Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

2.3.14

ARENA


IMAGENES DEL FILM LAWRENCE DE ARABIA

ARENA (OLIVERIO GIRONDO)

Arena,
y más arena,
y nada más que arena.

De arena el horizonte.
El destino de arena.
De arena los caminos.
El cansancio de arena.
De arena las palabras.
El silencio de arena.

Arena de los ojos con pupilas de arena.
Arena de las bocas con los labios de arena.
Arena de la sangre de las venas de arena.

Arena de la muerte...
De la muerte de arena.

¡Nada más que de arena!

CANTO ARENA (SILVIO RODRÍGUEZ)
Hoy continué tomando rumbo a mi región 
tomando señas, descifrando encrucijadas 
mi cuerpo sigue practicando su cuestión 
cruje mi hueso y se hace la palabra. 
Hoy continué domesticando la razón 
llena de asombro ante el día sucedido 
proyecto un rápido boceto de la acción 
trazo versiones que capturo del olvido. 

Por eso canto arena 
roca que luego es multitud del agua buena. 
Y canto espuma 
cresta que cuando logra ser ya no es ninguna. 

He puesto filo al anhelante corazón 
arrojo estrellas a mecharse contra vientos 
el sueño ha desencadenado la canción 
y la canción de hoy me sabe a juramento. 
La prisa lleva maravilla y lleva error 
pero viajamos sobre rueda encabritada 
he despertado en el ojo del ciclón 
cuento millones de agujeros en el alma. 

Por eso canto arena 
roca que luego es multitud del agua buena. 
Y canto espuma 
cresta que cuando logra ser ya no es ninguna. 

Hoy continué tomando rumbo a mi región 
con dulce látigo de abeja en la conciencia 
hoy me perdí amar con planificación 
pero gane a lo que partió con la prudencia. 
Hoy continué dándole cuerda a mi reloj 
con timbre atado sobre número invisible 
poco me importa donde rompa mi estación 
si cuando rompe está rompiendo lo imposible. 

Por eso canto arena 
roca que luego es multitud del agua buena. 
Y canto espuma 
cresta que cuando logra ser ya no es ninguna.

ARENA (MARIO BENEDETTI)
Arena entre mis dedos
bajo mis pies de plomo
arena voladora
arena buena
en tu memoria polen
quedaron escondidos
mis castillos
guárdalos hasta el día
en que un niño
otro niño
se acerque a rescatarlos
con mi salvoconducto

LA ARENOSA 
VERSIÓN MERCEDES SOSA
VERSIÓN DUO SALTEÑO
VERSIÓN LOS FRONTERIZOS

Arenosa, arenosita

Mi tierra cafayateña

El que bebe de su vino

Gana sueño y pierde pena.



El agua de calchaqui

Padre de todas las siembras

Cuando uno se va y no vuelve

Canta llorando y se aleja.



Arena, arenita

Arena, tapa mi huella

Para que en las vendimias

Mi vida yo vuelva a verla.

Luna de los medanales
Lunita cafayateña
Luna de arena morena
En carnavales de ausencia.

Deja que beba en tu vino
La savia cafayateña
Y que me pierda en la cueca
Cantando antes que me muera.
Arena, arenita
Arena, tapa mi huella
Para que en las vendimias
Mi vida yo vuelva a verla

HUELLAS EN LA ARENA  
POEMA ATRIBUÍDO EN OCASIONES A MARGARET FISHBACK POWERS
Y, EN OTRAS, A MARY STEVENSON
OTRA VERSIÓN
Anoche yo tuve un sueño
Soñé que estaba caminando en la playa con el Señor
Y a través del cielo pasaban escenas de mi vida
Por cada escena que pasaba percibí
Que quedaban dos pares de pisadas en la arena
Una era la mía y la otra del Señor
Cuando la última escena de mi vida pasó delante nuestro
Miré hacia atrás, hacia las pisadas en la arena
Y noté que muchas veces en el camino de mi vida
Había un solo par de pisadas en la arena
Noté también que eso sucedió en los momentos
más difíciles y angustiosos de mi vivir
y esto realmente me perturbó
y pregunté entonces al Señor:
Señor, tu me dijiste cuando yo resolví seguirte
Que andarías siempre conmigo, todo el camino
Y sin embargo ví que en los peores momentos
De mi vida, había un solo par de pisadas...
No comprendo por qué me abandonaste Señor
Cuando yo más te necesitaba
Y el Señor me respondió:
Mi querida hija Yo te amo y jamás te dejaría
En los momentos de tu sufrimiento
Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas
Fue justamente allí, cuando Yo te cargué en mis brazos.


OLAS Y ARENA (SYLVIA REXACH)
VERSIÓN CARMEN DELIA DIPINI
Soy la arena,
que en la playa está tendida
envidiando otras arenas
que le quedan cerca al mar;
eres tú la inmensa ola
que al venir casi me toca,
pero luego te devuelves
hacia atrás.

