Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

11.8.14

CALLES








LA CALLE (OCTAVIO PAZ)

Es una calle larga y silenciosa. 
Ando en tinieblas y tropiezo y caigo 
y me levanto y piso con pies ciegos 
las piedras mudas y las hojas secas 
y alguien detrás de mí también las pisa: 
si me detengo, se detiene; 
si corro, corre. Vuelvo el rostro: nadie. 
Todo está oscuro y sin salida, 
y doy vueltas y vueltas en esquinas 
que dan siempre a la calle 
donde nadie me espera ni me sigue, 
donde yo sigo a un hombre que tropieza 
y se levanta y dice al verme: nadie.
ME LLAMAN CALLE (MANU CHAO)
ME LLAMAN CALLE 
PISANDO BALDOSAS 
LA REVOLTOSA Y TAN PERDIDA. 

ME LLAMAN CALLE 
CALLE DE NOCHE 
CALLE DE DÍA. 

ME LLAMAN CALLE 
HOY TAN CANSADA 
HOY TAN BASIA. 
COMO MAQUINITA X LA GRAN CIUDAD. 

ME LLAMAN CALLE 
ME SUBO A TU COCHE 
ME LLAMAN CALLE 
DE MALEGRIA 
CALLE DOLIDA 
CALLE CANSADA 
DE TANTO AMAR 

VOY CALLE ABAJO 
VOY CALLE ARRIBA 

NO ME REBAJO NI POR LA VIDA 
ME LLAMAN CALLE 
Y ESE ES MI ORGULLO 
YO SE QUE UN DÍA LLEGARA 
YO SE QUE UN DÍA VENDRÁ MI SUERTE 
UN DÍA ME VENDRÁ A BUSCAR 
A LA SALIDA UN HOMBRE BUENO 
PA TO LA VIDA Y SIN PAGAR 
MI CORAZÓN NO ES DE ALQUILA 

ME LLAMAN CALLE 
MALA PUTA 

ME LLAMAN CALLE 
JAROCHO 

CALLE SUFRIDA 
CALLE TRISTEZA DE TANTO 
AMAR 

ME LLAMAN CALLE 
CALLE MAS CALLE 

ME LLAMAN CALLE 
CALLE SIN FUTURO 
ME LLAMAN CALLE LA SALIDA 

ME LLAMAN CALLE 
CALLE MAS CALLE 

LA QUE MUJERES DE LA VIDA 
SUBEN PA BAJO BAJAN PA ARRIBA 
COMO MAQUINITAS X LA GRAN CIUDAD 

ME LLAMAN CALLE 
MALA PUTA 
ME LLAMAN CALLE 

CALLE SUFRIDA 
CALLE TRISTEZA 
DE TANTO 
AMAR 

ME LLAMAN CALLE 
CALLE MAS CALLE 

ME LLAMAN SIEMPRE Y 
A CUALQUIER HORA 
ME LLAMAN GUAPA 
SIEMPRE A DESHORA 
ME LLAMAN P... 
TAMBIÉN PRINCESA 
ME LLAMAN CALLE Y SIN NOBLEZA 

ME LLAMAN CALLE 
CALLE SUFRIDA 
CALLE PERDIDA DE TANTO AMAR 

ME LLAMAN CALLE 
ME LLAMAN CALLE 

CALLE SUFRIDA 
CALLE TRISTEZA 
DE TANTO AMAR 

ALA PURI 
ALA CARMEN ,CAROLINA, BIBIANA,PEREIRA,MARTA, 
MARGA,EDIT,MARSELA,JENY,TATIANA,RUDY,NANCY,MONICA,
MARIA MARIA 

ME LLAMAN CALLE 
ME LLAMAN CALLE 

CALLE SUFRIDA 
CALLE TRISTESA DE TANTO AMAR 

ME LLAMAN CALLE 
ME LLAMAN CALLE 

CALLE SUFRIDA 
CALLE TRISTEZA 
DE TANTO AMAR 

ALA PURI 
ALA CARMEN,CAROLINA,BIBIANA,PEREIRA ,MARTA, 
MARGA,EDI,MARSELA,JENY,TATIANA,RUDY, 
NANCY ,MONICA,MARIA,MARIA. 

