Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

13.12.13

COTIDIANO







VERSOS SENCILLOS

Yo soy un hombre sincero
de donde crece la palma,
y antes de morirme quiero
echar mis versos del alma.

Yo vengo de todas partes
y hacia todas partes voy:
arte soy enre las artes;
en los montes, monte soy.

JOSÉ MARTÍ
COTIDIANO (CHICO BUARQUE)
EN ESPAÑOL
Todo dia ela faz tudo sempre igual
Me sacode às seis horas da manhã
Me sorri um sorriso pontual
E me beija com a boca de hortelã

Todo dia ela diz que é pra eu me cuidar
E essas coisas que diz toda mulher
Diz que está me esperando pro jantar
E me beija com a boca de café

Todo dia eu só penso em poder parar
Meio dia eu só penso em dizer não
Depois penso na vida pra levar
E me calo com a boca de feijão

Seis da tarde como era de se esperar
Ela pega e me espera no portão
Diz que está muito louca pra beijar
E me beija com a boca de paixão

Toda noite ela diz pra eu não me afastar
Meia-noite ela jura eterno amor
E me aperta pra eu quase sufocar
E me morde com a boca de pavor

Todo dia ela faz tudo sempre igual
Me sacode às seis horas da manhã
Me sorri um sorriso pontual
E me beija com a boca de hortelã
Cada día ella siempre hace todo igual
Me despierta a las seis antes que el sol
Me sonríe con sonrisa puntual
Y me besa con boca de mentol

Todo el día ella dice "te has de cuidar"
Cosas que dice siempre una mujer
Dice que está esperándome a almorzar
Y me besa con boca de café

Todo el día yo pienso en poder parar
Al mediodía pienso en decir no
Luego pienso en la vida y continuar
Y me callo con boca de arroz

En la tarde, a las seis, era de esperar
Ella viene y me espera en el portón
Dice estar como loca por besar
Y me besa con boca de pasión

Cada noche me pide a su lado estar
Medianoche y me jura eterno amor
Y me aprieta hasta hacerme sofocar
Y me besa con boca de pavor

Cada día ella siempre hace todo igual
Me despierta a las seis antes que el sol
Me sonríe con sonrisa puntual
Y me besa con boca de mentol

COTIDIANA I (MARIO BENEDETTI)
    La vida cotidiana es un instante
    De otro instante que es la vida total del hombre
    Pero a su vez cuántos instantes no ha de tener
    Ese instante del instante mayor.

    Cada hoja verde se mueve en el sol
    Como si perdurar fuera su inefable destino
    Cada gorrión avanza a saltos no previstos
    Como burlándose del tiempo y del espacio
    Cada hombre se abraza a alguna mujer
    Como si así aferrara la eternidad.

    En realidad todas estas pertinacias
    Son modestos exorcismos contra la muerte
    Batallas perdidas con ritmo de victoria
    Reos obstinados que se niegan
    A notificarse de su injusta condena
    Vivientes que se hacen los distraídos.

    La vida cotidiana es también una suma de instantes
    Algo así como partículas de polvo
    Que seguirán cayendo en un abismo
    Y sin embargo cada instante
    O sea cada partícula de polvo
    Es también un copioso universo.

    Con crepúsculos y catedrales y campos de cultivo
    Y multitudes y cópulas y desembarcos
    Y borrachos y mártires y colinas
    Y vale la pena cualquier sacrificio
    Para que ese abrir y cerrar de ojos
    Abarque por fin el instante universo
    Con una mirada que no se avergüence
    De su reveladora
    Efímera
    Insustituible
    Luz.


DESIDERATA (RECITADO POR ARTURO BENAVIDES)
EN ESPAÑOL

Camina plácido entre el ruido y la prisa...
...y piensa en la paz que se puede encontrar en el silencio.
En cuanto sea posible y sin rendirte, mantén buenas relaciones con todas las personas.
enuncia tu verdad de una manera serena y clara
escucha a los demás, incluso al torpe o el ignorante: también ellos tienen su historia.
evita las personas ruidosas y agresivas, ya que son un fastidio para el espíritu.
Si te comparas con los demás, te volverás vano y amargado, porque siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.