Las veces
que te derramas sobre arena
humedecida
ya creyendo que esta vez
me tocarás,
al llegarme tan cerquita
pero luego te recoges
y te pierdes en la inmensidad del mar.

Soy la arena que la ola nunca toca
y que en la playa tendida
vive sola su penar.
Eres ola
que te envuelves en la bruma
y te disuelves en la espuma
alejándote más.

ARENAS MOVEDIZAS (JACQUES PREVERT)

 Demonios y maravillas
 Vientos y mareas 
A lo lejos ya el mar se ha retirado 
Y tú 
Como un alga dulcemente acariciada por el viento 
En las arenas del viento te agitas entre sueños 
Demonios y maravillas 
Vientos y mareas 
A lo lejos ya el mar se ha retirado 
Pero en tus ojos entreabiertos 
Han quedado dos pequeñas olas
Demonios y maravillas 
Vientos y mareas 
Dos pequeñas olas para ahogarme.
ARENAS MOVEDIZAS (JOAQUÍN SABINA)
Mañana cuando era tan pequeño 
por el Acantilado del Obispo caí 
persiguiendo un pájaro sin dueño 
y aterricé en un polvorín 

de arenas movedizas 
bajo un cielo de betún, 
caracolas que agonizan 
sin decir ni mu. 

Cuando el gallo a sueldo de la madrugada, 
llegó con su kikirikí, 
desperté soñando que viajaba 
desnudo con un maletín 

de arenas movedizas 
bajo un cielo de alquiler, 
alfileres que agonizan 
antes de nacer. 

A mi cita fui pero el horizonte 
se había cansado de esperar, 
me llamó san Pedro por mi nombre 
y no le quise contestar. 

Y arenas movedizas 
bajo un cielo de almidón, 
paquebotes que aterrizan 
sin pedir perdón. 

Arenas movedizas 
bajo un cielo regaliz, 
ascensores que agonizan 
por la cicatriz.

ARENAS MOVEDIZAS (BABASÓNICOS)
Estoy mareado 
me aturdo con la cara de la gente 
que esta a mi lado, con desenfado 
esquivo y me proyecto indiferente 
como un demente, de mente a mente 
te encuentro y te propongo lo infinito 
lo inesperado esta a mí lado... 

¿Cual de las arenas es la arena del desierto? 
¿Cual de las arenas es la arena del señor? 
¿Cual de las arenas es la arena del tiempo? 
Arenas movedizas son. 

Estoy mareado, cansado, aturdido 
a lo sumo distraído, irreverente. 
No creo en la comedia cotidiana 
soy un bastardo de porcelana. 
Un vago y sin vos soy muy chiquito 
te necesito. 
Realmente como, como de mi arena 
que se auto chupa 
y se auto inventa. 
Puedo recurrir a la mentira, si no sos mía... 

¿Cual de las arenas es la arena del desierto? 
¿Cual de las arenas es la arena del señor? 
¿Cual de las arenas es la arena del tiempo? 
Arenas movedizas son. 

Estoy mareado, exhausto 
no paro de escuchar a los profetas 
como deliran, como me inventan. 
Me quieren conformar con esta vida 
que tontería, que tontería. 
Quisiste convencerme con la guerra 
y yo ni mierda. 
Quisiste convencerme con la religión 
si es un bajón. 
Toda tu basura de experiencia de vida 
todo tu sistema es una pena. 
Deja de darme lástima 
hundite en mi arena 
soy el que devora tu razón. 

¿Cual de las arenas es la arena del desierto? 
¿Cual de las arenas es la arena del señor? 
¿Cual de las arenas es la arena del tiempo? 
Arenas movedizas son.


DE LA ARENA (BERNARDO ATXAGA)

Arena la tierra más anónima
hechas de arena las columnas del desparaíso.
Y el aire del planeta Tierra
De arena,
De arena los satélites,
Urano,
También Venus
De la arena.
Expulsando arena los corazones,
atrayendo arena. Arena.
Pero no sólo arena.
Junto con la arena la lágrima esencial
y una vasija llena de sangre.
Entre la arena también vosotros, rotos
relojes, cartas
Amarillentas, diccionario
liliputiense, oxidado
escudo de Esparta;
También venís vosotros.
Pero todo se va perdiendo cada noche
Como tú o la luz;
Cada noche no queda más que arena
bajo la luz cruel. Arena.
Arena la tierra más anónima,
hechas de arena las columnas del desparaíso.

TORMENTAS DE ARENA (LOS RODRÍGUEZ)
Estoy en el medio de la tormenta de arena 

abajo sólo veo mis pies caminando en la arena 

dejo un camino marcado que se borra siempre 

el verano parece estar tan lejos... 



