Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

19.9.16

PELIGROS



IMÁGEN DEL FILM LOS PÁJAROS DE ALFRED HITCHCOCK
¿NO SIENTES TAMBIÉN EL PELIGRO? - PABLO NERUDA

¿No sientes también el peligro 
en la carcajada del mar?
¿No ves en la seda sangrienta 
de la amapola una amenaza?
¿No ves que florece el manzano 
para morir en la manzana?
¿No lloras rodeado de risa 
con las botellas del olvido?

PELIGRO - REIK
[Reik - Verso 1] 

No logré tomar 
Distancia critica 
Me vuelvo a equivocar 
La historia típica 
Y en un irracional 
Impulso eléctrico 
Mi corazón corre en tu dirección 

Me hace tanto mal 
Tu humor errático 
Te sigo sin pensar 
En automático 
Si doy un paso mas 
Ya no lograre volver 
No se como retroceder 

Una y otra vez 
Tengo que luchar conmigo 

[Coro] 

Vivo en peligro 
Y otra vez corro por la linea de fuego 

Me besas y caigo en tu juego 
Peligro de caer 
En tu voz estoy perdido 
No escucho 
A mi sexto sentido 

[Reik - Verso 2] 

Usas contra mi 
Tu voz hipnótica 
De nuevo voy a ti 
No tiene lógica 
No se como cruzar 
Un laberinto que yo construí 
Quiero salir de aquí 
Una y otra vez vuelvo a tropezar contigo 

[Coro] 

Vivo en peligro 
Y otra vez corro por la linea de fuego 
Me besas y caigo en tu juego 
Peligro de caer 
En tu voz estoy perdido 
No escucho 
A mi sexto sentido
SALVACIÓN DEL PELIGRO - CLAUDIO RODRIGUEZ

Esta iluminación de la materia,
con su costumbre y con su armonía,
con sol madurador,
con el toque sin calma de mi pulso,
cuando el aire entra a fondo
en la ansiedad del tacto de mis manos
que tocan sin recelo,
con la alegría del conocimiento,
esta pared sin grietas,
y la puerta maligna, rezumando,
nunca cerrada,
cuando se va la juventud, y con ella la luz,
salvan mi deuda.

Salva mi amor este metal fundido,
este lino que siempre se devana
con agua miel,
y el cerro con palomas,
y la felicidad del cielo,
y la delicadeza de esta lluvia,
y la música del
cauce arenoso del arroyo seco,
y el tomillo rastrero en tierra ocre,
la sombra de la roca a mediodía,
la escayola, el cemento,
el zinc, el níquel,
la calidad del hierro, convertido, afinado
en acero,
los pliegues de la astucia, las avispas del odio,
los peldaños de la desconfianza,
y tu pelo tan dulce,
tu tobillo tan fino y tan bravío,
y el frunce del vestido,
y tu carne cobarde...
Peligrosa la huella, la promesa
entre el ofrecimiento de las cosas
y el de la vida.

Miserable el momento si no es canto.

PELIGRO - LA TRAMPA
Como el animal, come de tu mano, come el criminal que tanto ocultamos.
Peligro al hablar, miedo en el deseo; peligro al pensar, shhh...

Lengua para vos, para arrinconarte, saliva en la piel para anestesiarte.
Dientes para amar o para asustarte, muelas para odiar... para triturarte.

¿Quién es macho al fin? ¿Quién es hembra siempre? ¿Quién es cazador? ¿Quién nos cuida siempre?

Peligro en las sombras, te alertan de mí.
Peligro en las sombras, te acercas a mí.
¿Y qué vamos a hacer ahora que volvió el amor?
Si entre tanta gente estamos solos otra vez.

No quiero saber de qué estamos hechos. Desaparecer... fundirme en tu pecho.
Quise ser ladrón y me quedé contigo. Antes era el rey y hoy soy fugitivo.
Como un animal comiendo en rincones ya te atacarán todos mis temores.
Como un vendaval que nació en mi mano te llevaste al mar todos mis engaños.

Somos lobos que nos morimos de hambre. Te alimentaré... sangre de mi sangre.
Tengo un arsenal para protegerte. Soy un criminal: no puedo perderte.

Peligro en las sombras, te alertan de mí.
Peligro en las sombras, te acercas a mí.
¿Y qué vamos a hacer ahora que volvió el amor?
Si entre tanta gente estamos solos otra vez.

Para protegerte no puedo perderte.
Sangre de mi sangre, nos morimos de hambre.
Todos mis engaños, que nació en mi mano.
Todos mis temores comiendo en rincones.
Hoy soy fugitivo, me quedé contigo.
Fundirme en tu pecho, ¿de qué estamos hechos?
¿Quién nos cuida siempre? ¿Quién es hembra siempre?
Para triturarte o para asustarte
Para anestesiarte, para arrinconarte
Come de mi mano, que tanto ocultamos
Miedo en el deseo
Shhh...

