Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

28.5.14

CULPA



IMAGEN DE JEANNE MOREAU EN EL FILM LOS AMANTES DE LOUIS MALLE.
IMAGEN DE MONTGOMERY CLIFT EN EL  FILM YO CONFIESO DE ALFRED HITCHCOCK


LA CULPA ES DE UNO (MARIO BENEDETTI)
RECITADO POR EL AUTOR

Quizá fue una hecatombe de esperanzas
un derrumbe de algún modo previsto
ah pero mi tristeza solo tuvo un sentido

todas mis intuiciones se asomaron
para verme sufrir
y por cierto me vieron

hasta aquí había hecho y rehecho
mis trayectos contigo
hasta aquí había apostado
a inventar la verdad
pero vos encontraste la manera
una manera tierna
y a la vez implacable
de desahuciar mi amor

con un solo pronostico lo quitaste
de los suburbios de tu vida posible
lo envolviste en nostalgias
lo cargaste por cuadras y cuadras
y despacito
sin que el aire nocturno lo advirtiera
ahí nomas lo dejaste
a solas con su suerte
que no es mucha

creo que tenes razón
la culpa es de uno cuando no enamora
y no de los pretextos
ni del tiempo

hace mucho muchísimo
que yo no me enfrentaba
como anoche al espejo
y fue implacable como vos
mas no fue tierno

ahora estoy solo
francamente
solo

siempre cuesta un poquito
empezar a sentirse desgraciado

antes de regresar
a mis lóbregos cuarteles de invierno

con los ojos bien secos
por si acaso

miro como te vas adentrando en la niebla
y empiezo a recordarte.
CULPABLE (VICENTICO)
Dejarte no fue fácil 
para que hoy vuelvas a mí 
con cara de inocente 
y esa voz de yo no fui. 
Mirá que adentro mío hay 
un deseo de venganza 
de hacer pagar tus culpas 
y dejarte sin fianza 
pensar que ya no puedo ni adorarte como antes 
porque estoy ocupado en culparte. 
quisiera encerrarte y no dejarte salir más 
mostrarle a los demás 
el dolor que me causas. 
[estribillo:] 
culpable 
sos la única culpable 
yo te acuso y te maldigo 
te destierro de mi alma 
y mi corazón. 
[bis] 
Voy a crucificarte 
y a quitarte la razón 
ponerte frente a frente 
con toda la procesión 
toda esa gente muda 
que no tiene corazón. 
Hoy para mi estás muerta 
muerta en vida y sin mi amor 
quedándome el silencio 
entre el odio y el rencor 
y abriéndote una causa 
de mil hojas de dolor. 
Pasé noches enteras 
preparando mi venganza 
y ahora es el momento 
de tomarme la revancha. 
[estribillo] x dos 
Carga tu cruz... 
lleva el dolor... 
hasta el final... 
muerde el rencor... 
[bis] 
[estribillo] x dos



POEMA DE LA CULPA (JOSÉ ÁNGEL BUESA)

Yo la amé, y era de otro, que también la quería.
Perdónala Señor, porque la culpa es mía.

Después de haber besado sus cabellos de trigo,
nada importa la culpa, pues no importa el castigo.

Fue un pecado quererla, Señor, y, sin embargo
mis labios están dulces por ese amor amargo.

Ella fue como un agua callada que corría...
Si es culpa tener sed, toda la culpa es mía.
Perdónala Señor, tú que le diste a ella
su frescura de lluvia y esplendor de estrella.

Su alma era transparente como un vaso vacío.
Yo lo llené de amor. Todo el pecado es mío.

Pero, ¿cómo no amarla, si tú hiciste que fuera
turbadora y fragante como la primavera?

¿Cómo no haberla amado, si era como el rocío
sobre la yerba seca y ávida del estío?

Traté de rechazarla, Señor, inútilmente,
como un surco que intenta rechazar la simiente.

Era de otro. Era de otro, que no la merecía,
y por eso, en sus brazos, seguía siendo mía.

Era de otro, Señor. Pero hay cosas sin dueño:
Las rosas y los ríos, y el amor y el ensueño.

Y ella me dio su amor como se da una rosa,
como quien lo da todo, dando tan poca cosa...

Una embriaguez extraña nos venció poco a poco:
ella no fue culpable, Señor... ¡ni yo tampoco!

La culpa es toda tuya, porque la hiciste bella
y me diste los ojos para mirarla a ella.

Toda la culpa es tuya, pues me hiciste cobarde 1
para matar un sueño porque llegaba tarde. 1

Sí. Nuestra culpa es tuya, si es una culpa amar 2
y si es culpable un río cuando corre hacia el mar.

