Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

8.1.16

PEREZAS

IMÁGENES DE JAMES DEAN EN EL FILM REBELDE SIN CAUSA
IMÁGENES DE NORMAN BRISKY Y NORMA ALEANDRO EN EL FILM LA FIACA

LA PEREZA (HENRI MICHAUX)
El alma adora nadar.
Para nadar es preciso extenderse sobre el vientre. El alma se disloca y huye. Huye nadando. (Si vuestra alma huye cuando os encontráis de pie, o sentados, o con las rodillas o los codos doblados, para cada posición corporal diferente el alma partirá con un modo de andar y una forma también diferentes; esto lo estableceré más tarde).
Se habla a menudo de volar. No es eso. Lo que hace el alma es nadar. Nada como las serpientes y las anguilas; nunca de otro modo.
Numerosas personas tienen así un alma que adora nadar. Se las denomina vulgarmente perezosas. Cuando el alma a través del vientre abandona el cuerpo para nadar, se produce una liberación tal de no sé qué; es como un abandono, como un goce, como una relajación tan íntima...
El alma va a nadar en la caja de la escalera o en la calle, según la timidez o la audacia del hombre, pues siempre guarda un hilo entre ella y él, y si este hilo se rompiese (es a menudo muy delgado aunque se precisaría una fuerza espantosa para romperlo) sería terrible para ambos (tanto para ella como para él).
Cuando se encuentra pues el alma nadando a lo lejos, gracias a este simple hilo que liga al hombre con el alma, se derraman volúmenes y volúmenes de una especie de materia espiritual, como el barro, como el mercurio o como el gas -goce sin fin.
Por eso el perezoso vuélvese cerril. No cambiará nunca. Por eso es también que la pereza es la madre de todos los vicios. ¿Hay acaso algo más egoísta que la pereza?
La pereza tiene también fundamentos que el orgullo no posee.
Pero siempre la gente se encarniza con los perezosos.
Cuando están recostados los golpean, les echan agua fría sobre la cabeza; no les queda otra cosa que apresurarse a hacer regresar su alma. Os miran entonces con esa mirada de odio tan conocida y que observamos particularmente en los niños.
EL PEREZOSO (NACHA GUEVARA)














Nacha: ¿Y ahora con qué seguimos? 
Alberto: ¿Te gustaría seguir con la canción del perezoso? 
Nacha: Hm, ¿Te parece? 
Alberto: Sí, yo creo que sí 
Nacha: Bueno, a ver... 
Todos conocemos gente haragana, que tiene la cabeza en las nubes. Pero hay un animal haragán que tiene los pies en las nubes. Es el perezoso. En realidad, para cantar esta canción, yo tendría que colgarme de los pies, pero estuve probando y me resulta un poco incómodo, así que si ustedes son tan amables y para escucharla se paran sobre sus cabezotas vamos a obtener, más o menos, el mismo efecto.

Un perezoso es lo que soy 
Feliz conmigo estoy 
Vivo una vida llena de paz 
A mi me gusta vagar 
Tengo tres dedos en cada pie 
Lo que hace un total de seis 
Y frutas y flores para comer 
Qué hermoso ser perezoso 
El mundo está lleno de honradez 
Si se lo ve al revés 
Aquí las penas son alegrías 
No existen las caídas 
Me gusta ver revolotear 
Las moscas y las polillas 
E imaginar las maravillas que haría gustoso 
Si no fuera un perezoso 
Hubiera inventado el paraguas 
Y escalado un día el Aconcagua 
Me habría casado con una alquimista 
Y sería el más grande de los deportistas 
Tocar muy bien el clarinete 
Poner una fábrica de hacer zoquetes 
Atrapar algún ladrón 
Ser un faraón 
Ser un millonario 
Dirigir un diario 
Y pintar la Mona Lisa 
Los domingos ir temprano a misa 
Escribir las nueve sinfonías en un solo día 
No es que me falta a mi talento 
Lo que me falta es tiempo 
Y paso la vida de rama en rama 
Los árboles son mi cama 
Me gusta sentir la languidez 
De estar colgado de los pies 
Mientras los castores, siempre apurados 
Corren para todos lados 
Yo miro el cielo
A través de mis dedos 
Qué hermoso 
Ser perezoso

EL PINTOR PEREZA (CARLOS PEZOA VÉLIZ)

Este es un artista de paleta añeja
que usa una cachimba de color coñac
y habita una boharda de ventana vieja
donde un reloj viejo masculla: tic tac...

