Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

13.12.13

MADRE


RICARDO DARIN Y NORMA ALEANDRO EN EL FILM EL HIJO DE LA NOVIA
¡TIENES MADRE!

Pedazo de mis entrañas,
sangre que lleva mi sangre,
¡Tienes madre!
Duerme tranquilo en mis brazos,
en ese trono tan grande
que Dios tan sólo concede
a los hombres cuando nacen.
Yo espantaré con mis ojos
a quien venga a despertarte:
¡Tienes madre!
Duerme tranquilo, alma mía...
Ningún peligro te asuste;
no sientas miedo de nadie;
de lobos que te acosaran
yo sabría resguardarte.
Duerme tranquilo tu sueño...
y cuando el invierno llegue,
que el frío no te acobarde
yo traeré leña del monte...
¡Tienes madre!
Te esperan en este mundo
traiciones y falsedades,
y no hay de librarte de ellas,
aunque vivas vigilante.
Hay solamente un cercado
donde la traición no cabe;
búscalo que está en mi pecho...
¡Tienes madre!
Yo seré luz de tus ojos,
lucero que te acompañe,
alimento de tu boca,
medicina de tus males,
y seré flor en tus pasos,
y seré olor en tu aire,
y seré sombra en tu vida...
¡Tienes madre!
Cuando penes, ve a mi encuentro,
que en el camino has de hallarme;
Cuando llores no me grites,
que yo iré sin que me llames...
Pedazo de mis entrañas,
sangre que lleva mi sangre,
duerme tranquilo tu sueño...
¡Tienes madre!

HNOS. ALVAREZ QUINTERO
SONETO A MAMÁ (JOAN MANUEL SERRAT)
No es que no vuelva, porque me he olvidado 
de tu olor a tomillo y a cocina. 
De lejos, dicen que se ve más claro, 
que no es igual quién anda y quién camina. 

Y supe que el amor tiene ojos verdes, 
que cuatro palos tiene la baraja, 
que nunca vuelve aquello que se pierde 
y la marea sube y luego baja. 

Supe que lo sencillo no es lo necio, 
que no hay que confundir valor y precio, 
y un manjar puede ser cualquier bocado 

si el horizonte es luz y el rumbo un beso, 
No es que no vuelva porque me he olvidado: 
es que perdí el camino de regreso, 

Mamá...



Madre, te bendigo porque supiste hacer
de tu hijo un hombre real y enteramente humano.
El triunfará en la vida. Se marcha y es el caso
de hablar de su regreso. Cuando veas volver,
en un día de fiesta, un aviador que en la mano
luzca joyas preciosas y haga notorios pasos
y ademán -¿insolencia, dinero o buena suerte?
no salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.

Madre, si mirando el camino se acongoja tu alma
y tras la tapia entonces asoma un caminante
que trae gran renombre, espada poderosa,
ceñidas armaduras, en la frente la palma
de la victoria y gesto de sigamos adelante,
por mucho que eso valga vale muy poca cosa
el poder de la espada. el oro y el renombre;
no salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.

Madre, si aspirando el aroma de una flor
en un día de otoño gris y meditabundo,
oyes que alguien te llama y te dice: ¡Señora,
allá por el camino viene un gran señor
del brazo de su amada, conoce todo el mundo,
en la pupila clara trae la mar que añora
y en su copa de mieles un sabor de aventura!;
no salgas a su encuentro, puede no ser tu hijo.

Madre, si en invierno, después de haber cenado,
estás junto al brasero pensando con desgana,
oídos a la lluvia que cae sobre el techo,
y en eso, puerta y viento...Es alguien que ha entrado
descubierta la frente y herramienta en la mano,
levántate a su encuentro porque tienes derecho
de abrazar a tu hijo, de quien hiciste un hombre
que vuelve de la vida con el jornal ganado.

MIGUEL ANGEL ASTURIAS




LADY LAURA



Tengo a veces deseos de ser 
Nuevamente un chiquillo 
Y en la hora que estoy afligido 
Volverte a oir 
De pedir que me abraces y lleves 
De vuelta a casa 
Que me cuentes un cuento bonito 
Y me hagas dormir 

Muchas veces quisiera oirte 
Hablando sonriendo: 
“Aprovecha tu tiempo 
Tú eres aún un chiquillo” 
A pesar la distancia y el tiempo 
No puedo olvidar 
Tantas cosas que a veces de ti 
Necesito escuchar 

Lady Laura, abrázame fuerte 
Lady Laura, y cuéntame un cuento 
Lady Laura, un beso otra vez 
Lady Laura 

Lady Laura, abrázame fuerte 
Lady Laura hazme dormir 
Lady Laura, un beso otra vez 
Lady Laura 

