Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

3.11.14

ESPEJOS



CHARLIE CHAPLIN ATRAPADO EN UN LABERINTO DE ESPEJOS
IMÁGEN DE LA ACTRIZ CATHERINE DENEUVE EN UN FILM
IMÁGEN DE LA ACTRIZ ELIZABETH TAYLOR EN UN FILM
 ALAIN DELON "PROBANDO" SU HERMOSO ROSTRO




AL ESPEJO (JORGE LUIS BORGES)

¿Por qué persistes, incesante espejo?
¿Por qué duplicas, misterioso hermano,
el movimiento de mi mano?
¿Por qué en la sombra el súbito reflejo?

Eres el otro yo de que habla el griego
y acechas desde siempre. En la tersura
del agua incierta o del cristal que dura
me buscas y es inútil estar ciego.

El hecho de no verte y de saberte
te agrega horror, cosa de magia que osas
multiplicar la cifra de las cosas

que somos y que abarcan nuestra suerte.
Cuando esté muerto, copiarás a otro
y luego a otro, a otro, a otro, a otro…


LOS ESPEJOS (JORGE LUIS BORGES)
Yo que sentí el horror de los espejos 
no sólo ante el cristal impenetrable 
donde acaba y empieza, inhabitable, 
un imposible espacio de reflejos 

sino ante el agua especular que imita 
el otro azul en su profundo cielo 
que a veces raya el ilusorio vuelo 
del ave inversa o que un temblor agita 

Y ante la superficie silenciosa 
del ébano sutil cuya tersura 
repite como un sueño la blancura 
de un vago mármol o una vaga rosa, 

Hoy, al cabo de tantos y perplejos 
años de errar bajo la varia luna, 
me pregunto qué azar de la fortuna 
hizo que yo temiera los espejos. 

Espejos de metal, enmascarado 
espejo de caoba que en la bruma 
de su rojo crepúsculo disfuma 
ese rostro que mira y es mirado, 

Infinitos los veo, elementales 
ejecutores de un antiguo pacto, 
multiplicar el mundo como el acto 
generativo, insomnes y fatales. 

Prolonga este vano mundo incierto 
en su vertiginosa telaraña; 
a veces en la tarde los empaña 
el Hálito de un hombre que no ha muerto. 

Nos acecha el cristal. Si entre las cuatro 
paredes de la alcoba hay un espejo, 
ya no estoy solo. Hay otro. Hay el reflejo 
que arma en el alba un sigiloso teatro. 

Todo acontece y nada se recuerda 
en esos gabinetes cristalinos 
donde, como fantásticos rabinos, 
leemos los libros de derecha a izquierda. 

Claudio, rey de una tarde, rey soñado, 
no sintió que era un sueño hasta aquel día 
en que un actor mimó su felonía 
con arte silencioso, en un tablado. 

Que haya sueños es raro, que haya espejos, 
que el usual y gastado repertorio 
de cada día incluya el ilusorio 
orbe profundo que urden los reflejos. 

Dios (he dado en pensar) pone un empeño 
en toda esa inasible arquitectura 
que edifica la luz con la tersura 
del cristal y la sombra con el sueño. 

Dios ha creado las noches que se arman 
de sueños y las formas del espejo 
para que el hombre sienta que es reflejo 
y vanidad. Por eso no alarman.

EL ESPEJO EN QUE TE MIRAS (CAMARÓN DE LA ISLA)

El espejo donde te miras
Te dirá como tú eres
Pero nunca te dirá
Los pensamientos que tienes

Si tu mal no tiene cura
Yo le estoy pidiendo a Dios
Que en la misma sepultura
Nos entierren a los dos

