Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

14.12.13

MIGRANTES INMIGRACIÓN







SOBRE LA DENOMINACIÓN DE EMIGRANTES (BERTOLT BRECHT)

Siempre me pareció falso el nombre que nos han dado: emigrantes. 
Pero emigración significa éxodo. Y nosotros 
no hemos salido voluntariamente 
eligiendo otro país. No inmigramos a otro país 
para en él establecernos, mejor si es para siempre. 
Nosotros hemos huido. Expulsados somos, desterrados. 
Y no es hogar, es exilio el país que nos acoge. 
Inquietos estamos, si podemos junto a las fronteras, 
esperando el día de la vuelta, a cada recién llegado, 
febriles, preguntando, no olvidando nada, a nada renunciando,
no perdonando nada de lo que ocurrió, no perdonando. 
¡Ah, no nos engaña la quietud del Sund! Llegan gritos
hasta nuestros refugios. Nosotros mismos 
casi somos como rumores de crímenes que pasaron
la frontera. Cada uno 
de los que vamos con los zapatos rotos entre la multitud 
la ignominia mostramos que hoy mancha nuestra tierra. 
Pero ninguno de nosotros 
se quedará aquí. La última palabra
aun no ha sido dicha." 

LOS PRIMEROS QUE LLEGARON (NACHA GUEVARA)
En qué cielo, en qué aroma se perdieron 
el idioma y los gestos de otras tierras. 
Nadie sabe bien por qué vinieron 
a este extraño suelo que es América. 
Fueron hombres, pausados, silenciosos, 
compartiendo las piezas de madera. 
El hambre los tenía acostumbrados. 
El vino espeso compartía las penas. 
En qué cielo, en qué aroma se perdieron 
el idioma y los gestos de otras tierras. 
Nadie sabe bien por qué vinieron 
a este extraño suelo que es América. 

Espiando la neblina de este río 
las mujeres merodeaban por los muelles, 
mientras fueron pariendo los que fueron 
los primeros sonidos de los fuelles. 

La memoria nació por los primeros. 
Como naipe se mezclaron con la suerte. 
Nadie sabe bien por qué vinieron 
revoleando los años con la muerte. 

En qué cielo, en qué aroma se perdieron 
el idioma y los gestos de otras tierras. 
Nadie sabe bien por qué vinieron 
a este extraño suelo que es América. 
América. 
América.
LA CASA POR LA VENTANA (JOAQUÍN SABINA)

Quemaron todas las naves 
Para iniciar una nueva vida 
Pagaron cara la llave 
Falsa de la tierra prometida. 
Pero, en lugar del Caribe, 
Con su bachata, con sus palmeras, 
La Madre Patria recibe 
Al inmigrante por peteneras. 
Y no es bona Barcelona 
Cuando la bolsa, primo, no sona 
Y gana el cholo en Madrid 
Menos que un perro sin pedigrí, 
Y el mestizo, por Sevilla, 
Va dando un cante por pesadillas, 
Y, si dos vascos atracan 
A un farmacéutico en Vigo 
Jura el testigo que eran sudacas. 
Y cada fin de semana 
Tiran la casa por la ventana 
Marcándose un agarrado 
En El Café del Mercado 
Que no es lo mismo que el Tropicana. 
Se matan haciendo camas, 
Vendiendo besos, lustrando suelos, 
Si pica el hambre en la rama 
La tortolica levanta el vuelo. 
Y, en plazoletas y cines, 
Por un jergón y plato de sopa, 
Con una alfombra y un kleenex 
Le sacan brillo al culo de Europa. 
Y, el cuerpo de policía 
Viene con leyes de extranjería 
Y, al moro de la patera, 
Le corta el rollo una patrullera, 
Y, al mulato sabrosón, 
Le dan en toda la inquisición, 
Y, al gitaníto, la ola 
Malaje y paya le quema 
El tejadito de la chabola. 
Y cada fin de semana 
Tiran la casa por la ventana, 
Chilabas y desayuno 
De kifi con té moruno 
Y escriben cartas a su sultana. 
Y cada fin de semana 
Con sus caderas dominicanas, 
Compadre, una guaranchita, 
Candombe, samba o rumbita... 
¿O es que usted nunca estuvo en La Habana? 
Y el coreano currela 
Vendiendo lollos de plimavela, 
Y en bares porno el paquete 
De guineano cuesta un billete, 
Y, al almacén del judío, 
Van seis niñatos buscando lío, 
Y al ingeniero polaco 
Que vino huyendo del frío 
Ya es mayordomo del tío del saco. 
Y cada fin de semana 
Tiran la casa por la ventana, 
Y, mientras planchan un traje, 
Su corazón de viaje 
Se va cantando La Varsoviana. 
Y cada fin de semana 
Queda el negrito 
Con la ucraniana, 
Y bailan polka y pasito, 
Y soplan vodka y mojito 
Y vuelven trompas por la mañana.
EMIGRANTE A AMÉRICA (VICENTE HUIDOBRO)
Estrellas eléctricas
Se encienden en el viento

