Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

21.1.16

CORRER





IMÁGENES DEL FILM FORREST GUMP DE ROBERT ZEMECKIS

“Correr por la mañana temprano es una bendición para todo el día”

Thoreau


VA CORRIENDO - CÉSAR VALLEJO


Va corriendo, andando, huyendo
de sus pies...
Va con dos nubes en su nube,
sentado apócrifo, en la mano insertos
sus tristes paras, sus entonces fúnebres.
Corre de todo, andando
entre protestas incoloras; huye
subiendo, huye
bajando, huye
a paso de sotana, huye
alzando al mal en brazos,
huye
directamente a sollozar a solas.
Adonde vaya,
lejos de sus fragosos, cáusticos talones,
lejos del aire, lejos de su viaje,
a fin de huir, huir y huir y huir
de sus pies hombre en dos pies, parado
de tánto huir habrá sed de correr.
¡Y ni el árbol, si endosa hierro de oro!
¡Y ni el hierro, si cubre su hojarasca!
Nada, sino sus pies,
nada sino su breve calofrío,
sus paras vivos, sus entonces vivos...

NACIMOS PARA CORRER - ANDRÉS CALAMARO
Se que estoy en el medio de ningún lugar, 
que todavía tengo mucho que perder. 
Y vivir ya no va a ser tan fácil, 
porque nacimos para correr. 

Muchos amigos que ya no están, 
me recuerdan la fortuna de existir, 
porque para correr primero hay que caminar 
y algún lugar a donde ir. 

No quiero saber cómo voy a terminar 
prefiero que ocurra y nada más. 
Se que voy a volver cuando pienses en mí, 
Nada más cuando pienses en mí. 

Y cada vez que suene mi canción, 
voy a volver a nacer otra vez. 
De momento me queda mucho por hacer, 
porque nacimos para correr.


CORRER POR LA VIDA - ISABEL WARA

Voy a encontrar tu sonrisa
entre estos matorrales de viento y hielo,
voy a escarbar el entierro de tu melancolía,
voy a abrir la puerta de la que aún no escapa tu tristeza,
voy a exprimir el agua de mi fe
y beberás conmigo
y saciarás tu sed
y así veré tu sonrisa
y escucharé tu nombre
y quebraremos el espejo
para correr, correr, correr,
para correr por la vida.
CORRER FRENTE A TI - LUIS ALBERTO SPINETTA
VERSIÓN EN MIAMI 1997
No me dejes 
como un reloj, 
que ya no marcará los momentos, 
sin tí 
Si es que duele el amanecer, 
pues yo me esconderé, 
y aún así, 
sabrás que hay cielo 
Correr frente a tí 
es un deporte, 
que yo hago en silencio 
Correr frente a tí 
es un deporte, 
que curto en secreto 
No me leas como un cartel, 
sin un diario de ayer 
que ya no dice absolutamente nada 
Si es que viene el anochecer 
pues yo me aislaré 
y aún así 
seré una estrella 
Correr frente a tí 
es un deporte, 
que yo hago en silencio 
Correr frente a tí 
es un deporte que curto en secreto 
Correr frente a tí 
i es un deporte, 
que curto en secreto, 
mi vida 
Correr amor correr 
correr frente a tí 
ya no tiene sentido, 
ignorar los momentos de la vida 
que pasan 
ya no tiene remedio 
la agonía de sentir 
que pierdo tu amor ahora 
justo ahora.


LA VIDA EMPIEZA A CORRER... - NICOLÁS GUILLÉN


La vida empieza a correr
de un manantial, como un río;
a veces, el cauce sube,
a veces, el cauce sube,
y otras se queda vacío.

Del manantial que brotó
para darte vida a ti,
ay, ni una gota quedó
para mí:
la tierra se lo bebió.

Aunque tú digas que no,
el mundo sabe que sí,
que ni una gota quedó
del manantial que brotó
para darte vida a ti.