Tantas veces me siento perdido 
Durante la noche 
Con problemas y angustias 
Que son de la gente mayor 
Con la mano apretando 
Mi hombro seguro dirías: 
“Ya verás que mañana las cosas 
Te salen mejor” 

Cuando era un niño 
Y podia llorar en tus brazos 
Y oir tanta cosa bonita 
En mi aflicción 
En momentos alegres 
Sentado a tu lado reía 
Y en mis horas difíciles 
Dabas tu corazón 

Lady Laura, abrázame fuerte 
Lady Laura,, y cuéntame un cuento 
Lady Laura, y hazme dormir 
Lady Laura 

Lady Laura, abrázame fuerte 
Lady Laura llévame a casa 
Lady Laura, y cuéntame un cuento 
Lady Laura 

Tengo a veces deseos de ser 
Nuevamente un chiquillo 
El pequeño que tú todavía 
Aún crees tener 
Cuando a veces te abrazo y te beso 
En silencio entendido 
Tú me dices aquello 
Que yo necesito saber 

Lady Laura, abrázame fuerte 
Lady Laura, y cuéntame un cuento 
Lady Laura, un beso otra vez 
Lady Laura 

Lady Laura, abrázame fuerte 
Lady Laura, y llévame a casa 
Lady Laura, un beso otra vez 
Lady Laura 

Lady Laura, Lady Laura, Lady, Lady, Lady, Lady, Lady Laura 
Lady Laura, Lady Laura, Lady Laura





HABLA MADRE CASTELLANA

- Estos hijos -dice ella,
la madre dulce y santa-,
estos hijitos tan desobedientes
que a lo mejor contestan una mala palabra...

En el regazo tiene
un montón de tiernísimas chauchas
que va quebrando poco a poco
y echando en una cacerola con agua
- ¡Cómo os acordaréis
cuando yo esté enterrada!-
Tenemos en los ojos
y la ocultamos, una lágrima.

Silencio.
Al quebrarse las chauchas
hacen, entre sus dedos,
una detonación menudita y simpática.


BALDOMERO FERNÁNDEZ MORENO






POEMA. A MI MADRE (ALBERTO CORTEZ)

Es bella..., más bella..., muy bella... 
es hoy..., es mañana..., es ayer... 
es roca... y es mirlo..., es estrella... 
es irse..., quedarse..., volver... 

Es hierba y es rama…, da sombra... 
es agua que calma la sed...; 
lejana..., es mía..., me nombra... 
me espera..., me sabe..., me ve... 

Estalla..., se esconde..., se aleja... 
es ser o no ser..., ella es... 
y es tanto, que siempre regresa... 
y el antes..., se vuelve... después... 

Me conoció, cuando tuvo sospechas de que vendría... 
y ella sabía que llegaría... ¡Ah si sabía!... 
y luego..., tiempo..., corrieron los años y me fui un día... 
y ella sabía que volvería... ¡Ah si sabía!... mi madre... 

Es bella..., más bella..., muy bella... 
es hoy..., es mañana..., es ayer... 
es roca... y es mirlo..., es estrella... 
es siempre y es más..., es mujer...



MI MADRE Y EL AIRE (ALBERTO CORTEZ)




LA MAMADRE

La mamadre viene por ahí,
con zuecos de madera. Anoche
sopló el viento del polo, se rompieron
los tejados, se cayeron
los muros y los puentes,
aulló la noche entera con sus pumas,
y ahora , en la mañana
de sol helado, llega
mi mamadre, doña
Trinidad Marverde,
dulce como la tímida frescura
del sol en las regiones tempestuosas,
lamparita
menuda y apagándose,
encendiéndose
para que todos vean el camino.

Oh dulce mamadre
-nunca pude
decir madrastra-,
ahora
mi boca tiembla para definirte,
porque apenas
abrí el entendimiento
vi la bondad vestida de pobre trapo oscuro
la santidad más útil:
la del agua y la harina,
y eso fuiste: la vida te hizo pan
y allí te consumimos,
invierno, largo invierno desolado
con la goteras dentro
de la casa
y tu humildad ubicua
desgranando
el áspero
cereal de la pobreza
como si hubieras ido
repartiendo
un río de diamantes.

Ay mamá, ¿cómo pude
vivir sin recordarte
cada minuto mío?
No es posible. Yo llevo
tu Marverde en mi sangre
el apellido
del pan que se reparte,
de aquellas
dulces manos
que cortaron del saco de la harina
los calzoncillos de mi infancia,
de la que cocinó, planchó, lavó,
sembró, calmó la fiebre,
y cuando todo estuvo hecho,
y ya podía
yo sostenerme con los pies seguros,
se fue, cumplida, oscura,
al pequeño ataúd
donde por vez primera estuvo ociosa
baja la dura lluvia de Temuco.

