanguíneos. Recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en el año 1930.
EN 2016 EL LEMA ES 
"TU SANGRE ME SALVÓ LA VIDA. COMPARTE LA VIDA. DONA SANGRE"
LA SANGRE NOS CONECTA A TODOS

La sangre representa en los rituales un papel mayor que en simbolismo pero también es prototipo de la vida. En la sangre reside la fuerza vital de la carne. Continuamente es considerada la sangre como portadora de fuerzas mágicas y como alimento exclusivo de los sobrenaturales, se la relaciona con muchas concepciones irracionales (Drácula),  En la iconografía cristiana, la sangre de Cristo asume una posición central como elemento integrante del sacramento eucarístico (carne y sangre - pan y vino), con lo que el vino mezclado con agua significa simbólicamente la Iglesia que se une inseparablemente con el agua de los fieles y produce una unidad en Cristo. la fuerza redentora y purificadora de Salvador penetra a todos los miembros de la Iglesia. En algunas imágenes de la Crucifixión unos ángeles reciben esta sangre en cálices, los cuales a su vez se relacionaron con el Santo Grial. 
En el reino azteca del antiguo México, la sangre humana era un medio imprescindible para fortalecer al sol (que en su camino nocturno por el mundo subterráneo había quedado sin fuerzas), de forma que sólo él podía mantener el orden cósmico. 
La expresión "sangre azul" se explica porque los pertenecientes a estamentos sociales superiores no poseían una piel tostada por el sol y sus venas se transparentaban brilantemente azuladas a través de su distinguida palidez (Biedermann, Hans Diccionario de símbolos)
SANGRE (CLAUDIA LARS)

Zumo de angustias, leche milagrosa,
raíz inaccesible, árbol salado.
¡Qué temblor en el túnel anegado!
¡Qué llama y nieve en subterránea rosa!

Escala de contactos, misteriosa
razón del sueño, el miedo y el pecado.
Silencio a todo grito encadenado
y tapiada presencia dolorosa.

De los muertos nos llegas... ¡muerte andando!
Substancia inevitable, gravitando
en la masa despierta de la vida.

Mi cuerpo de mujer te alza en el hombre,
te suelta en la aventura de su nombre
y te derrama por interna herida.
SANGRE (ATTAQUE 77)

Debe ser que en otra vida también fuimos hermanos 

Mi voz te llama, te estoy hablando, nunca me dejes, ampárame 
Cuando despiertes voy a estar a tu lado 
Seré lo primero que vos veas 
Debe ser que en otra vida también fuimos hermanos 

Tu voz me llama, te escucho hablando, nunca me dejes, ampárame 
Cuando despierte quiero estar a tu lado 
Serás lo primer que vea 
Debe ser que en otra vida también fuimos hermanos

EL CANTO DE LA SANGRE (CLARA SILVA)

Viajera de la muerte –ciega vida–
yo te llevo encerrada en mi garganta
y levanto tu historia
                estremecida
al grito de su presa.

Templo oscuro
para las ceremonias del origen
acuden desde lejos
a situarse en sus piedras señaladas
las máscaras de tu resurrección perecedera
trayendo en las mudanzas del vestido
las edades del tiempo.
Allí empiezan los varones de mi sangre
y las mujeres con sus vastos vientres,
pilares de mi sombra.
Un mar latino
abraza mi morena
                raíz.
Colinas de olivares se recuerdan
en la curva ceñida de mi cuerpo.

Vagos, remotos pueblos de habla extraña
habitan tu caliente geografía.
Un áspero brebaje de conquista
dispersa como un viento las simientes antiguas.
A los ríos auríferos,
a los inmensos bosques
                de caoba,
se va la dura flor de los linajes.
A saco las ciudades
–quebrada su cintura–
hendidas las doncellas
                indias.

Pero tu fuego, boca
que busca la respuesta de otra boca,
levanta la fortaleza de los nombres;
y cachorros ardientes para las tierras nuevas
amamantas.