Gitana, enciende la luz
Que traigo una borrachera
Que a undibé le hablo de tú

CORRE DIJO LA TORTUGA (JOAQUÍN SABINA)
Corre, dijo la tortuga, atrévete, dijo el cobarde, 
estoy de vuelta dijo un tipo que nunca fue a ninguna parte, 
sálvame, dijo el verdugo, se que has sido tu dijo el culpable.
no me grites, dijo el sordo, 
hoy es jueves, dijo el martes, 
y tu no te perfumes con palabras para consolarme, 
déjame solo conmigo,
con el íntimo enemigo que malvive de pensión en mi corazón.
el receloso, el fugitivo, el mas oscuro de los dos, 
el pariente pobre de la duda, 
el que nunca se desnuda, si no me desnudo yo, 
el caprichoso, el orgulloso, el otro, el cómplice, el traidor.
A ti te estoy hablando, a ti, que nunca sigues mis consejos,
a ti te estoy gritando, a ti, que estas metido en mi pellejo,
a ti que estas llorando ahi, al otro lado del espejo,
a ti, que no te debo, 
mas que el empujón que anoche, me llevo a escribir esta canción.
No mientas, dijo el mentiroso,
buena suerte, dijo el gafe, 
ocúpate del alma, dijo, el gordo vendedor de carne,
pruébame, dijo el veneno, 
ámame como odian los amantes.
Drogas no, dijo el camello, 
cuanto vales, dijo el gangster, 
a punto de rendirme estaba, 
a un paso de quemar las naves, 
cuando al borde del camino, por dos veces el destino
me hizo un guiño en forma de labios de mujer. 
¿nos invitas a una copa?, 
yo te secare el sudor,
yo te abrazare bajo la ropa, 
¿y quien va a dormir conmigo?,ni lo sueñes, contesto, 
una indignada, y otra encantada, no dijo nada y sonrió.
A ti te estoy hablando, a ti, que nunca sigues mis consejos,
a ti te estoy gritando, a ti, que estas metido en mi pellejo,
a ti que estas llorando ahí, al otro lado del espejo, a ti, que no te debo, 
mas que el empujón que anoche, me llevo a escribir esta canción.


EL ESPEJO DE AGUA (VICENTE HUIDOBRO)

Mi espejo, corriente por las noches,
Se hace arroyo y se aleja de mi cuarto.

Mi espejo, más profundo que el orbe
Donde todos los cisnes se ahogaron.

Es un estanque verde en la muralla
Y en medio duerme tu desnudez anclada.

Sobre sus olas, bajo cielos sonámbulos,
Mis ensueños se alejan como barcos.

De pie en la popa siempre me veréis cantando.
Una rosa secreta se hincha en mi pecho
Y un ruiseñor ebrio aletea en mi dedo.



EL ESPEJO (MANA)
Con duda yo pensaba si lo haría 
si era vida ahí de regreso 
el espejo seductor en su reflejo lo tenia que cruzar 
lo toco con la punta mi miedo 
que se hunde en el mercurio, del cristal 
lo cruzo y la dejo a mis espaldas 
no hay regreso es tan fatal 

quede atrapado 
en un espejo azul 
que voy a hacer dios mio 
estoy perdiendo la razón 
quede atrapado 
quede fundido 
en otro tiempo 
en otra dimensión 

voy caminando por el hall 
del monasterio medieval 
el padre Aurelio me instruyó bienvenido pase ya 
todo lo que vea es de usted se lo voy a regalar 
me dijo el cura sin piedad usted pudo llegar hasta aquí y jamás podrá escapar 
uooohhh uooohh 
por pecar y blasfemar 
con la vida pagaran 

quede atrapado 
en un espejo azul 
que voy a hacer dios mio estoy perdiendo la razón quedé atrapado 
quedé fundido 
en otro tiempo 
en otra dimensión 

cayendo huyendo 
están equivocados 
maligno mezquino me grita un fraile bizantino 
y en el río 
la jauría de los frailes me seguía 
me atraparon me golpearon 
de regreso a la abadía 
y en el patio del convento exorcistas me gritaban 
no hay remedio a la hoguera no lo hagan 

no me maten por piedad "nooooo" 
no me maten por piedad "nooooo" 
no me maten por favor "nooooo" 
no por piedad "nooooo" 
por piedad Dios mío
SUITE DE LOS ESPEJOS (FEDERICO GARCÍA LORCA)

SÍMBOLO
Cristo
tenía un
espejo
en cada mano.
Multiplicaba
su propio espectro.
Proyectaba su corazón
en las miradas
negras.
¡Creo!

*****
El gran espejo

Vivimos
bajo el gran espejo.
¡El hombre es azul!
¡Hosanna!

*****
Reflejo

Doña Luna.
(¿Se ha roto el azogue?)
No.
¿Qué muchacho ha encendido
su linterna?