PABLO NERUDA
MADRE (RAPHAEL)
Madre,
cuando estás a mi lado,
ya no soy desgraciado,
ni le temo al dolor.

En el silencio,
de tu muda plegaria,
sé que a Dios vas pidiendo,
para mí lo mejor.

Madre,
cuanto me has enseñado,
cuanto me has perdonado,
con divina bondad.

Sin que yo hablara,
descubrías mis penas
y al mirarme a la cara,
me llenabas de paz.

Tú sonriendo, tú perdonando,
tú comprendiendo, lograrás,
que siempre guarde dentro de mi alma,
la fe tan grande que me das.

¡Ay! Madre,
cuando estás a mi lado,
ya no soy desgraciado,
ni le temo al dolor.

En el silencio,
de mí muda plegaria,
yo también voy pidiendo,
para ti lo mejor.

Madre, ¡ay! Madre.

REQUIEN DE MADRE (MARIA ELENA WALSH)



Aquí yace una pobre mujer 
que se murió de cansada. 
En su vida no pudo tener 
jamás las manos cruzadas. 

De este valle de trapo y jabón 
me voy como he venido, 
sin más suerte que la obligación, 
más pago que el olvido. 

Aleluya, me mudo a un hogar 
donde nada se vuelve a ensuciar. 

Nadie me pedirá de comer 
en mi última morada 
no tendré que planchar ni coser 
como condenada. 

Cantan ángeles alrededor 
de la eterna fregona 
y le cambian el repasador 
por una corona. 

No lloréis a esta pobre mujer 
porque se encamina 
a un hogar donde no hay que barrer, 
donde no hay cocina. 

Aleluya esta pobre mujer 
bienaventurada, 
ya no tiene más nada que hacer 
y ya no hace nada.




PALABRAS A MAMÁ

Eres en nuestra casa como un ángel custodio,
nos cuidas todavía como a tiernas criaturas
que viven asombradas el primer episodio
de una maravillosa novela de aventuras.

Rosa y David esmaltan su claro mediodía
con gritos y canciones mientras dibujo sueños.
Mamá, ¿quién dio a tus ojos tanta sabiduría
para encontrarnos siempre débiles y pequeños?


CÉSAR TIEMPO



DE PARTO (JOAN MANUEL SERRAT)




Se le hinchan los pies, 
el cuarto mes, le pesa en el vientre 
a esa muchacha en flor 
por la que anduvo el amor 
regalando cimientes. 

Si la viese usted, 
mirándose feliz al espejo 
palpándose el perfil 
y trenzando mil nombres 
en dos sexos. 

A su manera floreció por primavera 
para dar gracias al sol y perfumar la vereda. 

A su piel de satén 
le sienta bien salir de paseo, 
salpicar en niñez en la dejadez 
de su balanceo. 

Si la viese usted, 
frente al café, jugando rayuela, 
al atardecer es que a las cinco 
su ayer vuelve de la escuela. 

Y a su manera volvió al caballo y al carro, 
al muñeco de cartón y a los pucheros de barro. 

Si la viese usted, 
cantándose canciones de cuna 
como un cascabel 
que acunase un clavel 
en un rayo de luna. 

Corre lagarto, pon otra cama en el cuarto 
empapelarlo de azul y en agosto de parto 

De parto...


Versión de Sandro de la misma canción




A MI MADRE

Porque siento que en los Cielos
los ángeles al susurrarse unos a otros
no pueden hallar en los ardientes términos
         del amor
ninguno tan devoto como el de "Madre"
por eso durante mucho tiempo te
     he llamado así,
tú, que eres más que una madre
     para mi,
y llenas mi corazón de corazones, tú a quien
   la Muerte permitió
  dieras libertad al espíritu
 de Virginia,
mi madre, mi propia madre que murió
  temprano,
no sólo fuíste madre mía, sino madre
  de aquella a quien amé con ternura,
y así son ustedes más queridas que la madre
  que realmente conocí,
por este infinito con que el alma de mi esposa
era amada por mi alma.