Es tan bella, Señor, y es tan suave, y tan clara,
que sería un pecado mayor si no la amara. 3

Y, por eso, perdóname, Señor, porque es tan bella,
que tú que hiciste el agua, y la flor, y la estrella,

tú, que oyes el lamento de este dolor sin nombre,
¡tú también la amarías, si pudieras ser hombre!
ÉCHAME A MI LA CULPA (RICARDO MONTANER)
Sabes mejor que nadie 
Que me fallaste, 
Que lo que prometiste 
Se te olvidó 

Sabes a ciencia cierta 
Que me engañaste 
Aunque nadie te amaba 
Igual que yo. 

Lleno estoy de razones 
Pa´ despreciarte 
Y sin embargo quiero 
Que seas feliz. 

Y allá en el otro mundo 
En vez de infierno 
Encuentres gloria, 
Y que una nube de tu memoria 
Me borre a mí. 

Y allá en el otro mundo 
En vez de infierno 
Encuentres gloria, 
Y que una nube de tu memoria 
Me borre a mí. 

Dile al que te pregunte 
Que no te quise, 
Dile que te engañaba, 
Que fui lo peor. 

Échame a mí la culpa 
De lo que pase, 
Cúbrete tú la espalda 
Con mi dolor. 

Y allá en el otro mundo 
En vez de infierno 
Encuentres gloria, 
Y que una nube de tu memoria 
Me borre a mí. 

Y allá en el otro mundo 
En vez de infierno 
Encuentres gloria, 
Y que una nube de tu memoria 
Me borre a mí. 

Y allá en el otro mundo 
En vez de infierno 
Encuentres gloria, 
Y que una nube de tu memoria 
Me borre a mí. 

Y allá en el otro mundo 
En vez de infierno 
Encuentres gloria, 
Y que una nube de tu memoria 
Me borre a mí.
SUFRIMIENTO Y CULPA (Ryszard Kapuscinski)

Sólo quienes se cubren con telas toscas

saben acoger

el sufrimiento del otro

compartir su dolor.

los vestidos con la resistente coraza del ego

al intuir que sonará un lamento

antes ensordecemos

al intuir que veremos la herida y la sangre

antes quedamos ciegos.

nos decimos:

el sendero del Gólgota es estrecho

no caben dos personas

todos tienen que ir solos.

dicen:

evita al que sufre

aunque no quiera

clavará en ti una espina:

el sentimiento de culpa.


TU NO TIENES LA CULPA (ALEJANDRO SANZ)
Sigo pensando en ti como en las olas del mar 
Que se envuelven en sí mismas y se olvidan de nadar 
Sigo esperando el día para verte despertar 
Tú me das la luz 

Quiero mirar tus ojos 
Que me saben perdonar 
Y mi alma se hace añicos 
Solo oírte respirar 
Tú le das sentido a todo 
Incluso a esta oscuridad 
Tú eres luz 

Y tú no tienes la culpa 
De las cosas que duelen 
Tu me haces bello el retorno 
Y das sentido a lo que viene 
Tú no tienes culpa… ni yo 

Me has entregado versos que ni el cielo podrá 
Me has llamado con la fuerza de la voz del huracán 
Tú me has abrazado cuando todo andaba mal 
Tú me diste luz 
Tú me diste calma y me la enseñaste a usar 
Tú trajiste lunas nuevas, nuevecitas a este mar 
Yo prendí en tu pelo un alfiler de libertad 
Porque eres tú 

Tú no tienes la culpa 
De las cosas que no valen 
Tú me haces bello el retorno 
Y eres más bella que nadie 
Tú no tienes la culpa 
Si te pierdes el baile 
Tú me haces bello el desastre 
Si quisieras perdonarme 
Yo no tengo razones 
Pero me da coraje 
No quiero que te roce 
Ni un solo fleco de este aire 
Tú no tienes la razón, ni esta canción, 
Ni yo 
La mas bella, bella…

ÁGAPE (CÉSAR VALLEJO)

Hoy no ha venido nadie a preguntar; 
ni me han pedido en esta tarde nada. 

No he visto ni una flor de cementerio 
en tan alegre procesión de luces. 
Perdóname, Señor: qué poco he muerto! 

En esta tarde todos, todos pasan 
sin preguntarme ni pedirme nada. 

Y no sé qué se olvidan y se queda 
mal en mis manos, como cosa ajena. 

He salido a la puerta, 
y me da ganas de gritar a todos: 
Si echan de menos algo, aquí se queda! 

Porque en todas las tardes de esta vida, 
yo no sé con qué puertas dan a un rostro, 
y algo ajeno se toma el alma mía. 