EL POETA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN - HOMERO ARIDJIS

1

—El poeta está en peligro de extinción 
—dijo el señor de los bigotes.

—El poeta es alguien de otra época 
que va por el día diciendo cosas 
que nadie entiende —dijo la señora.

—El poeta habla el lenguaje olvidado
de los hombres, mientras un albañil
se cae de un edificio —dijo el comerciante.

—El poeta escribe libros que nadie 
quiere publicar ni vender ni leer 
—dijo el profesor.

—Deberíamos formar una sociedad
para proteger a los poetas
en peligro de extinción —dijo la señora.

2

—Baudelaire nunca fue popular 
—dijo el señor de los bigotes.

—A Dante, después de setecientos años 
poca gente lo lee —dijo la señora.

—Góngora, absuelto y resurrecto
ha caído de nuevo en el olvido —dijo el profesor.

—¿Qué podríamos hacer para que el público 
conozca más a los poetas? —preguntó el comerciante.

—Nada, absolutamente nada —dijo el poeta.

—¿No decían que esta clase de hombre 
estaba ya en peligro de extinción? 
—preguntó el señor de los bigotes.

3

Dijo el poeta:
Por las calles del neblumo
ensartar lunas;
en el mundo de la comunicación
expresarse en lenguajes olvidados;
en el mercado de las cosas
que se huelen, se comen y se palpan,
o duran mil años guardadas,
tocar el cuerpo de la mujer inexistente.
Frente a la ventana de mi cuarto
ver pasar a mi doble entre los coches
como a un animal en peligro de extinción.

PELIGRO - MALU & REVOLVER
El peligro no es cuestión de un par de golpes,
el peligro es no saber a donde ir,
el peligro es no encontrar jamás un sitio
y sentir que ya llegaste un día alcanzar
y te ata de las manos, mientras graba
en tu pellejo
una cifra, una letra y a volar.

Y correr dicen que es cosa de cobardes,
pero todos somos carne de cañón,
yo lo soy y no me importa,
confesar que más que nadie,
pero aquí quien no es cobarde por amor.

El peligro es perder a quien se ama,
con la furia que desata el huracan,
comprobar que en casa ya no espera nadie
y que no hay nadie a quien puedas esperar.

El peligro es cuando queman las entrañas
por amor o desamor que más me da,
y el valor se te hace escarcha
y el aire explota y amarga
en tu pecho por la mujer que se va.

En tu pecho por la mujer que se va.
Y correr dicen que es cosa de cobardes,
pero todos somos carne de cañón,
yo lo soy y no me importa,
confesar que más que nadie,
pero aquí quien no es cobarde por amor.

A FRANCISCO - LEOPOLDO MARÍA PANERO

Suave como el peligro atravesaste un día
con tu mano imposible la frágil medianoche
y tu mano valía mi vida, y muchas vidas
y tus labios casi mudos decían lo que era el pensamiento.
Pasé una noche a ti pegado como a un árbol de vida
porque eras suave como el peligro,
como el peligro de vivir de nuevo.