Padre, Madre,
que en lecho sosegado
mi columna de humo levantaron
de aquel antiguo río turbulento
que trazó el taciturno color de sus fronteras,
de la corriente inmigratoria de los muertos,
sólo queda,
                varada
bajo la noche austral y sus constelaciones,
esta sombra, este sueño,
                –de tu tronco
las venas clausuradas–
y esta voz,
un clamor desesperado
de no dejar de ser,
                en la supervivencia
de su canto.
DE AMOR Y DE SANGRE (VÍCTOR HEREDIA)
Yo tocaba apenas con mis dedos 
Mariposas de un verano 
Que se hundía en el pasado, 
Con el sol encaramado 
A tus zapatos de tacón. 
Vos tirabas cartas de Tarot, 
Cuanta espada y cuanta desazón.... 
Yo amaba tu risa, 
Corazón de tiza, manda al cielo una señal 
Que me indique el sitio donde está 
Tu corazón. 
Que es de amor y sangre esta canción 
Que esta tarde escribo para vos, 
El siglo se muere, ciertas sombra vuelven 
A mentirnos otra vez, 
Yo tan solo escribo aquí sentado para vos. 
Eramos celestes como el cielo 
Aferrados a los sueños, 
Enfrentando nuestros miedos 
Con la firme convicción de entregar 
La vida solamente por amor 
Vos tirabas cartas de Tarot......
LA SANGRE DERRAMADA (FEDERICO GARCÍA LORCA)
RECITADO POR PACO RABAL
RECITADO POR RAFAEL ACEVEDO
RECITADO POR GABRIELA ORTEGA
RECITADO POR ALFREDO ALCÓN
¡Que no quiero verla! 

Dile a la luna que venga, 
que no quiero ver la sangre 
de Ignacio sobre la arena. 

¡Que no quiero verla! 

La luna de par en par. 
Caballo de nubes quietas, 
y la plaza gris del sueño 
con sauces en las barreras. 

¡Que no quiero verla! 

Que mi recuerdo se quema. 
¡Avisad a los jazmines 
con su blancura pequeña! 

¡Que no quiero verla! 
La vaca del viejo mundo 
pasaba su triste lengua 
sobre un hocico de sangres 
derramadas en la arena, 
y los toros de Guisando, 
casi muerte y casi piedra, 
mugieron como dos siglos 
hartos de pisar la tierra. 
No. 

¡Que no quiero verla! 

Por las gradas sube Ignacio 
con toda su muerte a cuestas. 
Buscaba el amanecer, 
y el amanecer no era. 
Busca su perfil seguro, 
y el sueño lo desorienta. 
Buscaba su hermoso cuerpo 
y encontró su sangre abierta. 
¡No me digáis que la vea! 
No quiero sentir el chorro 
cada vez con menos fuerza; 
ese chorro que ilumina 
los tendidos y se vuelca 
sobre la pana y el cuero 
de muchedumbre sedienta. 

¡Quién me grita que me asome! 
¡No me digáis que la vea! 

No se cerraron sus ojos 
cuando vio los cuernos cerca, 
pero las madres terribles 
levantaron la cabeza. 
Y a través de las ganaderías, 
hubo un aire de voces secretas 
que gritaban a toros celestes 
mayorales de pálida niebla. 
No hubo príncipe en Sevilla 
que comparársele pueda, 
ni espada como su espada 
ni corazón tan de veras. 
Como un río de leones 
su maravillosa fuerza, 
y como un torso de mármol 
su dibujada prudencia. 
Aire de Roma andaluza 
le doraba la cabeza 
donde su risa era un nardo 
de sal y de inteligencia. 
¡Qué gran torero en la plaza! 
¡Qué buen serrano en la sierra! 
¡Qué blando con las espigas! 
¡Qué duro con las espuelas! 
¡Qué tierno con el rocío! 
¡Qué deslumbrante en la feria! 
¡Qué tremendo con las últimas 
banderillas de tiniebla! 

Pero ya duerme sin fin. 
Ya los musgos y la hierba 
abren con dedos seguros 
la flor de su calavera. 
Y su sangre ya viene cantando: 
cantando por marismas y praderas, 
resbalando por cuernos ateridos, 
vacilando sin alma por la niebla, 
tropezando con miles de pezuñas 
como una larga, oscura, triste lengua, 
para formar un charco de agonía 
junto al Guadalquivir de las estrellas. 
¡Oh blanco muro de España! 
¡Oh negro toro de pena! 
¡Oh sangre dura de Ignacio! 
¡Oh ruiseñor de sus venas! 
No. 
¡Que no quiero verla! 
Que no hay cáliz que la contenga, 
que no hay golondrinas que se la beban, 
no hay escarcha de luz que la enfríe, 
no hay canto ni diluvio de azucenas, 
no hay cristal que la cubra de plata. 
No. 
¡¡Yo no quiero verla!!


LA SANGRE ES UN MAR INMENSO (NICOLÁS GUILLÉN)

La sangre es un mar inmenso
que baña todas las playas...

Sobre sangre van los hombres,
navegando en sus barcazas:
reman, que reman, que reman,
¡nunca de remar descansan!

Al negro de negra piel
la sangre el cuerpo le baña;
la misma sangre, corriendo,
hierve bajo carne blanca.

¿Quién vio la carne amarilla,
cuando las venas estallan,
sangrar sino con la roja
sangre con que todos sangran?