Sólo una mariposa
basta para apagarte.
Calla... ¡Pero es posible!
¡Aquella luciérnaga

EL ESPEJO (CALLEJEROS)
El fuego mas soberbio que la vida te pudo dar
en las calles encontraste las razones para parar de sangrar
se fue despertando el alma oyendo a alguno volviste a escuchar
la vida es un sueño y tu sueño es cantar

Cada vez que te puedo ver te pido que no te dejes
porque no me quiero perder
cada vez que en el espejo estás, ésta cara es la que ladra
y la tuya la que tiene que escuchar

Te fuiste sintiendo vivo, haciendo, creo pudiste aceptar
que todo pasa por algo y que de la nada se puede escapar

Cada vez que te puedo ver te pido que no te dejes
porque no me quiero perder
cada vez que en el espejo estás, ésta cara es la que ladra
y la tuya la que tiene que escuchar

Ni productor ni político cantante elegiste ser
adonde fuiste yo estuve para inventar adictiva sed
maldades de lo imposible siguen tejiendo trampas
sin entender que frente el espejo se cae la careta
se acaba el poder

Cada vez que te puedo ver te pido que no te alejes
porque no me quiero perder
cada vez que en el espejo estás, ésta cara es la que ladra
y la tuya la que tiene que escuchar.

YO MISMO EN EL ESPEJO (PELAYO FUEYO)

Desconocidos entre desconocidos,

Un extraño me espía en los espejos.

J. L. García Martín




I

Todas las sensaciones de este cuerpo

por un tiempo y espacio,

y el modo de encauzar tantas visiones

sin perder estos ojos,

me convierten en símbolo de mí

—de mi esencia mostrada—

en carne temblorosa de una estatua

que me voy descubriendo, poco a poco,

en mi propio retrato progresivo

dibujado de pronto en el espejo.



II



El mismo que recibe su mirada

con la caricatura

de un cómplice abandono.

El que inventa

las arrugas futuras en un rostro

que creyó transcurrido en negativo.



Te tocas,

y te encuentras primero con el frío,
con la piel del cristal.

Tú estás adentro,
al fondo de esa imagen: impaciente
por saberte presente en el deseo,
a pesar del azar de la memoria.

III

El espejo de mano,
del indolente vidrio del tocador,
arranca
los perfiles de aquel que sólo busca
sorprender a su antigua vanidad.
Así yo lo traiciono,
porque mis propios ojos
no pueden reprocharse, frente a frente,
lo inútil de seguir con ese juego,
como el adivinar los contrafuertes
que sostienen mi forma obsesionada.
Sin embargo,
mi intimidad tendrá el doble reflejo
de lo superficial y lo profundo,
de lo comprometido y lo distante,
a expensas del espejo;
y este mismo
compensará mi olvido de aquel rito
infantil, añadiendo
su mano al tocador de mis perfiles,
arrancando su propia vanidad
del espejo que ahora lo refleja,
cuando yo ya me olvide de mi forma,
cuando sea disculpa de su causa
por mis viejos motivos,
y terminen por verse, cara a cara,
los espejos que yo solo reflejo.

IV

El humo de las voces del salón
fue adquiriendo mis rasgos, con mi fuga.
Yo lo olí desde lejos,
como el que sabe que posee el fuego,
la dirección del viento, y su desnudo.
Masticaban mi máscara de cera,
mi postura estudiada, y aun los cuerpos
espontáneos que había criticado.
Sin embargo, era un precio
muy barato el que tuve que abonar
por contemplar mi rostro sin palabras,
asumir ese espectro,
y, con su misma falsa ingenuidad,
corregir el discurso, y ese humo.
que ya eran sus rostros en presencia.

VERSOS DE NAVIDAD (MANUEL BANDEIRA)

Espejo, amigo verdadero,
tú reflejas mis arrugas,
y mis cabellos blancos,
y mis ojos miopes y cansados.
Espejo, amigo verdadero,
maestro del realismo exacto y minucioso,
¡gracias, muchas gracias!