Tendido a la larga sobre un mueble inválido,

un bostezo larga, y otro, y otro: ¡tres!

¡Diablo de muchacho, pobre diablo escuálido,

pero con modorras de viejo burgués!


Cerca de él, cigarros fingen los pinceles,

sobre la paleta de extraño color:

sus últimos toques fueron dos claveles

para un cuadro sobre cuestiones de amor.

Cerca un lápiz negro de familia Faber

enristra la punta como un alfiler;

hay tufo a sudores y olor a cadáver,

hay tufo a modorras y olor a mujer.


Juan Pereza fuma, Juan Pereza fuma

en una cachimba de color coñac,

y mira unos cuadros repletos de bruma

sobre un hecho que hubo cerca del Rimac.


El pintor no lee. La lectura agobia,

y anteojos de bruma pone en la nariz;

Juan odia los libros, ve horrible a su novia,

y todas las cosas con máscara gris.


Su mal es el mismo de los vagabundos:

fatiga, neurosis, anemia moral,

sensaciones raras, sueños errabundos

que vagan en busca de un vago ideal.


Ni piensa, ni pinta, ni el humor ingenia.

¡Qué ha de pintar, si halla todo sin color!

Tiene hipocondría, tiene neurastenia,

y hace un gesto de asco si oye hablar de amor.


Mira un cuadro antiguo sin pensar en nada,

mira el techo, el humo, las flores, el mar,

una barca inglesa que ha tiempo está anclada

y unas acuarelas a medio empezar.


De un escritorillo sobre la cubierta

un ramo de rosas chorrea placer

y una obra moderna, rasgada y abierta,

muestra sus encantos como una mujer.


El pintor no lee. La lectura agobia:

Juan Valjean es bruto, necio Tartarín;

Juan odia los libros, ve horrible a su novia

y muere en silencio, de tedio, de esplín.


Sudores espesos empapan los oros

que el lacio cabello recoge del sol,

y se abren al beso del aire los poros

del rostro manchado con tintas de alcohol.

Y mientras el meollo puebla un chiste rancio,

que dicho con gracia fuera original,

una flor de moda muere de cansancio

sobre la solapa donde está el ojal.


Hay planchas que esperan el baño potásico;

un cuadro de otoño y una mancha gris,

una oleografía de un poeta clásico

con gestos de piedra y ojuelos de miss.


Juan Pereza fuma, Juan Pereza fuma

en una cachimba de color coñac,

y enfermo incurable de una larga bruma,

oye un reloj viejo que dice: tic tac...


Ni piensa ni pinta, ni el humor ingenia.

¡Qué ha de pintar si halla todo color gris!

Tiene hipocondría, tiene neurastenia

y anteojos de brumas sobre la nariz.


Así pasa el tiempo. Solo, solo el cuarto...

Solo Juan Pereza, sin hablar. ¿De qué?

Flojo y aburrido como un gran lagarto,

muerta la esperanza, difunta la fe.


La madre está lejos. A morir empieza,

allá donde el padre sirve un puesto ad hoc;

no le escribe nunca porque la pereza

le esconde la pluma, la tinta o el block.


Hace ya diez años que en el tren nocturno

y en un vagón de última dejó la ciudad;

iba un desertado recluta de turno

y una moza flaca de marchita edad.


Un gringo de gorra pensaba, pensaba...

Luego un cigarrillo... Y otro. ¿Fuma usted?

Luego un frasco cuyo líquido apuraba

para tanta pena, para tanta sed.


¡Tanta pena, tanta! Su llanto salobre

secaba una vieja de andrajoso ajuar;

iba un mercachifle y un ratero pobre

y una lamparilla que hacía llorar.


La vida... Sus penas. ¡Chocheces de antaño!

Se sufre, se sufre. ¿Por qué? ¡Porque sí!

Se sufre, se sufre... Y así pasa un año...

y otro año... ¡Qué diablo! la vida es así.