¡Ay del que separa niños,
porque a los hombres separa!
El sol sale cada día,
va tocando en cada casa,
da un golpe con su bastón,
y suelta una carcajada...

¡Que salga la vida al sol,
de donde tantos la aguardan,
y veréis cómo la vida
corre de sol empapada!

La vida vida saltando,
la vida suelta y sin vallas,
vida de la carne negra,
vida de la carne blanca,
y de la carne amarilla,
con sus sangres desplegadas. . .

¡Los niños, fascinados,
se van levantando,
y rodean a la madre,
que los abraza formando un grupo con ellos,
pegados a su alrededor. Continúa!:

Sobre sangre van los hombres
navegando en sus barcazas:
reman, que reman, que reman,
¡nunca de remar descansan!

Ay de quien no tenga sangre,
porque de remar acaba,
y si acaba de remar,
da con su cuerpo en la playa,
un cuerpo seco y vacío,
un cuerpo roto y sin alma,
¡un cuerpo roto y sin alma! . . .
NATURALEZA SANGRE (FITO PAEZ)
Estabas allí nunca te vi 
Que estúpido que fui 
El chiste me salió caro perdóname amor 
Por tanto dolor 
A veces es difícil estar en mis zapatos 

Naturaleza sangre 
Naturaleza sangre 
Naturaleza 
Fuimos hechos para vivir fuimos hechos 
para mentir y tu amor te salva. 

Traté de salir 
Paré de sufrir 
Un hombre se hace fuerte cuando se decepciona 
La fiebre pasó 
La rabia también 
La lógica por fin se nos deshizo en la boca 

Naturaleza sangre 
Naturaleza sangre 
Naturaleza fuimos hechos para vivir fuimos 
hechos para mentir y tu amor te salva. 

Es preciso volver a empezar en algún lugar 
estábamos perdidos en la playa del mar que 
nos unió, es preciso volver a empezar en 
algún lugar estábamos perdidos en la 
playa devorándonos. 

Naturaleza sangre 
Naturaleza sangre 
Naturaleza fuimos hechos para vivir 
fuimos hechos para herir y tu amor te 
salva y tu amor te salva!!!

CANTO DE LA SANGRE (RUBÉN DARÍO)
A Miguel Escalada

Sangre de Abel. Clarín de las batallas. 
Luchas fraternales; estruendos, horrores; 
flotan las banderas, hieren las metrallas, 
y visten la púrpura los emperadores. 

Sangre del Cristo. El órgano sonoro. 
La viña celeste da el celeste vino; 
y en el labio sacro del cáliz de oro 
las almas se abrevan del vino divino. 

Sangre de los martirios. El salterio. 
Hogueras; leones, palmas vencedoras; 
los heraldos rojos con que del misterio 
vienen precedidas las grandes auroras. 

Sangre que vierte el cazador. El cuerno. 
Furias escarlatas y rojos destinos 
forjan en las fraguas del obscuro Infierno 
las fatales armas de los asesinos. 

¡Oh sangre de las vírgenes! La lira. 
Encanto de abejas y de mariposas. 
La estrella de Venus desde el cielo mira 
el purpúreo triunfo de las reinas rosas. 

Sangre que la Ley vierte. 
Tambor a la sordina. 
Brotan las adelfas que riega la Muerte 
y el rojo cometa que anuncia la ruina. 

Sangre de los suicidas. Organillo. 
Fanfarrias macabras, responsos corales, 
con que de Saturno celébrase el brillo 
en los manicomios y en los hospitales.

DURAZNO SANGRANDO (LUIS ALBERTO SPINETTA)
Temprano el durazno, 
del árbol cayó... 
su piel era rosa, 
dorado del sol... 
y al verse en la suerte, 
de todo frutal... 
a orillas de un río, 
su fe lo hizo llegar... 

Dicen que en este valle, 
los duraznos son de los duendes... 

Pasó cierto tiempo, 
en el mismo lugar, 
hasta que un buen día, 
se puso a escuchar, 
una melodía muy triste del Sur... 
que así le lloraba, 
desde su interior... 

Quien canta es tu carozo, 
pues tu cuerpo al fin, 
tiene un alma... 

Y si tu ser estalla, 
será un corazón, 
el que sangre... 

Y la canción que escuchas, 
tu cuerpo abrirá, 
con el alba 

La brisa de Enero, 
a la orilla llegó, 
la noche del tiempo, 
sus horas cumplió... 
y al llegar el alba, 
el carozo cantó, 
partiendo al durazno, 
que al río cayó... 

