Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

3.6.14

SEMILLAS


IMAGEN DE JAMES DEAN EN EL FILM AL ESTE DEL EDÉN DE ELIA KAZAN CUANDO SU PERSONAJE DISFRUTA CON EL CAMPO DE FRIJOLES QUE ARRENDÓ PARA AYUDAR A SU PADRE
 EL PENSAMIENTO ES LA SEMILLA DE LA ACCIÓN (RALPH WALDO EMERSON)


SEMILLA DE CEIBA (CECILIA BALZÁZAR)

Prodigiosa semilla en las alas del viento

pupila diminuta en el azul del día

óvalo negro del empinado parto de las ceibas 
Vuela sin rumbo fijo
en la liviana lana tejida en las alturas
Giros en las ruletas del viento de la tarde
Torbellinos, remansos
Cándido juego
en múltiples columpios suspendido
Besa la tierra y huye
carga su propia muerte
y el azar absoluto

la convierte en placenta

o en simple grano inane


LA SEMILLA (LAS PELOTAS)
Mirando la semilla cuando sale, qué misterio traerá 
qué es lo que busca, alguna vez creíste en los cuentos de niños
y en las virtudes de las hadas 

Y otra vez de nuevo, hasta donde dé, tú sabes 
y otra vez de nuevo, hasta donde dé, tú sabes 

Si no quieres más te vale, si estás aquí 
nunca te preguntas, nunca te preguntas 

Cuántos días, cuántas veces, llevará aprender 
quien no puede ver, que siempre quieren más 
sólo ambición, sólo más poder 

Dónde fueron, los que fueron, dónde está el porvenir 
nunca te preguntas, nunca te preguntas 

Si no quieres más te vale, dónde está el porvenir 
nunca te preguntas, nunca te preguntas




Semilla—cemento (RICARDO GÓMEZ LÓPEZ)


Estábamos
                    en el campo
y plantamos
                    una ciudad.
Lástima
                    que no
                              podamos podar
los edificios.

SEMILLAS (ANTONIO OROZCO)
Abre la ventana y déjalas

que lleguen a tu cama

y déjate llevar.

Abre la ventana y déjalas

que lleguen a tu cama

y déjate llevar.



Andaba buscando y me encontré

semillas de mi alma que esparcí

por el aire
que sopla de nuevo hacia tu casa
semillas repletas de sueños me encontré.

Y tu cuerpo desnudo al despertar
inquieta tu mente al descubrir
que en el aire
flotaban mis sueños encerrados
en semillas que flotan a cientos sobre ti.
Sobre ti...

Cógelas y siémbralas en la maceta blanca
que tienes en tu ventana,
porque de ahí nacerán las caricias que hoy
te faltan, y mil razones para amar.
Cógelas y siémbralas en la maceta blanca
que tienes en tu ventana,
porque de ahí nacerán las caricias que hoy
te faltan, y mil razones para amar.

Andaba pintando y dibujé
un barco de vela y navegué por tu cielo,
donde cultivo el mar con las estrellas
que resultan semillas de vida que encontré.

Y me sumerjo en tu cielo y veo al fin
que recoges simientes que esparcí por el aire,
donde flotaban mis sueños encerrados
en semillas que flotan a cientos sobre ti.
Sobre ti...

Cógelas y siémbralas en la maceta blanca
que tienes en tu ventana,
porque de ahí nacerán las caricias que hoy
te faltan, y mil razones para amar.
Cógelas y siémbralas en la maceta blanca
que tienes en tu ventana,
porque de ahí nacerán las caricias que hoy
te faltan, y mil razones para amar.

Abre la ventana y déjalas
que lleguen a tu cama
y déjate llevar.

Cógelas y siémbralas en la maceta blanca
que tienes en tu ventana,
porque de ahí nacerán las caricias que hoy
te faltan, y mil razones para amar.

SEMILLA-MEMORIA (MICHEL FEUGAIN)


La memoria me recuerda que estoy aquí

la única pared que me salva

es donde

está colgada la foto de un ser querido



Pienso que soy una semilla

y tú, la tierra

que soy un vaso,

que soy la vela


que si tú eres un grito
yo he de ser el silencio


SOMOS LA SEMILLA (RICKY MARTIN)
Tú y yo locura de amor

cuando el uno aprende a ser dos

En la pasión

y a viajar y a soñar y soñar

de corazón

Y ahora sé bien donde voy

donde iré por ti, mi amor



Somos la semilla

de una nueva vida
Y de cada pena
haremos una risa.....(se repite)

