Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

14.12.13

OLVIDO


IMAGEN DEL FILM ETERNO RESPLANDOR (DE UNA MENTE SIN RECUERDOS) DE MICHEL GONDRY


"Yo no hablo de venganzas ni de perdones. 
El olvido es la única venganza y el único perdón" (Jorge Luis Borges)
ALBA DEL OLVIDO (MARÍA ELENA WALSH)

Madrugada, 
hora cero. 
Resucito en tinieblas y espero 
mientras oigo el rocío caer 
allá lejos al amanecer. 

Madrugada 
de ceniza. 
Por afuera la noche agoniza 
y retumba un oscuro tambor 
en el fondo de mi corazón. 

Alba de olvido, 
vuelvo quizás 
de un país entre sueños perdido 
donde siempre me quieres hablar 
con las mismas palabras del mar. 

Madrugada, 
hora cero. 
Esperaba olvidarte y te quiero. 
Centinela de la eternidad 
mi dolor no descansa jamás. 

POEMA DEL OLVIDO (PABLO NERUDA)

Si me preguntáis en dónde he estado

debo decir "Sucede".

Debo de hablar del suelo que oscurecen las piedras,

del río que durando se destruye:

no sé sino las cosas que los pájaros pierden,

el mar dejado atrás, o mi hermana llorando.

Por qué tantas regiones, por qué un día

se junta con un día? Por qué una negra noche

se acumula en la boca? Por qué muertos?



Si me preguntáis de dónde vengo tengo que conversar con

cosas rotas,

con utensilios demasiado amargos,

con grandes bestias a menudo podridas

y con mi acongojado corazón.



No son recuerdos los que se han cruzado

ni es la paloma amarillenta que duerme en el olvido,

sino caras con lágrimas,

dedos en la garganta,

y lo que se desploma de las hojas:

la oscuridad de un día transcurrido,
de un día alimentado con nuestra triste sangre.

He aquí violetas, golondrinas,
todo cuanto nos gusta y aparece
en las dulces tarjetas de larga cola
por donde se pasean el tiempo y la dulzura.
Pero no penetremos más allá de esos dientes,
no mordamos las cáscaras que el silencio acumula,
porque no sé qué contestar:
hay tantos muertos,
y tantos malecones que el sol rojo partía,
y tantas cabezas que golpean los buques,
y tantas manos que han encerrado besos,
y tantas cosas que quiero olvidar.


DE ALGUNA MANERA (LUIS EDUARDO AUTE CON SERRAT)
De alguna manera tendré que olvidarte 
por mucho que quiera no es fácil y afable 
me faltan las fuerzas, ha sido muy tarde 
y nada más, nada más, apenas nada más. 

Las noches te acercas y enredas el aire 
mis labios se secan e intento besarte 
que fría es la acera de un beso de nadie 
y nada más, nada más, apenas nada más. 

Las horas de piedra parecen cansarse 
y el tiempo se peina con gesto de amante 
de alguna manera tendré que olvidarte 
y nada más, nada más, apenas nada más.


SI TÚ ME OLVIDAS (PABLO NERUDA)

Quiero que sepas
una cosa.
Tú sabes cómo es esto:

si miro

la luna de cristal, la rama roja

del lento otoño en mi ventana,

si toco

junto al fuego

la impalpable ceniza

o el arrugado cuerpo de la leña,

todo me lleva a ti,

como si todo lo que existe,

aromas, luz, metales,

fueran pequeños barcos que navegan

hacia las islas tuyas que me aguardan.


Ahora bien,

si poco a poco dejas de quererme

dejaré de quererte poco a poco.


Si de pronto

me olvidas

no me busques,

que ya te habré olvidado.


Si consideras largo y loco

el viento de banderas

que pasa por mi vida

y te decides

a dejarme a la orilla

del corazón en que tengo raíces,

piensa

que en ese día,

a esa hora

levantaré los brazos

y saldrán mis raíces

a buscar otra tierra.


Pero

si cada día,

cada hora

sientes que a mí estás destinada

con dulzura implacable.

Si cada día sube

una flor a tus labios a buscarme,

ay amor mío, ay mía,

en mí todo ese fuego se repite,

en mí nada se apaga ni se olvida,

mi amor se nutre de tu amor, amada,

y mientras vivas estará en tus brazos

sin salir de los míos.

