Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

27.4.14

CAMA


IMAGEN DE AUDREY HEPBURN EN EL FILM CHARADA
IMAGEN DE ALAIN DELON EN EL FILM A PLENO SOL
ODA A LA CAMA (PABLO NERUDA)
Fragmento

De cama en cama en cama
es este viaje
el viaje de la vida.
El que nace, el herido
y el que muere,
el que ama y el que sueña
vinieron y se van de cama en cama,
vinimos y no vamos
en este tren, en esta nave, en este
río común
a toda
vida,
común
a toda muerte.
La tierra es una cama
florida por amor, sucia de sangre,
las sábanas del cielo
se secan
desplegando
el cuerpo de septiembre y su blancura,
el mar
cruje
golpeado
por la
cúpula
verde
del
abismo
y mueve ropa blanca y ropa negra.

Oh mar, cama terrible,
agitación perpetua
de la muerte y la vida,
del aire encarnizado y de la espuma
duermen en ti los peces,
la noche,
las ballenas,
yace en ti la ceniza
centrifuga y celeste
de los agonizantes meteoros:
palpitas, mar, con todos
tus dormidos,
construyes y destruyes
el tálamo incesante de los sueños.

De pronto sale un rayo
con dos ojos de puro nomeolvides,
con nariz de marfil o de manzana,
y te muestra el sendero
a suaves sábanas
como estandartes ciaros de azucena
por donde resbalamos
al enlace.
Luego
viene a la cama
la muerte con sus manos oxidadas
y su lengua de yodo
y levanta su dedo
largo como un camino
mostrándonos la arena,
la puerta de los últimos dolores.
SÁBANA Y MANTEL (MARIA ELENA WALSH)
VERSIÓN CUARTETO ZUPAY
Sábana y mantel.
Sábana y mantel.

Son trapos de ser humano
si humano lo dejan ser.
Sencilla gala de pobre
y no lujo de burgués
que se puede tener mucho
pero no tener con quién.

Sábana y mantel.
Sábana y mantel.

El hijo de la intemperie
los teje más de una vez
y puede con hoja verde
adornar su desnudez.
Salvaje quien duerme avaro
y mata el hambre de pie.

Sábana y mantel.
Sábana y mantel.

No te los dan en la cárcel
y por más que te los den
en el destierro no suelen
aliviar sueño ni sed
porque no saben la historia
escrita sobre tu piel.

Sábana y mantel.
Sábana y mantel.

Uno manchado de vino
que señal de gozo es
y la otra humedecida
con rocío de querer
que no le falten a nadie
en este mundo tan cruel.

Sábana y mantel.
Sábana y mantel.



NUESTRA CAMA (CAMILO SESTO)
Está amaneciendo, 
qué paz refleja tu cara 
cuando duermes... 

Ya es casi la hora 
de empezar un nuevo día 
y la verdad 
reconozco que 
no me gusta nada madrugar, 
quizá sea esa la razón 
por la que tengo 
tan mal despertar 

Te agradezco tanto 
que cada mañana 
me regales tu primera mirada 
tu sonrisa 
y que me digas: 
buenos días, mi amor 

Me encanta mirarte 
cuando me preparas el café, 
te preocupas tanto de lo mío 
que se te olvida y no te importa, 
que el tuyo se este quedando frió 

Siempre piensas antes en mi 
que en tí 
siempre.... 

Y no sabes cuánto te quiero... 

Necesito ese beso, 
ese beso tuyo de ayer 
de hoy, de siempre 
ese beso que me das 
cuando me marcho 
y cuando llego a casa 
tarde, cansado y con problemas 
y tú me recibes con los brazos abiertos. 

Me ayudas, me oyes 
y sobre todo me escuchas 
y eso alivia mis penas. 

