Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

13.4.17

VIGILIAS


SURICATA


"Un poema no es otra cosa que un sueño en la vigilia", sostiene Tomas Tranströmer,  ganador del Premio Nobel de Literatura 2011.

VIGILIA (AMANCAY)

Al letargo de morosas siestas
por la hipnosis crucial en solitario
se entrega en el sopor toda fatiga
y en la blanca señal de la partida
tempranía de luz hacia el abismo
se le anudan los trucos al olvido.....

EMPANADAS DE VIGILIA (ANDRÉS CALAMARO)
Creíste en la honradez y la moral, qué estupidez.
Creíste en la honradez y la moral, qué estupidez.
Las cosas salen mal, más o menos bien,
sé lo que es dormir, sé lo que es comer.
No es que no esté bueno, pero sabes,
lo mío es otro tipo de placer.
El barrio donde vivo es donde sea.
Mi vida se divide en tres piezas.
En una tenga dos de las tres cosas,
en otro rock & roll, en otra no me toca.
Es una sensación fatal
me gusta pero no recuerdo el despertar.
Nunca me acosté porque me aburro
pero sigo razonablemente turro.
Nunca me acosté porque me aburro
pero sigo razonablemente turro.
Se que hay empanadas de vigilia,
las come el chabón de vigilia.
Tengo una porno, no sé si la pongo
la meto al horno, seré eterno.
Te pido que te saques tu corpiño
te pongo en bolas solo con un guiño.
Vas a lustrarme las botas con la boca
la verdad no sos como cara como rara
sin hacer nada.
Nunca me acosté porque me aburro
pero sigo razonablemente turro.
Nunca me acosté porque me aburro.
Crucificame.
Crucificame.
Te pido que te saques tu corpiño
te pongo en bolas solo con un guiño.
Vas a lustrarme las botas con la boca
la verdad no sos como cara como rara.
Show me your shit.
ESPEJOS A LAS 4 A.M (CHARLES SIMIC)

Debes acercarte a ellos por los lados
en habitaciones tejidas en sombra
echar un vistazo a su vacuidad
sin que ellos –en cambio- vislumbren
un destello de ti.
El secreto es,
que para ellos incluso la cama vacía resulta un lastre,
una pretensión.
Y solo pueden ser ellos mismos cuando están
en compañía de una pared blanca
en compañía del tiempo y la eternidad.
Los cuales –con su perdón-
no arrojan ninguna imagen
cuando se admiran a sí mismos en el espejo,
mientras tú permaneces a un lado
sacando un pañuelo
para secarte la frente con gran disimulo.
VIGILIA (LORI MEYERS)

Hoy he venido para hablar de mí, 
de mi situación, de mi porvenir.
De las cosas que importan de verdad.
Necesito gramos de piedad. 
Me compadezco así.

Na, na, na, na, na, na, na...

Cuantas noches no pude dormir. 
Me produce ardor, me estremezco así,
cuando pienso que algún día moriré, 
vaya mierda de ansiedad que yo creé.
Necesito un doctor.

Na, na, na, na, na, na, na...

EL IMPERIO DE LOS SUEÑOS (CHARLES SIMIC)

En la primera página de mi libro de los sueños
siempre es al atardecer
en un país ocupado.
La hora antes del toque de queda.
Una chiquita, provinciana ciudad.
Todas las casas en penumbra.
Los escaparates destrozados.
Yo estoy en la calle, en una esquina
donde no debería estar.
Solo y sin chaqueta
había salido a buscar
un perro negro que respondiera mi silbido.
Sostengo una máscara de día de brujas
que me da miedo usar.
VIGILIA (VÍCTOR LAVALLÉN- DARÍO CARDOZO)
SEXTETO TANGO CON LA VOZ DE JORGE MACIEL
Salió del barrio con la noche al hombro
En la solapa del ayer, la pena,
En esa pena, la mirada y luna
En esa luna, su mirada llena.
Se vio en el trago, sin querer, de pronto,
Buscó al coraje y se encontró vacío,
Mató una copa y lo llamó la calle
Y allí en la calle, se encontró contigo.

La quería...
Ya era tarde para todo y la quería,
La quería...
Y la vida, de su vida, se reía.
Le fue inútil,
Disfrazar con cuatro copas su mentira
Su fingida valentía...
Le fue inútil taconear hasta la aurora,
La quería, todavía
Todavía la quería...

Entró en el barrio con el sol al hombro
De contramano amaneció su sueño,
En vano el alba le ganó los ojos
Y el alba pudo maquillar su pena.
Estaba solo bajo tanto cielo
La piel del alma tiritó su frío,
Mató otra noche, latigó en el tiempo
Y en la catrera lo tumbó el olvido.