ME CUESTA TANTO OLVIDARTE (MECANO)
Entre el cielo y el suelo hay algo
con tendencia a quedarse calvo
de tanto recordar
y ese algo que soy yo mismo
es un cuadro de bifrontismo
que solo da una faz
la vara vista es un anuncio de Signal
la cara oculta es la resulta
de mi idea genial de echarte
me cuesta tanto olvidarte
me cuesta tanto olvidarte
me cuesta tanto 
olvidar quince mil encantos es
mucha sensatez
y no se si seré sensato
lo que se es que me cuesta un rato
hacer las cosas sin querer
y aunque fui yo quien decidió 
que ya no mas
y no me canse de jurarte
que no habrá segunda parte
me cuesta tanto olvidarte
me cuesta tanto olvidarte
me cuesta tanto...

EL OLVIDO (MARIO BENEDETTI)

El olvido no es victoria
sobre el mal ni sobre nada
y si es la forma velada
de burlarse de la historia
para eso está la memoria
que se abre de par en par
en busca de algún lugar
que devuelva lo perdido
no olvida el que finge olvido
sino el que puede olvidar

LA MALA MEMORIA (NACHA GUEVARA)
Esta es la historia de Martín 
Cuya cabeza era una cosa 
Que trabajaba y trabajaba 
En una forma curiosa 
Esta es la historia singular 
De un tipo que parecía normal 
Cuyo cráneo sin esplendor 
Era raro sólo en su interior 
Martín sufrió desde temprano 
De un mal que es en verdad frecuente 
Una memoria traicionera 
Que sólo le trajo inconvenientes 
En la escuela o en su casa 
Cuando algo le enseñaban 
Martín, con gesto huraño 
Enseguida lo olvidaba 
Si, pero, si, pero 
Se olvidaba de olvidarse de olvidar 
Lo que debía olvidar 
Y como se había olvidado de olvidar 
Todo lo podía recordar 

¿Me siguen? 
¿Si? 

Y enseguida esta facultad 
Hizo que la sociedad 
Entendiera su estupidez 
Exactamente al revés 
Olvidado de olvidar sus lecciones 
Martín fue de los mejores 
Y a pesar de ser tan tonto 
Llegó a ser embajador muy pronto 
Pero un día que estaba lloviendo 
Y a su auto él iba corriendo 
Se llevó por delante a su secretario 
Y cayó como un canario 
Su cráneo, como una maceta 
Produjo un ruido musical 
Originando en su croqueta 
Una confusión fatal 
Y de ahí en más 
Se olvidaba de olvidarse de olvidarse de olvidar 
Lo que debía olvidar 
Y cómo olvidaba de olvidar lo que olvidaba 
No se acordaba de nada 

¿Me siguen? 
¿Si? 

Al perder con este accidente 
Su memoria de repente 
En lugar de acudir a una cita 
Siguió viaje a Calamuchita 
Pero en el camino 
Un colectivo que iba embalado 
Sin importarle su carga de almas 
Cruzó delante del desgraciado 
Y Martín que había olvidado 
La existencia del peligro 
Sin medir las consecuencias 
Se embistió al colectivo 
Y murió muy sorprendido 
Al sentir dentro del cráneo 
Un ruidito muy extraño 
Y así fue que... 
Se olvido de olvidar de olvidar de olvidar 
De olvidar que debía olvidar 
Lo que olvidaba daba de olvidar de olvidar de olvidar 
De olvidar lo que olvidaba de olvi... 
¡Uy!, me olvidé el final...


POEMA DEL OLVIDO (JOSÉ ÁNGEL BUESA)

Viendo pasar las nubes fue pasando la vida,
y tú, como una nube, pasaste por mi hastío.
Y se unieron entonces tu corazón y el mío,
como se van uniendo los bordes de una herida.

Los últimos ensueños y las primeras canas

entristecen de sombra todas las cosas bellas;

y hoy tu vida y mi vida son como estrellas,

pues pueden verse juntas, estando tan lejanas...


Yo bien sé que el olvido, como un agua maldita,

nos da una sed más honda que la sed que nos quita,

pero estoy tan seguro de poder olvidar...