SI NO HUBIERA QUE CORRER - REVOLVER
SI el camino fuera suave y si el cielo más azul, 
miraría el horizonte siempre como miras tú. 
Si pudiera ir más despacio, sin tropiezos ni traspiés, 

si el camino fuera suave, si no hubiera que correr.
Y aunque fuera necesario, no quisiera echar la hiel
si el camino fuera suave, si no hubiera que correr, que correr

Pero es duro, es salvaje, y no tiene compasión.
Te disparan por la espalda, aquí no existe el honor.
He visto caer a gente sin poder mover un pie.
Tambien vi como los fuertes no apostaban por su piel,
Y aunque fuera necesario, no quisiera echar la hiel
si el camino fuera suave, si no hubiera que correr, que correr.

Ya estoy en ninguna parte, ya no puedo regresar.
Son ya muchos treinta años para poner marcha atrás.
He gastado en esta histeria mi energia, mi ilusión,
masticando con firmeza que quizá, lo que importa no es jugar, sino ganar
Y aunque fuera necesario, no quisiera echar la hiel
si el camino fuera suave, si no hubiera que correr, que correr.

El aliento del destino quiza´s sople sobre mí.
Rogaré a Dios que me indique qué sendero he de seguir,
porque seguiré adelante aunque tenga que volar.
Quizás venda hasta mi alma sólo por poder llegar.
Y aunque fuera necesario, no quisiera echar la hiel
si el camino fuera suave, si no hubiera que correr, que correr

DEJA CORRER EL TIEMPO - JULIÁN MARCHENA

Deja correr el tiempo, que ya vendrá el olvido, 
y así como se adornan las secas ramazones 
de mágicos renuevos, tu corazón herido 
florecerá mañana con nuevas ilusiones.

No desesperes nunca. La sombra es precursora 
de la luz que hay en ti. Detrás de la amargura 
que empeña el cristal nítido de un alma soñadora 
irradia la sonrisa que todo lo depura.

Practica la severa virtud de ser sincero; 
fortalece tu espíritu para que seas blando, 
y si el dolor te hiere con su puñal certero 
¡sé como las guitarras que sollozan cantando!

No aventures tu paso más allá que la vida 
porque es abismo ignoto del cual nunca saldrás: 
en cada tumba un pájaro de vos adolorida 
como el cuervo de Poe responde “nunca más…”

Pero, eso sí, no dejes de sonreír a todo 
a través de la niebla de tu melancolía; 
derrama tu perfume, que es la bondad, al modo 
de una flor, aunque sepas que has de durar un día…

TENGO QUE CORRER - GILIAN CABRERA FRANCIA


TENGO QUE CORRER - LA DE ROBERTO
SÓLO LETRA

Tengo que correr 
A gran velocidad 
Dejar que el pavimento 
Absorba lo que siento 
Sin mirar atrás 
Tengo que escapar
 Dejar de pensar 
Respirar profundo 
Andar otro rumbo
 Buscar en espiral
 Porque viste en mi 
Algo que yo no vi 
Ya no estoy tan ciego 
Y el hombre que quiero 
Pronto brillará 
Pronto brillará 
Pronto brillará 
Rezará sus credos
 Se prenderá un fuego
 Y no se apagará
 Brillará por todo lo que fuimos
 Brillará por lo que aún no murió
 Tengo que mover Tanta electricidad
 Dejar que me consuman El viento y la bruma 
O ser un huracán 
Tengo que llegar Más allá del mal
 Que el agua y la espuma 
Bendigan la luna 
de este navegar 
Porque viste en mi 
Algo que yo no vi 
Ya no estoy tan ciego 
Y el hombre que quiero 
Pronto brillará Pronto brillará
Pronto brillará 
Rezará sus credos 
Se prenderá un fuego 
Y no se apagará 
Brillará por todo lo que fuimos
 Vibrará por lo que aún no murió

CORRER TRAS LA TORMENTA - MARIA LUISA HERAS VÁZQUEZ


Aspiraba el aroma sutil,
áspero ,seco y familiar,
a tierra mojada y húmeda,
indefinible ,indescriptible,
pero...muy muy agradable,
que se dejaba sentir siempre,
tras una breve tormenta,
a primeros de un verano,
de los que llegaban sin avisar
y se anunciaban con tormentas

Como la que dejo temblando,
todas las flores de los geranios,
y en el suelo todos los pétalos,
de los rosales más floridos..