Pero, si fueses mágico,
penetrarías hasta el fondo de este hombre triste,
descubriendo al niño que alimenta este hombre,
el niño que no quiere morir,
que no morirá sino conmigo,
el niño que todos los años, en vísperas de Navidad
piensa aún en poner su zapatitos detrás de la puerta.
EL ESPEJO (SERGIO CONTRERAS)



Como se gana la popularidad
Los demás compañeros de la escuela
Él se pregunta,
Como puedo llegar a enamorarla
A la chica de mis sueños
El se pregunta
Si nadie lo mira a él
Nadie habla con él
Todo por no tener un fisico diez
Y él que está bien, se hunde.
No quiere ni ser él.
¿por qué la gente es tan cruel?
¿por qué la gente ya no mira
Ni como se es?
Se va alejando de todo
El chico, poco a poco,
Se va acomplejando,
Se va quedando solo,
Soledad que no está mal
Pues ella no lo abandonará nunca
Ella no es tan cruel,
Como el resto de la sociedad
De la gente.

Se mira al espejo
Y no le gusta lo que ve,
Que le va a hacer tiene que aprender
A vivir con ese rostro
Que no le hace realidad
Sus sueños, su libertad.
Se mira al espejo
Y no le gusta lo que ve,
tiene que aprender
A vivir con ese rostro
Que no le hace realidad
De volar, de enamorar.

El chico creció, desarrolló
Y en la discoteca, mas de lo mismo.
A la hora de los lentos
Su corazoncito, solo, llora,
Le da un vuelco.
Él que lo ve, aprende,
A no desvanecer, a ser fuerte
En contra de todos y todas
Se vuelca en su trabajo,
La radio, la disco y los cd's.

Su fisico, su apariencia sigue igual
Pero al ser mas conocido
Cada vez liga mas.
Me parece mentira el materialismo
De la sociedad
Cada vez va a mas
Hoy en dia el chico es popular
Hoy los de antes
Si quieren su amistad
Hoy las de antes
Si lo quieren besar
Pero hoy pasa de ti,
Solo quiere cantar.

Pero a solas, llora. (2)

Se mira al espejo
Y no le gusta lo que ve,
Que le va a hacer tiene que aprender
A vivir con ese rostro
Que no le hace realidad
Sus sueños, su libertad.
Se mira al espejo
Y no le gusta lo que ve,
tiene que aprender
A vivir con ese rostro
Que no le hace realidad
De volar, de enamorar. (2)

Esto es un mensaje "pa toa" esa
Gente que me hizo la vida imposible,
"pa toa" esa gente que valora a
Los demás fisicamente,
Y no el corazón y no la mente,
Mirame, ¿te parece bien?
¿qué me vas a decir?, ¿te vas a reir?...
Ya me da igual, "to" lo que digas
"to" lo que hagas,
Porque por dentro
Yo soy feliz.



EL ESPEJO (YURI)
Lástima, demasiado bonito
para ser verdad,
lastima, que las cosas así siempre acaben mal.
Lástima, que las cosas prohibidas
no puedan durar, ¡oh no!
aunque quisiera,
que parara el mundo,
no se detendrá.....
Lástima, que aunque yo quiera,
nunca volverás,
porque se,
que sale perdedor el que ama más,
y aunque tu me llevabas ventaja
con algunos años de mas ¡oh no!
nunca te sabrás entregar,
como lo hago yo......
(se levanta el tono de voz completamente)
Hoy, que no quieres saber más de mi,
hoy, que me toca perder,
voy, a engañarme a mi misma y gritar al espejo,
¡que ya te olvidé!
Y, si los años me dan la razón,
tu, al final ya verás,
en este espejo ya roto y marcado los años,
¡que no volverán!
Y cuando quieras gritar,
como yo lo hice esa vez,
entonces y, sólo entonces,¡llorarás!
Lastima, que aunque yo quiera,
nunca volverás,
porque se,
que sale perdedor el que ama mas,
y aunque tu me llevabas ventaja
con algunos años de más ¡oh no!
nunca te sabrás entregar,
como lo hago yo
Hoy, que no quieres saber más de mi,
hoy, que me toca perder,
voy, a engañarme a mi misma y gritar al espejo,
¡que ya te olvidé!
Y, si los años me dan la razón,
tu, al final ya verás,
en este espejo ya roto y marcado los años,
¡que no volverán!
Y cuando quieras gritar,
como yo lo hice esa vez,
entonces, y sólo entonces, llorarás!