PELIGRO DE INCENDIO - JOAQUÍN SABINA
Hay una espalda que me está mirando,
hay una nuca que se está dejando acariciar por mí,
hay unos ojos que no saben nada,
hay unos labios que, de madrugada, me dirán que sí.
Hay una luna llena en ese escote,
una pupila fija en el capote de la excitación,
hay un reloj que siempre da las cinco,
hay una hormiga que anda dando brincos por mi pantalón.
Hay un imbécil bailando con ella,
hay otra lengua lamiendo la huella que deja su pie,
hay una llave, un hall, una escalera,
hay un pecado que no sé qué diera yo por cometer.
Hay una moto que me están vendiendo,
unas caderas que andan exigiéndome imaginación,
hay un talón, un culo, una rodilla,
hay una risa haciendome cosquillas en el corazón.
Hay un peligro de incendio esta noche
en el asiento trasero de un coche,
se quema una pareja en el tercero,
no seré yo quien llame a los bomberos.
Hay un veneno que se le parece
hay unas medias que ocultan, que ofrecen, que niegan, que dan,
hay un mohín , un tal vez, una pose,
hay una falda mintiéndome: no se la vas a quitar.
Hay una cremallera arrepentida,
¿dónde diablos estará escondida la maldita luz?
hay una mano, un brazo, un hombro, un codo.
Hay una boca que lo dice todo sin decir ni mú.
Hay manchas de carmín en la almohada,
hay un conserje que no ha visto nada si le das dos mil,
hay una copa que se está vaciando,
hay unos dedos que me están quitando la chaqueta gris.
Hay un teléfono recien cortado,
una pintada oscena en el lavabo al lado del bidet,
hay una cruz absurda sobre el lecho,
hay un espejo en cada techo para verse del revés.
Hay una puerta que se está cerrando,
hay unos pechos que se van librando del sujetador,
hay un infierno que me está esperando,
hay una cama que se está empapando con nuestro sudor.
Hay un peligro de incendio esta noche
en el asiento trasero de un coche,
se quema una pareja en el tercero,
no seré yo quien llame a los bomberos.
HUELE A PELIGRO - MYRIAM HERNÁNDEZ
Ese abrazo, que nos damos los dos, 
cuando nos saludamos. 
ese beso, que se escapa de mí, 
cuando nos encontramos,. 
huele a peligro 
estar contigo. 
existe un algo entre los dos, 
esa manera de sentir, 
que no es de amigos. 
ese rato cuando hablamos los dos, 
esquivando miradas 
que pensamos, que la gente está ciega, 
que al fin la engañamos. 
huele a peligro 
hablar contigo 
porque olvidamos que, hace tiempo, 
cada uno de los dos ya tiene un nido. 
Huele a peligro 
el sólo hecho de acercarme a conversarte 
con el pretexto de que de algo quiero hablarte. 
un solo paso en falso 
y nada ya nos puede detener. 
huele a peligro 
ese deseo que se esconde en la mirada. 
el fuego atroz de una pasión desesperada 
esa inquietud alborotada 
con el hambre retrasada. 
huele a peligro.

ZONAS DE PELIGRO - TOMÁS HARRIS

Así como largas y angostas fajas de barro
Así como largas y angostas fajas de noche
Así como largas y angostas fajas de musgo rojo
bajo la piel

Las zonas de peligro son ininteligibles. O las
prefigura un rojo disco de metal,
símbolo de un sol mohoso al fondo de una calle desmembrada
meado por los perros.

Las zonas de peligro son inevitables; te rodean
el cuerpo en silencio,
en silencio te lamen la oreja,
en secreto te revuelven el ojo,
sin el menor ruido te besan el culo
y los escasos letreros de neón ocultan su única identidad:
CAMPOS DE EXTERMINIO.

PELIGRO - GOTAN PROJECT
No deberían engañar 
Pero caen en la tentación 
Un torbellino 

De locura, de ardor y deseo

Si aumenta el peligro
Aumenta la excitación
La lluvia golpea
El techo de la habitación

Tiene tanto que perder
Sin embargo no pueden parar
Tesón primitivo
Lazo de fuego

Tan real el peligro
Irracional atracción
La lluvia golpea
El techo de la habitación

Y después
Que ya no se verán nunca más
Pero el misterio
Los arrastra al placer sin remedio

Aumenta el peligro
Crece la satisfacción
La lluvia golpea y golpea
El techo de la habitación 



UN EMBLEMÁTICO PELIGRO MITOLÓGICO
Damocles fue al parecer un cortesano excesivamente adulador en la corte de Dionisio I, un tirano de Siracusa, Sicilia del siglo IV a. C. Propagó que Dionisio era realmente afortunado al disponer de tan gran poder y riqueza. Dionisio, deseoso de escarmentar al adulador, se ofreció a intercambiarse con él por un día, de forma que pudiera disfrutar de primera mano su suerte. Esa misma tarde se celebró un opíparo banquete donde Damocles gozó siendo servido como un rey. Sólo al final de la comida miró hacia arriba y reparó en la afilada espada que colgaba atada por un único pelo de crin de caballo directamente sobre su cabeza. Inmediatamente se le quitaron las ganas de los apetitosos manjares que le sirvieron y las hermosas mujeres que había pedido, y pidió al tirano abandonar su puesto, diciendo que ya no quería seguir siendo tan afortunado.
La espada de Damocles es una frase acuñada en alusión a este cuento para ejemplificar el peligro que se instala en aquellos que ostentan un gran poder, pues no sólo pueden perderlo de golpe, sino todo lo demás, incluida la vida.
FUENTE: WIKIPEDIA
LA ESPADA DE DAMOCLES - RICHARD WESTALL
LA ESPADA DE DAMOCLES - ANTONIE DUBOST
CORRIDA DE TOROS - FRANCISCO DE GOYA Y LUCIENTES
LA CORRIDA DE TOROS - PABLO PICASSO
Arpía con cabeza de toro y cuatro niñas en lo alto de una torre con bandera negra - PABLO PICASSO
SOLDADO EN PELIGRO - EUGENIO SALVADOR DALI