Disfruta de tus éxitos, lo mismo que de tus planes
mantén el interés en tu propia carrera por humilde que sea: ella es una verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos...
sé cauto en tus negocios, porque el mundo está lleno de engaños...
... mas no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que existe.
hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales, la vida está llena de heroísmo.
Sé sincero contigo mismo. en especial no finjas el afecto y no seas cínico en el amor..
...pues en medio de todas las arideces y desengaños es perenne como la hierba.


Acata dócilmente el consejo de los años, abandonando con donaire las cosas de la juventud
Cultiva la firmeza del espíritu, para que te proteja en las adversidades repentinas
muchos temores nacen de la fatiga y la soledad
Sobre una sana disciplina, sé benigno contigo mismo


Tú eres una criatura del universo, no menos que las plantas y las estrellas, tienes derecho a existir.
y sea que te resulte claro o no, indudablemente el universo marcha como debiera.
Por eso debes estar en paz con dios, cualquiera que sea tu idea de él, y sean cualesquiera tus trabajos y aspiraciones.
Conserva la paz con tu alma en la bulliciosa confusión de la vida.
Aun con todas su farsa, penalidades y sueños fallidos, el mundo es todavía hermoso.
Se cauto.
Esfuérzate por ser feliz


You are a child of the universe. 
no less than the trees and the stars, you have a right to be here. 
and whether or not it is clear to you, 
no doubt the universe is unfolding as it should. 

HAN VENIDO (ALFONSINA STORNI)

Hoy han venido a verme
mi madre y mis hermanas.

Hace ya tiempo que yo estaba sola
con mis versos, mi orgullo...casi nada.

Mi hermana, la más grande, está crecida,
es rubiecita; por sus ojos pasa
el primer sueño: He dicho a la pequeña:
-La vida es dulce. Todo mal acaba...

Mi madre ha sonreído como suelen
aquellos que conocen bien las almas;
ha puesto sus dos manos en mis hombros,
me ha mirado muy fijo...
y han saltado mis lágrimas.

Hemos comido juntas en la pieza
más tibia de la casa.
Cielo primaveral...para mirarlo
fueron abiertas todas las ventanas.

Y mientras conversábamos tranquilas
de tantas cosas viejas y olvidadas,
mi hermana, la menor, ha interrumpido:
-Las golondrinas pasan...
CANCIÓN DE LAS SIMPLES COSAS 
(JUAN FERNÁNDEZ VELASCO)  
VERSIÓN MERCEDES SOSA)
VERSIÓN LOLITA TORRES
Uno se despide, insensiblemente 
de pequellas cosas 
lo mismo que un arbol 
que en tiempo de otoño 
se queda sin hojas 
Al fin, la tristeza es la muerte lenta 
de las simples cosas 
y esas cosas simples 
que quedan doliendo 
en el corazón 

Uno vuelve siempre 
a los viejos sitios 
donde amo la vida 
y entonces comprende 
como estan de ausentes 
las cosas queridas 
Por eso, muchacho no partas ahora 
soñando el regreso 
que el amor es simple 
y, a las cosas simples, las devora el tiempo 

Demórate aquí 
en la luz mayor 
de este medio dia 
donde encontrarás 
con el pan al sol 
la mesa tendida 
Por eso, muchacha, no partas ahora 
soñando el regreso 
que el amor es simple 
y a las cosas simples las devora en tiempo 

Uno vuelve siempre 
a los viejos sitios 
donde amó la vida
LOS PEQUEÑOS OBJETOS (ÁNGEL CRESPO)

Los pequeños detalles de la casa:
el hilo en el tapete abandonado,
la cerilla en el suelo,
la ceniza,
que pone en la baldosa su frágil contextura,
la úñita del pequeño recortada
al lado del zapato,
ponen gusto en los ojos que sin dar importancia
coleccionan imágenes de objetos que no sirven.

