Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

13.12.13

TRISTEZA

TRISTEZA - RODRIGO DA VINCI










LA TRISTEZA

Yo sé que algunos dicen que nació la tristeza
en las rosas de sangre que murieron de sed
porque habiendo tanta agua Madre Naturaleza
no se acercó hasta ellas a darles de beber.

Yo sé que algunos dicen que ha nacido en la sala
de un hospital de niños, porque piensan que Dios
no pudo darse cuenta de cómo es fría y mala,
para un niño, la ley maldita del dolor.

Yo sé que algunos dicen que nació en esos seres
que ni creer pudieron ni pudieron amar...
porque dudando huyeron a todos los placeres
de vivIr y no osaron entregarse jamás.

Yo sé que algunos dicen que nació la mirada
tan mansa y apacible del penitente buey
porque hay en su cabeza de bruto, esclavizada,
una torpe inconsciencia de todo su poder.

Yo sé que algunos dicen que ha nacido en la bruma
tonalidad del día que nos deja y se va...
que la creó la noche con su manto de luna
blanco como una novia muerta sobre el altar.

Pero yo pensaría que nació la tristeza
después de aquel momento en que algo se logró
cuando el triunfo de haber gustado la proeza
no permite aún crear otra nueva ilusión...

ALFONSINA STORNI.



VENCIDOS (LEÓN FELIPE CANTADO POR JOAN MANUEL SERRAT)




Por la manchega llanura 
se vuelve a ver la figura 
de Don Quijote pasar... 

Y ahora ociosa y abollada, va en el rucio la armadura, 
y va ocioso el caballero, sin peto y sin espaldar... 
Va cargado de amargura... 
que allá encontró sepultura 
su amoroso batallar... 
Va cargado de amargura, 
que allá "quedó su ventura" 
en la playa de Barcino, frente al mar... 

Cuántas veces, Don Quijote, por esa misma llanura, 
en horas de desaliento así te miró pasar... 
y cuántas veces te gritó: "Hazme un sitio en tu montura 
y llévame a tu lugar. 

Hazme un sitio en tu montura, 
caballero derrotado, 
hazme un sitio en tu montura, 
que yo también voy cargado 
de amargura 
y no puedo batallar. 

Ponme a la grupa contigo, 
caballero del honor, 
ponme a la grupa contigo 
y llévame a ser contigo, 
contigo pastor..." 

Por la manchega llanura 
se vuelve a ver la figura 
de Don Quijote pasar... 
Va cargado de amargura... 
Va, vencido, el caballero 
de retorno a su lugar.

SONREÍR CON LA ALEGRE TRISTEZA DEL OLIVO

Sonreír con la alegre tristeza del olivo,
esperar, no cansarse de esperar la alegría.
Sonriamos, doremos la luz de cada día
en esta alegre y triste vanidad de ser vivo.

Me siento cada día más leve y más cautivo
en toda esta sonrisa tan clara y tan sombría.
Cruzan las tempestades sobre tu boca fría
como sobre la mía que aún es un soplo estivo.

Una sonrisa se alza sobre el abismo: crece
como un abismo trémulo, pero batiente en alas.
Una sonrisa eleva calientemente el vuelo.

Diurna, firme, arriba, no baja, no anochece.
Todo lo desafías, amor; todo lo escalas.
Con sonrisa te fuiste de la tierra y el cielo.

MIGUEL HERNÁNDEZ



CAJITA DE MÚSICA


 (JOSÉ PEDRONI CANTADO POR CÉSAR ISELLA Y VÍCTOR HEREDIA)






Cuando estoy triste lijo
mi cajita de música.
No lo hago para nadie.
Sólo porque me gusta.

Hay quien escribe cartas;
quien sale a ver la luna
para olvidar. Yo lijo
mi cajita de música.

Amarga es la madera
de palo santo, dura.
Pero es como el amor
que no muere y perfuma.
Cuando estoy triste lijo
mi cajita de música.
Porque te vas y vuelves,
no he de acabarla nunca.