Hoy desperté abrazado a ti, 
me gusto tanto mirarte 
tenías los ojos cerrados a la luz 
y la mente abierta a los sueño 
tu cuerpo... completamente desnudo 
mis manos parecían tener alas 
se me escapaban 
volaban hacia ti 
te deseaban 
y te acaricie de los pies a la cabeza... 
una o otra vez 

No sabes cuánto te quiero... 

Hay veces que 
no nos hacen falta ni las palabras 
para entendernos, 
nos basta con mirarnos, 
y si por alguna tontería discutimos, 
acabamos encontrándonos 
donde más cerca nos sentimos, 
más unidos, nuestra cama 

Si nos va bien o mal 
yo a tu lado y tu al mío 
juntos, fundidos como arena y cal 
como agua del mismo río. 

Hay quien no entiende este amor 
que quien nos da la espalda 
qué más nos da! 
si tú y yo sabemos 
que cuando nos conocimos 
decidimos echar el ancla 

Te he sentido tantas veces 
cuando a media noche te levantas 
me miras y me mimas como si aun fuera un crío 
pareces adivinar que estoy sintiendo frío 
y me echas otra manta 

Me gusta cómo me tratas 
y me gusta cómo me amas 
eres el mejor regalo 
que me dado la vida 

No sabes cuánto te quiero... 

Compartes todas mis cosas 
todo lo que se puede sentir 
cuando de verdad se ama 
en esos momentos de entrega 
tuya y mía... 
donde solo hay un testigo que nos mira, 
calla y guarda nuestra intimidad... 
nuestra cama...
RECOSTADA EN LA CAMA (GLORIA TREVI)
Me cansé de esperar acostada en la cama,
el llego muy tarde, yo ya dormía,
otra vez que me quedo con ganas,
otra vez que me amarga la vida.

Me cansé de esperar acostada en la cama,
el llego muy tarde, yo ya dormía,
otra vez que me quedo con ganas,
otra vez que me amarga la vida.

me cansé de esperar, esa noche soñada
de frotarme la piel, pura y mojada,
otra vez que me quedo con ganas,
otra vez que me quedo con nada, con nada.

ay yo necesito, que duerma en mi cama,
que cene en mi mesa, que sueñe en mi almohada,
ay yo necesito, que suba en mi cuerpo,
que se mueva y me bese me muero de ganas.
me canse de esperar recostada en la cama.

me canse de inventar, de jugar siempre sola,
de frotarme, la piel pura y mojada,
otra vez que me quedo con ganas,
otra vez que me quedo con nada, con nada.

ay yo necesito, que duerma en mi cama,
que cene en mi mesa, que sueñe en mi almohada,
ay yo necesito, que suba en mi cuerpo,
que se mueva y me bese me muero de ganas.
me canse de esperar recostada en la cama.

ay yo necesito, que duerma en mi cama,
que cene en mi mesa, que sueñe en mi almohada,
ay yo necesito, que suba en mi cuerpo,
que se mueva y me bese me muero de ganas.
me cansé de esperar recostada en la cama.

DURMIENDO EN LA MISMA CAMA (MANOLO GALVÁN)
Quisiera hablarte de amor, 
y sólo me salen versos. 
Quisiera decirte siempre, 
te quiero porque te quiero. 

No me preguntes razón, 
para quererte no tengo. 
Ni falta me hace tampoco, 
para quererte por dentro. 

Te quiero porque te quiero, 
y no sé si es malo o bueno. 
Quererte como te quiero, 
querer como estoy queriendo. 

A veces sueño con verte, 
durmiendo en la misma cama. 
Y siempre que me despierto, 
me encuentro con que no hay nada. 

Sé que tienes pocos años, 
y sé que no tienes nada, 
a lo que quieras atarte, 
y que todo aún te cansa. 

Pero te sigo queriendo, 
esperando a que comprendas, 
que vale la pena al menos, 
que alguien así te quiera. 

Te quiero porque te quiero, 
y no sé si es malo o bueno. 
Quererte como te quiero, 
querer como estoy queriendo 

Algún día al despertar, 
podré abrazarte en mis brazos. 
Entonces tú ya verás, 
vale la pena esperarlo.