EDGAR ALLAN POE

MAMÁ, MAMÁ (LOS NOCHEROS)

Aun siento tu mano aquí sobre mi frente 
Para calmar mi pena y cualquier dolor 
Cuando te necesito siempre estas presente 
Mi mundo se transforma al oír tu voz 
Así fueron las cosas desde que era un niño 
A cada interrogante tu palabra al fin 
Me daba una respuesta sabia 
Tu luz me iluminaba el alma 
Y no existían dudas para mí 

Mamá, mamá 
Es tanto lo que tú me das 
Es una deuda tierna, amorosa, eterna 
Imposible de pagar 

Mamá, mamá 
Es tanto lo que tú me das 
Que no me alcanzaría 
Por tener diez vidas 
Para amarte más y más 

A veces me parece que te sobran brazos 
Para abrigar a todos en tu corazón 
Te multiplicas tanto sin medir el paso 
En vez de una sola, tú eres un millón 

Yo tengo muchas madres para mi fortuna 
La que me pone a salvo, la que da valor 
La que trabaja y deja huella 
La dama para siempre bella 
La que nos ilumina con amor 

Mamá, mamá 
Es tanto lo que tú me das 
Es una deuda tierna, amorosa, eterna 
Imposible de pagar 



TE VOY A DECIR UNA COSA (AMAIA MONTERO)


La más bonita sin duda eres tú,
la más auténtica de todas tú,
si tú me abrazas no existe el dolor,
si tu me hablas yo entro en razón.

Con solamente mirarme una vez,
guias mis pasos allá donde voy,
y es que el pilar de mi vida, tus ojos azules, son mi religión

Cantaré, por una sola razón,
ver la luz que envuelve tu corazón,
Cantaré, al alba nuestra canción,
te diré que siempre serás,
el alma de mi corazón
Me basta tu amor

Que no soy facil, lo sabes muy bien,
que me has cosido las alas también,
que sin tus manos no puedo vivir,
que con tu calma consigo seguir,

Con solamente mirarme una vez,
guias mis pasos allá donde voy,
y es que el pilar de mi vida, tus ojos azules, son mi religión

Cantaré, por una sola razón,
ver la luz que envuelve tu corazón,
Cantaré, al alba nuestra canción,
te diré que siempre serás,
el alma de mi corazón

Cantaré, al alba nuestra canción,
te diré que siempre serás,
el alma de mi corazón

Tu la que me hace reir otra vez,
tu caballito desbocado, ves
Quiere decirte te quiero

Yo te prometo que todo irá bien,
que eres el ángel que guarda la fe,
que tengo en todos mis sueños,
que tengo en todos mis sueños Te voy a decir una cosa




VII

Dulce madrecita mía,
¡cómo eran tus manos, bellas!
En la muerte, ¿qué serás?...
(Van pasando las estrellas...)

Dulce madrecita mía,
que fuiste arrullo en mi cuna...
En la muerte, ¿qué serás?...
(Y va tan triste la luna...)

Te recuerdo como a una
silenciosa claridad...
¡Madrecita!...(Y va mi pena
buscando en la eternidad...)

VIII

Di, ¿quién será tan bueno
que si dijera yo
"dadme una estrella", al punto
fuera a traerme dos?...

Hay que nacer de nuevo,
hay que volver, señor,
a hallar la madrecita,
la que se te murió.

¡Dadme una estrella, madre!
Y ella me daba dos:
sus ojos como estrellas
profundas del Señor.

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

ELLA ES ÚNICA (FRANCO DE VITTA)
Ella es la que siempre te espera 
no importa la hora, allí esta tu cena 
y sin pedirte nunca nada a cambio 
ella siempre esta dando, ella siempre esta allí 
y conoce muy bien tus defectos 
y jamas te ha faltado, te ha faltado el respeto 
por el contrario te ha llenado de afecto 
ella por ti daría, ella daría la vida 

coro: ella es, ella es, es única 
ella es, ella es, es única 

por ti robara si eso fuera preciso 
por ti siempre ha hecho lo que tu le has pedido 
en tiempos duros nunca te falto nada 
con lo poco que había ella se la arreglaba 

ella es, ella es, es única 
ella es, ella es, es única 

renunciaría a lo que mas ha querido 
por no verte llorar por no verte caído 
hasta la ultima gota de sangre, te la daría, te la daría 
cuantas veces te ha visto en problemas 
y aunque observa y se calla 
adentro muere de pena 
te ha visto como y cuanto has crecido 
pero tu para ella, sigues siendo aquel niño. 

ella es, ella es, es única 
ella es, ella es, es única 



MADRE

La tristeza u hoyo en la tierra
dulcemente cavado a fuerza de palabra
 a fuerza de pensar en el mar
donde  a merced de las ondas bogan lanchas ligeras

Ligeras como pájaros núbiles
amorosas como guarismos
como ese afán postrero de besar a la orilla
o estampa dolorida de uno solo o pie errado

La tristeza como un pozo de agua
pozo seco que ahonda el respiro de arena
pozo. -Madre, ¿Me escuchas? eres un dulce espejo
donde una gaviota siente calor o pluma

Madre madre te llamo
espejo mío silente
dulce sonrisa abierta como un vidrio cortado
Madre madre está herida esta mano tocada,
madre, en un pozo abierto en el pecho o extravío.

