Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

22.2.16

PRISIONES



IMÁGENES DE STEVE MCQUEEN Y DUSTIN HOFFMAN EN EL FILM PAPILLON
IMÁGENES DE MORGAN FREEMAN EN EL FILM SUEÑO DE LIBERTAD



LAS CÁRCELES - MIGUEL HERNÁNDEZ

I

Las cárceles se arrastran por la humedad del mundo,
van por la tenebrosa vía de los juzgados:
buscan a un hombre, buscan a un pueblo, lo persiguen,
lo absorben, se lo tragan.

No se ve, que se escucha la pena de metal,
el sollozo del hierro que atropellan y escupen:
el llanto de la espada puesta sobre los jueces
de cemento fangoso.

Allí, bajo la cárcel, la fábrica del llanto,
el telar de la lágrima que no ha de ser estéril,
el casco de los odios y de las esperanzas,
fabrican, tejen, hunden.

Cuando están las perdices más roncas y acopladas,
y el azul amoroso de las fuerzas expansivas,
un hombre hace memoria de la luz, de la tierra,
húmedamente negro.

Se da contra las piedras la libertad, el día,
el paso galopante de un hombre, la cabeza,
la boca con espuma, con decisión de espuma,
la libertad, un hombre.

Un hombre que cosecha y arroja todo el viento
desde su corazón donde crece un plumaje:
un hombre que es el mismo dentro de cada frío,
de cada calabozo.

Un hombre que ha soñado con las aguas del mar,
y destroza sus alas como un rayo amarrado,
y estremece las rejas, y se clava los dientes
en los dientes del trueno.

II


Aquí no se pelea por un buey desmayado,
sino por un caballo que ve pudrir sus crines,
y siente sus galopes debajo de los cascos
pudrirse airadamente.

Limpiad el salivazo que lleva en la mejilla,
y desencadenad el corazón del mundo,
y detened las fauces de las voraces cárceles
donde el sol retrocede.

La libertad se pudre desplumada en la lengua
de quienes son sus siervos más que sus poseedores.
Romped esas cadenas, y las otras que escucho
detrás de esos esclavos.

Esos que sólo buscan abandonar su cárcel,
su rincón, su cadena, no la de los demás.
Y en cuanto lo consiguen, descienden pluma a pluma,
enmohecen, se arrastran.

Son los encadenados por siempre desde siempre.
Ser libre es una cosa que sólo un hombre sabe:
sólo el hombre que advierto dentro de esa mazmorra
como si yo estuviera.

Cierra las puertas, echa la aldaba, carcelero.
Ata duro a ese hombre: no le atarás el alma.
Son muchas llaves, muchos cerrojos, injusticias:
no le atarás el alma.

Cadenas, sí: cadenas de sangre necesita.
Hierros venenosos, cálidos, sanguíneos eslabones,
nudos que no rechacen a los nudos siguientes
humanamente atados.

Un hombre aguarda dentro de un pozo sin remedio,
tenso, conmocionado, con la oreja aplicada.
Porque un pueblo ha gritado, ¡libertad!, vuela el cielo.
Y las cárceles vuelan.


TU CÁRCEL - LOS ENANITOS VERDES
VERSIÓN MARCO ANTONIO SOLÍS
Te vas amor 
Si así lo quieres 
Que puedo yo hacer, 
Tu vanidad no te deja entender 
Que en la pobreza se sabe querer. 

Y quiero llorar, 
Y me destroza que pienses así 
Y más que ahora me quede sin ti 
Me duele lo que tú vas a sufrir. 

Pero recuerda 
Nadie es perfecto 
Y tu lo veras 
Más de mil cosas mejores tendrás 
Pero cariño sincero jamás. 

Vete olvidando 
De esto que hoy dejas y que cambiarás 
Por la aventura que tu ya veras 
Será tu cárcel y nunca saldrás. 

Quiero llorar 
Y me destroza que pienses así 
Y más que ahora me quede sin ti 
Me duele lo que tú vas a sufrir... 

Pero recuerda 
Nadie es perfecto 
Y tu lo veras 
Más de mil cosas mejores tendrás 
Pero cariño sincero jamás. 

Vete olvidando 
De esto que hoy dejas y que cambiarás 
Por la aventura que tu ya veras 
Será tu cárcel y nunca saldrás.