MADRE, LLÉVAME A LA CAMA (MIGUEL DE UNAMUNO)


Madre, llévame a la cama.
Madre, llévame a la cama,
que no me tengo de pie.
Ven, hijo, Dios te bendiga
y no te dejes caer.

No te vayas de mi lado,
cántame el cantar aquél.
Me lo cantaba mi madre;
de mocita lo olvidé,
cuando te apreté a mis pechos
contigo lo recordé.

¿Qué dice el cantar, mi madre,
qué dice el cantar aquél?
No dice, hijo mío, reza,
reza palabras de miel;
reza palabras de ensueño
que nada dicen sin él.

¿Estás aquí, madre mía?
porque no te logro ver....
Estoy aquí, con tu sueño;
duerme, hijo mío, con fe.

EN LA ORILLA DE MI CAMA
VERSIÓN CHAYANNE
VERSIÓN LA CONTRA
En la orilla de mi cama 
Sin tu amor 
El tiempo pasa muy lento 

La marea nunca baja 
Sin tu amor 
Hay tempestad de lamento 

En esta orilla no hay mar 
Solo lagrimas de sal 
No hay olas ni madrugada 
Nada apenas en mi almohada 

En la orilla de mi cama 
Me sorprende la mañana 
Y tu no estas 

En la orilla de mi cama 
Sin tu amor 
Hay humedad en el tiempo 

Se empañaron las ventanas 
Sin tu amor 
La luz del sol no la encuentro 

En esta orilla no hay mar 
Solo lagrimas de sal 
No hay olas ni madrugada 
Nada apenas en mi almohada 

En la orilla de mi cama 
Me sorprende la mañana 
En la orilla de mi cama 
Mas de mil y una semanas 

No hay arena en esta orilla 
Solo piedras a mis pies 
Hay leguas de impaciencia 
Mi cielo es al revés 

No hay faro que me guíe 
A encontrarme en tu perdón 
Y un milagro que divida el mar en dos 

En la orilla de mi cama 
Sin tu amor 
Hay tempestad de lamento 

En esta orilla no hay mar 
Solo lagrimas de sal 
No hay olas ni madrugada 
Nada apenas en mi almohada 

En la orilla de mi cama 
Me sorprende la mañana 
Y tu no estas
O CHAO É A CAMA - EL SUELO ES LA CAMA (CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE)

O Chão é a cama

O Chão é a cama para o amor urgente,
O amor não espera ir para a cama.
Sobre o tapete no duro piso,
a gente compõe de corpo a corpo a última trama.
E para repousar do amor, vamos para a cama!
El suelo es la cama

El suelo es la cama para el amor urgente,
El amor no espera ir a la cama.
En la alfombra en el suelo duro,
equipamos cuerpo a cuerpo la última trama.
Y para reposar del amor, vamos a la cama!

CAMAS VACÍAS (JOAQUÍN SABINA CON MARIA JIMÉNEZ)
Ni tú bordas pañuelos ni yo rompo contratos, 
ni yo mato por celos ni tú mueres por mí, 
antes de que me quieras como se quiere a un gato 
me largo con cualquiera que se parezca a tí. 
De par en par te abro las puertas que me cierras, 
me cuentan que el olvido no te sienta tan mal, 
la paz que has elegido es peor que mi guerra, 
aquella cama nido parece un hospital. 
Yo, en cambio, no he sabido ir a favor del viento 
que muerde las esquinas de esta ciudad impía, 
pobre aprendiz de brujo que escupe al firmamento 
desde un hotel de lujo con dos camas vacías. 
¿Quién hará mi trabajo debajo de tu falda?, 
la boca que era mía ¿de qué boca será?, 
el roto de tu ombligo ya no me da la espalda 
cuando pierdo contigo lo que gano al billar. 
Aunque nunca me callo, guardo un par de secretos, 
lo digo de hombre a hombre, de mujer a mujer. 
Ni me caso con nadie, ni guardo pa’ mis nietos, 
por no tener no tengo, ni edad de merecer. 
Como pago al contado nunca me falta un beso, 
siempre que me confieso me doy la absolución, 
ya no cierro los bares ni hago tantos excesos, 
cada vez son más tristes las canciones de amor. 