ME LLAMAN CALLE 
ME LLAMAN CALLE 

CALLE SUFRIDA 
CALLE TRISTEZA DE TANTO AMAR 

ME LLAMAN CALLE 
ME LLAMAN CALLE 

CALLE SUFRIDA 
CALLE TRISTEZA DE TANTO AMAR 

AYER TE VI EN LA CALLE (ERNESTO CARDENAL)

Ayer te vi en la calle, Myriam, y
te vi tan bella, Myriam, que
(¡Cómo te explico qué bella te vi!)
Ni tú, Myriam, te puedes ver tan bella ni
imaginar que puedas ser tan bella para mí.
Y tan bella te vi que me parece que
ninguna mujer es más bella que tú
ni ningún enamorado ve ninguna mujer
tan bella, Myriam, como yo te veo a ti
y ni tú misma, Myriam, eres quizás tan bella
¡porque no puede ser real tanta belleza!
Que como yo te vi de bella ayer en la calle,
o como hoy me parece, Myriam, que te vi.

EL MEU CARRER - MI CALLE (JOAN MANUEL SERRAT)
El meu carrer
és fosc i tort,
té gust de port
i nom de poeta.
Estret i brut,
fa olor de gent
i té els balcons plens
de roba estesa.

El meu carrer
no val dos rals:
són cent portals
trencats a trossos
i una font on
van a abeurar
infants i gats,
coloms i gossos.

És un racó on mai no entra el sol,
un carrer qualsevol.

El meu carrer
té cinc fanals
perquè els xavals
llancin pedrades.
Hi ha una pensió
i tres forns de pa,
i un bar
a cada cantonada.

El meu carrera
és gent d'arreu
que penca i beu,
que sua i menja,
i es lleven amb
el primer sol,
i van al futbol
cada diumenge,

o a fer esparral al volantí,
o a fer un dòmino amb vi.

El meu carrer
és un infant
que va berenant
pa amb oli i sucre,
i juga a daus
i a "cavall fort",
mig bo, mig bord
escolà i cuca.

El meu carrer
del barri baix
viu al calaix
de les baldufes,
amb patacons,
i l'àlbum "Nestlé"
i ells trossos
d'una vella estufa.

I a poc a poc se'm fa malbé
el meu carrer.
Mi calle 
es oscura y torcida, 
tiene sabor a puerto 
y nombre de poeta. 
Estrecha y sucia, 
huele a gente 
y tiene los balcones llenos 
de ropa tendida.

Mi calle 
no vale dos reales: 
son cien portales 
rotos a pedazos 
y una fuente donde 
van a beber 
niños y gatos, 
palomas y perros.

Es un rincón donde nunca entra el sol, 
una calle cualquiera.

Mi calle 
tiene cinco faroles
para que los chavales 
tiren pedradas. 
Hay una pensión 
y tres panaderías,
y un bar 
en cada esquina.


Mi calle 
es gente de todas partes 
que curra y bebe, 
que suda y come, 
y se levantan con
el primer sol, 
y van al fútbol 
cada domingo,

o a pescar mojarras al volantín, 
o a jugar un dominó con vino.

Mi calle 
es un niño 
que va merendando 
pan con aceite y azúcar, 
y juega a los dados 
y a «cavall fort¹», 
a veces bueno, a veces borde, 
monaguillo y pillo.

Mi calle 
del barrio bajo 
vive en el cajón 
de las peonzas,
con los cromos 
y el álbum «Nestlé» 
y los trozos 
de una vieja estufa.

Y poco a poco se me va estropeando 
mi calle.


¹Cavall fort: juego infantil de calle


LAS CALLES (JORGE LUIS BORGES)



Las calles de Buenos Aires

ya son mi entraña.


No las ávidas calles,

incómodas de turba y ajetreo,

sino las calles desganadas del barrio,

casi invisibles de habituales,
enternecidas de penumbra y de ocaso
y aquellas más afuera
ajenas de árboles piadosos
donde austeras casitas apenas se aventuran,
abrumadas por inmortales distancias,
a perderse en la honda visión
de cielo y llanura.