Te espero. Mi tristeza
huele a ti y es menuda.
Tengo las manos verdes
esta noche de lluvia.

Cuando estoy triste lijo
mi cajita de música.
No lo hago para nadie.
Sólo porque me gusta.

Hay quien escribe cartas;
quien sale a ver la luna
para olvidar. Yo lijo
mi cajita de música.
LA DISCULPA
Hoy no pude venir,
estuve con la sonrisa desteñida;
manchones de fastidio
enturbiaban el día
y un río de aguas negras
empujaba mis huesos.
Involuntariamente amanecemos tristes
como amanecemos con gripe;
a veces al doblar una esquina
de súbito nos sentimos doloridos
y como un trozo de hierro
nos molesta la ilusión en el bolsillo.
No podía venir.
EULER GRANDA

QUEJAS DE BANDONEÓN

 (ASTOR PIAZZOLLA)





LOS HERALDOS NEGROS

Hay golpes en la vida, tan fuertes...Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma...Yo no sé!

Son pocos, pero son...Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre...Pobre...pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como un charco de culpa en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes...Yo no sé!

CÉSAR VALLEJO




OLAS GIGANTES QUE OS ROMPÉIS BRAMANDO
EN LA PLAYAS DESIERTAS Y REMOTAS,
ENVUELTO ENTRE LA SÁBANA DE ESPUMAS,
     ¡LLEVADME CON VOSOTRAS!
RÁFAGAS DE HURACÁN, QUE ARREBATÁIS
DEL ALTO BOSQUE LAS MARCHITAS HOJAS,
ARRASTRADO EN EL CIEGO TORBELLIDO,
   ¡LLEVADEME CON VOSOTRAS!
NUBES DE TEMPESTAD QUE ROMPEN EL RAYO
Y EN FUEGO ORNÁIS LAS DEPRENDIDAS ORLAS,
ARREBATADO ENTRE LA NIEBLA OSCURA,
¡LLEVADME CON VOSOTRAS!
LLEVADME, POR PIEDAD, A DONDE EL VÉRTIGO
CON LA RAZÓN ME ARRANQUE LA MEMORIA...
¡POR PIEDAD!...¡TENGO MIEDO DE QUEDARME
CON MI DOLOR A SOLAS!
GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER.


AQUÍ NO HAY CIELO (MARIO BENEDETTI CANTADO POR NACHA GUEVARA)





Quién me iba a decir que el destino era esto.
Ver la lluvie a través de letras invertidas
Esa pared con manchas que parecen ministros. 
El techo de los ómnibus brillantes como peces
Y esa melancolía que impregna las bocinas

Aquí no hay cielo. 
Aquí no hay horizonte. 
Hay una mesa grande para todos los brazos. 
Y una silla que gira cuando quiero escaparme. 

Otro día se acaba y el destino era esto. 
Es raro que uno tenga tiempo de verse triste. 
Siempre suena una orden, un teléfono, un timbre. 
Y, claro, está prohibido llorar sobre los libros. 
Porque no queda bien que la tinta se corra. 

Aquí no hay cielo. 

EXILIOS
Madre, todo ha cambiado.
Hasta el otoño es un soplo ruinoso
que abate el bosquecillo.
Ya nada nos protege contra el agua
y la noche.
Todo ha cambiado ya.
La quemadura del aire entra
en mis ojos y en los tuyos,
y aquel niño que oías
correr desde la oscura sala,
ya no ríe.
Ahora todo ha cambiado.
Abre puertas y armarios
para que se estalle lejos esa infancia
apaleada en el aire calino;
para que nunca veas al viejo y pedregoso
camino de mis manos,
para que no me sientas deambular
por las calles de este mundo
ni descubras la casa vacía
de hojas y de hombres
donde el mismo de ayer sigue
buscando soledades, anhelos.
HEBERTO PADILLA