DESDE LAS CUATRO CÁRCELES - NAZIM HIKMET


Estoy extraordinariamente contento de haber venido al mundo,

Amo a su tierra, su luz, su lucha y su pan.

A pesar de conocer hasta el centímetro la medida de su circunferencia

Y de saber que no es más que un juguete al lado del sol

El mundo es increíblemente inmenso para mi.

Hubiese deseado

Recorrer le mundo, ver los peces, las frutas, los astros que no he visto

Y, sin embargo,

Solamente en los libros y los mapas viajé por Europa.

No he recibido ni siquiera una carta

Con su sello azul matado en Asia.
Lo mismo yo que el tendero de mi barrio
Somos totalmente desconocidos en América.
Pero que importa.

Desde la China a España, desde el cabo de Buena Esperanza a 

Alaska,

En cada milla marina, en cada kilómetro tengo amigos y enemigos.

Amigos que no nos hemos saludado ni un vez siquiera

Sin embargo, podríamos morir por el mismo pan, la misma 

libertad, la misma nostalgia.
Y enemigos sedientos de mi sangre
Como yo sediento de la suya.
Mi fuerza.

Es que no estoy solo en este inmenso mundo.

El mundo y sus hombres no son ningún secreto para mi corazón,

Ninguno para mi ciencia.

ROCK DE LA CÁRCEL - ELVIS PRESLEY
CON SUBTÍTULOS EN ESPAÑOL
VERSIÓN EN ESPAÑOL MIGUEL RÍOS
Un día hubo una fiesta aquí en la prisión 
la orquesta de los presos empezó a tocar 
tocaron rockanroll y todo se animo 
y un cuate se paro y empezó a bailar el rock 
todo el mundo a bailar, 
rodó el mundo en la prisión 
corrieron a bailar el rock. 

El 47 dijo al 23 
párate mi cuate vamos a bailar 
ven aquí volando a rocanrolear 
que el rock de la cárcel va a comenzar, el rock 
todo el mundo bailar 
rodó el mundo en la prisión 
corrieron a bailar el rock. 

El Gato sabia dar al saxofón 
y el Hércules sonaba duro al trombón 
Mary batería se decide a tocar 
y toda la cárcel se puso a bailar el rock 
todo el mundo bailar 
rodó el mundo en la prisión 
corrieron a bailar el rock. 

Un amargado no quiso bailar 
se fue a un rincón y se puso a llorar 
llego el carcelero y le dijo, si 
el rock de la cárcel el para bailar, el rock 
todo el mundo bailar 
rodó el mundo en la prisión 
corrieron a bailar el rock. 

El tronco dijo al bolo es mi oportunidad 
no hay quien me vea y me puedo pelar 
tu haz lo que quieras pero yo no voy 
yo no quiero dejar de bailar el rock, 
todo el mundo bailar 
rodó el mundo en la prisión 
corrieron a bailar el rock.

POEMAS DE LA CÁRCEL - BOB KAUFMAN


1
Estoy sentado en una celda con vista hacia malignas paralelas
esperando que el trueno me astille en mil pedazos.
No es suficiente estar enjaulado con uno mismo;
quiero sentarme frente a cada prisionero en cada agujero.
Las puertas se deslizan y golpean. Cada portazo señala el fina de algo, ¡bang!
El yonqui desapareció en un ruido rojo; se drogaba para sacarse un infierno.
El oloroso borracho se enorgullece porque ha dejado de fumar,
huellas dactilares sobre negras lápidas llenas de tinta,
ruidos de dolor filtrándose a través de paredes de acero, rompiéndose,
alcanzan mi dolor. Me hago parte de alguien más para siempre.
El acento salvaje de los criminales me resulta más dulce que el balbuceo de los policías,
ocupados en cerrar las escotillas de estas almas; carga
destinada a puertos de acusaciones, muelles de culpa.
¿Qué comen los policías, viejo Sócrates, aún prisionero?


2
Pintor, píntame una cárcel enloquecida, dementes celdas de acuarela.
Poeta, ¿qué edad tiene el sufrimiento? Escríbelo en plomo amarillo.
Dios, hazme un cielo en mi techo de vidrio. Necesito estrellas
para guiarme en esta atmósfera de gritos e infiernos privados,
entradas y salidas, adentro… afuera… arriba… abajo, el balancín municipal.
Yo—aquí—ahora—óiganme—aquí—ahora—siempre aquí de alguna manera.