La tristeza no siempre acaba en una flor
ni ésta puede crecer hasta alcanzar el aire
surtir - Madre ¿me escuchas? Soy yo que como alambre
tengo mi corazón amoroso aquí afuera.

VICENTE ALEIXANDRE.

QUERIDA AMIGA (PIMPINELA)
Con la participación de DIEGO MARADONA

Querida amiga, tú bien sabes que a veces 
A pesar de todo me siento solo, 
Querida amiga, esta carta que te escribo, 
Sólo es para decirte, quiero estar contigo, 
Querida amiga, a pesar de la distancia 
Aún conservo la fragancia de tu risa y tu alegría, 
Querida amiga, dejaría lo que tengo 
Por sentir sólo un momento a tu mano en la mía, 
Por una caricia querida amiga. . . madre mía. . . 
Diego M. Lucía y Joaquín: Madre, hoy te recuerdo más que nunca 
Y mi corazón de busca, 
Madre, te quiero hacer tantas preguntas, 
Nada es fácil sin tu ayuda, 
Madre, porque que tu vida fue mi vida, 
Ese punto de llegada y de partida. . . 
Madre, porque serás mientras yo viva 
El amor que no se olvida, 
Madre, porque a mi lado has sufrido 
Cuando me has visto vencido, 
Madre, es tanto lo que yo te debo 
Y nunca te he dicho te quiero. . . 
Lucía: Querida amiga, he tardado tanto tiempo, 
En decirte lo que siento por pensar sólo en mi vida, 
Joaquín: Querida amiga, cambiaría lo que tengo, 
Por estar sólo un momento a tu lado en este día, 
Por una palabra querida amiga, madre mía. . . 
Diego M. Lucía y Joaquín: Madre, hoy te recuerdo más que nunca 
Y mi corazón de busca, 
Madre, te quiero hacer tantas preguntas, 
Nada es fácil sin tu ayuda, 
Madre, porque que tu vida fue mi vida, 
Ese punto de llegada y de partida. . . 
Madre, porque serás mientras yo viva 
El amor que no se olvida, 
Madre, porque a mi lado has sufrido 
Cuando me has visto vencido, 
Madre, es tanto lo que yo te debo 
Y nunca te he dicho te quiero. . .


ESTUDIO DE MI MADRE

Mi madre tenía la piel blanca y los ojos
castaños. Su vida fue corta y nada fácil.
Le gustaba vivir y soñar en cosas imposibles.
A veces se ponía una flor en lso cabellos
y cantaba. La espuma del jabón corría en tanto
-olorosa inocente- por sus manos.

Mi madre tenía los dedos finos, tiernos
y hábiles.

De sus manos salían flores, frutos y pájaros
de hilo.

Amaba la belleza y vivió poco.
El sol brillaba sobre su frente de muchacha.

POMPEYO DEL VALLE (POETA HONDUREÑO)

LO SIENTO (LAURA PAUSINI)
Mamá he soñado que llamabas a mi puerta 
un poco tensa y con las gafas empañadas 
querías verme bien y fue la vez primera 
sentía que sabias como hoy te añoraba 
y me abrazaste mientras te maravillabas 
de que aguantara triste y casi sin aliento 
hace ya tanto que no estamos abrazadas 
y en el silencio me dijiste lo siento 

Pero a bastado un ruido para despertarme 
para llorar y para hacer que regresara 
aquellos días que de niña me cuidabas 
donde en verano cielo y playa se juntaban 
mientras con mi muñeca vieja te escuchaba 
los cuentos que tu cada noche me contabas 
y cuando mas pequeña tu me acurrucabas 
y adormecida en tu regazo yo soñaba 

Pero a los dieciséis sentí como cambiaba 
y como soy realmente ahora me vería 
y me sentí tan sola y tan desesperada 
porque yo no era ya la hija que querías 
y fue el final así de nuestra confianza 
de las pequeñas charlas que ayudaban tanto 
yo me escondí tras un ajero de impaciencia 
y tu deseaste el hijo que se te ha negado 

Y me pasaba el día sin volver a casa 
no soportaba tus sermones para nada 
y comencé a volverme yo también celosa 
porque eras casi inalcanzable tan hermosa 
y abandone mi sueño a falta de equipaje 
mi corazón al mar tiré en una vasija 
perdí hasta la memoria por falta de coraje 
porque me avergonzaba tanto ser tu hija 
noo uhh noo... 
noo uhh noo uhh noo... 
mmmm... 