ESPEJO NO (JOSÉ GOROSTIZA)

Espejo no: marca luminosa,

marca blanca.



Conforme en todo al movimiento

con que respira el agua



¡cómo se inflama en su delgada prisa

marea alta



y alumbra -qué pureza de contornos,

qué piel de flor- la distancia,



desnuda ya de peso,

ya de eminente claridad helada!



Conforme en todo a la molicie

con que reposa el agua,



¡cómo se vuelve hondura, hondura,

marea baja,



y más cristal que luz, más ojo,

intenta una mirada



en la que -espectros de color- las formas,
las claras, bellas, mal heridas, sangran!


A TRAVÉS DEL ESPEJO (LA UNIÓN)
La vida tantas veces es un sueño en realidad 
un delirante juego de ajedrez 
Del otro lado del espejo oí al viento hablar 
es fácil traspasarlo en un desliz ¡ven!. 
Sigue al alfil 
jaque a la reina gris 
¡Discreción! hacia el cónsul de marfil. 
Días sin fin 
pronto ya es tarde aquí 
el reloj sonrió y se fue de allí. 
Ven hasta aquí 
ven hasta aquí sin ti 
dualidad entre ti y los demás. 
A través del espejo hay algo más 
que imágenes de ti. 
Una colina que es un valle, bandera sin color. 
Un paso más, que dirección seguir ¡oye! 
Un hombre en un piano azul, proclama sin cesar 
Que Lennon no se fue jamás de aquí.

LOS ESPEJOS TRANSPARENTES (GABRIEL CELAYA)



Uno dice lo que dice, mas no dice lo que piensa.

Los espejos no reflejan: transparentan.

Todo mira fascinante de frente, pero no existe.

Todo vuelve por detrás y es lo real, invisible.

En lo que veo, no veo; en lo que no veo, creo;

en toda imagen apunta una múltiple presencia,

palpitante intermitencia del corazón: confusión;

y así me siento indeciso como un pobre hombre perdido,

como tú que ¿quién eres?, como yo que ¿quién soy?



Los espejos que me escupen hacia fuera, y hacia dentro

me proponen transparencias de distancias y silencios,

deben ser, quiero que sean, para mis obras ejemplo,

con mucha luz hacia fuera, con más secreto hacia dentro.

Juego al juego, sí, con trampa, como hay doblez en los versos.

Así se cuentan las cosas que nos pasan cada día,
y bien contadas parecen fascinantes y sin alma.
Si se piensa, nada es lo que se ve en el espejo.
La luz grande es un abismo y un estúpido misterio.

EL TIEMPO ES UN ESPEJO (LA UNIÓN)
Duerme suavemente mientras ríos rojos 
estampan flores marchitas en su lecho. 
Todos las sospechas conducen al rostro 
de una mujer que guardaba el tiempo 
en un espejo. 
Esconde la tierra el brillo de un codiciado 
cristal que guardaba el tiempo pero 
¡Que estupidez! 
¿por dónde empezar? 
Perseguir su rastro alimentando mi 
curiosidad en un espejo roto perdí 
sus huellas, no rompas la cabeza 
buscando piedras como si estuvieras 
loco de atar, tal vez las tenga yo. 
¿por dónde empezar? 
buscando piedras como si estuvieras 
loco de atar, tal vez las tenga yo. 
Resultan más interesantes las que 
cuelgan hoy de los cuellos 
buscando piedras como si estuvieras 
loco de atar, 
buscando piedras como si estuvieras 
loco de atar.

EL ESPEJO (PORFIRIO BARBA JACOB)

¿Mi nombre? Tengo muchos: canción, locura, anhelo.
¿Mi acción? Vi un ave hender la tarde, hender el cielo...
Busqué su huella y sonreí llorando,
y el tiempo fue mis ímpetus dominando.

¿La síntesis? No se supo: un día fecundaré la era
donde me sembrarán. Don Nadie. Un hombre. Un loco. Nada.

Una sombra inquietante y pasajera.
Un odio. Un grito. Nada. Nada.

¡Oh desprecio, oh rencor, oh furia, oh rabia!
La vida está de soles diademada...
EL ESPEJO (LAURENTE DE VOULZY)


Cheveux flous ou relevés, 
et oeil de biche en bleu vert doré, 
joues mouchetées ou pailletées, la bouche en coeur, 
rouge baiser. 