Son para el solitario una promesa
porque millares de almas singulares las pueblan,
únicas ante Dios y en el tiempo
y sin duda preciosas.

Hacia el Oeste, el Norte y el Sur
se han desplegado -y son también la patria- las calles;
ojalá en los versos que trazo
estén esas banderas.

LA CALLE (TERCER CIELO)
Otra mañana mas 
me toca despertar sin deseo alguno 
de volverme a levantar 
no quiero escuchar las noticias que suenan siempre 
en mi barro al desayunar 
"¿supiste que mataron al hijo de don fulano?, llevaba 
tiempo que algo así se andaba el buscando" 
y lo encontró 

me duele el corazón y se me va la voz 
llorando al ver como se pierde mi generación 
los que vi crecer, con los que jugué 
los amigos que tuve en la escuela y tanto ame 
cuando me convertí dijeron que yo estaba loco 
que esta vida hay que gozarla porque no hay otra 

[Coro] 
la calle es como un banco que te puede prestar 
y luego con un interés muy alto comparar 
no se trata de dinero, y luego no podrás pagar 
mientras te va cobrando lo mejor te quitara 
la calle sabe que tu tienes potencial 
que Dios para tu vida tiene algo especial 
pero la calle viene y te brinda vanidad 
haciéndote creer que no te puedes escapar 
pero no es verdad 

recuerdo aquella vez 
fue un martes 16, el intento de asalto 
que hice con José, parecía que todo saldría 
bien, nos íbamos después de el dinero recoger 
¿quien iba a pensar que del bolso de una señora 
podrían salir dos disparos de una pistola? 
y nos impacto 

y 15 días después fue cuando desperté 
estuve al borde de la muerte pero me salve 
Dios me permitió volver a nacer 
aquel chance que yo tuve bien lo aproveche 
yo pregunte por José cuando volvió a mi mente 
alguien me dijo "no la hizo.. la bala fue en la frente" 

[Coro] 
la calle es como un banco que te puede prestar 
y luego con un interés muy alto comparar 
no se trata de dinero, y luego no podrás pagar 
mientras te va cobrando lo mejor te quitara 
la calle sabe que tu tienes potencial 
que Dios para tu vida tiene algo especial 
pero la calle viene y te brinda vanidad 
haciéndote creer que no te puedes escapar 
pero no es verdad 