VIGILIA (GERMÁN BLEIBERG)

Esta puerta, tal vez cerrada al viento.
Todo parece -¿contra quién?- cerrado.
Hasta las nubes de la lejanía,
horizontal penumbra, y tantas rejas,
ventanales hostiles. Hace otoños,
la oscura chimenea, fuego ausente,
sólo ofrece cenizas para el frío
consuelo, antiguas lágrimas del aire,
y estas paredes blancas que me ciegan,
y la estancia en clausura y tantos pájaros
con alas nuevas, cántico en fervor
( quizá no estés cerrada, puerta. Cruje
tu madera nocturna en mi tristeza)
y sé que debo huir, no sé por dónde,
soledad de los límites murales,
cuando he de huir, amándote, naciente,
venciendo ventanales enrejados,
o por la siempre muerta chimenea
o por los muros íntimos de miedo:
¿por qué canta el olor primaveral
mientras yo sangro, herido, sin salida?
(La puerta, tan sencilla como el campo,
nadie ha intentado abrirla, y veo sangre
como espejos, amor hacia paredes,
hacia siempre, mi sangre inútil, tuya.)
La puerta cede, y todo, todo es mío,
y tus ojos mirando tan febriles
de ser futuro júbilo, inventando
primavera frutal para mañana,
tardío amanecer, mi flor o sangre
floreciendo ya impunemente tuya:
y qué cerca tus ojos siempre lejos,
toda tu ausencia azul en el paisaje,
joven muerte abrazándome, descalza.
LA VIGILIA (ABRAHAM BOBA)
A veces tengo sueños que parecen de verdad
A veces me despierto y no me trago tu amistad
A veces te respiro y eres toxica y letal, como el napalm
A veces me sorprendo caminando sobre el mar
A veces los milagros no dan para mucho más
A veces me pregunto si era corte o juglar
O si era el rey, el rey de ¿Qué?

En cada salto voy más alto y trato de volar
Y cuando lo consigo vuelvo a despertar

A veces conspirando he llegado a gobernar
Un sexto continente en los confines de mi hogar
A veces soy tu esponja y otras veces tu sostén y eso esta bien
A veces te levantas y te vas a trabajar
A veces la vigilia no da para mucho más
A veces me preguntas si el destino te ha llevado
A donde estas, y ahora ¿Que?

En cada salto voy más alto y trato de volar
Que espectacular

A veces retrocedo lo que nunca quise andar
Y la vuelta no es mejor de lo que supe imaginar
A veces la vigilia me recuerda que esto tiene que acabar al despertar

En cada salto voy más alto y trato de volar
Y cuando lo consigo vuelvo a despertar
POEMAS A LA MADRE. VIGILIA (JOSÉ PEDRONI)

Ya no esperada por ninguna estrella,
apareció la luna en la comarca,
y fue subiendo cada vez más bella,
como una barca.

Repitiendo en la calle un viejo canto,
pasó un hombre dichoso,
y junto al sauce derramado en llanto
se estiró más el pino vanidoso.

El viento era feliz, feliz la grama,
la flor, el grillo; todo lo que existe.
Sólo tú, la que ama,
permanecía triste.
EN LA VIGILIA (ALVARO BALDA)
INTERPRETADO POR ENRIQUE CABEZÓN Y COROS DE JAVI ROJAS
Ayer soñé que te mataba en defensa propia
ayer soñé que eras un psicokiller
ayer soñé que eras un depredador
y yo tu presa a punto de caer

hace noches que no duermo
buceo las aguas de este charco gris
no sé dónde está exactamente la barrera
entre la realidad y el sueño

ay, si los besos pudiesen matar
si las caricias fuesen el filo de una navaja
si el deseo fuese la lumbre para este invierno
sin duda nunca te hubiese dejado marchar

hace noches que no duermo
(tantas noches que no duermo)
buceo las aguas de este charco gris
(y me bebo los sueños que no tengo)
no sé dónde está exactamente la barrera
entre la realidad (esa realidad) y el sueño

hace noches que no duermo
(y la noche se alarga y la noche me mata)
buceo las aguas de este charco gris
(y no dejo de pensar en ti)
no sé dónde está exactamente la barrera
entre la realidad (préstame tu duende)
y el sueño (y vuelve a nuestra cama ya)
EL SUEÑO DEL POETA - PAUL CÉZANNE
LA VIGILIA - BENJAMÍN CAÑAS
VIGILIA DE EXÁMENES - VENTURA JULIÁ
VIGILIA EN LOS LAURELES (NO DURMAI) - JORGE CUELLO
SUEÑO Y VIGILIA - ALEJANDRO MARTINO




TAPA DE LA NOVELA DE MACEDONIO FERNÁNDEZ