Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

21.1.15

MISTERIOS



 ALICIA CAMINO HACIA EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS
ESCENA FÍLMICA DE MISTERIO ATERRADOR
BUSTER KEATON LEYENDO UN LIBRO SOBRE CÓMO SER UN DETECTIVE

MISTERIO (OCTAVIO PAZ)

Relumbra el aire, relumbra, 
el mediodía relumbra, 
pero no veo al sol. 

Y de presencia en presencia 
todo se me transparenta, 
pero no veo al sol. 

Perdido en las transparencias 
voy de reflejo a fulgor, 
pero no veo al sol. 

Y él en la luz se desnuda 
y a cada esplendor pregunta, 
pero no ve al sol.

EL MISTERIO (FONDO FLAMENCO)
No sé cual será la forma en la que miras, que duele. 
Aún sigo buscando respuesta al misterio de tus ojos verdes. 
Si es cierto lo que dicen de que son el espejo del alma. 
Ella debe tener el alma más bonita de España. 
Hace cien años la Iglesia la hubiera quemado en la hoguera, 
por bruja y por magia negra, porque esos ojos no son de esta Tierra, 
ni esa mirada embrujada, de este planeta. 

Si es que a veces pasa, que te enamoras. 
Y sientes como se clava, ese nudo en la garganta, 
y luego brillan los ojos, cuando te roza el alma, 
cuando te roza el alma... 
Si es que a veces pasa, que te enamoras. 
Y sientes como se clava, ese nudo en la garganta, 
y luego brillan los ojos, cuando te roza el alma, 
cuando te roza el alma... 

Sin rimel en las pestañas luce sus luceros, 
brillan tanto en la oscuridad que parecen caídos del cielo, 
como quisiera cada mañana, despertarme con ellos, 
y cierra las ventanas al alba que el Sol se quede durmiendo, 
que esto es algo entre tu y yo, que esto es algo nuestro. 

Y no me cierres los ojos, déjalos abiertos, 
haremos de esta habitación, un gran universo. 

Si es que a veces pasa, que te enamoras. 
Y sientes como se clava, ese nudo en la garganta, 
y luego brillan los ojos, cuando te roza el alma, 
cuando te roza el alma... 
Si es que a veces pasa, que te enamoras. 
Y sientes como se clava, ese nudo en la garganta, 
y luego brillan los ojos, cuando te roza el alma, 
cuando te roza el alma...


ÉL ÁNGEL DEL MISTERIO (RAFAEL ALBERTI)

Un sueño sin faroles y una humedad de olvidos,
pisados por un nombre y una sombra.
No sé si por un nombre o muchos nombres,
si por una sombra o muchas sombras.
Reveládmelo.
Sé que habitan los pozos frías voces,
que son de un solo cuerpo o muchos cuerpos,
de un alma sola o muchas almas.
No sé.
Decídmelo.
Que un caballo sin nadie va estampando
a su amazona antigua por los muros.
Que en las almenas grita, muerto, alguien
que yo toqué, dormido, en un espejo,
que yo, mudo, le dije...
No sé.
Explicádmelo.

UN TOQUE DE MISTERIO (RICARDO MONTANER)
Me sé tu vida en milagros de pe a pa, 
Conozco tu paisaje de norte a sur, 
No me sorprende nada de tu fachada o tu interior, 
si todo sigue así, será peor. 

Una mujer transparente como el cristal, 
es una melodía sin variedad, 
un corazón sin velo no es un modelo 
que vaya bien, 
Si quieres complacerme, dedicame... 

Un toque de misterio 
y de noturnidad. 
que a vive mi deseo 
y mi curiosidad. 
La sombra de un secreto 
flotando entre tu y yo. 

Un toque de misterio 
que salve nuestro amor. 
Los sentimientos exigen la novedad. 
En el amor yo busco complicidad. 
Un aire de impostura y de aventura 
vendría bien. 
si quieres conservarme, regalame...
EL MISTERIO, el poema irlandés más antiguo que se conoce traducido del gaélicoincluido en el ‘Libro de las Invasiones. Se atribuye la autoría al druida y bardo Amergin.