YENDO DE LA CAMA AL LIVING (CHARLY GARCÍA)
Podés pasear en limousine 
cortar las flores del jardín 
podés cambiar el sol 
y esconderte si no quieres verme. 
Puedes ver amanecer 
con caviar desde un hotel 
y no tienes un poquito de amor para dar. 
Yendo de la cama al living 
sientes el encierro 
yendo de la cama al living. 
Podés saltar de un trampolín 
batir un record en patín 
podés hacer un gol, 
podés llevar tu luna al cielo 
puedes ser un gran campeón 
jugar en la Selección 
y no tienes un poquito de amor para dar. 
Yendo de la cama al living 
sientes el encierro 
yendo de la cama al living. 
Oh no no no 
no hay ninguna vibración 
aunque vives en el mundo de cine 
no hay señales de algo que vive en mí. 
Voy yendo de la cama al living 
sientes el encierro 
voy yendo de la cama al living
A LA PEREZA (MANUEL BRETÓN DE LOS HERREROS)

¡Qué dulce es una cama regalada!
¡Qué necio, el que madruga con la aurora,
aunque las musas digan que enamora
oír cantar un ave la alborada!

¡Oh, qué lindo en poltrona dilatada

reposar una hora, y otra hora!

Comer, holgar..., ¡Qué vida encantadora,

sin ser de nadie y sin pensar en nada!


¡Salve, oh Pereza! En tu macizo templo

ya, tendido a la larga, me acomodo.

De tus graves alumnos el ejemplo


me arrastra bostezando; y, de tal modo

tu estúpida modorra a entrarme empieza,

que no acabo el soneto... de per...
EL QUE ATRASÓ EL RELOJ (ENRIQUE CADÍCAMO)
VERSIÓN TITA MERELLO
VERSIÓN CARLOS GARDEL
VERSIÓN ALBERTO CASTILLO
¡Che, Pepino,

levantate 'e la catrera,

que se ha roto la tijera

de cortar el bacalao.

¿Qué te has creído?

¿Qué dormís pa' que yo cinche?

¡Andá a buscar otro guinche

si tenés sueño pesao!

¡Guarda, que te cacha el porvenir!

¡Ojo, que hoy anda el vento a la rastra

y el que tiene guita, lastra,

y el que no, se hace faquir!



¿Querés que me deschave

y diga quién sos vos?

¡Vos sos, che, vagoneta,

el que atrasó el reloj!



¿Con qué herramienta te ganás la vida?

¿Con qué ventaja te ponés mi ropa?

¡Se me acabó el reparto e' salvavidas!

Cachá esta onda: ¡se acabó la sopa!

¡A ver si cobrás un poco impulso,

pa' que esta vida de ojo no se alargue!

¡Ya estoy en llanta de llevarte a pulso,

buscate un changador pa' que te cargue!

Si hasta creo
que naciste de un carozo...
¡Sos más frío que un bufoso!
¡Ya no te puedo aguantar!
En la sangre me pusiste una bombilla,
y hoy me serruchás la silla
cuando me quiero sentar.
¡De esta ya no te salva ni el gong!
¡Guarda, que se me pianta la fiera!
Levantate 'e la catrera,
que voy a quemar el colchón.
abrir vídeo no playeradicionar no player


CALMA CHICHA (MARIO BENEDETTI)

Esperando que el viento
doble tus ramas

que el nivel de las aguas
llegue a tu arena

esperando que el cielo
forme tu barro

y que a tus pies la tierra
se mueve sola

pueblo
estás quieto

cómo
no sabes

cómo no sabes
todavía

que eres el viento
la marca

que eres la lluvia
el terremoto.
PERDIDO EN MI HABITACIÓN (MECANO)
Perdido en mi habitación
sin saber que hacer
se me pasa el tiempo
Perdido en mi habitación
entre un montón
de discos revueltos
Enciendo el televisor
me pongo a fumar
bebo una cerveza para merendar
y me voy a emborrachar
de tanto beber
no paro de hablar
con esa pared
Perdido en mi habitación
busco en el cajón
alguna pastilla
que me pueda relajar
me pueda quitar
un poco de angustia
No se que libro mirar
que revista ver
la tele se acaba que se puede hacer
mi mente empieza a vibrar
de tanto pensar
ya no hay nada claro
en mi soledad
Perdido en mi habitación
con todo al revés
se pasan las horas sin saber que hacer
perdido en mi habitación
con todo al revés
se pasan las horas sin saber que hacer

perdido en mi habitación
con todo al revés
se pasan las horas sin saber que hacer
perdido en mi habitación
con todo al revés
se pasan las horas sin saber que hacer
Estribillo