Mas no llamaste tu a mi puerta 
inútilmente tuve un sueño que no puede realizarse 
mi pensamiento está tan lleno del presente 
que mi orgullo no me deja perdonarme 
mas si llamases a mi puerta en otro sueño 
no lograría pronunciar una palabra 
me mirarías con tu gesto tan severo 
y yo me sentiría cada vez mas sola 

Por eso estoy en esta carta tan confusa 
para encontrar algo de paz en lo que pienso 
no para reclamarte ni pedirte excusas 
es solo para decirte mama lo siento 
y no es verdad que yo me sienta avergonzada 
son nuestras almas tan igual tan parecidas 
esperaré pacientemente aquí sentada 
te quiero tanto Mamá escríbeme... 
...tu hija
ADORO A MI MADRE (SILVINA GARRE)
Adoro a mi madre
porque le gusta cantar
porque come cerezas
y ama las lentejuelas.

Adoro a mi madre
porque se viste de azul
porque se vuela de a ratos
a épocas intensas.

Porque ahuyentaba el miedo con sus manos
y abría valijas llenas de regalos
y no apagaba la luz hasta verme llegar,
hasta verme llegar.

Adoro a mi madre
porque me deja ser yo
porque vuelve a la vida
después de tantas guerras.

Adoro a mi madre
porque en un acto de amor
me puso a andar en las filas
de un mundo mejor.

Y porque es linda de pies a cabeza
y me enseñó el valor de la belleza,
me enseñó la realidad
de llorar por amor, de llorar por amor.

Madre, si me soltás me caigo
dicen que eso que llaman el cielo
se parece a tus ojos.

Madre, no quiero tener miedo
hay tanto para ver,
para andar, para hacer en el mundo.

Adoro a mi madre
porque revienta de luz
y desparrama pasiones
sobre esas calles grises.

Adoro a mi madre
porque recicla el dolor
porque renueva las fuerzas
desde esas cicatrices.

Y porque tuvo el mundo entre sus manos
y quedó suspendida en unos años
pero intenta renacer
cada vez que sale el sol.

Madre si me soltás me caigo
dicen que eso que llaman el cielo
se parece a tus ojos.

Madre no quiero tener miedo
hay tanto para ver,
para andar, para hacer en el mundo



CUANDO EN EL MAYOR DESAMPARO DE NUESTRA VIDA NO NOS QUEDA ADÓNDE VOLVER LOS OJOS, SÓLO VEMOS CON CLARIDAD, COMO LA LUZ DEL CIELO ABIERTO, LA IMAGEN DE NUESTRA MADRE... Y ES LA MADRE EL REFUGIO, Y LA ESPERANZA, Y EL CONSUELO. (JACINTO BENAVENTE)

EL HOMBRE SUELE HACER TODO LO BUENO
POR LA MUJER QUE LO LLEVÓ EN SU SENO
CAMPOAMOR

¿A QUIÉN HA LEGADO LA NATURALEZA LA CONSECUCIÓN DE SU INTENTO POR EXCELENCIA, DE SU EMPRESA SUPREMA, LA EMPRESA DE LA VIDA? AL SER MENOS INTELECTUAL DE LA ESPECIE (CUANDO SE INTELECTUALIZA SE ADULTERA): A LAS MADRES.
¡OH, INTELECTUALES, MEDITAD EN ESTO Y NO OS ENORGULLEZCÁIS!
AMADO NERVO

A UNA MADRE SE LA QUIERE
SIEMPRE CON IGUAL CARIÑO:
Y A CUALQUIER EDAD SE ES NIÑO
CUANDO UNA MADRE SE MUERE
JOSE MARÍA PEMÁN

NO HAY EN EL MUNDO ESPECTÁCULO MÁS CONMOVEDOR Y RESPETABLE QUE UNA MADRE DE FAMILIA QUE, RODEADA DE SUS HIJOS, PRESIDE LOS TRABAJOS DOMÉSTICOS, PROCURA A SU MARIDO UNA VIDA SERENA Y DIRIGE SABIAMENTE LA CASA.
ROUSSEAU

MADRES, TENÉIS EN VUESTRAS MANOS LA SALVACIÓN DEL MUNDO (TOLSTOI)


LEVANTA LA FRENTE (JULIO SOSA)


Levanta la frente. No escondas la cara.
Enjuga tus lágrimas, échate a reír.
No tengas vergüenza, a tu rostro aclara;
¿por qué tanta pena?, ¿por qué tal sufrir?
Ya sé que tu falta será para el mundo
escándalo, risa, placer y baldón;
mas yo soy tu hermano, y al ser juez me fundo
según los dictados que da el corazón.