Soy el viento que respira sobre el mar,
Soy la ola del océano,
Soy el murmullo de las nubes,
Soy el buey de los siete combates,
Soy el buitre sobre las rocas,
Soy el destello del sol,
Soy la más hermosa de las plantas,
Soy el valeroso jabalí
Soy salmón en el agua
Soy lago en la llanura,
Soy palabra de ciencia,
Soy la punta de lanza en la batalla,
Soy el dios que creó en su cabeza el fuego
¿Quién es el que arroja luz al encuentro de la montaña?
¿Quién anuncia las edades de la luna?
¿Quién enseña el lugar donde descansa el sol?
                                   (Sino yo)
MISTERIO (FRANCISCO GARCÍA JIMÉNEZ-AGUSTÍN BARDI)
VERSIÓN IGNACIO CORSINI

Vencido por tu desprecio,
que agudo y recio se clavó en mí; 
por trágicos precipicios,
de torpes vicios, rodando fui
y cuando ya estaba ya mal herido 
y agonizaban ánimo y fe
me alzaron tiernos tus mismos brazos 
y en tu regazo me desperté.
Más misterios que en mil noches insondables
hay ocultos e inviolables en un alma de mujer;
madrecita heróica y santa; compañera generosa;
casquivana veleidosa; vampiresa altiva y cruel;
el veneno de Lucrecia; la bondad de sor Teresa.
Y el misterio sigue haciendo su presa 
con dos ojos adorables y una boca de clavel.
Por eso es que si hoy me ofreces,
lo que otras veces fue mi ilusión,
me tira la duda helada
cien puñaladas al corazón.
¿Es que te burlas?
¿Es un capricho?
¿Es por despecho?
¿O es por piedad? 
Tu voz me jura amor eterno
y otra murmura: "¡no durará!"
Más misterios que en mil noches insondables
hay ocultos e inviolables en un alma de mujer;
madrecita heróica y santa; compañera generosa;
casquivana veleidosa; vampiresa altiva y cruel;
el veneno de Lucrecia ; la bondad de sor Teresa .
Y el misterio sigue haciendo su presa 
con dos ojos adorables y una boca de clavel. 


MISTERIO (MANUEL ACUÑA)

Si tu alma pura es un broche
que para abrirse a la vida
quiere la calma adormecida
de las sombras de la noche;

si buscas como un abrigo
lo más tranquilo y espeso,
para que tu alma y tu beso
se encuentren sólo conmigo;

y si temiendo en tus huellas
testigos de tus amores,
no quieres ver más que flores,
más que montañas y estrellas;

yo sé muchas grutas, y una
donde podrás en tu anhelo,
ver un pedazo de cielo
cuando aparezca la luna.

Donde a tu tímido oído
no llegarán otros sones
que las tranquilas canciones
de algún ruiseñor perdido.

Donde a tu mágico acento
y estremecido y de hinojos,
veré abrirse ante mis ojos
los mundos del sentimiento.

Y donde tu alma y la mía,
como una sola estrechadas,
se adormirán embriagadas
de amor y melancolía.

Ven a esta gruta y en ella
yo te daré mis desvelos,
hasta que se hunda en los cielos
la luz de la última estrella.

Y antes que el ave temprana
su alegre vuelo levante,
y entre los álamos cante
la vuelta de la mañana,

yo te volveré al abrigo
de tu estancia encantadora,
donde el recuerdo de esa hora
vendrás a soñar conmigo...

Mientras que yo en el exceso
de la pasión que me inspiras
iré a soñar que me miras,
e iré a soñar que te beso.

MISTERIO (AMERICO CHIFIFF - JOSÉ ALONSO Y TRELLES)
VERSIÓN CARLOS GARDEL

Era memoria linda,
la memoria del viejo
pa’ contar sucedidos
de quién sabe qué tiempo,
mientras corría el cimarrón la rueda
y se enredaba en el ombú el pampero.
Pero había que amañarlo
pa’rancarlo al silencio,
si le araba la frente
con sus rejas el ceño,
y en el oscuro espejo ‘e las pupilas
encendían su luz ciertos recuerdos.

Porque entonce en sus labios,
temblequiantes y secos,
beyaquiaba el rezongo
como potro mañero.
Y de un costao al otro de la boca
tranquiaba el pucho de tabaco negro.
A ocasiones él solo
comenzaba los cuentos
que el gauchaje del pago
recogía en silencio,
viendo resucitar, como a un conjuro,
la atormentada juventú del viejo.

Gurí en la guerra grande,
mozo cuando Quinteros,
soldao en la ‘el Quebracho,
y herido en la del Cerro,
ande un caudiyo levantaba el poncho,
ayí estaba él apeligrando el cuero.

Eran de ver sus ojos
medio acosáas del sueño
arder como las brasas
del tizón trasfoguero,
cuando echando a la nuca el “borsalino”
les contaba e peleas y entreveros.
Los gurises, al oirlo,
silenciosos y trémulos
sentían por las venas
correrles como un “juego”
la alborotada sangre de la raza,
y el fin pedían de la historia al viejo.