Chemisier ou raz du cou, 
et collier fou, ou foulard indien, 
 doux jean serré 
(ah) jusqu´aux genoux, robe longue 
sans rien dessous. 

Un soupçon doux exotique, et une touche (ah) enigmatique, 
sensuelle voire erotique 
(ah) tu te plais c´est systematique. (ah) 

Mais tu pleures dans ton miroir, 
ton seigneur, ton grimoire. 

Tu fais vivre ton visage, 
et tu te cherches sous le bon éclairage, peau de peche 
et dense orage, 
ou tu te fais à ton image. 


Juste cool (ah) aphrodisiaque 
et ingénue démoniaque, 
oui tu te cherches, 
tu as la laque, 
apretée tu es d´attaque. 
Et tu t´aimes dans ton miroir, 
ton esclave, ton grimoire. 
Et je t´aime sans espoir, toi tu aimes ton miroir. 
(Chorum) . 
Miroir, grimoire, collier fou, à genoux, baisers, 
pailleté, courage, visage 
Miroir, grimoire, chemisiers, relevé, serré, pailleté (ah)
Cabello rizado o recogido, 
Y ojos de felina perfilados en azul verde dorado 
mejillas moteadas o de lentejuelas,
la boca roja en forma de corazón 
roja de besar. 
Blusa a rasa del cuello
 Y collar de moda o bufanda india 
Suaves jeans ajustados  
(Ah) hasta las rodillas, falda larga 
sin nada debajo. 

Un aire dulce y exótico (ah)  y un toque enigmático, 
sensual o erótico
(Ah)Tú lo gozas es sistemático. (Ah) 

Pero llorar en tu espejo, 
tu señor, tu oráculo. 

Tu vida es el rostro 
Y buscas las luz adecuada
 Piel de durazno
e intensa tormenta
donde al fin encuentras tu imagen. 

Justo toque (ah) afrodisíaco 
 Ingenuo,  demoníaco 
Si, te buscas , 
Tienes el spray fijador
Arreglada, tienes el coraje
Y te armas en tu espejo, 
tu esclavo, tu oráculo. 
Y yo te amo sin esperanza,
Tú amas sólo a tu espejo. 
(Chorum). 
Espejo, oráculo, collar de moda, de rodillas, besando, 
brillante, coraje,  cara 
Espejo, oráculo, blusas, recogido, apretado, brillante (ah)
MIRA A TU ESPEJO Y A TU ROSTRO DILE (WILLIAM SHAKESPEARE)

Mira a tu espejo, y a tu rostro dile:
ya es tiempo de formar otro como éste.
Si no renuevas hoy su lozanía,
al mundo engañas y a una madre robas.
¿Quién es la bella del intacto seno
que tu cultivo marital desdeñe?
y ¿quién tan loco para ser la tumba
de un amor egoísta sin futuro?
Tu madre encuentra en ti, que eres su espejo,
la gracia de su abril, su primavera;
así, de tu vejez por las ventanas,
aunque mustio, verás tu tiempo de oro.
Mas si pasar prefieres sin memoria,
muere solo y tu imagen morirá.