Se ama más a la madre por el hilo,
se acuerda uno del padre
por la cerilla y la ceniza,
y del niño por la uña y el zapato.

Los pequeños objetos que se barren,
que ya nadie recoge,
sumamente importantes, nos recuerdan
los pequeños disgustos de la vida
y los pobres placeres tan pequeños.

CANCIÓN PARA USTEDES 
PALABRAS PARA JULIA (JUAN GOYTISOLO)

VERSIÓN NACHA GUEVARA
VERSIÓN PACO IBAÑEZ
VERSIÓN MERCEDES SOSA CON LILIANA HERRERO
EN RECITADO DEL PROPIO AUTOR
VERSIÓN DE JOAN MANUEL SERRAT

Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
con un aullido interminable,
interminable.

Te sentirás acorralada
te sentirás perdida o sola
tal vez querrás no haber nacido,
no haber nacido...

Pero tú siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti, pensando en ti,
como ahora pienso.

La vida es bella ya verás,
como a pesar de los pesares,
tendrás amigos, tendrás amor,
tendrás amigos.

Un hombre solo, una mujer,
así tomados de uno en uno,
son como polvo, no son nada,
no son nada...

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti, pensando en ti,
como ahora pienso.

Otros esperan que resistas,
que les ayude tu alegría
que les ayude tu canción
entre tus canciones.

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino nunca digas
no puedo más y aquí me quedo,
y aquí me quedo.

Entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti, pensando en ti,
como ahora pienso.

La vida es bella ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor,
tendrás amigos.

No sé decirte nada más
pero tu debes comprender
que yo aún estoy en el camino,
en el camino.

Pero tú siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti, pensando en ti,
como ahora pienso.


COTIDIANA II (MARIO BENEDETTI)

Cuando a uno lo expulsan
A patadas del sueño
El amanecer es siempre una modorra
Se emerge de ese ensayo de muerte
Todavía sellado por la víspera
Si fue de odios con rezagos de odio
Si fue de amor con primicias de amor

Pero el día empieza a convocarnos
Y es distinto de todos los demás
Tiene otra lluvia otro sol otra brisa
También otras terribles confidencias

Así empieza el diálogo con la jornada
La discusión el trueque de rencores
Y de pronto el abrazo
Porque hay días repletos de soberbia
Días que traen mortales enemigos
Y otros que son los compinches de siempre
Días hermanos que nos marcan la vida

Así ocurren sabores
Sinsabores
Manos que son cadenas
Mujeres que son labios
Ojos que son paisaje

Y cuando al fin lo expulsan
A uno de la vigilia
Se emerge de ese ensayo de la vida
Con los ojos cerrados
Y despacito
Como buscando el sueño o la cruz del sur
Ee entra a tientas en la noche anónima.
TE MIRO PASAR TEMPRANO (JAIRO)
Te miro pasar temprano 
blusa blanca, pelo negro 
y las veredas te gozan 
en las mañanas de enero 

Ay, morena quien pudiera 
presumir de ser tu dueño 
lisura, donaire y gracia 
talle de junco, todo eso 
un desenfado gracioso 
y un equipaje de sueño 

Te miro pasar temprano 
y noto siempre un revuelo 
las comadres se alborotan 
por el vaivén de tus senos 

Los empleados olvidan 
la rutina y el bostezo 
suspiran entre expedientes 
mientras te miran de lejos




VISITAS (OCTAVIO PAZ)

A través de la noche urbana de piedra y sequía
entra el campo a mi cuarto.
Alarga brazos verdes con pulseras de pájaros,
con pulseras de hojas.
Lleva un río en la mano.
El cielo del campo también entra,
con su cesta de joyas acabadas de cortar.
Y el mar se sienta junto a mí,
extendiendo su cola blanquísima en el suelo.
Del silencio brota un árbol de música.
Del árbol cuelgan todas las palabras hermosas,
que brillan, maduran, caen.
En mi frente, cueva que habita un relámpago...
Pero todo se ha poblado de alas.