Al pensar con el corazón
tú y yo llevamos razón
porque el amor
sólo da la verdad, de verdad
sin condición
Por eso sé bien dónde voy
donde iré por ti, mi amor

Somos la semilla
de una nueva vida
Y de cada pena
haremos una risa....(se repite)

Tu boca en mi boca
mi piel en tu piel
bebiendo tu agua con mi sed
somos la semilla

Tu mano en mi mano
tu piel en mi piel
Juntando mi aroma con tu miel
somos la semilla

Somos la semilla
de una nueva vida
y de cada pena
haremos una risa.....(se repite)

CUANDO CUENTO LAS SEMILLAS (EMILY DICKINSON)

Cuando cuento las semillas
sembradas allá abajo
para florecer así, lado a lado;

cuando examino a la gente
que tan bajo yace
para llegar tan alto;

cuando creo que el jardín 
que no verán los mortales
siega el azar sus capullos
y sortea a esta abeja,
puedo prescindir del verano, sin queja.

LA SEMILLA (LA  PACHAMAMA)
Pachamama me ha contado que le están haciendo daño 

Esas nuevas maquinarias no la tratan con cuidado 

Esos ricos por herencia pero pobres de conciencia 

Cosechan y recosechan los campos de nuestra tierra. 



Llorando por los rincones recordando aquellos tiempos 

En que la mano del hombre la trataba con respeto 

Esperando que algún día se termine esta mentira 

Que su pueblo la reclame, Pachamama tierra mía. 

¿Dónde se quedaron esos tiempos? 
Que te regaba la lluvia y te acariciaba el viento. 
¿Cuándo perdimos la cordura? 
Y dejamos que el progreso te haga esto y te destruya.

LA SEMILLA (JORGE DEBRAVO)

Huele esta tierra fresca, hermano mío, maestro.

Es poderosa y dulce entre las manos.

Quiere escaparse, a veces, cual si estuviera viva.

Es tierra americana, de Costa Rica, tierra

que bosteza de noche pidiendo más semillas,

más arados, más brazos, más ternura.



Hermano mío, maestro, los hombres todos somos

las semillas del mundo..


Nos derramamos locos sobre la tierra. Locos
nos clavamos en ella, hundimos las raíces
y crecemos..

Tú eres una semilla, hermano mío.

La semilla escogida por las otras semillas
para que oiga la tierra
y nos diga la forma de arraigarnos.
la forma de chupar los minerales,
la forma de curvarnos contra el viento.

Debes ser buena, fresca, valerosa semilla.

Debes ser dulce, honda, delicada semilla.

SEMILLA NEGRA (RADIO FUTURA)


Ese beso entregado al aire es para ti

fruta que has de comer mañana.

Guarda la semilla porque estoy en él

y hazme crecer

en una tierra lejana.



Si me llevas contigo

prometo ser ligero como la brisa
y decirte al oído
secretos que harán brotar tu risa.

Esos ojos detrás del cristal
son dos negros cautivos
cruzando el mar.
Por la noche estaré solo en la selva,
qué voy a hacer
esperando a que vuelvas.

Si me llevas contigo
prometo ser ligero como la brisa
y decirte al oído
secretos que harán brotar tu risa.

Yo tengo un pensamiento vagabundo,
voy a seguir tus pasos por el mundo.
Aunque tú ya no estás aquí
te sentiré
por la materia que me une a ti
por la materia que me une a ti
por la materia que me une a ti...

Semilla Negra,
Semilla Negra,
Semilla Negra,
Semilla Negra.

SEMILLA (GUILLERMO SANTOS LEDRI)

Tus padres te buscaron mucho tiempo,
hasta que Dios oyó de sus clamores
y te sembró en el vientre de tu Madre
cual semilla de amor y de ilusiones.
Esperando cumplir las nueve lunas,
allí estás, ¡ya dos meses! germinando,
después, verás la luz, e irás creciendo
con el mismo fervor que lo hace el árbol.
No sé que sexo tienes, más me importa
que vengas a este mundo como un salmo
y serás la alegría bienvenida,
de todos los que tanto te esperamos.
Te llamaré : “Semilla”, como hoy lo eres,
aunque luego tu cuerpo gane espacio
y tu llanto y tu risa se parezcan
al gorjeo y al vuelo de los pájaros.
Y cuando desentierre mis raíces
para emprender un viaje por el cielo,
de donde esté te gritaré, ¡Semillaaa!...
y al escuchar, me gritarás, ¡Abuelooo!.