Hoy no ha venido nadie; 
y hoy he muerto qué poco en esta tarde!
LA CULPA (BUENA FÉ)
No tuvo culpa quien nos inventó el dinero, 
Ni el pobre chino que a la pólvora dio a luz, 
Ni la oratoria encumbrada de los griegos, 
Ni el carpintero de la tan famosa cruz. 
Ni aquella bala, de andar perdida, 
Ni los gusanos en la cosecha podrida. 
Huérfana culpa vuela sin dueños, 
Donde se pose, nunca crecerán los sueños 
Nunca crecerán los sueños. 
No tiene culpa el papel por lo que aguante. 
Ni el instrumento por el disonante acorde. 
Ni las costuras para que se vea elegante 
La recia porra que cuelga del uniforme. 
Ni los escombros, de haber caído 
Ni los relojes de cuanto se ha envejecido. 
Si corre el llanto, 
Si no resulta, 
Me duele tanto, 
Cuando la culpa, 
Ay, la culpa, la maldita culpa, 
No la tiene nadie. 
Ay, la culpa, la maldita culpa, 
No la tiene nadie. 

¿Cómo que no la tiene nadie? 

Que no es lo mismo previsores que adivinos. 
Que no es igual recitación, que improvisando. 
Que es preferible quien lo intenta y ha perdido. 
Que quien blasfema pero nunca va intentado, 
Culpa sin rostro como incentivos 
Para enfermarse de rechazo irreflexivo, 
Lance unos golpes (Yo lance un acorde), se hizo esta rumba 
Una ilusión como linterna en la penumbra. 
Quiero esa culpa de empinar los imposibles 
Que mis abuelos me obsequiaron en la infancia. 
Denme la culpa de estallar cuando se arrime 
La cobardía con disfraz de tolerancia. 
Culpa coraje, culpa valiente 
Esa otra culpa es la que aplaude el inocente. 
Si corre el llanto 
Si no resulta, 
Lo que me jode, 
Lo que me insulta 
...que la culpa 
La maldita culpa 
No la tiene nadie. 

Guías de Wawancó: 
Demasiao generales pa poco recluta. 
Que a la muela de oro, le falta la pulpa. 
Si no rasca el respeto, no pica la multa 
A ese perro tan grande lo mata una pulga 
Lo que grita la calle, el informe lo oculta. 
Los que manchan la patria, la historia sepulta.


LOS HERALDOS NEGROS (CÉSAR VALLEJO)

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé! 
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, 
la resaca de todo lo sufrido 
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras 
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte. 
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas; 
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma 
de alguna fe adorable que el Destino blasfema. 
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones 
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como 
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada; 
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido 
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!


LA CULPA HA SIDO MÍA (CAMILO SESTO)
Fueron tantos sueños los que maté, 
por ti. 
Fueron tantos los besos que rechacé, 
por ti. 
Fueron tantas horas muriendo de amor, 
por ti. 
Sin darme cuenta, 
que no eras para mí. 

Fueron tus palabras, 
las que cegaron mi luz. 
Fueron tus caricias, 
como clavos en mi cruz. 
Fueron tus cartas, 
un puñado de papel. 
Sin darme cuenta, 
me arrancaste hasta la piel 

CORO 
Mía, la culpa ha sido mía, 
creyendo que algún día, 
serías tan solo para mí. 
Mía, la culpa ha sido mía. 
Que lenta es mi agonía, 
vacía de esperanza para mí. 
Tanto amor, tanto amor. 
Me mata y me da vida a la vez. 
Tanto amor, tanto amor, 
que ya no sé que hacer... 

Fueron tus sonrisas, 
como un regalo de Dios. 
Y tu mundo loco. 
La locura de los dos. 
Fueron tus alas, las que me hicieron volar. 
Sin darme cuenta, te fui amando más, más. 

CORO
TRANSFORMACIÓN (BORIS PASTERNAK)




Era amigo en un tiempo de los pobres,

No por nobleza alguna de ánimo,

Sino porque la vida sólo entre ellos

Transcurría sin falsedad, sin fastos.

Frecuentaba las casas de los nobles

Y los ambientes refinados;

No obstante, aborrecía a los parásitos

Y amaba la miseria más odiosa.

Y me esforzaba por hacerme amigo

De los que trabajaban como obreros,

De modo que me hacían un honor

Al acogerme entre los harapientos.

Tangible, sin palabras, sustancial,

Firme y robusta era la vida

En la desolación de aquellos sótanos

Y en aquellos altillos sin cortinas.

Y también yo me corrompí

Al tocarme la ruina de la época;

Se hicieron optimistas, bien pensantes,

Y el dolor transformaron en vergüenza.