LOS OBJETOS VIVEN A NUESTRO LADO, /LOS IGNORAMOS, NOS IGNORAN/ALGUNA VEZ CONVERSAN CON NOSOTROS.
ODA A LA NARANJA (PABLO NERUDA)

A semejanza tuye,
a tu imagen,
naranja,
se hizo el mundo:
redondo el sol rodeado
por cáscaras de fuego:
la noche consteló con azahares
su rumbo y su navío.
Así fue y así fuimos,
oh tierra,
descubriéndote,
planeta anaranjado.
Somos los rayos de una sola rueda
divididos
como lingotes de oro
y alcanzando con trenes y con ríos
la insólita unidad de la naranja.






CUANDO COMENZAMOS A NACER (SUI GENERIS)
Cuando comenzamos a nacer, la mente empieza a comprender 
que vos sos vos y tenés vida. 
Que poca cosa es la realidad, tanto seguir, tanto soñar, 
y lo que vale no es el día. 
Pero el sol (pero el sol...) esta! 
no es de papel, es de verdad. 
Tenes una boca para hablar, y comenzás a preguntar, 
y conoces a la mentira. 
Con tus piernas vas a caminar, y te empiezan a encerrar, 
y ahí te quedas con tu rutina. 
Y que vas (y que vas...) a hacer, 
uno se cansa de correr!... 
Llenas tus valijas de amor 
y te vas a buscar el cuerpo de una mujer; 
Y descubrís que ¨amor¨ es mas que una noche 
y juntos ver amanecer... 
poco a poco vos te conformas, si no es amor, es tuya igual, 
y vos le das lo que te pida. 
Pero si te ofrecen el final, dirás: 
Igual me he de quedar, porque soy yo, porque es mi vida...

7 (JEAN ARISTEGUIETA)

Amaba las pequeñas flores del monte
amaba los insectos anónimos las raíces olvidadas
amaba el agua generosa de los jagûeyes
amaba la miel de las colmenas la brisa del medidía
y comprendía la vasta sabiduría del bosque
su intemperie ávida de dulzura
su dádiva jubilosa de tesoros elementales.





PALABRAS A MI MISMO (HUGH PRATHER)

Si solamente hubiera...
desdeñado futuras grandezas
y mirado las plantas y los edificios
y tomado contacto con aquellos que me rodeaban.

Si hubiera olido el aire
e ignorado los formulismos y las obligaciones rígidas
y escuchado el rumor de la lluvia sobre el tejado
estrechando a mi mujer entre mis brazos
...Tal vez no sea demasiado tarde.

Está amaneciendo.
Me ha sido dado un nuevo día.
Otro día para oir,
y leer, y oler, y caminar
un nuevo día para el amor, para la gloria.
Estoy vivo un nuevo día.

Pienso en aquellos que no lo están.

LAS COSAS PEQUEÑAS (JUAN LUIS GALLARDO)

Celebro la grandeza de las cosas pequeñas;
de las cosas triviales, sencillas, hogareñas.

Quisiera que este verso fuera un canto de gesta
que exalte las hazañas de la gente modesta.

Quisiera que este verso fuera un himno discreto
que exalte al hombre medio, responsable y concreto.

Quisiera que este verso resulte una balada
que exalte  al hombre honrado y a la mujer honrada.

Celebro la batalla de apariencia anodina
que se libra en los campos de la diaria rutina.

Celebro ese gobierno que ejercen las mujeres
y que los formularios definen: sus quehaceres.

Gobierno que se inicia cuando encienden puntuales
en sus  casas dormidas los fuegos matinales.

Celebro los aromas que inundan la cocina:
celebro la fragancia del café y de la harina.

Celebro cada gesto, celebro cada frase,
preparando los hijos cuando salen a clase:

que ajustar la corbata, que observar los detalles,
recomendar cuidado para cruzar las calles.

Y celebro a los chicos con delantales blancos
cuando escuchan atentos sentados en sus bancos.