EL TRIUNFO DE LAS LETRAS
Estás cansado y no ves bien
algunos te esperaban y no llegaste a tiempo
algunos te esperaban
abrirían sin miedo la puerta
abrirían sin miedo su corazón
y tú también pero eres torpe
pierdes las señas que te dieron
pierdes el regalo en el viaje
y terminas llorando en un bar
Adiós
la intensidad te excede
la altura te da miedo
el sol te aplasta si te encuentra
tal vez tienes razones para huir
para estar aterrado
Te pegaron mucho
de grande.
RAÚL GUSTAVO AGUIRRE
MILONGA TRISTE (PIANA/MANZI)
VERSIÓN DE ALFREDO ZITARROSA
VERSIÓN DE EDUMDO RIVERO
VERSIÓN SUSANA RINALDI
VERSIÓN MERCEDES SIMONE
VERSIÓN JULIO SOSA
VERSIÓN NELLY OMAR
Llegabas por el sendero, 
delantal y trenzas sueltas, 
brillaban tus ojos negros, 
claridad de luna llena 
Mis labios te hicieron daño 
al besar tu boca fresca 
castigo me dio tu mano, 
pero más golpeó tu ausencia 
Ah... 
Volví por caminos blancos, 
volví sin poder llegar 
triste con mi grito largo, 
canté sin saber cantar. 
Cerraste los ojos negros, 
se volvió tu cara blanca 
y llevamos tu silencio 
al sonar de las campanas. 
La luna cayó en el agua, 
el dolor golpeó mi pecho 
con cuerdas de cien guitarras 
me trencé remordimiento. 
Ah... 
Volví por caminos viejos, 
volví sin poder llegar 
grité con tu nombre muerto 
recé sin saber rezar. 
Tristeza de haber querido 
tu rubor en un sendero 
tristeza de los caminos 
que después ya no te vieron. 
Silencio en el camposanto, 
soledad de las estrellas, 
recuerdos que duelen tanto, 
delantal y trenzas negras.
SE NOS HA MUERTO UN SUEÑO
Carpintero, haz un féretro pequeño
de madera olorosa,
se nos ha muerto un sueño,
algo que era entre el pájaro y la rosa.
Fue su vida exterior tan imprecisa
que sólo se lo vio cuando asomaba
al trémulo perfil de una sonrisa
o al tono de la voz que lo nombraba...
Mas qué te importa el nombre, carpintero,
era un sueño de amor, tu mano clave
pronto las tablas olorosas, quiero
enterrar hondo el sueño flor y ave.
¡Al compás del martillo suena un canto!
            "No vayas al campo santo,
            porque los sueños de amor
            no mueren, se muda en llanto
            su forma de ave y de flor".
CONRADO NALÉ ROXLO.
MELANCOLÍA
Hermano, tú que tienes la luz, dame la mía.
Soy como un ciego. Voy sin rumbo y ando a tientas.
Voy bajo tempestades y tormentas,
ciego de ensueño y loco de armonía.
Ése es mi mal. Soñar. La poesía
es la camisa férrea de mil puntas cruentas
que llevo sobre el alma. Las espinas sangrientas
dejar caer las gotas de melancolía.
Y así voy, ciego y loco, por este mundo amargo;
a veces me parece que el camino es muy largo,
y a veces que es muy corto...
Y en este titubeo de aliento y agonía,
cargo lleno de penas lo que apenas soporto.
¿No oyes caer las gotas de mi melancolía?
RUBÉN DARÍO.