No es falta la falta de dar luz a un niño:
la ley de dar frutos es ley de la flor...
No peca quien brinda la fe del cariño,
ni es crimen el darse confiada al amor.
Malvado es el hombre que infiere la ofensa;
infame es el hombre que bebe y se va,
y deja en la fuente, la flor y no piensa,
no piensa siquiera que un ser nacerá.

Acércate, hermana; no llores, no temas;
la ley de ser madre es ley natural;
las madres son diosas con santas diademas,
ya cumplan o violen la norma legal.
La madre casada, la madre soltera...
son todas iguales: son una, no dos;
lo nieguen las leyes, lo niegue quien quiera,
¡son todas iguales delante de Dios!

¡No llores, hermana!... Ya ves... te comprendo.
De nada te culpo, mi afecto te doy;
mi casa, mis brazos, mis puños te ofrendo;
del hijo que traes cual padre ya soy.
No temas, hermana; tendrás mis ahorros,
tendrás todo aquello que aquí dentro ves...
Tu buena cuñada me dio dos cachorros;
de cuenta haré, hermana, que ya tengo tres.



 Goethe, en su Fausto, lo había interpretado íntimamente: "Madre...madre...¡qué maravilloso suena esto!
NO ESTÁS (ANA TORROJA)

Mamá
hoy te he visto
paseando por el cielo
como hacíamos tú y yo

mamá
me encantaría
dar contigo ese paseo
cada día

si tú no estas
ya no viene el sol a desayunar
a tu habitación cada mañana

mamá
si estás despierta
subiré a darte un beso
a tu cama de algodón

mamá
si pudiera
subiría a darte un beso
cada día

si tú no estás
ya no viene el sol a desayunar
a tu habitación cada mañana

me enseñaste a hacer castillos
de arena y de sal
y a que no sintiera pena
si el mar se los llevaba
y si lloraba, me abrazabas
y reíamos las dos

no estás

mamá
hoy he visto
dando luz a un arco iris
que perdía su color

mamá
me quedaría
a pintar contigo el mundo
desde arriba

si tú no estás
ya no viene el sol a desayunar
a tu habitación cada mañana

si tú no estás
no sé cómo hacer para desatar
este nudo anclado a mi garganta


HOMBRE Y MUJER

 Habrá siempre un hombre tal que, aunque su casa se derrumbe estará preocupado por el Universo. Habrá siempre una mujer tal que, aunque el Universo se derrumbe, estará preocupada por su casa.


ERNESTO SÁBATO


MADRE HAY UNA SOLA (CARLOS GARDEL)


Pagando antiguas locuras
y ahogando mi triste queja
volví a buscar en la vieja
aquellas hondas ternuras
que abandonadas dejé.
Y al verme nada me dijo
de mis torpezas pasadas,
palabras dulcificadas
de amor por el hijo,
¡tan sólo escuché!

Besos y amores...
Amistades... bellas farsas
y rosadas ilusiones
en el mundo hay a montones
por desgracia...
¡Madre hay una sola!...
Y aunque un día la olvidé
me enseñó al final la vida
que a ese amor hay que volver.

Y nadie venga a arrancarme
del lado de quien me adora
de quien con fe bienhechora
se esfuerza por consolarme
de mi pasado dolor...
Las tentaciones son vanas
para burlar su cariño;
para ella soy siempre un niño,
¡Benditas sus canas!
¡Bendito su amor!


MOTHER (JOHN LENNON)
SUBTITULADO AL ESPAÑOL
Mother, You had Me I never had you
I wanted you but you didn't want me
So I got to tell you
Goodbye , Goodbye

Father, You left me but I never left you

I needed you but you didn't need me
So I just got to tell you
Goodbye , Goodbye

Children, Don't do what I have done
I couldn't walk so I tried to run
So I got to tell you
Goodbye , Goodbye



Mama, don't go
Daddy, come home
Madre, tu me tuviste, pero yo nunca te tuve.
Yo te quise, pero tu no me quisiste.
Por eso tengo que decirte
Adiós, Adiós.
Padre, tu me dejaste, pero yo nunca te dejé

Yo te necesite, pero tu no me necesitaste.
Por eso tengo que decirte
Adiós, Adiós.

Niños, no hagan lo que yo hice
No pude caminar así que traté de correr.
Por eso tengo que decirles
Adiós, Adiós.