                       Y algunos signos astrológicos
                                                                                    han caído al mar

                       Ese emigrante que canta
                       Partirá mañana

Vivir

                                                                             Buscar

Atado al barco
                                     como a un horóscopo
Veinte días sobre el mar

Bajo las aguas
Nadan los pulpos vegetales

Detrás del horizonte abierto
                             El otro puerto

Entre el boscaje
Las rosas deshojadas
                                                    iluminan las calles

 
NO ME LLAMES EXTRANJERO (RAFAEL AMOR/ALBERTO CORTEZ)
No me llames extranjero
porque haya nacido lejos
o porque tenga otro nombre la tierra
de donde vengo.
No me llames extranjero
porque fue distinto el seno
o porque acunó mi infancia
otro idioma de los cuentos.
No me llames extranjero
si en el amor de una madre
tuvimos la misma luz
en el canto y en el beso
con que nos suenan iguales
las madres contra su pecho.
No me llames extranjero
ni pienses de donde vengo.
Mejor saber dónde vamos,
a dónde nos lleva el tiempo.
No me llames extranjero
porque tu pan y tu fuego calman
mi hambre y mi frío
y me cobija tu techo.
No me llames extranjero.
Tu trigo es como mi trigo,
tu mano como la mía,
tu fuego como mi fuego,
y el hambre no avisa nunca,
vive cambiando de dueño.
Y me llamas extranjero,
porque me trajo un camino,
porque nací en otro pueblo,
porque conozco otros mares,
y un día zarpé de otro puerto.
Si siempre quedan iguales
en el adiós los pañuelos
y las pupilas borrosas
de los que dejamos lejos
los amigos que nos nombran
y son iguales los besos
y el amor de la que sueña
con el día del regreso.
No, no me llames extranjero.
Traemos el mismo grito,
el mismo cansancio viejo
que viene arrastrando el ser humano
desde el fondo de los tiempos
cuando no existían fronteras
antes que vinieran ellos;
los que dividen y matan,
los que roban, los que mienten,
los que venden nuestros sueños,
ellos son los que inventaron
esta palabra EXTRANJERO.
No me llames extranjero,
que es una palabra triste,
que es una palabra helada,
huele a olvido y a destierro.
No me llames extranjero. Mira
tu niño y el mío,
cómo corren de la mano
hasta el final del sendero.
No los llames extranjeros.
Ellos no saben de idiomas,
de límites, ni banderas. Míralos,
se van al cielo
con una risa paloma
que los reúne en el vuelo.
No me llames extranjero.
Piensa en tu hermano y
el mío,
el cuerpo lleno de balas
besando de muerte el suelo.
Ellos no eran extranjeros,
se conocían de siempre.
Por la libertad eterna
igual de libres murieron.
No me llames extranjero.
Mírame bien a los ojos
mucho más allá del odio,
del egoísmo y el miedo,
y verás que soy persona.
NO PUEDO SER EXTRANJERO.


MIGRANTES (SILVIA RODRIGUEZ)

Partiendo su corazón en dos pedazos
los  migrantes abandonan sus países
dejando en su terruño sus amores,
su más lindos recuerdos sus anhelos
llevando en las valijas sus dolores ,
sus temores y sus sueños,mitad lo deja aquí
la otra mitad se lo llevan y las dos partes sangrando.
Renuncian al amanecer de cada día, con el saludo
de quienes más los quieren, renuncian
a ver crecer sus hijos a compartir sus sueños,
 a ofrecerles consejos a llorar con sus penas
 a reír con sus triunfos, renuncian a sus vidas.
 Se llevan su nostalgia, amasarán tristezas,
sudarán con dolor en jornadas diarias
 y en su lucha por la vida.
 Se irán tras el sueño americano
 o detrás de un puñado de euros.
Llenan los aeropuertos suben en los pájaros metálicos
rumbo al norte o al oriente , cruzando el océano.
Renuncian a la patria, buscarán en otro sitio
lo que aqui no exigieron, y llorarán por eso.
 Vivirán otra cultura como peces fuera del agua.
Y aqui , la tierra el agua , el aire sentirá su ausencia.
Que vida dura les tocará vivir, cuantos días
contarán en sus noches sumando las ausencias
 llorando calladamente extrañando presencias.
Y la patria , la amada patria será de los que quedamos
 luchando por los cambios, abriendo los caminos.
 Juro que  algún día ya no se ira más nadie.
 la patria sera de todos y todos viviremos felices
 construyendo el futuro, y la patria al fin
será  patria de todos y la miseria se
exiliará de esta tierra.
DICE EL INMIGRANTE (LEÓN GIECO)
Guarda la risa entre los dientes 
marcha del sur para el este 
lleva la sombra que sostiene 
todo el peso de la gente que mas quiere 

Lleva incertidumbre 
y la risa postergada 
lleva un libro, eso es bastante 
dice el inmigrante 
Lleva la cruz del marginado 
lleva otro idioma 
lleva su familia, eso es bastante 
dice el inmigrante 

Lleva en sus ojos toda la mezcla 
de la rabia, de la duda y la tristeza 
tiene que pagar con el olvido 
lágrima de puerto y de destierro


MURAL DEL PINTOR MEXICANO DIEGO RIVERA

NO SOY DE AQUÍ NI SOY DE ALLÁ (FACUNDO CABRAL)
"Y el señor dijo a Abraham... 
Abandona... Tu tierra natal y la casa de tu padre 
y ve al país que yo te indique... 
Haré de ti... Una gran nación 
te bendeciré y por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra 
Y el señor dijo a Abraham..." 