Y miraré las nubes sin pensar que te quiero,

con el hábito sordo de un viejo marinero

que aún siente, en tierra firme, la ondulación del mar.

PROCURO OLVIDARTE  (SIMONE)
VERSIÓN RICARDO MONTANER
Procuro Olvidarte 
Siguiendo la ruta de un pájaro herido 
Procuro Alejarme 
De aquellos lugares donde nos quisimos 
Me enredo en amores, sin ganas ni fuerzas por ver si te olvido 
Y llega la noche y de nuevo comprendo que te necesito 

Procuro Olvidarte 
Haciendo en el da mil cosas distintas 
Procuro Olvidarte 
Pisando y Contando las hojas caídas 
Procuro Cansarme 
Llegar a la noche apenas sin vida 
y al ver nuestra casa tan sola y callada no se lo que ..haría. 

Lo que ..haría. por que estuvieras tu, por que siguieras tu conmigo 
Lo que haría... por no sentirme as, por no vivir as... perdido 
Lo que haría.. por que estuvieras tu, por que siguieras tu conmigo 
Lo que haría.. por no sentirme as, por no vivir as... perdido 

Procuro Olvidarte 
Siguiendo la ruta de un pájaro herido 
Procuro Alejarme 
De aquellos lugares donde nos quisimos 
Me enredo en amores, sin ganas ni fuerzas por ver si te olvido 
Y llega la noche y de nuevo comprendo que te necesito 

Procuro Olvidarte 
Haciendo en el da mil cosas distintas 
Procuro Olvidarte 
Pisando y Contando las hojas caídas 
Procuro Cansarme 
Llegar a la noche apenas sin vida 
y al ver nuestra casa tan sola y callada no se lo que haría... 

Lo que haría por que estuvieras tu, por que siguieras tu conmigo 
Lo que haría por no sentirme así, por no vivir así... perdido 
Lo que haría... por que estuvieras tu conmigo

RIMA LXVI  (GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER)

¿Adónde voy? El más sombrío y triste
de los páramos cruza,
valle de eternas nieves y de eternas
melancólicas brumas;
en donde esté una piedra solitaria
sin inscripción alguna,
donde habite el olvido,
allí estará mi tumba.
DONDE HABITE EL OLVIDO (LUIS CERNUDA)
EN LA VOZ DE ENRIQUE MORENTE
    Donde habite el olvido,
    En los vastos jardines sin aurora;
    Donde yo sólo sea
    Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
    Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

    Donde mi nombre deje
    Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
    Donde el deseo no exista.

    En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
    No esconda como acero
    En mi pecho su ala,
    Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

    Allá donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
    Sometiendo a otra vida su vida,
    Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

    Donde penas y dichas no sean más que nombres,
    Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
    Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
    Disuelto en niebla, ausencia,
    Ausencia leve como carne de niño.

    Allá, allá lejos;
    Donde habite el olvido

DONDE HABITA EL OLVIDO (JOAQUÍN SABINA)
Cuando se despertó,
No recordaba nada
De la noche anterior,
demasiadas cervezas,
Dijo, al ver mi cabeza,
Al lado de la suya, en la almohada...
Y la besé otra vez,
Pero ya no era ayer,
Sino mañana.
Y un insolente sol,
Como un ladrón, entró
Por la ventana.
El día que llegó
Tenía ojeras malvas
Y barro en el tacón,
Desnudos, pero extraños,
Nos vio, roto el engaño
De la noche, la cruda luz del alba.
Era la hora de huir
Y se fue, sin decir:
llámame un día.
Desde el balcón, la vi
Perderse, en el trajín
De la gran vía.
Y la vida siguió,
Como siguen las cosas que no
Tienen mucho sentido,
Una vez me contó,
Un amigo común, que la vio
Donde habita el olvido.
La pupila archivó
Un semáforo rojo,
Una mochila, un Peugeot
Y aquellos ojos
Miopes
Y la sangre al galope
Por mis venas
Y una nube de arena
Dentro del corazón
Y esta racha de amor
Sin apetito.
Los besos que perdí,
Por no saber decir:
te necesito.
Y la vida siguió,
Como siguen las cosas que no
Tienen mucho sentido,
Una vez me contó,
Un amigo común, que la vio
Donde habita el olvido.