SEMILLA DE SÉSAMO (PAPPO'S BLUES)
SEMILLA (CLAUDIA MASIN)

Yo quiero estar en la respiración dificultosa del chico moribundo,
el ladrón adolescente tirado en el asfalto mientras una multitud
lo muele a golpes, ser la catarata de imágenes
que aparecen para liberarlo de la fealdad de lo que ve:
los pasos inseguros sobre el piso de tierra, la alegría de poder
pararse al fin sobre las dos piernas, un árbol pequeño el cuerpo
guiado por una rama vieja, un tutor que no lo deja crecer
hacia el sol aunque le permita recibir algo de su tibieza.
Quiero vivir el día en que se desató la cuerda y la rabia quedó suelta,
a merced del terror que iba a empezar a alimentarse en el estómago
de la bestia, su propia mala estrella concibiéndose desde antes
de su nacimiento, antes de que pudiera hablar, pensar, antes
de que supiera que iba a vivir una vida donde el oxígeno
nunca iba a alcanzar para él, donde tendría que respirar
conteniendo el aire, como si estuviera en el fondo del océano,
y aunque hubiera suficiente para todos, más de una vez
amanecería boqueando como un pez fuera del agua,
casi muerto. Que allí, tirado en el cemento, no haya
sido ese pez en la orilla al que las aves carroñeras
miraban morir desde su cielo, que se haya sentido
de repente como un ciervo de los pantanos
o un topo malherido en medio del monte
y haya podido saber lo que saben ellos
acerca del momento en que se pierde
todo lo que se tiene: el mundo, la selva, las largas caminatas
de la manada hacia las tierras más fértiles, el aire pesado
de los humedales, el placer físico de correr desesperadamente,
el olor de la tierra empapada por un temporal
poderoso y breve, el hambre, la dentellada que se da
y se recibe, el corazón desbocado que se enlentece,
el dolor, la vida que se dispersa en el aire como una semilla,
un ramalazo de luz que pasa a través de las ramas y descansa
sobre el pasto mojado. Que haya sentido en la sangre,
junto con la gracia de haber estado vivo, la esperanza
de una revuelta que escriba otra historia para él,
donde la peste incubada en los otros no le caiga sobre el cuerpo
desde la niñez y lo maldiga.

SEMILLA EN LA TIERRA (CARLOS CHAOUEN)
Duele, la vida como un puñal hay veces que duele y nada tiene que ver con tu boca, que hecha para besar hay veces que muerde, que anuncia cordura y a veces se vuelve loca. Duele porque la piel no es materia inerte. Duele porque el querer es dolerse a veces.Tiembla, la vida como con miedo hay veces que tiembla y nada tiene que ver con el aire que mueve tu ropa en noches de luna escueta que aprieta suelta y evoca y me enloquece. Tiembla por los latidos que tu provocas y también porque el querer es temblar a veces.Y cada uno en su camino va cantando espantando sus penas. Y cada cual en su destino va llenando de soles sus venas. Y yo aquí sigo en mi trinchera, corazón tirando piedras, contra la última frontera, la que separa el mar del cielo del color de tus maneras. La que me lleva a la guerra, a ser semilla en la tierra.Y no me pidas tanto, corazón que tengo poco aire en el pulmón, lo que tengo es un castillo en el cielo. Si viene la guadaña a mi rincón enjuágame la frente en tu sudor y le das un beso a todos si me muero… Ríe, la vida como un volcán hay veces que ríe y nada tiene que ver con el tiempo. Se ríe porque para ella somos tan leves como el humo azul que del pudor se desprende. Ríe porque tu llanto se lo merece y también porque el querer es reírse a veces. Vive, la vida por compasión hay veces que vive y nada tiene que ver con la muerte. Y cuando llegue ese instante déjame verte, que no hay mayor libertad que tenerte enfrente. Y que nadie sea absuelto por no quererse, y vive porque el querer es vivir dos veces.Y si todo es semilla no me dolerá la astilla que sangran de mi costado tus andares de chiquilla, y no me digas nada, déjame a mi en mi ventana con los pies del otro lado, yo me fumo mis mañanas.

PARÁBOLA DEL SEMBRADOR (LA SANTA BIBLIA)
Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar. Y se le juntó mucha gente; y entrando Él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa. Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: «He aquí, el sembrador salió a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno. El que tiene oídos para oír, oiga.
Versión Reina-Valera 1960.

PAISAJE CON LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR - PIETER BRUEGHEL, EL VIEJO
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR - JACOPO BASSANO
EL SEMBRADOR - VINCENT VAN GOGH
EL SEMBRADOR - JEAN-FRANCOIS MILLET
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR - GEORGE SOPER
HOMBRE Y MUJER PLANTANDO PAPAS - VINCENT VAN GOGH
SEMILLAS MARAVILLOSAS