100 AÑOS DE CAMA (LORCA)
Tu dime quien no lo sabe, si nos ha visto hasta un ciego,
el que ayer en el
metro sintió nuestro juego, aun estando a oscuras,
también lo sabe mi madre, porque
le ha dicho el vecino que cuando ella se va
hacemos mucho ruido amor, dime quien
no habla de eso, si de quererte me he quedado en los huesos
y hasta un chaval
con los ojitos cerrados sabe de sobra que ando
medio colgado por ti dime quien
no habla de eso, si pido a gritos el que tu me hagas eso
con la condena de 100
años de cama, sin libertad y ningún fin de semana por ti,
por ti.
Tu dime quien no lo sabe si nos ha visto aquel viejo,
que nos cobra el hotel y
te tira los tejos, como si fuera tonto,
y si los perros hablaran, el mio hubiera
cantado: os he visto romper y pasar del pecado amor
Dime quien no habla de eso si de quererte
me he quedado en los huesos y hasta un
chaval con los ojitos cerrados sabe de sobra
que ando medio colgado por ti, dime
quien no habla de eso si pido a gritos
el que tu me hagas peso con la condena de
100 años de cama, sin libertad
y ningún fin de semana por ti, por ti
Sacalo a luz, que no me importa siempre que seas tu,
vamos a gritar que siempre
van a hablar
Dime quien no habla de eso si de quererte
me he quedado en los huesos y hasta un
chaval con los ojitos cerrados sabe de sobra
que ando medio colgado por ti, dime
quien no habla de eso si pido a gritos
el que tu me hagas peso con la condena de
100 años de cama, sin libertad
y ningún fin de semana por ti, dime quien no
habla de eso, si de quererte me he quedado en los huesos
y hasta un chaval con
los ojitos cerrados sabe de sobra que ando medio colgado por ti,
dime quien no
habla de eso...


LA MUERTE ESTÁ SENTADA A LOS PIES DE MI CAMA (OSCAR HAHN)

Mi cama está deshecha: sábanas en el suelo 
y frazadas dispuestas a levantar el vuelo. 
La muerte dice ahora que me va a hacer la cama. 
Le suplico que no, que la deje deshecha. 
Ella insiste y replica que esta noche es la fecha. 
Se acomoda y agrega que esta noche me ama. 
Le contesto que cómo voy a ponerle cuernos 
a la vida. Contesta que me vaya al infierno. 
La muerte está sentada a los pies de mi cama. 
Esta muerte empeñosa se calentó conmigo 
y quisiera dejarme más chupado que un higo. 
Yo trato de espantarla con una enorme rama. 
Ahora dice que quiere acostarse a mi lado 
sólo para dormir, que no tenga cuidado. 
Por respeto me callo que sé su mala fama. 
La muerte está sentada a los pies de mi cama.
LA CAMA VACÍA
VERSIÓN ORLANDO CONTRERAS
Desde un tétrico hospital 
donde se hallaba internado 
casí agónico y rodeado de un silencio sepulcral 
con su ternura habitual la que siempre demostró 
quizá con esfuerzo no 
desde su lecho sombrío 
un enfermo amigo mío esta carta me escribió 

Querido amigo quienquiera 
que al recibir la presente 
te halles bien y que la suerte te acompañe por doquiera 
por mi parte y mal pudiera decirte que estoy mejor 
si al contrario en mi dolor postrado en mi lecho abyecto 
yo soy un pobre esqueleto que a mi mismo me da horror 