Pero caiban las chinas
curiosiando al respeto
con que los gauchos oian
las locuras del cuento
y, sin saber por qué, sobre los párpados
del viejo historiador se echaba el sueño.
Y sus labios, contraidos
por un gesto e despecho,
hablaban de una trenza
cortada rente al cuero,
y de un amor infortunao y triste,
y de un desdén inexplicable y terco.


MISTERIO (JOSÉ ZORRILLA)

¡Ay! Aparta, falaz pensamiento,
Que eterno en el alma bulléndome estás,
Falsa luz que al impulso del viento,
En vez de guiarme perdiéndome vas.

Tras de ti por las sombras camino,
Ni noche ni día descanso tras ti;
Es seguirte tal vez mi destino,
Y acaso es el tuyo guardarte de mí.

Misteriosa visión de mi vida,
Más vaga que el caos en forma y color,
Te comprendo en mí mismo perdida,
Cual sueño penoso, cual sombra de amor.

Ya tu blanda amorosa sonrisa
Me presta esperanza, me aviva la fe;
Cual flor eres que aroma la brisa
Y en seco desierto olvidada se ve

Ya tu imagen sombría y medrosa
Me ciega y me arrastra en su curso veloz,
Como nube que rueda espantosa
En brazos del viento al compás de su voz.

Ya cual ángel de paz te contemplo,
Y ya cual fantasma sangrienta y tenaz;
En el valle, en la roca, en el templo,
Te alcanzo a lo lejos hermosa y fugaz.

Por doquiera te encuentran mis ojos;
No miro ni tengo más rumbo doquier,
Ya te muestres preñada de enojos,
Fantasma enemiga o risueña mujer.

Yo no sé de tu esencia el misterio,
Tu nombre y tu vago destino no sé,
Ni cuál es tu ignorado hemisferio,
Ni adónde perdido siguiéndote irá.

Mas no encuentro otro fin a mi vida,
Más paz, ni reposo, ni gloria que tú,
Que en el cóncavo espacio perdida,
Tu alcázar es su ancho dosel de tisú.

Por su rica región las estrellas
A veces brillante camino te dan,
Y otras veces tus místicas huellas
Por mares de sombras perdiéndose van.

Una brisa en las ramas sonando,
Que dice tu nombre imagino tal vez,
Y un relámpago raudo pasando,
Tu forma me muestra en fatal rapidez.

Yo, postrado al mirarte de hinojos,
Doquier que apareces levanto un altar,
Y arrasados en llanto los ojos,
Tal vez insensato te voy a adorar.

Mas al ir a empezar mi conjuro,
Mi torpe blasfemia o mi casta oración,
El Oriente en su cóncavo impuro.
Me sorbe irritado mi blanca visión.

Y tu imagen me queda en la mente
Informe, insensible, cual bulto sin luz
Que se crea el temor de un demente,
De lóbrega noche entre el negro capuz.

Sueño, estrella o espectro, ¿quién eres?
¿Qué buscas, fantasma, qué quieres de mí?
¿No hay sin ti ni dolor ni placeres?
¿No hay lecho, ni tumba, ni mundo sin ti?

¿No hay un hueco do esconda mi frente?
¿No hay venda que pueda mis ojos cegar?
¿No hay beleño que aduerma mi mente,
Que hierve encerrada de sombra en un mar?....

¡Oh! Si gozas de voz y de vida,
Si tienes un cuerpo palpable y real,
Deja al menos, fantasma querida,
Que goce un instante tu vista inmortal.

Dame al menos un sí de esperanza,
Alguna sonrisa, fugaz serafín,
Con que espere algún día bonanza
El golfo del alma que bulle sin fin.

Mas si es sólo ilusión peregrina
Que el ánima ardiente soñando creó,
¡Ay! deshaz esa sombra divina
Que viene conmigo doquier que voy yo.

Sí, deshazla, que en vano la miro
En torno a mis ojos errante vagar,
Si cual débil y triste suspiro
Se pierde en los vientos al irla a abrazar.

Sí, deshazla, que torpe mi mano,
Su mano en la sombra jamás encontró,
Ni el más flébil lamento liviano,
Avaro en mi oído su labio posó.

Muere al fin, ¡oh visión de mi vida!
Más vaga que el caos en forma o color,
A quien siento en mí mismo perdida,
Cual sueño penoso, cual sombra de amor.

Mas ¿qué fuera del triste peregrino
Que cruzando sediento el arenal
No encontrara jamás en su camino
Mansa sombra ni fresco manantial?

De esta vida en la noche tormentosa,
¿Qué rumbo ni qué término seguir?
Sin tu vaga presencia misteriosa,
Sin tu blanca ilusión, ¿cómo vivir?

Abriéranse mis ojos a mirarte,
Mis oídos tus pasos a escuchar,
Y al fin, desesperados de encontrarte,
Tornáranse en tinieblas a cerrar.