Y tu cara siempre detrás del espejo 

y en el fondo el camino parece desierto. 

Quién pudiera guardarla dentro de los dedos 

la marea borró tu nombre en la arena... en la arena. 



Eso parece la tormenta de arena 

vuelven los soldados con arena entre las manos 

nunca supe que el viento borraba tu nombre en la arena 

huellas de nuestro naufragio en la arena... en la arena 

en la arena. 

Un naufragio rendido en la arena 
tu nombre borrado con letras de arena 
si yo no supiera diría que ahora 
estoy en el medio de la tormenta de arena 
abajo sólo veo mis pies en la arena 
estoy en el medio de la tormenta de arena 
abajo sólo veo mis pies en la arena 
en la arena 
en la arena


EL RELOJ DE ARENA (JORGE LUIS BORGES)


Está bien que se mida con la dura 

Sombra que una columna en el estío 

Arroja o con el agua de aquel río 

En que Heráclito vio nuestra locura 



El tiempo, ya que al tiempo y al destino 

Se parecen los dos: la imponderable 

Sombra diurna y el curso irrevocable 

Del agua que prosigue su camino. 



Está bien, pero el tiempo en los desiertos 

Otra substancia halló, suave y pesada, 

Que parece haber sido imaginada 

Para medir el tiempo de los muertos. 

Surge así el alegórico instrumento 
De los grabados de los diccionarios, 
La pieza que los grises anticuarios 
Relegarán al mundo ceniciento 

Del alfil desparejo, de la espada 
Inerme, del borroso telescopio, 
Del sándalo mordido por el opio 
Del polvo, del azar y de la nada. 

¿Quién no se ha demorado ante el severo 
Y tétrico instrumento que acompaña 
En la diestra del dios a la guadaña 
Y cuyas líneas repitió Durero? 

Por el ápice abierto el cono inverso 
Deja caer la cautelosa arena, 
Oro gradual que se desprende y llena 
El cóncavo cristal de su universo. 

Hay un agrado en observar la arcana 
Arena que resbala y que declina 
Y, a punto de caer, se arremolina 
Con una prisa que es del todo humana. 

La arena de los ciclos es la misma 
E infinita es la historia de la arena; 
Así, bajo tus dichas o tu pena, 
La invulnerable eternidad se abisma. 

No se detiene nunca la caída 
Yo me desangro, no el cristal. El rito 
De decantar la arena es infinito 
Y con la arena se nos va la vida. 

En los minutos de la arena creo 
Sentir el tiempo cósmico: la historia 
Que encierra en sus espejos la memoria 
O que ha disuelto el mágico Leteo. 

El pilar de humo y el pilar de fuego, 
Cartago y Roma y su apretada guerra, 
Simón Mago, los siete pies de tierra 
Que el rey sajón ofrece al rey noruego, 

Todo lo arrastra y pierde este incansable 
Hilo sutil de arena numerosa. 
No he de salvarme yo, fortuita cosa 
De tiempo, que es materia deleznable.


LAS ARENAS DENUNCIADORAS (HENRI MICHAUX)










Colocado en el centro de las arenas perfectamente vacías, el acusado es interrogado Por vía oculta. 
El silencio es profundo, pero la pregunta resuena potente para él.
Resonando contra las gradas, rebota, vuelve, recae y da al fin sobre su cabeza como ciudad que se desmorona.
Bajo esas ondas apremiantes, solamente comparables a catástrofes sucesivas, el acusado pierde toda resistencia y confiesa su crimen. No puede dejar de confesar.
Ensordecido, vuelto un andrajo, con la cabeza dolorida y sonante, con la sensación de haber tenido que vérselas con diez mil acusadores, el acusado abandona luego las arenas, donde no cesa de reinar el más absoluto silencio.


TORMENTA DE ARENA (ROSANA)

No le pidas a Dios 
Que me cambie por nadie 
No se secan al aire 
Cicatrices de amor 

No le pidas a Dios 
Que reescriba la historia 
Te regalo la gloria 
Con puñados de amor 

Pido a Dios el aire 
Que te libre de esta pena 
Pido a dios que ponga besos 
Cuando yo te duela 

Pídeme que pida a Dios 
Agua de las piedras 
Pa beber en el desierto 
Donde tu me dejas... 
Una tormenta de arena 
Que me arranca de un soplo la vida 
Que me hiela si tu no me abrigas 
Que me arranca del cielo de un golpe mortal 
Que me arrastra, me empuja y me quema 
Que me abrasa en un fuego de arena 
Y me deja sin ganas de resucitar 
Que me hunde... 
Y te vas 

No se mata al amor 
Ni se muere de viejo 
Con pecados añejos 
Solo duele el dolor 

No le pidas a dios 
Que me lleve tan lejos 
No tendrás que nadar 
En esta ruina de amor 