La carta es para decirte 
que si podes algún día 
vení a hacerme compañía vos que tanto me quisiste 
estoy tan solo y tan triste 
que lloro sin contenerme 
ya nadie suele quererme 
todos se muestran invios 
de tantos amigos míos 
ninguno ha venido a verme 

Hoy yo te doy la razón 
pues veo en mi soledad que esta llamada amistad 
es tan solo una ilusión 
cuando uno esta en condición tiene amigos a granel 
pero si el destino cruel hacia un abismo nos tira 
vemos que todo es mentira 
y que no hay amigo fiel 

Bueno aquí ya me despido 
al poner punto final 
recibí un abrazo leal del que siempre te ha querido 
a tu mamá que no olvido 
también mis recuerdos dale 
mucha devoción mostrale y de caricias colmala 
vos que la tenes cuidala 
si supieras cuanto vale 

llego el domingo y ansioso 
por aquel amigo leal 
penetre en el hospital 
angustiado y pesaroso 
me dirigí silencioso al lugar donde sabia 
que su lecho encontraría 
mas hay ni bien lo encontré 
asombrado me quedé 
al ver la cama vacía.
EL LIBRO DE LAS CAMAS (SYLVIA PLATH)




¿Dónde se escriben los sueños? En los pliegues de las sabanas. Al despertar se queda grabada en ellas una parte de la historia. En esa fase de duermevela, al acariciar el relieve de la tela y detener sobre él los dedos, se puede leer de nuevo. Luego se estiran y se olvidan, aunque a veces queda una arruga marcada en la cara, una huella rebelde que los delata.
Mi abuela paterna lo llamaba el cine de las sábanas blancas (aunque fuesen estampadas). No siempre nos convencía con aquel argumento. Si nos hubiese leído el libro de Sylvia Plath no habríamos tenido problemas para irnos a la cama, impacientes por descubrir las aventuras a las que nos conduciría cada noche.

Hay camas de cualquier tamaño
sencillas o dobles
cuna o moisés
de matrimonio o nido.
La mayoría son camas
para dormir y descansar
pero las mejores camas
interesan mucho más.

No es sólo una blanca cunita
con sábanas remetidas
de ¡buenas noches chiquita!
apaga la luz de tu camita.

En su lugar,
es una cama para pescar
una cama para gatos
una cama para acróbatas.

La cama adecuada,
si entendéis lo que digo,
es una cama que puede
convertirse en submarino.
Pica el agua
verde y clara,
brillante y de plata
como una caballa.

O es una cama cohete
con la que visitar Marte
con alas de redes
para capturar estrellas.

Si te entra el hambre
en medio de la noche
una cama bar
es buena para saciarte.
Con una almohada de pan
que mordisquear,
y en lugar del cabecero
una expendedora
que no precise monedas.
Con meter el dedo
en la ranura
salen pasteles y pollo frío.

Otra cama ideal
es el tipo de cama
que se puede manchar.
Con mantas embadurnadas
de negro, de azul y de rosa
nadie notará
si se ha volcado la tinta
o si los perros y el gato
y también el periquito
han bailado por la colcha
con sus patitas de barro.

En una cama para manchar
nunca importa
dónde cae la mermelada
o si salpica pintura.
Por otro lado
si uno desea es moverse,
un tanque de litera
es lo que se recomienda.

Una litera tiene manivelas,
ruedas, engranajes
y palancas de las que tirar
si se atasca en una ciénaga.
Un tanque litera
pisotea,
atraviesa estanques de patos
o adoquines de aceras.
Se está cómodo en su interior
incluso con nieve o granizo.
Hay de todo en la litera
excepto velas para navegar.

Una cama más tranquila
es más el tipo de cama
que adoran los naturalistas.
Es un tipo de hamaca
que cuelga entre dos troncos
y en la que columpiarse a gusto
en medio de las ramas,
y contar cada pájaro
gorrión, petirrojo o grajo,
para registrar su nombre
en el libro de los nombres.
Alrededor de la hamaca
cuelgan falsos nidos de paja
hechos para ruiseñores, saltadores
y gigantes guacamayas.
Los pájaros en bandada
(si no me equivoco)
te robarán cerezas y bayas
y hasta tu bacon en trozos.