3
En un universo de celdas, ¿quién no está preso? Los carceleros.
En un mundo de hospitales, ¿quién no está enfermo? Los médicos.
Una sardina dorada está nadando en mi cabeza.
Ah, sabemos algunas cosas, hombre, sobre algunas cosas
como el jazz y las cárceles y Dios.
El sábado es un buen día para ir a la cárcel.


4
Ahora nos dan un nuevo formulario, tembloroso como gelatina,
que demuestra que cualquier muchacho puede ser presidente de Muscatel.
Le odian porque es uno de Ellos.
Desnudez no planeada, salpicada de gris; dedos
pestilentes aferrados a la poceta. El Sr. América se quiere bañar.
¡Mira! En el piso, acostado sobre el rostro de América,
una estrella de cine que ha actuado en un millón de noticieros.
¿Qué estoy haciendo?, ¿siento compasión?
Cuando salga colaborará con mi asesinato.
Probablemente odia estar vivo.


5
Tuercas y tornillos resonando en su estómago, revueltos.
La sociedad se ha hecho pedazos en su barriga, hinchada.
Mira el gran molino americano, inclinándose hacia dentro,
bueno y sólido, como los que embriagaron América.
El éxito escrito en todo su culo rayado por las calles.
Exitoso éxito, cuarenta jonrones en un solo inning.
Deja de sufrir, Jack, no nos puedes engañar. Lo sabemos.
Este es el mejor país del mundo, ¿no lo es?
No lo logró. Borracho en la Celda 3.


6
Han pasado demasiados años en este breve lapso.
Mi alma reclama una caverna propia, como el dios del Jainismo;
mas debo lograr que continúe, ruda como el jazz, relumbrando
en esta oscura selva de plástico, tierra de largas noches, heladas.
Mi ombligo es un botón que aprieto cuando quiero salir de mí.
¿Soy algo más que una masa de entrañas y toscos tejidos?
¿Debo romperme los huesos? ¿Beber mi sangre, diluida en vino?
¿Debería arrancar viejas tristezas de mi pecho?
No otra vez,
esas antiguas bolas de fuego, engullidas con ardor, déjenlas.
Déjenme escupir vapores de introspección, pedazos de mí,
así, cuando me vaya seguiré estando en el aire.


7
Alguien que soy no es nadie.
Algo que he hecho no es nada.
Algún lugar que he visitado no está en ninguna parte.
No soy yo.
¿A qué respuestas
debo buscar preguntas?
Para este montón de calles ajenas
debo encontrar ciudades.
Gracias a Dios por los beatniks.


8
Toda la noche el hedor de cuerpos que se pudren,
el vaho que surge de piras de hombres vivos,
satura mi nariz de repugnancia gaseosa,
ahogando en lágrimas mis expuestos ojos.


9
Vendedor ambulante de Dios, reventándome el tímpano
con la parte más aburrida de un libro bueno y sensual,
impaciente por el lunes y las calculadoras.


10
Perros de ojos amarillos silbando en la noche.


11
El bebé vino hoy a la cárcel.


12
Un día más al infierno, lleno de glándulas que flotan.


13
La cárcel, un cubo de metal enorme y hueco
colgado de la luna por una cadena de plata.
Algún día Johnny Appleseed vendrá a cortarla.


14
Tres largos hilos de luz
trenzados en un rayo.


15
Soy aprensivo en cuanto a mi futuro;
mi pasado me ha dado la espalda.


16
Sombras veo, formándose en la pared,
imágenes de deseos que habían sido protegidos de mis ojos.


17
Después de pasar toda la noche construyendo un sueño,
vino la mañana y me cegó con su luz.
Ahora busco, entre montañas de cáscaras de huevos,
el maldito sueño que nunca quise.