EL ESPEJO  (SAÚL YURKIEVICH)
 1
El espejo te vincula al cielo y al infierno, depara virtud y pecado, Es de  Dios y es del diablo. Comunica el conocimiento lúcido, limpio  y luminoso. Ilumina, devela la verdad. Puede mostrarte las causas de tus actos actuales y futuros.
Gustas de los espejos porque duplican lo real. Gustas de esas ventanas de engañifa que sobre el muro sabio redoblan la luz, gustas atravesar los espejos cuartos furtivamente seguido por la sucesión de espejos de forma y tamaño variados que te acogen un momento atestiguando tu pasaje. No salto no reapareces en ellos, también los vidrios se espejean y los objetos de brillo —un picaporte, un cuchillo, un grifo— espejean y casi imperceptiblemente, con más o menos valor, a veces difuminándote, te multiplican. Por doquier, viéndote, te ves ¿ y cuántas de estas réplicas discretas se apoderan de tu imagen sin que lo sepas.
El espejo, su faz bruñida y glacial, demarca tu confín, el límite de tu mundo visible. Consta, da la constancia de la imagen aparente, de cualquier cosa que esté a su alcance. Lo que por él ves corrobora lo que contemplas. Confirma y a la vez te despoja. Lo que ves en el espejo se muestra en espectro, muestra ilusamente algo que no se posee.
Te contemplas. El espejo te retrata tal como delante de él te presentas, testimonia o desmiente el aspecto que supones propio de tu persona. Ves al mundo, ves a los otros, pero no te ves. Necesitas del azogado adminiculo para saber quién y cómo eres.
En vano interrogas al espejo y su apariencia falaz. Nunca te verás como los otros te ven y nunca te verás como eres. Eres alguien que ignora e ignorará su verdadero ser.
Sospechas que el espejo guarda de algún modo las imágenes que nos devuelve, que hay en él una oculta memoria y que cada vez que te contemplas el espejo te posee. De este lado, el tuyo, reclamas un espejo intacto, impoluto, puro, que te dé la réplica fiel de lo que copia, un espejo que dé lo idéntico, sin deformidad ni veladura, que te muestre tu identidad. Sólo el espejo te muestra entero, de la cabeza a los pies, de frente, de perfil, de espaldas. Sin el espejo no podrías para nada verte. Viéndote vivir, cambiar, envejecer, él conforma tu figura y va configurando a tu persona. Sin el espejo y eso que ves al verte no serías lo que eres. El espejo no sólo figura, también modela tu visión.
¿Qué es lo real? ¿Y si la realidad fuese la imagen del espejo donde tu ojo derecho está a la izquierda? ¿Es el espejo el positivo o el negativo de lo real? ¿Y si el espejo se vuelve oblongo y te deforma? El cóncavo te concentra y el convexo te estira, y te ríes de los monstruos en que el espejo te troca. En tus pupilas, lo que ves se comba al reflejarse y el que te mira se ve a sí mismo en ese minúsculo espejo.
El espejo no te turba porque has aprendido a conjurar sus poderes ignorándolos. No quieres saber que el espejo puede despojarte, sonsacarte el alma, que el espejo es un trampantojo que te enajena al imponerte su ilusión. No quieres preguntar por sus secretos, por su parentesco con la luna, la intermediaria entre la vida y la muerte, instigadora de sueños fantasiosos. Decides ignorar que el espejo, en apariencia puro presente, puede revelarte lo ignoto de tu pasado y el enigma de tu futuro. Omites que el espejo devuelve la imagen de remotas ciudades sepultadas por la arena. Olvidas que los espejos enfrentados te multiplican al infinito y te abisman y te anulan en una sucesión sin fin. No deseas reconocer que el espejo, frecuente recurso de las artes de encantamiento, es un arcano y que las hechiceras de Tesalia hacen por el espejo reaparecer a los difuntos.
El espejo te vincula al cielo y al infierno, depara virtud y pecado, es de Dios y es del diablo. Comunica el conocimiento lúcido, límpido y luminoso. Ilumina, devela la verdad. Puede mostrarte las causas de tus actos actuales y futuros. Por espejo la mente divina refleja su manifestación. Dios contempla en el espejo su Creación, las múltiples formas que son reflejo del ser único. La esencia contempla en el espejo su propia infinitud.
El espejo remite a Venus y a Virgo. Simboliza a la Virgen  y a  la vez al vicio, a la voluptuosa lujuria, la vanidad  que se solaza con su propia imagen. Detenta los poderes de la mujer lasciva que ostentosamente se- atácala y engalana. Guarda el maléfico influjo de la bella que te embruja y te pierde.

Si no temes el tránsito, por el espejo puedes ir al más allá. Traspuesta la cara azogada, ingresas en el otro Mundo pasas de lo visible a lo invisible. Entras en otros reinos donde lio: más fantástico puede aparecer y donde todo en todo puede transmutarse. 


NARCISO - CARAVAGGIO
VENUS EN SU TOCADOR - TIZIANO
VANITAS CON SU ESPEJO - TIZIANO
BELLA IRLANDESA (GUSTAVE COUBERT)
MUJER FRENTE AL ESPEJO - PABLO PICASSO
EL GATO EN EL ESPEJO - BALTHASAR KROSSOWSKI 
NARCISO - JOHN WATEHOUSE