EN EL PAÍS DEL NOMEACUERDO 

(MARÍA ELENA WALSH)



En el país de Nomeacuerdo 
doy tres pasitos y me pierdo”. 

Un pasito para allí 
no recuerdo si lo di. 
Un pasito para allá, 
ay, qué miedo que me da. 

Un pasito para atrás, 
y no doy ninguno más 
porque ya, ya me olvidé 
dónde puse el otro pie.

PASTILLITAS DEL OLVIDO (TAN BIÓNICA)

En la esquina de mi barrio hay una tienda que vende unas
Pastillas para olvidar.
Los vecinos aseveran que su efecto prolifera pero yo no las
Quise ni probar.
Pastillitas del olvido, tengan el recuerdo vivo de la noche
Que la vi bailar.
Se movía como loca, inestable y caprichosa, y era... triste
Como mi ciudad, como mi ciudad...

Yo, que te di todas mis noches a vos, sin lamentos ni reproches.
Te di, en las noches y los días, mis mejores melodías en
Las olas más tremendas de mi vida.
Yo te espero todavía, yo creo que el olvido es una fantasía.
Y así, destinado a padecerte sigo loco como siempre,
Inventando lo que sea para verte.

En un rincón de mi memoria, sobran noches de tristeza,
Poca gloria, y soledad.
Y en el hueco de los años más dorados caben tus ojos
Prestados y un adiós para olvidar.
Pastillitas del olvido, tengan el recuerdo vivo de la
Noche que la vi bailar.
Se movía como loca, inestable y caprichosa, y era...
Triste como mi ciudad, como mi ciudad...

Yo, que te di todas mis noches a vos,

Sin lamentos ni reproches.
Te di, en las noches y los días, mis mejores melodías
En las olas más tremendas de mi vida.
Yo te espero todavía, yo creo que el olvido es una fantasía.
Y así, destinado a padecerte sigo loco como siempre,
Inventando lo que sea para verte.

Yo, que te di todas mis noches a vos,

Sin lamentos ni reproches.
Baila tu milonga preferida, que está oscuro todavía,
Que amanece y se nos acaba la vida.
Yo te espero todavía, yo creo que el olvido es una fantasía.
Y así, destinado a padecerte sigo loco como siempre,
Inventando lo que sea para verte.


EVERNESS (JORGE LUIS BORGES)



Sólo una cosa no hay. Es el olvido.

Dios, que salva el metal, salva la escoria

y cifra en Su profética memoria

las lunas que serán y las que han sido.



Ya todo está. Los miles de reflejos

que entre los dos crepúsculos del día

tu rostro fue dejando en los espejos

y los que irá dejando todavía.

Y todo es una parte del diverso
cristal de esa memoria, el universo;
no tienen fin sus arduos corredores

y las puertas se cierran a tu paso;
sólo del otro lado del ocaso
verás los Arquetipos y Esplendores.

ZAMBA DEL OLVIDO (JORGE DREXLER)
JORGE DREXLER CON JOAQUÍN SABINA
Olvídame,
esta zamba te lo pide.
Te pide mi corazón
que no me olvides, que no me olvides.

Deja el recuerdo caer
como un fruto por su peso
Yo sé bien que no hay olvido
que pueda más que tus besos.

Yo digo que el tiempo borra
la huella de una mirada,
Mi zamba dice no hay huella
que dure mas en el alma.
USTED (VICENTICO Y DIEGO TORRES)
Usted fue siempre así, tan temperamental 
Usted me ha dicho tantas cosas que jamás podré olvidar 
Usted me hizo a mí pensar, aunque sea tarde ya lo sé 
Le agradezco que haya sido todo lo que fue. 

Porque usted me hizo enfrentar con lo peor de mí 
Y en mi lado mas oscuro me descubrí 

No olvide que la espero 
No espere que la olvide 
Si por usted me muero, me muero cuando ríe corazón 
No olvide que la quiero 
No quiera que la olvide 
Si cada vez que puedo me pierdo en el sonido de su voz 

Porque algo en mí cambió 
Porque algo en mí sembró 
Porque usted ha domado lo que nadie en mí domó. 