Me gusta el sol, Alicia y las palomas 
el buen cigarro y la guitarra española 
saltar paredes y abrir las ventanas 
y cuando llora un mujer 

Me gusta el vino tanto como las flores 
y los conejos y los viejos pastores 
el pan casero y la voz de Dolores 
y el mar mojándome los pies 

No soy de aquí, ni soy de allá 
no tengo edad, ni porvenir 
y ser feliz es mi color de identidad 

Me gusta estar tirado siempre en la arena 
o en bicicleta perseguir a Manuela 
o todo el tiempo para ver las estrellas 
con la María en el trigal 

No soy de aquí, ni soy de allá 
no tengo edad, ni porvenir 
y ser feliz es mi color de identidad 

No soy de aquí, ni soy de allá 
no tengo edad, ni porvenir 
y ser feliz es mi color de identidad 

Después de andar las maravillas del mundo 
no hay nada como regresar a la patria 
y compartir la libertad que mi gente 
tan cara tuvo que pagar... 

"Dios te salve libertad 
llena eres de gracias 
el Señor es contigo..."


LOS INMIGRANTES (JAIRO)
Los inmigrantes
Llegan cuando hace frío
Los inmigrantes
Pasan sin hacer ruido
Los inmigrantes sienten
Crecer el miedo
Los inmigrantes suman
Con los diez dedos

Los inmigrantes creen
Que hay en la puerta del paraíso
Un papagayo de oro
Subido al hombro de un angelito

Cuando llegan los inmigrantes
Se habla en voz baja
Y en el barrio los comerciantes
Cuidan la caja

Los papeles del inmigrante están ajados
Llevan la foto del dedo gordo por los dos lados

Cuando llegan los inmigrantes
Se ha ido el día
Y en la noche guían sus pasos las tres Marías

El hijo del inmigrante tiene ojos negros
El hijo del inmigrante lleva escondido
Un terrón de la tierra donde ha nacido
Donde ha nacido

Los inmigrantes temen los uniformes
Los inmigrantes duermen codo con codo
Los inmigrantes fuman tabaco negro
Los inmigrantes usan pañuelo al cuello

Los inmigrantes creen
Que hay en la puerta del paraíso
Un papagayo de oro
Subido al hombro de un angelito

Cuando llegan los inmigrantes
Se habla en voz baja
Y en el barrio los comerciantes
Cuidan la caja

Lo que quieren los inmigrantes es muy poquito
Una ventana con una jaula y un pajarito

Cuando llegan los inmigrantes
Se ha ido el día
Y en la noche guían sus pasos las tres Marías

El hijo del inmigrante tiene ojos negros
El hijo del inmigrante lleva escondido
Un terrón de la tierra donde ha nacido

Donde ha nacido
ZAMBA DEL EMIGRANTE (MERCEDES SOSA E ISMAEL SERRANO)
Tengo que partir, mi corazón, 
antes que yo otros se fueron. 
Todos saben que las aves migratorias 
siempre encuentran el camino de regreso. 
No llores más, mi corazón, 
que yo no busco el olvido. 
Sólo busco futuro y horizonte, 
el faro que orienta al naufrago perdido. 

Sube al ómnibus de Zitarrosa 
una mañana de domingo, 
aquel que nos llevaba al cerro. 
Buscarás en la ciudad dormida 
el sueño que tuvimos siendo niños. 

Regarás bien, mi corazón, 
nuestro jardín y los recuerdos. 
Y cuando pasees por el mercado 
brindarás a mi salud con medio y medio*. 

Volveré muy pronto, mi corazón, 
y sanará el barrio enfermo. 
Todos saben que las aves migratorias 
siempre encuentran el camino de regreso.



corto EL INMIGRANTE DE CHARLES CHAPLIN



ESTATUA DE BRUNO CATALANO QUE SIMBOLIZA EL VACÍO  QUE SE ORIGINA EN EL SER HUMANO ANTE LA NECESIDAD DE ABANDONAR SU TIERRA

4 DE SEPTIEMBRE DÍA DEL INMIGRANTE
Se celebra en esta fecha en Argentina por decreto Nº 21.430 de 1949 en recuerdo de la disposición del Primer Triunvirato en virtud de la cual "el gobierno ofrece su inmediata protección a los individuos de todas las naciones y a sus familias que deseen fijar su domicilio en el territorio”.