tu puedes escapar 
tu puedes escapar
CALLE DE LA VERACRUZ (SALVADOR VALVERDE)
RECITADO DE JUAN LLIBRE
El cielo es el mismo cielo. El aire, el mismo aire.
La plaza, la misma plaza, con sus fuentes y sus arboles.
Y, a la sombra de la iglesia, el recodo de tu calle.
Tres cipreses del convento tras las tapias asomándose,
tres campanadas da la torre, que se pierden en el aire
y en las losas de la acera?.. tres viejas manchas de sangre.
¡Calle de la Veracruz!, aquí te lancé el ultraje
y aquí corte yo su vida, un Jueves Santo en la tarde.
Vengo de cumplir condena, calle que fuiste mi calle.
Calle del único amor que ha conocido mi sangre.
Vuelven mis ojos a verte tras de diez años de cárcel.
Nadie salió a recibirme. Mi libertad nadie sabe.
Desde la estación del pueblo No me he cruzado con nadie.
Mejor. Me hablarás tí misma. No quiero que otros me hablen.
Tengo miedo que me digan que no supiste esperarme.
El pueblo duerme la siesta. Están desiertas las calles.
Los guijarros echan fuego. Quema el aliento del aire.
Tu casa enfrente. ¡Diez años soñando con este instante!
Zaguán de rojos ladrillos, cancela de verde encajes,
patio de sombra y de sueño, ¡quién podrá nunca olvidarte!
¡Ah, los de la casa!…. Silencio. ¡A la paz de dios!…No hay nadie.
Asomas tú por el patio y, al verme, pierdes la calma
y te has puesto del color de los nardos al mirarme.
¡Buenas tardes!, digo yo. Y tú dices….¡Buenas tardes!
Sin dar crédito a tus ojos, perdido todo el coraje.
Muerto del corazón de angustia, viendo ante tí­ levantarse
un pasado de locura, de fuego, de infierno, de sangre,
de cielo de vida de muerte, de luz, de noche y de cárcel.
¡Diez años preso por ti! ¿No lo recuerdas?
¿No sabes que maté al que te ultrajó, en vísperas de casarme contigo
en la Veracruz, donde pregonó el ultraje?
No se han borrado las manchas de las losas de tu calle
Y ya de tu pensamiento, hace tiempo me borraste.
Te veo y no lo creo. ¡Te has casado! No me engañes,
esa alianza de oro lo va publicando al aire.
No esconda la mano atrás, más que traidora: cobarde.
¡Y eres tú quien tanto quise!
¡Y eres tú quien me juraste toda la vida quererme
y hasta la muerte esperarme!
No. No eres tú la mujer capaz de sacrificarse.
Mira. Me debes diez años. Mira que vengo a cobrarme.
No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague.
¡Hoy vamos a rendir cuentas!
¿Qué no grite? ¿Qué me calle? ¿Qué alguien duerme?
¡Oh!, es un niño, que corre a decirte: “Madre”.
Y se refugia en tus brazos. Y, con los ojos muy grandes,
me mira como asustado pidiendo que no te mate.
No quiero pedirte cuentas. No quiero verter más sangre.
Siento rotos cuerpo y alma. Vengo cansado de mi viaje.
¿Me das un poco de agua?….. Gracias. Ya estoy más tranquilo.
Ven, chaval, carita de ángel, ¿a quién te pareces tú?
En los ojos, a tú madre. ¿Cómo te llamas?
¿Franquito?  ¿Nada más?  Franquito Sanchez.
¿Cuántos años tienes? ¿Tres?…¡Como te querrá tu madre!
¿Me dejas besar al niño?….Gracias, ¡que dios se lo pague!
¡Me ha besado!….. ¡Me ha besado!
Hacía diez años que no me besaba nadie.
Mira, ¿Sabes que te digo?  No hagas caso de refranes
de plazos que no se cumplen ni deudas que no se pagan.
Mira….No me debes nada, adiós, que vuelvo a marcharme.
¡No!¡No!¡No!….No beses mi mano, que no soy santo ni mártir.
A éste debes la vida. ¡Dios le bendiga y le guarde!
¡Calle de la Veracruz!. Calle que fuiste mi calle.
Aunque nunca vuelva a verte, ¡quien podrá nunca olvidarte!


CALLE ANGOSTA (JOSÉ ZAVÁLA)
ALFONSO Y ZAVALA
VERSIÓN MERCEDES SOSA
VERSIÓN LOS CHALCHALEROS
VERSIÓN TAMARA CASTRO
VERSIÓN LOS QUILLA HUASI
VERSIÓN CARLOS TORRES VILA
VERSIÓN SOLEDAD PASTORUTTI
Calle angosta, calle angosta,
La de una vereda sola.
Yo te canto porque siempre
Estaras en mi memoria.

Sos la calle mas humilde
De mi tierra mercedina,
En los "alamos" comienzas
Y en el "molino" terminas.

Calle angosta, calle angosta,
Si me habran "ladrau" los "chocos"
Un tun... tun... quien es? ya estaba
A dos "picos" la tonada.
Calle angosta... calle angosta,
La de una vereda sola.

Tradicionales boliches,
Don Manuel y los Mirandas,
Frente cruzando las vias
Don Calixto . . . casi nada!

Cantores de aquel entonces
Alli en rueda se juntaban
Y en homenaje de criollos

Siempre lo nuestro cantaban
LA CALLE (JUAN LUIS GUERRA CON JUANES)
Tú me dijiste que la mañana 
se compraba con un beso 
y que la guerra estaba en venta 
y que la paz tenía su precio 

Que la política se viste 
de oro, plata y lino fino 
y lo que sale de la boca 
paga impuesto en el oído 

Que cada día es más angosto el camino 

Ay! que la calle está dura 
Que la calle está dura 
Ay! que el que no corre vuela 
Que el que no corre vuela 

Ay! que la luna se aleja 
Que la luna se aleja 
Ay ! me pregunto y medito 
Cuál es la raíz cuadrada de mi mismo ? 