Mientras un gran arco iris,
bello, sobre el cielo aún gris,
iluminado por un sol radiante,
abriéndose paso, se dejaba ver,
sobre las oscuras y densas nubes,
que veloces huían...empujadas,
por un viento silbante y rebelde;
no se sabía, bien bien, hacia donde.

Pero entraban deseos imperiosos,
de correr y correr tras ellas...
para volver a sentir la tormenta.
Sin percibir que el viento cesaba
el arco iris se desvanecía...
y las nubes se difuminaban...
dejando aquel olor a tormenta,
sobre la tierra mojada y húmeda.

TUVE QUE CORRER - ANTONIO VEGA
Tuve que correr
cuando la vida dijo: "ve"

No hubo manera de pararme
Correr que fue volar

Beber de un solo trago todo el mar
Y no sació mi sed el agua

Tomé el sendero sin saber
que me alejaba para no volver

Dulce como miel
probar el roce de su piel

Ella en el suelo, yo en el aire
Dulce pero cruel
llenó mi mundo de papel

Jamás pensé que llegaría a helarme
Que perdería el calor
y con el tiempo la razón

En el camino tropecé
con esa piedra desde la que arranqué

Tomé el sendero sin saber
que me alejaba para no volver

En el camino encontré
lo que jamás pensé tener

Tuve que correr
cuando en el viento pude oír
que igual que vine habría de marcharme,
que como vine habría de marcharme

CORRIENDO VAN POR LA VEGA - JOSÉ ZORRILLA

Corriendo van por la vega
a las puertas de Granada
hasta cuarenta gomeles
y el capitán que los manda.
Al entrar en la ciudad,
parando su yegua blanca,
le dijo éste a una mujer
que entre sus brazos lloraba:
«Enjuga el llanto, cristiana
no me atormentes así,
que tengo yo, mi sultana,
un nuevo Edén para ti.
Tengo un palacio en Granada,
tengo jardines y flores,
tengo una fuente dorada
con más de cien surtidores,
y en la vega del Genil
tengo parda fortaleza,
que será reina entre mil
cuando encierre tu belleza.
Y sobre toda una orilla
extiendo mi señorío;
ni en Córdoba ni en Sevilla
hay un parque como el mio.
Allí la altiva palmera
y el encendido granado,
junto a la frondosa higuera,
cubren el valle y collado.
Allí el robusto nogal,
allí el nópalo amarillo,
allí el sombrío moral
crecen al pie del castillo.
Y olmos tengo en mi alameda
que hasta el cielo se levantan
y en redes de plata y seda
tengo pájaros que cantan.
Y tú mi sultana eres,
que desiertos mis salones
están, mi harén sin mujeres,
mis oídos sin canciones.
Yo te daré terciopelos
y perfumes orientales;
de Grecia te traeré velos
y de Cachemira chales.
Y te dará blancas plumas
para que adornes tu frente,
más blanca que las espumas
de nuestros mares de Oriente.
Y perlas para el cabello,
y baños para el calor,
y collares para el cuello;
para los labios... ¡amor!»
«¿Qué me valen tus riquezas
-respondióle la cristiana-,
si me quitas a mi padre,
mis amigos y mis damas?
Vuélveme, vuélveme, moro
a mi padre y a mi patria,
que mis torres de León
valen más que tu Granada.»
Escuchóla en paz el moro,
y manoseando su barba,
dijo como quien medita,
en la mejilla una lágrima:
«Si tus castillos mejores
que nuestros jardines son,
y son más bellas tus flores,
por ser tuyas, en León,
y tú diste tus amores
a alguno de tus guerreros,
hurí del Edén, no llores;
vete con tus caballeros.»
Y dándole su caballo
y la mitad de su guardia,
el capitán de los moros
volvió en silencio la espalda.