Y el durazno partido, 
ya sangrando está, bajo el agua...
EN MI SANGRE MIHAI BENIUC

No tengo nada que decir,
que otros vengan, si lo desean,
a pescar en este pantano.
Yo dí la espalda al sol poniente.

Como una peonía destrozada
se alza el árbol que miro con espanto:
de cada gancho está colgado un hombre:
No, no, quiero luchar en otra parte!

Vosotros, insaciables!
Estos frutos son vuestros!

El odio se inclina sobre el mapa.
Su estómago padece sed eterna
de espacio y sangre nueva.
"Venid", aúlla el hocico de la Nada.

No tengo nada que decir.
Hiere el agua podrida en el pantano.
A cada paso yace un hombre
que venía del Este o del Oeste.

Oh, hermanos, en mi sangre
solloza nuestro tiempo!
AMOR ES SANGRE (ZAPATO 3)
Me dijiste que mi amor 
no servia para nada 
me dijiste que sola 
te sentías mucho mejor 
todo mi amor 
toda mi hambre 
y tu dices 
que el amor es sangre 

No hay nada que decir 
solo fingir 
que el tiempo 
es la cura cura cura 
los recuerdos 
rompen el corazón 

Todo mi amor 
toda mi hambre 
y tu me dices 
que el amor es sangre 

apenas tengo voluntad 
para levantarme 
pon tus piernas 
hacia arriba 
pon tus piernas 
hacia arriba 

Todo mi amor 
toda mi hambre 
y tu dices 
que el amor es sangre

CANCIÓN DE LA SANGRE (GABRIELA MISTRAL)

Duerme, mi sangre única

que así te doblaste,

vida mía, que se mece

en rama de sangre.

Musgo de los sueños míos

en que te cuajaste,

duerme así, con tus sabores

de leche y de sangre.

Hijo mío, todavía

sin piñas ni agaves,

y volteando en mi pecho

granadas de sangre,

sin sangre tuya, latiendo

de las que tomaste,

durmiendo así tan completo

de leche y de sangre.

Cristal dando unos trasluces

y luces, de sangre;

fanal que alumbra y me alumbra

con mi propia sangre.

Mi semillón soterrado

que te levantaste;

estandarte en que se para

y cae mi sangre;

camina, se aleja y vuelve

a recuperarme.

Juega con la duna, echa

sombra y es mi sangre.

¡En la noche, si me pierde,

lo trae mi sangre!

¡Y en la noche, si lo pierdo,

lo hallo por su sangre!

UN PEDAZO DE MI SANGRE (VICTOR HEREDIA)
VESIÓN MERCEDES SOSA
Un pedazo de mi sangre
Cae rodando hacia el hualfin
Susurran los algarrobos
La pepita tierna llora su fin.

Cuanta soledad desierta
Pugna por meterse en mi
Y en los ojos de las santas
Canta un rio de sangre calchaqui.

Sueño con cantar en paz
Pero ya no puedo mas
Solo pienso en liberar
Andalgala ..., Andalgala ...

Estas piedras son del viento
Estos muertos son del sol
Famatina y nonogasta
Galopan tormentas en mi corazon.

Por el rio van mis ojos
Hacia el tiempo sin saber
Que se volveran torcaza
Sobre el cielo claro del amanecer.

Sueño con cantar en paz
Pero ya no puedo mas
Solo pienso en liberar

Andalgala ..., Andalgala ...


TRACCIÓN A SANGRE (GUSTAVO CERATI)
El sol no tiene oídos pero su lengua me atrapó 
Crece la escasez 
Hasta la palabra vacío me llenó. 
Otra ruta, otro pueblo, otro cuarto de hotel 
Vida nómade 
Un santuario de desechos me dejó. 

Cae la tarde... 
Y en la pampa no hay, en la pampa no hay 
Silencio... 

Tal vez lo más suicida sea decirte la verdad 
Preferí callar 
A esta hora de la vida es lo mejor. 

Llega la noche... 
Respiro libertad, respiro libertad 
Y no miento. 

Siento que pasan los días 
Y sigo adelante tracción a sangre 
Tras una melodía 
Creo que te hice tan mía 
Que por un instante te olvidé.

CABALLO PURA SANGRE - JEANNE NEWTON
CAÍN Y ABEL - TIZIANO
EL PRIMER HECHO DE SANGRE EN LA SIMBOLOGIA JUDEOCRISTIANA

CAÍN CONDUCE A ABEL A LA MUERTE - JAMES TISSOT
LA GOTA DE SANGRE REPRESENTADA POR 1500 ESTUDIANTES EN TECNÓPOLIS, 
De Tecnopolis - https://fbcdn-sphotos-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash4/s720x720/378969_189583581123011_123982561016447_419568_809352909_n.jpg, FAL, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=17293707