Tú me dijiste que la mentira 
usaba lentes de contacto 
y que un zapato de Valentino 
se autoproclamó barato 

Que un arancel se enamoró 
de un tributario en zona franca 
Que la anestesia se fue a Londres 
a un congreso de turismo 

Que cada día trae su afán y te explico 

Ay! que la calle está dura 
Que la calle está dura 
Ay! que el que no corre vuela 
Que el que no corre vuela 

Ay! que la luna se aleja 
Que la luna se aleja 
Ay ! me pregunto y medito 
Cuál es la raíz cuadrada de mi mismo ? 

Bring it down ! 

Y que no hay favoritismos con el café 
El que primero cuela es el que va a beber 
Que Tchaikovsky era ruso y Debussy francés 
Cuando el río suena es que agua trae lo sé 

Que los clubes son trincheras de la societé 
Donde caben siete caben veintitrés 
Que la noche pinta buena para Star Trek 

Hey! Man, no te jueges con eso ! 

Ay! que la calle está dura 
Que la calle está dura 
Ay! que el que no corre vuela 
Que el que no corre vuela 

Ay! que la luna se aleja 
Que la luna se aleja 
Ay ! me pregunto y medito 
Cuál es la raíz cuadrada de mi mismo ? 

Love somebody 
Need somebody 
Love somebody 
Need somebody

CALLE CORRIENTES (HÉCTOR GAGLIARDI)
Mi linda calle corrientes,
sos de todos y de nadie,
vas cruzando Buenos Aires,
con tu ritmo diferente,
segura, tranquilamente,
coqueta, vivaz, risueña,
como una piba porteña,
que no ha cumplido los veinte.

Sos hija de luna park,
con avenida Madero,
y te acunan los carteros,
frente al correo central,
y después que te ajustás,
el talle con Leandro Alem,
saltas del "Yusten" hotel,
a conquistar la ciudad.

Te paran en San Martín,
silbando, los mensajeros,
y el seco repiqueteo,
de máquinas de escribir,
y te encontrás que al seguir,
sobre tus hombros y hastío,
cae un mantón que el tronío,
te lo trajo de Madrid.

Y te paras en Florida,
para ver que hay de nuevo,
si ves pasar un modelo,
se lo copiás enseguida,
y ya después más tranquila,
cuando llegas a Maipú,
recibis del "Marabú",
un tango de bienvenida.

Y ya más señora y dueña,
sos Corrientes la que manda,
y en la esquina de Esmeralda,
bajo las luces que sueñan,
presentás tu linea media,
"Maipo" "Odeón"y "Tabaris",
y me avisas si París,
no pide la contraseña.

Mezclás escalera real,
con generala servida,
Opera, Rex, pizzería,
obelisco, diagonal,
bolero sentimental,
milonga con variaciones,
trajes con dos pantalones,
y Teatro Nacional.

Salpicás rotiserías,
con cafecitos cortados,
del semillón de parado,
a sunday con leche fría,
olor a panadería,
mezclado con cambalache,
y empleados de rh,
que pasan de recorrida.

!Corrientes!, sos el pincel,
que disimula pesares,
imán de los arrabales,
que todos te quieren bien,
te acordás cuando Gardel,
el "morocho del abasto",
encontraba entre canastos,
su casa de Jean Jauré.

Sos hija del Luna Park,
con avenida Madero,
te canto porque te quiero,
banderín de la ciudad,
si tu punto terminal,
es el mio, Chacarita,
donde un coro de floristas,
nos cantan el funeral.

TRISTEZAS DE LA CALLE CORRIENTES
ANIBAL TROILO - FRANCISCO FIORENTINO

Calle
como valle
de monedas para el pan...
Río
sin desvío
donde sufre la ciudad...
¡Qué triste palidez tienen tus luces!
¡Tus letreros sueñan cruces!
¡Tus afiches carcajadas de cartón!