Celebro las lecciones sabidas a conciencia;
los triángulos, los mapas, pintados con paciencia.

Celebro la epopeya del trabajo bien hecho,
del horario completo, del deber satisfecho.

Celebro las proezas del último escribiente
que no demora el curso que sigue un expediente.

Celebro la respuesta simpática y precisa
celebro la fatiga detrás de una sonrisa.

Celebro la tarea comenzada y concluida
Celebro la herramiento que se limpia y se cuida.

Celebro a quien mensura los alcances de un riesgo
cuando avanza prudente por atajos al sesgo.

Y celebro asimismo la decisión valiente
que lleva en ocasiones a jugarse de frente.

Celebro la costumbre de decir la verdad
Celebro la constancia. Celebro la amistad.

Celebro la finura de esa ayuda encubierta
que se presta de modo que ninguno la advierta

Celebro los escritos con renglones prolijos
y celebro el coraje de tener muchos hijos.

Celebro que se cumplan los acuerdos verbales
Celebro la clemencia de los buenos modales

Celebro al funcionario que cumple sus funciones
Y celebro al vecino que riega sus malvones

Celebro a quien comparte la pesadumbre ajena
Celebro a quien festeja la dulce Nochebuena.

Celebro al vigilante. Celebro al carpintero.
Celebro el trato franco y el amor verdadero.

Celebro las parejas de novios que en verano
caminan por los parques tomados de la mano

Y celebro el cariño de mujer y marido
cuando llevan ya un largo camino recorrido

Celebro los abuelos que ríen con sus nietos
Celebro a quienes saben mantener lso secretos.

Celebro al hombre humilde que construye un país:
del árbol florecido celebro la raíz

Celebro a los que pisan con firmeza en el suelo
mientras alzan confiados su corazón al cielo.

Y concluyo este verso con el párrafo aquel:
quien es fiel en lo poco será en lo mucho fiel.

RUTINA (ROBERTO CARLOS)
El sol aun no madrugó
Y el reloj tampoco despertó 
En la puerta abierta aun en la penumbra 
Yo miro otra vez 

Su cuerpo adormecido y mal cubierto 
Casi no me deja ir 
Con esfuerzo me doy vuelta 
Pues ahora tengo que partir 

La misma conducción la misma hora 
Los mismos pensamientos llegan 
Mi cuerpo está conmigo pero aun 
Mi pensamiento esta con ella 

Ahora imagino a sus manos 
Buscando en vano mi presencia 
En nuestra cama 
Me gustaría ni saber lo que ahora piensa 

Estoy llegando para otro día 
De trabajo que comienza 
Mientras ella en casa se despierta 
A la rutina de su día 

Yo casi puedo ver el agua fresca 
Deslizarse por su cuerpo 
En gotas coloreadas por la luz 
A través de la ventana 

Un gesto en sus cabellos colocando 
Su perfume preferido 
Delante del espejo que vio todo 
Se esconde un vestido 

Después de un café mirando lejos 
Ella se pierde pensativa 
Fumando tranquila 
Y viendo fijo el humo para piensa en mi 

El día va pasando y la verdad y ya la noche yo espero
Cuento yo las horas que me separan 
De todo aquello que más quiero 

Mi rostro se ilumina de alegría en el momento de irme a casa 
No puedo controlar esos deseos 
De salir corriendo ahora 
El transito me da mucho fastidio Y el pensamiento continua 

Pensando en mi regreso muchas veces 
Ella mira hacia la calle 
La puerta se abre de repente 
Y yo me entrego entero entre sus brazos 

Y nuestro amor comienza 
Y solamente acaba cuando se inicia 
En un día de rutina, un día, un día de rutina, un día 
El sol aun no madrugo en un día de rutina 
y nuestro amor comienza en un día de rutina
COTIDIANA III (MARIO BENEDETTI)
Nuestras vidas son los ríos
Que van a dar a la vida.
Ernesto Cardenal