Por descontado,
ninguna de estas camas
es fácil de doblar,
agarrar y transportar.
Una cama de bolsillo
siempre resulta práctica.
Si estás de visita
en casa de tu tita
y afirma que es una pena
que no te puedas quedar
porque no tiene una cama extra,
puedes sacar tu camita
del tamaño de un guisante
y regarla con agua
hasta un tamaño aceptable.
Sí, una cama de bolsillo
funciona muy bien
pero ¿cómo saber?
¡oh! ¿cómo saber?
que no encogerá de nuevo,
en pleno sueño,
al tamaño de un guisante
Entonces ¿dónde acabarás?

Aquí hay una cama
que jamás encoge.
Es una cama bote
una cama que flota.
Con una cama elefante
vas donde te apetece
y puedes coger los plátanos
directamente del árbol.
Si los tigres saltan
al oírte estornudar
no podrán elevarse
sobre las rodillas del animal.
En una cama elefante
es donde viajan los reyes
y bajo su entoldado
es tan fresco como un lago.
Puedes subir por la trompa
y deslizarte en su cola.
Como todos saben
a los elefantes no les importa.
Si hace demasiado calor
hasta para los indígenas,
nada como una ducha
bajo la misma trompa.

Pero si el termómetro
marca grados bajo cero
un lecho en el Polo
es, sin duda, lo mejor.
Cálido como una tostada
bajo tres metros de nieve
cálido como la cama
de un esquimal.
Una cama en el Polo
está hecha de piel,
y está bien si eres
un explorador.
Y si sientes
la nariz congelada
dispone de una estufa
para calentarla.

¡Oh! ¿A quién le preocupa
el tamaño de la cama,
o si tiene bultos
o si es desigual?
Mientras sus muelles
sean flexibles y nuevos
desde una cama elástica
se salta al cielo.
Sobre las malvarrosas
¡hasta luego!
y sobre los buhos
al ulular.
Sobre la luna
a Timbuctú
con un impulso más fuerte
que el de los mismos canguros.
Para ver la cena de la Osa Mayor
e incluso quedarse
un par de semanas
entre sus estrellas.

Estas son las camas
para ti y para mí
estas son las camas
para irnos dormir.
Camas de bolsillo
y de aperitivos
tanques literas
y sobre lomos de elefantes.
Camas que vuelan
o que bucean,
camas elásticas
y camas para pintar.
Hamacas entre ramas
y refugios en el Polo,
cualquier tipo de cama
mientras sea
especial y extraña
y contenga sorpresas,
camas de diversas
medidas y formas
No sólo una blanca cunita
de sábanas remetidas.
Buenas noches chiquita.
Apaga la luz de tu camita.
 LA HABITACIÓN - VINCENT VAN GOGH
EN LA CAMA - HENRI DE TOULOUSE-LAUTREC
ALMUERZO EN LA CAMA - Frederick Carl Frieseke

IVAN EL TERRIBLE EN EL LECHO DE MUERTE DE SU HIJO - VYACHESLAV SCHWARZ

COMPOSICIÓN SURREALISTA CON FIGURAS INVISIBLES - EUGENIO SALVADOR DALI

CAMA Y DOS MESITAS DE NOCHE ATACANDO FEROZMENTE A UN CELLO - DALI
EL SUEÑO O LA CAMA - FRIDA KAHLO
IMÁGEN DEL FILM EL DEMONIO Y LA CARNE CON GRETA GARBO Y JOHN GILBERT
IMAGEN DEL FILM LA DAMA DE LAS CAMELIAS CON GRETA GARBO
















CHARLES CHAPLIN ATRAPADO POR UNA CAMA GIRATORIA