Risa
que precisa
la confianza del alcohol.
Llantos
hechos cantos
pa' vendernos un amor.
Mercado de las tristes alegrías...
¡Cambalache de caricias
donde cuelgan la ilusión!
Triste. ¡Si
por ser nuestra!
Triste. ¡Si,
porque sueñas!
Tu alegría es tristeza
y el dolor de la espera
te atraviesa...
¡Y con pálida luz
vivís llorando tus tristezas!
Triste. ¡Si,
por ser nuestra!
Triste. ¡Si,
por tu cruz!

Vagos
con halagos
de bohemia mundanal.
Pobres,
sin más cobres
que el anhelo de triunfar,
ablandan el camino de la espera
con la sangre toda llena
de cortados, en la mesa de algún bar.
Calle
como valle
de monedas para el pan...
Río
sin desvío
donde sufre la ciudad...
Los hombres te vendieron como a Cristo
y el puñal del obelisco
te desangra sin cesar.
CALLE DEL ARRABAL (DÁMASO ALONSO



Se me quedó en lo hondo

una visión tan clara,

que tengo que entornar los ojos cuando

pretendo recordarla.



A un lado, hay un calvero de solares;
enfrente, están las casas alineadas,
porque esperan que de un momento a otro
la Primavera pasará.
Las sábanas,
aún goteantes, penden de todas las ventanas.
El viento juega con el sol en ellas
y ellas ríen del juego y de la gracia.
Y hay las niñas bonitas
que se peinan al aire libre.
Cantan
los chicos de una escuela la lección.
Las once dan.
Por el arroyo pasa
un viejo cojitranco
que empuja su carrito de naranjas.

LOS CHICOS DE LA CALLE (PEDRO AZNAR)
Los chicos de la calle
dónde viven, nadie sabe
sus historias nunca nadie guardará
con el viento volarán
Los chicos de la calle
se imaginan desde el margen
que en el centro de la hoja alguien podrá
escribir "felicidad"
Andando entre los autos
nadie acierta con su edad
Sus ojos, piedra como la ciudad
Los chicos de la calle
no eligieron lo que hacen
ni el futuro les permitirá elegir
quiénes ser o adónde ir
Andando entre los autos
lo que esperan no es piedad,
apenas enfrentar un día más
Los chicos de la calle
dignidad en rotos trajes
pobre dios en carne viva y sin altar
no los baja de su cruz sólo rezar
Los chicos de la calle
no tendrán adulto el talle
más de veinte casi nadie cumplirá,
rara vez algunos más
Los chicos de la calle
son un grito aunque los callen
ya son tantos que serían un país
donde nadie fue feliz
Los chicos de la calle
dignidad en rotos trajes,
pobre dios en carne viva y sin altar
no los baja de su cruz sólo rezar
no los libra de su cruz sólo rezar
no los salva de su cruz sólo rezar
TODOS A LA CALLE (JOSÉ PASTOR)