SALIR CORRIENDO - AMARAL
EN VIÑA DEL MAR 2006
Nadie puede guardar toda el agua del mar
en un vaso de cristal
¿cuántas gotas tienes que dejar caer 
hasta ver la marea crecer? 
¿cuántas veces te ha hecho sonreír? 
esta no es manera de vivir 
¿cuántas lágrimas puedes guardar 
en tu vaso de cristal?
si tienes miedo, si estás sufriendo 
tienes que gritar y salir, salir corriendo
¿cuántos golpes dan las olas 
a lo largo del día en las rocas?
¿cuántos peces tienes que pescar 
para hacer un desierto del fondo del mar? 
¿cuántas veces te ha hecho callar? 
¿cuánto tiempo crees que aguantarás? 
¿cuántas lágrimas vas a guardar 
en tu vaso de cristal?
si tienes miedo, si estás sufriendo 
tienes que gritar y salir, salir corriendo

REFLEXIÓN DE UN CORREDOR - JESÚS ADRIÁN ROMERO
El sonido de mis pies sobre la tierra, se ha convertido en una nueva forma de expresión; en ocasiones cada paso viene a representar: palabras de una oración, letras de una canción, gemidos de un clamor.

El correr me permite alejarme de todo y experimentar la soledad que a veces es tan necesaria. Allí puedo encontrarme conmigo mismo y con Dios.

Más que un ejercicio el correr se ha convertido en un lenguaje, una manera nueva de comunicarme con Dios y un canal para que él se comunique conmigo, ya han sido cientos de horas y miles de kilómetros practicando esta nueva forma de comunicación. A veces en el desierto, a veces en la ciudad, a veces en lugares de mucha necesidad, la soledad de esas largas carreras me permite escuchar con más claridad la voz de Dios, han sido muchas las ocasiones en las que he sentido su amor y escuchado su voz a través de la creación, diciéndome que todo lo creó para llamar mi atención, para conquistarme, para alegrar mi corazón.

Con el paso de los años me he dado cuenta que estos tiempos de correr han hecho que para mí, Dios se vuelva más real, más cercano, más natural, deja de ser solo un concepto y ser convierte en mi amigo, en mi compañero, he aprendido a verlo no solo en la naturaleza, pero también en la gente que se cruza en mi camino, lo he visto en el rostro de un vendedor en el mercado, pero sobre todo lo he visto con más claridad en gente necesitada, el día de ayer lo vi, en un niño de la calle. Fue tan real… fue más claro que la luna.

LA DESPEDIDA - FITO PAÉZ
Algo se detuvo en punto muerto 
y fue tan grande ese silencio, fue tan grande el desamor 
restos de un navío que encallaba 
yo te quise, yo te amaba 
no se bien lo qué pasó 

Cuando los jazmines no perfuman 
cuando sólo vemos bruma 
cuando el cuento terminó 

Todo nos parece intranscendente 
no es cuestión de edad o suerte 
de esto se trata el amor 

Tengo que correr, tienes que correr a toda velocidad 
a toda velocidad .... 

Veo tus pupilas descubriendo algún Chagall 
en el invierno, creo del '83 
yo estoy a tu lado revolviendo, ordenando libros 
viejos que leí pero olvidé 

Besos de tu madre en el teléfono 
y la lluvia es un espejo que me ayuda a verte bien 
oigo tu sonrisa que ilumina el estudio y la cocina 
entre las copas y el café 

Tengo que correr, tienes que correr a toda velocidad 
a toda velocidad ... 

Sabe amargo el licor, de las cosas queridas 
se acabó lo mejor, quién nos quita esta herida 
tu me pierdes a mí yo te doy por perdida 
es la hora de huir, la despedida, 
la despedida ... 

Tengo que correr, tienes que correr a toda velocidad 
a toda velocidad ...


ANTIGUA PINTURA GRIEGA
CORRIENDO POR LA PLAYA - JOAQUÍN SOROLLA
 DOS MUJERES CORRIENDO EN LA PLAYA - PABLO PICASSO
 EL CORREDOR - MANOLO LÓPEZ FUENTES
 NIÑO CORRIENDO - NIEVES MACÍAS