Pero no quiero yo jurar 
No quiero prometer 
Sólo míreme a los ojos y averigüe si cambié 
Yo no la quiero convencer 
Ni la quiero impresionar 
Sólo présteme una tarde y le regalo mi verdad. 

Porque usted me hizo enfrentar con lo peor de mí 
Y en mi lado más oscuro me descubrí 

No olvide que la espero 
No espere que la olvide 
Si por usted me muero, me muero cuando ríe corazón 
No olvide que la quiero 
No quiera que la olvide 
Si cada vez que puedo me pierdo en el sonido de su voz 

Porque algo en mí cambió 
Porque algo en mí sembró 
Porque usted ha domado lo que nadie en mí domó. 

Usted fue siempre así tan temperamental 
Usted robó mi alma y no la trajo nunca más 
Usted siempre fue así y ya no va a cambiar 
Si yo le di mi vida ya no pida que yo cambie, yo no cambio más. 

No olvide que la espero 
No espere que la olvide 
Si por usted me muero, me muero cuando ríe corazón 
No olvide que la quiero 
No quiera que la olvide 
si cada vez que puedo me pierdo en el sonido de su voz 

Porque algo en mí cambió 
Porque algo en mí sembró 
Porque usted ha domado lo que nadie en mí domó. 

Porque a partir de hoy 
No es el mismo el corazón 
Porque usted ha domado lo que nadie en mí domó...


OLVIDO (OCTAVIO PAZ)



Cierra los ojos y a oscuras piérdete

bajo el follaje rojo de tus párpados.

Húndete en esas espirales

del sonido que zumba y cae

y suena allí, remoto,

hacia el sitio del tímpano,

como una catarata ensordecida.



Hunde tu ser a oscuras,
anégate la piel,
y más, en tus entrañas;
que te deslumbre y ciegue
el hueso, lívida centella,
y entre simas y golfos de tiniebla
abra su azul penacho al fuego fatuo.

En esa sombra líquida del sueño
moja tu desnudez;
abandona tu forma, espuma
que no sabe quien dejó en la orilla;
piérdete en ti, infinita,
en tu infinito ser,
ser que se pierde en otro mar:
olvídate y olvídame.

En ese olvido sin edad ni fondo,
labios, besos, amor, todo renace:
las estrellas son hijas de la noche.
OLVIDO (LUIS RUBINSTEIN-CANARO-LUIS CÉSAR AMADORI)
VERSIÓN CHARLO
VERSIÓN CHARLO
Si pensara alguna vez en lo que fui
no tendría ni la fuerza de vivir...
Pero yo sé que hay que olvidar
y olvido sin protestar.
En la obscura caravana de dolor
de los hombres que perdieron el hogar,
sin blasfemar, sin un rencor,
voy solo con mi canción.

Nadie pregunta
lo que he sido en el pasado,
si fui rico, si fui honrado,
si hubo sedas en mi cuna.
A nadie importa
quién soy yo, de donde vengo,
y si alguno se me acerca
me pregunta cuánto tengo...
Miran los trapos
que delatan mi pobreza de hoy
y en esos trapos lee la gente
cuánto valgo y quién soy...
Pero no importa,
para mí que lo he vivido,
yo sé todo lo que he sido,
lo que nunca más seré...

Es por eso que mi boca no dirá
el secreto de un pasado que perdí...
Fui gran señor, creo en un Dios
que a veces me niega el pan...
Y en la obscura caravana de dolor
de los hombres que perdieron el hogar,
sin blasfemar, sin un rencor,
voy solo con mi canción.


OLVIDO (AMARAL)
Olvido mi nombre y mis apellidos, 
olvido la fecha del día en que vivo, 
con algo de tiempo les llega el olvido 
a aquellos que he odiado y a los que he querido. 

Las letras, los títulos de las canciones, 
El paso cambiado de las estaciones. 
Me acerco al espejo, me miro y sonrío 
Mi propio reflejo cayó en el olvido. 

Pero tú eres lo último que veo, 
antes de vencerme el sueño. 
Siempre estas conmigo en una dimensión 
lejos del olvido. 