a la puta calle
banqueros, políticos, científicos,
jueces, consejeros, asesores, psiquiatras,
ahora os toca a vosotros salir a la calle
a los barrios, a los parques
a los pueblos, a los campos
a pie, en autobús, en metro
en trenes regionales, en coche de línea o en bicicleta
a la puta calle
a comprar al mercado
a hacer cola en el banco
al ambulatorio, al dentista de la seguridad social
al INEM, a los colegios públicos, a los talleres
a la puta calle
a cavar zanjas
a subir al andamio
o a bajar a la mina
o a buscar trabajo
o aparcamiento
o amor
a mancharse
a arrimar el hombro
a derribar muros
a la puta calle
a beber vino de la casa
a comer el menú del día
a dormir en pensiones
a las cunetas
a hacer cuentas y cuentas
para intentar llegar a fin de mes
a la puta calle
así, tal vez,
cuando nos sentemos a hablar
tod@s sepamos
de que estamos hablando.
CALLE MELANCOLÍA (JOAQUÍN SABINA)
Como quien viaja a lomos de una yegua sombría,
por la ciudad camino, no preguntéis adónde.
Busco acaso un encuentro que me ilumine el día,
y no hallo más que puertas que niegan lo que esconden.
Las chimeneas vierten su vómito de humo
a un cielo cada vez más lejano y más alto.
Por las paredes ocres se desparrama el zumo
de una fruta de sangre crecida en el asfalto.
Ya el campo estará verde, debe ser Primavera,
cruza por mi mirada un tren interminable,
el barrio donde habito no es ninguna pradera,
desolado paisaje de antenas y de cables.
Vivo en el número siete, calle Melancolía.
Quiero mudarme hace años al barrio de la alegría.
Pero siempre que lo intento ha salido ya el tranvía
y en la escalera me siento a silbar mi melodía.
Como quien viaja a bordo de un barco enloquecido,
que viene de la noche y va a ninguna parte,
así mis pies descienden la cuesta del olvido,
fatigados de tanto andar sin encontrarte.
Luego, de vuelta a casa, enciendo un cigarrillo,
ordeno mis papeles, resuelvo un crucigrama;
me enfado con las sombras que pueblan los pasillos
y me abrazo a la ausencia que dejas en mi cama.
Trepo por tu recuerdo como una enredadera
que no encuentra ventanas donde agarrarse, soy
esa absurda epidemia que sufren las aceras,
si quieres encontrarme, ya sabes dónde estoy.
Vivo en el número siete, calle Melancolía.
Quiero mudarme hace años al barrio de la alegría.
Pero siempre que lo intento ha salido ya el tranvía
y en la escalera me siento a silbar mi melodía

CALLE (ALFONSINA STORNI)

Un callejón abierto
entre altos paredones grises.
A cada momento
la boca oscura de las puertas,
los tubos de los zaguanes,
trampas conductoras
a las catacumbas humanas,

¿No hay un escalofrío
en los zaguanes?
¿Un poco de terror
en la blancura ascendente
de una escalera?

Paso con premura.
Todo ojo que me mira
me multiplica y dispersa.

Un bosque de piernas,
un torbellino de círculos
rodantes,
una nube de gritos y ruidos,
me separan la cabeza del tronco,
las manos de los brazos,
el corazón del pecho,
los pies del cuerpo,
la voluntad de su engarce.

Arriba,
el cielo azul
aquieta su agua transparente:
Ciudades de oro
lo navegan

ARENA Y LIMO (JOAN MANUEL SERRAT)
Bajo el asfalto se mueren 
el limo y la arena 
de pena. 
En su vientre han sembrado hierros 
y cosechan piedras. 

Ni los navegan las lluvias 
ni los vuela el viento 
ni vieron 
de día madurar hembras 
y de noche luceros. 

Podrán, limo y arena, 
por ver la luna llena 
rasgar el negro manto 
del asfalto. 

Podrán, arena y limo, 
volver a ser camino. 

Del monte baja silbando 
viento de poniente 
caliente 
y un agrio perfume a pastos, 
y turbio el torrente. 

Y una tórtola, cegada 
por un sol que muerde, 
se pierde 
salpicando la mañana 
preñada de verde. 

Podrán, aroma y canto, 
correr bajo el asfalto. 
Podrán jugar y amarse 
y acunarse...
ESCENA DE CALLE EN MONTMARTRE - VINCENT VAN GOGH
LA CALLE BAVOLLE EN HONFLEUR - CLAUDE MONET
ESCENA DE CALLE - CASTERA BAZILE
CALLE DE PARIS, DÍA LLUVIOSO - GUSTAVE CAILLEBOTTE
LA CALLE CUAUHTEMOTZAN - EMILIO VAZ VIAUD
CALLE CAMINITO - OBRA COLECTIVA DISEÑADA POR BENITO QUINQUELA MARTIN
VISTA DE LA AVENIDA 9 DE JULIO -  UNA DE LAS MÁS ANCHAS DEL MUNDO BUENOS AIRES - ARGENTINA
DEBAJO FOTOGRAFÍAS DEL MOVIMIENTO PICTÓRICO STREET 3D