ODA A LA TRISTEZA
PABLO NERUDA CANTADA POR MIGUEL RÍOS
Tristeza, escarabajo
de siete patas rotas,
huevo de telaraña,
rata descalabrada,
esqueleto de perra:
Aquí no entras.
No pasa.
Ándate.
Vuelve
al sur con tu paraguas,
vuelve
al norte con tus dientes de culebra.
Aquí vive un poeta.
La tristeza no puede
entrar por estas puertas.
Por las ventanas
entra el aire del mundo,
las rojas rosas nuevas,
las banderas bordadas
del pueblo y sus victoria.
No puedes.
Aquí no entras.
Sacude
tus alas de murciélago,
yo pisaré las plumas
que caen de tu mano,
yo barreré los trozos
de tu cadáver hacia
las cuatro puntas del viento,
yo te torceré el cuello,
te coseré los ojos,
cortaré tu mortaja
y enterraré, tristeza, tus huesos roedores
bajo la primavera de un manzano.
Cuando yo muera quiero tus manos en mis ojos:
quiero la luz y el trigo de tus manos amadas
pasar una vez más sobre mí su frescura:
sentir la suavidad que cambió mi destino.
Quiero que vivas mientras yo, dormido, te espero,
quiero que tus oídos sigan oyendo el viento,
que huelas el aroma del mar que amamos juntos
y que sigas pisando la arena que pisamos.

Quiero que lo que amo siga vivo
y a ti te amé y canté sobre todas las cosas,
por eso sigue tú floreciendo, florida,

para que alcances todo lo que mi amor te ordena,
para que se pasee mi sombra por tu pelo,
para que así conozcan la razón de mi canto.
TENGO TRISTE LA BOCA (JORGE DEBRAVO)
    Tengo triste la boca. El cuerpo. Todo.
    Nada cambia en la tierra sin embargo.
    El lodo amarillento siempre es lodo
    Y el camino más largo es el más largo.

    Duele mucho encontrarse uno tan triste
    Y que nada comparta la tristeza.
    Parece que la voz no nos existe
    Para escupir todo esto que nos pesa.

    Uno mira la tierra y le parece
    Que se ha vuelto estropajo de agonía.
    Que todo, hasta la vida, palidece.

    Sin embargo uno sabe que no existe
    Sino lo que ha existido día con día.
    Y entonces es más triste el estar triste.
TODO EL QUE SABE LLORAR, SABE EL CAMINO DEL CIELO (ALFONSO DE LAMARTINE)
LA ÚNICA TRISTEZA SIN CONSUELO EN LA VIDA ES LA TRISTEZA QUE SE HA MERECIDO(JACINTO BENAVENTE)
LAS TRISTEZAS NO SE HICIERON PARA LAS BESTIAS, SINO PARA LOS HOMBRES; PERO SI LOS HOMBRES LAS SIENTEN DEMASIADO, SE VUELVEN BESTIAS.(CERVANTES)
LA TRISTEZA QUE TIENE MI ALMA,
POR EL BLANCO CAMINO LA DEJO,
PARA VER SI LA ENCUENTRAN LOS NIÑOS
Y EN EL AGUA LA VAYAN HUNDIENDO,
PARA VER SI EN LA NOCHE ESTRELLADA
A MUY LEJOS LA LLEVAN LOS VIENTOS.
FEDERIDO GARCIA LORCA
SI LAS ALEGRÍAS Y LAS TRISTEZAS FUERAN LA MISMAS  PARA TODOS, LA FRATERNIDAD UNIVERSAL SERÍA UN HECHO. POR DESGRACIA, SI EN LAS ALEGRÍAS AÚN PUEDE EXISTIR CIERTA IGUALDAD, EN LAS TRISTEZAS HAY DIFERENCIAS INCOMPARABLES. HAY PARA UNO TRISTEZAS QUE SERÁN SIEMPRE IGNORADAS POR OTROS. FRONTERAS DEL DOLOR Y DE LA MISERIA QUE SEPARAN MÁS A LOS HOMBRES DE UNA MISMA RAZA Y DE UNA MISMA  PATRIA QUE LAS FRONTERAS GEOGRÁFICAS O POLÍTICAS A UNOS PUEBLOS DE OTROS (JACINTO BENAVENTE)




EL CUADRO DEL NIÑO QUE LLORA - 
BRUNO AMADIO

AUTORRETRATO - REMBRANDT
MELANCOLÍA - JASON GLUSKIN