18
Sentado aquí escribiendo cosas en el papel,
en lugar de clavar mi lápiz en el aire.


19
La Batalla de los Fracasos Monumentales, crispada;
ambos bandos anhelan una limpia derrota.


20
Ahora veo la noche, abrumando silenciosamente el día.


21
Atrapado en las imaginarias redes de la conciencia,
lloro por mis actos, mas continúo creyendo.


22
Deberían construir las ciudades en un solo lado de la calle.


23
Las personas que no arrojan sombra
nunca mueren de pecas.


24
El fin siempre llega de último.


25
Nos sentamos en una mesa
devorándonos palabra por palabra
hasta que no quedó nada, esqueletos repulsivos.


26
Estoy sentado escribiendo, sin atreverme a parar,
por miedo a ver lo que está fuera de mi cabeza.


27
Listo, Jesús, ¿ves que no dolió ni un poco?


28
Temo seguir a mi propia carne hasta esas angostas
anchas rígidas blandas camas femeninas, pero lo hago.


29
Eslabón por eslabón, forjamos la cadena.
Luego, al descubrirla alrededor de nuestros cuellos,
nos espantamos.


30
Nunca he visto una poética y salvaje hogaza de pan,
pero si la viera, me la comería con corteza y todo.


31
¿Desde cuántos años atrás vienen los bebés?


32
Universalidad, dualidad, totalidad… uno.


33
El anormal que balbuce en el suelo
alguna vez fue un hombre que gritaba sobre las mesas.


34
Ven, ayúdame a aplanar una gota de lluvia.


LA PRISIÓN - MANA
No regreso a tu cárcel
no regreso a tu prisión, a la opresión
que por miedo a perderte
el silencio me invadió y mi vida encarcelo 


Quiero ahogarme en otros labios
en otro sol, liberación
voy a liberarme, voy a rescatarme
no regreso a tu prisión 

No no, no mi amor
no no, no regreso a tu cárcel 
no no, no mi amor
no no, no regreso a tu cárcel 

No regreso corazón 
a la prisión
no volveré 
voy a liberarme hoy

Fui cayendo en la demencia
con la urgencia de escapar, para no volver jamás 
ya no aguanto las paredes
ni las redes ni el control, no soporto tu prisión 

Quiero ahogarme en otros labios
en otro sol, liberación
voy a liberarme, voy a rescatarme
no regreso a tu prisión 

No no, no mi amor
no no, no regreso a tu cárcel 
no no, no mi amor
no no, no regreso a tu cárcel 

No regreso corazón 
a la prisión
no volveré 
voy a liberarme hoy

No mi amor
jamás 
regreso a tu cárcel 
no!

No regreso corazón 
a la prisión
no volveré 
voy a liberarme hoy

No regreso a tu prisión 
no regreso a tu prisión 
no regreso a las cadenas 
de las redes del dolor
no mi amor!!

INVICTUS - WILLIAM ERNT HENLEY
EL POEMA DE LA CÁRCEL  QUE TUVO NELSON MANDELA COMO INSPIRADOR DURANTE SU PROLONGADO PERÍODO DE PRISIÓN

En la noche que me envuelve,
negra, como un pozo insondable,
doy gracias al Dios que fuere
por mi alma inconquistable.

En las garras de las circunstancias
no he gemido, ni llorado.

Ante las puñaladas del azar,
si bien he sangrado, jamás me he postrado.

Más allá de este lugar de ira y llantos
acecha la oscuridad con su horror.

No obstante, la amenaza de los años me halla,
y me hallará, sin temor.

Ya no importa cuan recto haya sido el camino,
ni cuantos castigos lleve a la espalda:



Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma.


VOLVAMOS A EMPEZAR - EDUARDO MARADEI - DANIEL ALVAREZ
OSCAR LARROCA CON LA ORQUESTA DE ALFREDO DE ANGELIS
CON IMÁGENES DE FILMS

Hoy vuelvo por tí otra vez a tu lado 
feliz como nunca, con ansias de hogar 
los chicos ya saben que es lo que ha pasado 
y ahora hay un padre que pueden mostrar. 

Mirá que regalos compré para todos: 
juguetes y ropas, también un licor 
y un velo de novia más lindo que el cielo 
pue se que la nena ya tiene un amor. 

Mirá... 
nuestros cachorros como ayer 
mirá... 
como me abrazan otra vez 
quién sabe cuantas veces 
precisaron mi calor 
y en esta desnudez 
me habrán llamado con su llanto. 

Hoy tengo la dicha de mi hogar 
y sé que vos sufriste más que yo. 
Vení, poné la mesa y escondé ese lagrimón, 
no llores, volvamos a empezar. 