Mamá, no te vayas.
Papi, regresa a casa
MAMA VIEJA (LOS VISCONTI)
VERSIÓN DE LOS CHALCHALEROS
Cuando salí del pago le dije adiós con la mano 
y se quedó mama vieja muy triste en la puerta el rancho 
y se quedó mama vieja muy triste en la puerta el rancho 
Ella me dio el permiso que yo pagué con mil besos 
y enderecé por la senda con mi bagaje de sueños. 
Y enderecé por la senda con mi bagaje de sueños. 
Mama vieja, yo le canto desde aquí, 
esta zamba que una vez le prometí 
zamba ay, de ser la primera pa' que se acuerde de mí 
zamba ay de ser la primera pa que se acuerde de mí 
Aunque yo estoy muy lejos del pago donde he nacido 
le juro mi mama vieja que yo de usté no me olvido 
le juro mi mama vieja que yo de usté no me olvido 
Yo sé que por las noches desde una estrella me mira 
y usté se fue para el cielo y mi alma llora y suspira. 
Y usté se fue para el cielo y mi alma llora y suspira. 
Mama vieja, yo le canto desde aquí..

A LA SOMBRE DE MI MADRE (LEO DAN)
VERSIÓN DE SANDRO
Todos tienen una madre 
Ninguno como la mía 
Que arde como lucecita 
Haciéndome compaia 

La vieran dentro mi rancho 
Sencillita como es ella 
Y sus ojitos se apagan 
Como el fulgor de una estrella 
Yo le pido a Dios rezando 
Que mi mama no se muera 
Que viva dentro de mi rancho 
Como estampita siquiera 
 

Yo le pido a Dios rezando 
Que mi mama no se muera 
Que viva dentro de mi rancho 
Como estampita siquiera 

(Declamado) 
Si alguna vez madrecita 
Tu te me vas para el cielo 
Llévame madre querida 
No me dejes No me dejes 
Yo te quiero 

Pero su sombra me alcanza 
Como bendicion divina 
Es el ángel de la guarda 
De mi vida peregrina 

Sombra del árbol plantado 
En el patio solo hay un eco 
Retoño fiel que traduce 
La voluntad de mis ruegos 

Yo le pido a Dios rezando 
Que mi mama no se muera 
Que viva dentro de mi rancho 
Como estampita siquiera 

Yo le pido a Dios rezando 
Que mi mama no se muera 
Que viva dentro de mi rancho 
Como estampita siquiera


SI ME PUEDES MIRAR

Madre: es tu desamparada criatura quien te llama,
quien derriba la noche con un grito y la tira a tus pies
               como un telón caído
para que no te quedes allí, del otro lado,
Madre: tampoco yo te veo,
porque ahora te cubren las sombras congeladas del
menor tiempo y la mayor distancia,
y yo no sé buscarte,
acaso porque no supe aprender a perderte.
Pero aquí estoy, sobre mi pedestal partido por el rayo,
vuelta estatua de arena,
puñado de cenizas para que tú me inscribas la señal,
los signos con que habremos de volver a entendernos.
Y no sé dónde estás
En vano te invoco en nombre del amor, de la piedad o
del perdón.
Madre, madre, ¿quién separa tu sangre de la mía?
¡Oh, Dios! Tú eras cuanto sabía de ese olvidado país de
donde vine.
eras como el amparo de la lejanía,
como un latido en las tinieblas.
¿Dónde buscar ahora la llave sepultada de mis días?
¿Quién me oirá si no me oyes?
Y nadie me responde. Y tengo miedo.
Los mismos miedos a lo largo de treinta años.
¿Sabes? He llegado muy lejos esta vez
ningún calor me envuelve con esa compasión que
infundiste a mis huesos.
Entonces, ¿dónde estás?, ¿quién te impide venir?
Yo sé que si pudieras acariciarías mi cabeza de huérfana.
Y sin embargo, sé también que no puedes seguir siendo
tú sola,
alguien que persevera en su propia memoria,
Y aunque cumplas la condena de no poder estar
cuando te llamo,
sin duda en algún lado organizas de nuevo la familia,
o me ordenas las sombras,
o cortas esos ramos de escarcha que bordan tu regazo
para dejarlos a mi lado cualquier día,
o tratas de coser con un hilo infinito la gran lastimadura
de mi corazón.

OLGA OROZCO
MADRE E HIJO - PIERRE-AUGUSTE RENOIR
MADRE - PABLO PICASSO
MADRE Y NIÑO - PABLO PICASSO
MADRE E HIJA - FREDERICK WARREN FREER
EL ENIGMA DEL DESEO O MI MADRE, MI MADRE, MI MADRE - EUGENIO SALVADOR DALI
MADRE NEGRA - LUCILIO ALBUQUERQUE
MADRE E HIJO - GUSTAV KLIMT