Pido a Dios el aire 
Que te libre de esta pena 
Pido a dios 
Que ponga besos 
Cuando yo te duela 

Pídeme que pida a Dios 
Agua de las piedras 
Pa beber en el desierto 
donde tu me dejas... 
Una tormenta de arena 
Que arranca de un soplo la vida 
Que me hiela si tu no me abrigas 
Que me arranca del cielo de un golpe mortal 
Que me arrastra, me empuja y me quema 
Que me arrasa en un fuego de arena 
Y me deja sin ganas de resucitar 
Que me hunde 
Y te vas 

Que me arrastra, me empuja y me quema 
Me arrodilla en un fuego de arena 
Y me deja sin ganas de resucitar 
Que me hunde 
Y te vas
VESPERAL (RUBÉN DARÍO)

Ha pasado la siesta 

y la hora del Poniente se avecina, 

y hay ya frescor en esta 

costa que el sol del Trópico calcina. 

Hay un suave alentar de aura marina 

y el Occidente finge una floresta 

que una llama de púrpura ilumina. 



Sobre la arena dejan los cangrejos 

la ilegible escritura de sus huellas. 

Conchas color de rosa y de reflejos 

áureos, caracolillos y fragmentos de estrellas 

de mar forman alfombra 

sonante al paso en la armoniosa orilla. 

Y cuando Venus brilla, 
dulce, imperial amor de la divina tarde, 
creo que en la onda suena 
o son de lira, o canto de sirena. 
Y en mi alma otro lucero, como el de Venus, arde.

EL HOMBRE ES PURA ARENITA (HORACIO GUARANY)
Es triste llegar a viejo 
resentido y amargao. 
Hablar mal de los amigos, 
no es de esta tierra, cuñao. 

Pa enamorar la mujer 
ninguno hable mal del otro, 
que en las yerras del querer 
cada cual doma sus potros. 

El hombre es pura arenita 
en medio de tanta huella, 
no hace falta dir al cielo 
para alcanzar las estrellas. 

Quien no tenga mucha voz 
mejor que cante bajito, 
hay que tener mucha agalla 
para cantar a los gritos. 

Yo siempre canté a los gritos 
así en el monte aprendí, 
yo sólo canto bajito 
cuando canto... para mi 

Pero si le canto al pueblo 
no paro hasta hacerlo arder, 
al tope de mi alarido, 
me gusta verlo crecer. 

El gaucho canta pa' juera, 
el indio canta pa' dentro, 
uno es guitarra altanera 
y el otro, puro lamento. 

El canto es consolación, 
el grito es necesidad, 
corazón contento canta, 
quien sufre debe gritar. 

Yo siempre canté a los gritos, 
así en el monte aprendí, 
yo sólo canto bajito 
cuando canto... para mi.

ARENITAS DEL CAMINO (ATAHUALPA YUPANQUI)
SÓLO LETRA

Arenitas del camino

Cualquier viento se las lleva

Así son las esperanzas

De los pobres de mi tierra



Arenitas del camino...

Andar por los pedregales

Como la senda y el río



Arenitas del camino...

Arenitas del camino
Allá lejos se levantan
Pobre de aquel corazón
Que no guarde su esperanza

Arenitas del camino

Andar por los pedregales
Como la senda y el río

Arenitas del camino...


GARGANTA CON ARENA (CACHO CASTAÑA)
Ya ves, 
el día no amanece, 
Polaco Goyeneche, 
cantame un tango más. 
Ya ves, 
la noche se hace larga, 
tu vida tiene un carma, 
cantar, siempre cantar. 

Tu voz, 
que al tango lo emociona 
diciendo el punto y coma 
que nadie le cantó. 
Tu voz, 
de duendes y fantasmas, 
respira con el asma 
de un viejo bandoneón. 

Canta 
garganta con arena, 
tu voz tiene la pena 
que Malena no cantó. 
Canta, 
que Juárez te condena 
al lastimar tu pena, 
con su blanco bandoneón. 

Canta, 
la gente está aplaudiendo, 
y aunque te estés muriendo 
no conocen tu dolor. 
Canta, 
que Troilo desde el cielo, 
debajo de tu almohada 
un verso te dejó. 

Cantor, 
de un tango algo insolente, 
hiciste que a la gente 
le duela tu dolor. 
Cantor, 
de un tango equilibrista, 
más que cantor artista, 
con vicios de cantor. 

Ya ves, 
a mí y a Buenos Aires 
nos falta siempre el aire 
cuando no esta tu voz. 
A vos, 
que tanto me enseñaste, 
el día que cantaste 
conmigo una canción.


BARCOS PESQUEROS EN LA PLAYA DE SAINTES MARIES - VINCENT VAN GOGH
JOAN MIRO EN LA PLAYA
SALVADOR DALÍ EN LA ARENA