Despertara en la noche solitaria
De tus palabras al fingido son,
Y sólo respondiera a mi plegaria
El latido del triste corazón.

¡Sombra querida, sin cesar conmigo
Mis lentas horas hechizando ven,
Y el desierto arenal será contigo,
Huerto frondoso y perfumado Edén!

No expires, misterioso pensamiento
Que dentro oculto de mi mente vas,
Aunque no alcance el corazón sediento
Tu tanta esencia a comprender jamás.

No sepa nunca tu verdad dudosa;
Vélame, si lo quieres, tu razón;
Disípate a lo lejos vagarosa,
Mas sé siempre mi cándida ilusión.

Al fin sabré que junto a ti respiro,
Que estás velando junto a mí sabré,
Y que aun brilla oscilando en lento giro
La consumida antorcha de mi fe.

¿Qué me importa tu esencia ni tu nombre,
Genio hermoso, o quimérica ilusión,
Si en esta soledad, cárcel del hombre,
Dentro de ti te guarda el corazón?

¿Qué me importa jamás saber quién eres,
Astro de cuya luz gozando voy,
Término de mi afán y mis placeres,
Dios que sin fin idolatrando estoy?

Quienquiera que seas, vano pensamiento,
Mujer hermosa que soñando vi,
O recuerdo o tenaz remordimiento,
Ni un solo instante viviré sin ti.

Si eres recuerdo endulzarás mi vida,
Si eres remordimiento te ahogaré,
Si eres visión te seguiré perdida,
Si eres una mujer yo te amaré.




MISTERIO (HUGO RICARDO CARALIS - CARLOS CAMBA)
Tu vida un misterio por siempre será,
mujer sin razón, belleza sutil,
que con cara de ángel, tu alma de Caín,
y la noche es espejo, de tu corazón.
Cual flor manoseada, que buscando amor,
del pecho al ojal, perdió su color
y así se marchita tu capricho sin igual,
ofreciendo amores llenos de dolor...

Cuando asomen un día
a tu preciosa tez,
las líneas que a porfía
denuncien tu vejez,
te ha de volver el juicio,
la triste realidad,
de que tiene un prejuicio
también la caridad.

Tu vida un misterio y enigma será
de falso placer tu goce es así,
y engañando crees en tu frenesí,
que el hombre es juguete, de fácil mujer...
Entre libaciones y danzas sin par,
que son tu pasión, no puedes amar,
yo compadecido te dedico esta canción,
ríete si quieres, mucho has de llorar...

MACAVITY (T. S. ELIOT)
POEMA INCLUIDO EN EL LIBRO DE LOS GATOS HABILIDOSOS DEL VIEJO POSSUM

«Macavity's a Mystery Cat: he's called the Hidden Paw:
«Macavity es el Gato Misterio: le llaman la Garra Oculta:
For he's the master criminal who can defy the Law.
He's the bafflement of Scotland Yard, the Flying Squad's despair:
For when they reach the scene of crime — Macavity's not there!
And they say that all the Cats whose wicked deeds are widely known..

..And they say that all the Cats whose wicked deeds are widely known
(I might mention Mungojerrie, I might mention Griddlebone)
Are nothing more than agents for the Cat who all the time
Just controls their operations: the Napoleon of Crime!»
es un maestro criminal que desobedece la ley.
Es la vergüenza de Scotland Yard, la desesperación de las brigadas móviles:
para cuando ellos llegan a la escena del crimen — ¡Macavity no está allí!
y se dice que entre todos los gatos malvados sus crímenes son bien conocidos..

..y se dice que entre todos los gatos malvados sus crímenes son bien conocidos
(podría mencionar a Mungojerrie, podría mencionar a Griddlebone)
no son más que agentes del gato quien todo el tiempo
solamente controla sus operaciones: ¡el Napoleón del Crimen


Mensajeros del misterio (RUMI)

El amor es el camino

los mensajeros del misterio

nos dicen cosas.

El amor es la madre,

y nosotros sus hijos.

Ella brilla dentro de nosotros,

visible-invisible a medida que ganamos confianza,

o perdemos confianza,

ahí está, ese brillo comienza a crecer de nuevo.



LA RUTA DE LOS ENIGMAS - PRIMERA VERSIÓN - EUGENIO SALVADOR DALI
LA RUTA DE LOS ENIGMAS - SEGUNDA VERSIÓN - EUGENIO SALVADOR DALI
EL MISTERIO DE LA VIDA - CARL MARR 
EL SOPLÓN - EL GRECO
CAMINO MISTERIO - AFREMOV COZUMEL
FUGA Y MISTERIO - ILEANA CERATO