SIN TREGUA (ALMAFUERTE)
CANTADO POR ALBERTO CORTEZ-SÓLO LETRA

¡Levántate, holgazán!... ¿Ves el conjunto,
la gloriosa verdad de las estrellas?
Pues sabe que sin tí, sombra, trasunto,
dejarían de andar y ser bellas;
¡Porque basta que ceda un solo punto
para verlas caer a todas ellas!
¡Levántate, holgazán; vibre tu pulpa:
peligra el universo por tu culpa!
II
Nadie te dice, nadie, que no sueñes
y la luz de otros tiempos no vislumbres;
que sin haber subido te despeñes,
y a vivir despeñado te acostumbres;
que la visión angélica desdeñes
de la paz que sospechas en las cumbres.
¡Mas de tus sueños de holgazán no hables,
porque tienen que ser muy miserables!
III
Llénate de ambición. Ten el empeño;
ten la más loca, la más alta mira;
No NEW_CM_TEMA ser espíritu, ser sueño,
ser ilusión, ser ángel, ser mentira.
La verdad es un molde, es un diseño
que rellena mejor quien más delira...
¿Que la ciencia es brutal y que no sueña?
¡Eso lo afirma el asno que la enseña!
IV
Naciste en el peldaño de una escala,
no en el seno confuso de una nube;
Con el Cetro en las manos o la Pala,
pero raudo y audaz como un querube;
Si no son los peldaños, es el ala
que te despiertas y que te grita... ¡sube!...
¡Sube sin timidez, no te abandones;
Si te asusta volar, hay escalones!
V
Yantar bien, dormir bien, es lo de menos;
pero soñar lo menos es afrenta.
No es digno del dolor romper los frenos
tan solo por la vianda suculenta.
¡Delante de un redil de vientres llenos
prefiero yo, la humanidad hambrienta!
Ten una vez, hermano, la inmodestia
de pensarte mas hombre que una bestia.
¡Levántate, holgazán, vibre tu pulpa...
peligra el Universo por tu culpa!.

FREE NELSON MANDELA (QUILAPAYÚN)
"Ya son las once y media y tú en la cama"
-me dijo mi morena gozadora-
"¿no crees que ya iría siendo hora
de hacer un sacrificio por la causa?".
Le dije, encendiendo un cigarrillo:
"El mundo se está hundiendo en la demencia,
y tú haciendo gala de inconsciencia
me pones entre el yunque y el martillo"

¡Free, Nelson Mandela set him... Free!

Después me reprochó por haber vuelto
cocido, tipo tres de la mañana;
de haberla despertado con mis ganas
de transgredir el sexto mandamiento.
Le dije: "Qui va piano va lontano,
la paz es solamente provisoria,
y no es por levantarme que la historia
va a amanecer un poco más temprano".

Le dije que no hiciera una tormenta
en una simple copa de vinacho,
que no era por ponerme vivaracho,
que es duro de llegar a los cuarenta.
"Mañana tal vez no estaré contigo
y el mundo no será sino una ruina,
¿por qué no te lo tomas con andina
y vienes a pecar aquí conmigo?".

LOS EJES DE MI CARRETA (ROMILDO RISSO-ATAHUALPA YUPANQUI)
VERSIÓN DE FACUNDO CABRAL
Porque no engraso los ejes 
me llaman abandonao 
si a mi me gusta que suenen 
pa' que los quiero engrasar 

Es demasiado aburrido 
seguir y seguir la huella 
andar y andar los caminos 
sin nada que me entretenga 

No necesito silencio, 
yo no tengo en quien pensar 
Tenia, pero hace tiempo, 
ahora ya no tengo más 

Los ejes de mi carreta 
nunca los voy a engrasar
LA PEREZA - PIETER BRUEGHEL
PEREZA - JACQUES CALLOT
PARÁBOLA DEL TRIGO Y LA CIZAÑA - ABRAHAM BLOEMAERT
LA PEREZA DEL IMPOSIBLE - JORDI GAMÓN BLANCH
PEREZA - DENIS BERRIOS