Olvido a la madre que nunca he sido, 
las vidas ajenas que no he vivido. 
A veces recuerdo y a veces olvido 
los años que cumplo. 
Y entonces olvido, y olvido y olvido 

Y nada me impide que pueda olvidar 
A todos los mitos que se me han caído. 
Motivos me sobran para asesinar 
a algunos fantasmas a golpes de olvido. 

Pero tú eres lo último que veo, 
antes de vencerme el sueño. 
Siempre estas conmigo en una dimensión 
lejos del olvido. 

ELLA YA ME OLVIDÓ (LEONARDO FAVIO)
Ella, ella ya me olvidó 
yo, yo la recuerdo ahora 
era como la primavera 
su anochecido pelo 
su voz dormida al beso 

Y junto al mar la fiebre 
que me llevo a su entraña 
y soñamos con hijos 
que nos robó la playa 

Ella, ella ya me olvidó 
yo, yo no puedo olvidarla 
yo, yo no puedo olvidarla. 

Ella, ella ya se olvidó 
de aquellas caminatas 
junto a la costanera 
y el pibe que miraba 

Ella, ella ya me olvidó 
yo, yo no puedo olvidarla 
yo, yo no puedo olvidarla. 

Ella, ella ya me olvidó 
yo, yo la recuerdo ahora 
como no recordarla 
en cada primavera 
si llega con la brisa 
se la lleva la arena 

Ella, ella ya me olvido 
yo, yo no puedo olvidarla 
ýo, yo no puedo olvidarla.

NO TE OLVIDES DE MI (ROBERTO CARLOS)
Donde estuvieras mi amor, no te olvides de mí, 
Y con quiera que estés, no te olvides de mí, 
Yo solo quiero estar, en tu pensamiento, 
Por un momento creer, que tú piensas en mí, 
Donde estuvieras mi amor, no te olvides de mí, 
Aunque existiera otro amor, que te hiciera feliz, 
Si guardas en tu memoria, un poco de cuanto yo te ame 
Donde estuvieras mi amor, no te olvides de mí, 

Yo solo quiero estar, en tú pensamiento 
Por un momento creer, que tú piensas en mí 
Donde estuvieras mi amor, no te olvides de mí, 
Piensa que yo mi querer, solo a ti te lo dí 
Yo no concibo apartarte a ti, de mi existencia 
Donde estuvieras mi amor, no te olvides de mí, 

No te olvides de mí,… no te olvides de mí
NO ME OLVIDES (ABEL PINTOS)
El tiempo de alejarme me lastima una vez mas, 
abrázame un rato 
que no quiero enterarme que esta noche va a pasar 
quiero hacer un pacto. 

Seguro vos encuentres quien te quiera de verdad, 
pero no me olvides. 
Yo voy a estar muy lejos,te lo pido por piedad, 
nena,no me olvides. 

Si cada despedida es una roca sobre el mar, 
en este corazón hay muchas piedras. 
No voy a arrepentirme de decirte la verdad 
cambiaste con tu amor mi vida entera. 

El tiempo de alejarme me lastima una vez mas, 
abrázame un rato 
que no quiero enterarme que esta noche va a pasar 
quiero hacer un pacto. 

Seguro vos encuentres quien te quiera de verdad 
porque vos sos libre 
yo voy a estar pensando en volver,en regresar 
nena,no me olvides. 

Maldita sea la duda y la costumbre de pensar 
que no se puede amar de esta manera. 
Yo vivo en la distancia pero puedo regresar 
y amarte cada noche en cada estrella. 

Seguro vos encuentres quien te quiera de verdad 
porque vos sos libre 
yo voy a estar pensando en volver,en regresar 
nena,no me olvides. 

Si cada despedida es una roca sobre el mar 
nena,no me olvides. 
Yo vivo en la distancia,te lo pido por piedad, 
nena,no me olvides. 

El tiempo de alejarme me lastima una vez mas, 
abrázame un rato.

DESINTEGRACIÓN DE LA PERSISTENCIA DE LA MEMORIA - EUGENIO SALVADOR DALI
HORIZONTE OLVIDADO - EUGENIO SALVADOR DALI
EL OLVIDO ES UNA FORMA DE LIBERTAD
CARNE DEL OLVIDO II - VLADIMIR VELÁZQUEZ
DE OLVIDO Y PIEDRA - GUADALUPE FIGUEROA