Esta cotidiana no se apoya en ninguna mutación trascendente
Hoy es tan sólo un viernes de poca monta
Sin noticias o trazos demasiado malos
Ni tampoco demasiado buenos funcionan normalmente
Las endocrinas y los semáforos
Las pompas fúnebres y las de jabón
Unos llegan berreando otros parten silentes
Otros más se aprontan a llegar o a partir
En líneas generales el pronóstico del tiempo
Acierta por fin con las turbonadas
Y es justo subrayar que hoy ha logrado
Truenos corroborantes
Esta cotidiana es tan sólo costumbre
Apenas un viernes de pobre vestimenta
Pero aquí se levantan las casas del hombre
A veces existen con un ruido infernal
Y otras veces duermen en silencio amoroso
Sólo interrumpido por crujiditos
Que pueden ser jadeos conyugales
O también calambres de la madera
Sin embargo allí crecen el trabajo y la muerte
El vientre rebosante de futuro
Y el viejo que no puede con sus huesos
Entran por las persianas tataguas y mosquitos
Y hay un latido general que es la vida
Sólo rutina y sin embargo
Las manos besan
Los ojos palpan
Los labios ven
Nosotros
Es decir nuestros otros
Venimos
Vienen
A explorar la memoria milagrosa y austera
No hay tiempo que perder
Más bien hay mucho tiempo que ganar
Mientras atisbo con audacia y cautela
Por entre mis dedos más o menos fogueados
Y veo que entre vestigios tristes y rutinarios
Nacen flores de rutinario regocijo
Tan sólo hábito y querencia
El enjambre adolescente se encamina a sus clásicos manantiales
Pero antes de llegar se cruza con los veteranos que regresan
Y los árboles ya no saben qué hacer con las preguntas
Tan sólo práctica y costumbre
Y de vez en cuando un salto de prodigio
En el que algunos se desnucan y otros cambian el mundo
Y con las nucas rotas y las glorias que alumbran
Con mártires de un día y visionarios de medio siglo
Se va armando la historia como un sueño portátil
La rutina es después de todo una crisálida
Una comarca de posibilidades e imposibles
De la costumbre puede estallar lo insólito
Del hábito el deshábito
Por eso este viernes de opaca textura
Es casi un campamento de recuerdos
Un filtro de presagios
Uno de los confines del futuro
Tallo ritual de lo ordinario
Y también bulbo de lo extraordinario
Sabemos algo de lo que está muriendo
Pero muy poco de lo que empieza a ser
Este viernes turbio durante el cual se gestan
Sórdidas guerras frías y escaramuzas ígneas
Mientras el consumismo se dedica a llenar
Nuestras necesidades más innecesarias
El lujo escupe dádivas sobre la miseria
Y a veces la miseria escupe metralla
Esta jornada sin toque de campanas
Sin titulares a ocho columnas
Ni aguaceros radioactivos
Sin naufragios ideológicos
Ni exorcismos generacionales
Lleva en sí misma el triunfo y el desastre
Y la infinitesimal responsabilidad que nos toca
De una disyuntiva a nivel de universo
Resulta sin embargo abrumadora
Así de esta rutina vulnerable
De esta costumbre de inclemencia y cielo
De este hábito propenso a la aventura
De esta querencia con señales de humo
Debemos elegir o tan sólo inventar
Un largo paso desacostumbrado
Una limpia e intrépida zancada
Una rampa que no lleve al abismo
Un envión que tumbe las derrotas
Un trampolín que nos lance a mañana
Aunque allí nos espere otra ruina
Otra vida común
Otra crisálida.
HAY UNA NIÑA EN EL ALBA (PIAZZOLA-FERRER)
INTERPRETADA POR JAIRO
Hay una niña en el alba, soñando con ser 
una gota de agua que quiere llover 
su voz me dice en el alba, seré tu mujer 
y por la niña del alba, del alba trepé 

Nació y buscó su fiesta de media mañana 
me llama al son de sus nanas y la encontraré 
si no la vi, el mediodía contó 
que es un amor con moño y con delantal 