Con sombras de cárcel lavé mi pecado 
si acaso la cárcel lo puede lavar 
los jueces de mármol nunca comprendieron 
que a veces la vida te obliga a matar. 
ODA XXIII
A LA SALIDA DE LA CÁRCEL - FRAY LUIS DE LEÓN

Aquí la envidia y mentira 
me tuvieron encerrado. 
Dichoso el humilde estado 
del sabio que se retira 
de aqueste mundo malvado, 

y con pobre mesa y casa 
en el campo deleitoso 
con sólo Dios se compasa 
y a solas su vida pasa 
ni envidiado ni envidioso.

LA CÁRCEL DE SING SING - ALCI ACOSTA
VERSIÓN JOSÉ FELICIANO
VERSIÓN YULI Y LOS GIRASOLES
VERSIÓN JULIO JARAMILLO
Ayer yo visité 
la cárcel de Sing Sing 
y en una de sus celdas solitarias 
un hombre se encontraba arrodillado al redentor: 
piedad, piedad de mí, mi gran señor 

Mas cuando me miró 
a mí se abalanzó 
y con voz temblorosa y recortada: 
escucha triste hermano 
esta horrible confesión; 
aquí yo condenado a muerte estoy 

Yo tuve que matar 
a un ser que quise amar 
y aunque aún estando muerta yo la quiero 
al verla con su amante 
a los dos los maté 
por culpa de esa infame moriré 

Minutos nada más 
me quedan ya pa' respirar 
la silla lista está, 
la cámara también 
A mi pobre viejita 
que desesperada está 
entréguele este recuerdo de mi 

Yo tuve que matar 
a un ser que quise amar 
y aunque aún estando muerta yo la quiero 
al verla con su amante 
a los dos los maté 
por culpa de esa infame moriré 

Minutos nada más 
me quedan ya pa' respirar 
la silla lista está, 
la cámara también 
A mi pobre viejita 
que desesperada está 
entréguele este recuerdo de mi 

Yo tuve que matar 
a un ser que quise amar 
y aunque aún estando muerta yo la quiero 
al verla con su amante 
a los dos los maté 
por culpa de esa infame moriré 
por culpa de esa infame moriré...




BALADA DE LA CÁRCEL DE READING - OSCAR WILDE
ANIMACIÓN EN INGLÉS
FRAGMENTO TRADUCIDO AL ESPAÑOL

Él no vestía su capote escarlata
porque la sangre y el vino son rojos,
y la sangre y el vino estaban en sus manos
cuando le descubrieron con la muerta,
la pobre mujer muera a quién amó,
y asesinó en su lecho
Él caminaba entre los Convictos
con un traje gris raído;
sobre su cabeza llevaba una gorrilla,
y su caminar parecía ligero y animado;
pero jamás vi a un hombre que mirara
al día con tanto anhelo.
Jamás vi a un hombre que mirara
con ojos tan llenos de anhelo
esa pequeña carpa azul
que los prisioneros llaman el cielo,
y cada nube que pasaba a la deriva
con velas de plata.
Yo caminaba, junto a otras almas en pena,
por el interior de otro patio,
y me preguntaba si el hombre había hecho
algo grande o pequeño,
cuando, a mis espaldas, una voz murmuró:
“A ese tipo lo ahorcan”.
¡Dios mío! Los mismos muros de la prisión
parecieron tambalearse repentinamente
y, sobre mi cabeza, el cielo mudó
en un casco de acero candente;
y, aunque yo era un alma en pena,
mi pena no podía sentir.
Sólo sabía qué pensamiento acosado
aceleraba su paso, y por qué
miraba al deslumbrante día
con ojos tan llenos de anhelo:
el hombre había matado aquello que amaba,
y por eso tenía que morir.
Que todos lo oigan:
Si bien cada hombre mata aquello que ama
algunos lo hacen con mirada amarga
algunos con palabra lisonjera.
¡El cobarde lo hace con un beso,

el valiente con una espada!
INTERROGATORIO EN LA PRISIÓN - ALESSANDRO MAGNASCO
SAN PABLO EN LA CÁRCEL - Harmenszoon van Rijn REMBRANDT
Anónimo, Cárcel, primera mitad del siglo XIX. Imagen tomada del libro: Gustavo Curiel, Pintura y vida cotidiana en México, 1650-1950, México
RONDA DE LOS PRESOS - VINCENT VAN GOGH
EL PRISIONERO - OSWALDO GUAYASAMIN

 

 PANÓPTICO - MICHAEL ULRICH