Para todos aquellos en los cuales confiaba

Desde hace tiempo soy un sospechoso,

Y al hombre lo he perdido desde cuando

Fue perdido por todos.

CULPABLE SOY YO (JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ)
Mírame fijamente a los ojos 
Y comprueba tu misma que digo 
La verdad que tú siempre has querido 
Escuchar de mis labios amor 
No te engaño al pedirte perdón 
Por el daño que pude causarte 
No des vueltas buscando un culpable 
Culpable soy yo 
Por haberte tenido olvidada 
Por dejar que muriera el amor 
Por haberte negado mi mano 
Culpable soy yo 
Mírame fijamente a los ojos 
Y procura tratar de entenderme 
No eres tú solamente quien pierde 
Este golpe nos hiere a los dos 
Pero a mi no me falta valor 
Pero jamás he callado ante nadie 
Por favor no te sientas culpable 
Culpable soy yo.
EL REMORDIMIENTO (JORGE LUIS BORGES)
He cometido el peor de los pecados 
que un hombre puede cometer. No he sido 
feliz. Que los glaciares del olvido 
me arrastren y me pierdan, despiadados. 

Mis padres me engendraron para el juego 
arriesgado y hermoso de la vida, 
para la tierra, el agua, el aire, el fuego. 
Los defraudé. No fui feliz. Cumplida 

no fue su joven voluntad. Mi mente 
se aplicó a las simétricas porfías 
del arte, que entreteje naderías. 

Me legaron valor. No fui valiente. 
No me abandona. Siempre está a mi lado 
La sombra de haber sido un desdichado.


LA CONSCIENCIA (JOAN MANUEL SERRAT)
CATALÁN SUBTITULADA AL ESPAÑOL
Ens l'encolomen des de la infantesa.
És partidista i desproporcionada.
Complement del pecat
i del remordiment,
no ens deixa dormir en pau i ens treu la gana.
Ens emmotlla a un guió convencional
on gairebé mai som protagonistes.
La consciència, senyors,
ens fa amagar a les golfes
el que hauria d'estar a l'aparador.


N'hi hauria prou amb el respecte, la sinceritat
i una miqueta de benevolència.
Però ens pengen, sense cap necessitat,
la llufa de la consciència.

És del tot anticonstitucional.
Fomenta la mentida i aliena.
No ens deixa bellugar
amb espontaneïtat.
La quintacolumnista del sistema.

Em porta pel camí del pedregar.
No se'n pot estar, de passar factura
ni de picar-me els dits
quan estem canviant cromos
que a mi em falten i tu tens repetits.

N'hi hauria prou amb el respecte, la sinceritat
i una miqueta de benevolència.
Però ens pengen, sense cap necessitat,
la llufa de la consciència.

De fora manen lleis i reglaments
i de dins ella completa la 'bronca'.
Això no pot anar bé.
De seguida es veu que
algú vol fer entrar el clau per la cabota.

Què hi deu haver darrera tot això?
Qui ens confon les necessitats i els vicis?
Alliberem els sentits
i, com diu la policia,
investiguem els qui en treuen profit.
Nos la endosan desde la infancia.
Es partidista y desproporcionada.
Complemento del pecado
y del remordimiento,
no nos deja dormir en paz y nos quita el hambre.
Nos amolda a un guión convencional
en el que casi nunca somos protagonistas.
La conciencia, señores,
nos hace esconder en las buhardillas
lo que tendría que estar en el escaparate.

Bastaría con el respeto, la sinceridad
y un poquito de benevolencia.
Pero nos cuelgan, sin ninguna necesidad,
el sambenito de la conciencia.


Es del todo anticonstitucional.
Fomenta la mentira y aliena.
No nos deja mover
con espontaneidad.
La quintacolumnista del sistema.

Nos lleva por el camino del pedregal.
No puede dejar de pasar factura
ni de picarme los dedos
cuando estamos cambiando cromos
que a mí me faltan y tú tienes repetidos.

Bastaría con el respeto, la sinceridad
y un poquito de benevolencia.
Pero nos cuelgan, sin ninguna necesidad,
el sambenito de la conciencia.


Desde fuera mandan leyes y reglamentos
y desde dentro ella completa la 'bronca'.
Esto no puede ir bien.
Enseguida se ve que
alguien quiere clavar el clavo al revés.

¿Qué debe haber detrás de todo esto? ¿Quién nos confunde las necesidades y los vicios? Liberemos los sentidos
y, como dice la policía,
investiguemos quienes sacan provecho.

EXPULSIÓN DEL PARAÍSO - MIGUEL ÁNGEL BUONAROTTI
EDVARD MUNCH