Y ya lo sé que luego en puntas de pie 
escribirá mi nombre en el pizarrón 
le queda chica la calle pasada las tres 
la piropea hasta el aire posado en su piel 

Por el escote le sale mi nombre otra vez 
tras su hermosura en la tarde, 
en la tarde crucé 

Y en su emoción ya madura 
la fuga del día, 
sentí su melancolía del atardecer 
y me nombró su voz de puesta de sol 

La presentí mareada de atardecer 
y la busqué la noche entera hasta el fin 
mas me llamó atravesando las horas 
mas la seguí y al despertar de la aurora 
tal vez, sentí que allí se apagaba su voz 
y allí su alma en la mía sentí 

Si estás mirando el amanecer 
hay una niña en el alba, la ves 
y con la niña en el alba estoy yo 
y el día empieza otra vez

RESUMEN (BALDOMERO FERNÁNDEZ MORENO)

Si el destino te dio mujer virtuosa,
hijos innumerables y lozanos,
piensa, mortal, que tienes en las manos
la parte de la vida más sabrosa.

Trabaja, vuelve a trabajar, reposa,
para ti será el sol de los veranos,
el dulce fuego en los inviernos canos,
el valle verde y la ribera rosa.

Gózate largamente en su presencia,
su picardía gusta o su inocencia,
mira que todo como nube pasa.

Juega con ellos de los leves talles...
No se encuentra la dicha por las calles:
si en algún lado está, será en tu casa.







LA VIDA SENCILLA (OCTAVIO PAZ)

Llamar al pan y que aparezca 
sobre el mantel el pan de cada día; 
darle al sudor lo suyo y darle al sueño 
y al breve paraíso y al infierno 
y al cuerpo y al minuto lo que piden; 
reír como el mar ríe, el viento ríe, 
sin que la risa suene a vidrios rotos; 
beber y en la embriaguez asir la vida, 
bailar el baile sin perder el paso, 
tocar la mano de un desconocido 
en un día de piedra y agonía 
y que esa mano tenga la firmeza 
que no tuvo la mano del amigo; 
probar la soledad sin que el vinagre 
haga torcer mi boca, ni repita 
mis muecas el espejo, ni el silencio 
se erice con los dientes que rechinan: 
estas cuatro paredes ?papel, yeso, 
alfombra rala y foco amarillento? 
no son aún el prometido infierno; 
que no me duela más aquel deseo, 
helado por el miedo, llaga fría, 
quemadura de labios no besados: 
el agua clara nunca se detiene 
y hay frutas que se caen de maduras; 
saber partir el pan y repartirlo, 
el pan de una verdad común a todos, 
verdad de pan que a todos nos sustenta, 
por cuya levadura soy un hombre, 
un semejante entre mis semejantes; 
pelear por la vida de los vivos, 
dar la vida a los vivos, a la vida, 
y enterrar a los muertos y olvidarlos 
como la tierra los olvida: en frutos... 
Y que a la hora de mi muerte logre 
morir como los hombres y me alcance 
el perdón y la vida perdurable 
del polvo, de los frutos y del polvo.

LA BASURA (JORGE CALVETTI)
Yo saco la basura a la calle
envuelta con papel y cuidado.

Quedan allí mezcladas, las sobras de la vida,

cáscaras del tiempo y recortes del alma.

Las dejo en la vereda con tristeza

porque son restos de fruta, de comida,

y de literatura

con las cuales

uno jugó a vivir, o se creyó existente.

Y también porque, acaso sin nosotros saberlo,

alguien nos haya envuelto

con papeles de cielo, con nubes de cuidado

y estamos a la orilla del universo

y nadie nos despide.

Yo saco la basura, la dejo en la vereda,
y le digo: Adiós.




RENÉ MAGRITTE
LOS VALORES PERSONALES - RENE MAGRITTE






La sabiduría de lograr ver la vida, sus problemas y desafíos complejos, con ojos sencillos para no complicarlos más o hacerlos insolubles se plasmó magistralmente en esta frase de un personaje literario.