Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

13.12.13

LIBERTAD






LA LIBERTAD

Filósofo:

El hombre libre crea en la tierra
Su propia prisión. Sométenle
a cautiverio sus pasiones
sin saberlo, está prisionero
entre paredes y rejas.

Si sus iguales no le afectan,
le esclaviza aquel a quien ama.
Es capaz y muy astuto
mas en su empecinado empeño
tórnase ciego respecto de la verdad
al salir en defensa de su libertad
Sus actos todos rezuman
petulancia y vanidad

Es libre cuando, de prisa,
corre alocado para tocar la gloria
su propia irreflexión delata
su alma servil

KAHLIL GIBRÁN


PARA LA LIBERTAD (JOAN MANUEL SERRAT SOBRE POEMA DE MIGUEL HERNÁNDEZ)


Para la libertad, sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas 

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado que retoño
porque aún tengo la vida.





SÉ TODOS LOS CUENTOS

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos...
Que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos...
Que el llanto del hombre lo taponan con cuentos...
Que los huesos del hombre los entierran con cuentos...
Y que el miedo del hombre...
ha inventado todos los cuentos.
Yo sé muy pocas cosas, es verdad.
Pero me han dormido con todos los cuentos...
Y sé todos los cuentos.

LEÓN FELIPE



YO TE NOMBRO (GIANFRANCO PAGLIARO 
SOBRE POEMA DE PAUL ELUARD)
NACHA GUEVARA

Por el pájaro enjaulado, 
por el pez en la pecera, 
por mi amigo que está preso, 
porque ha dicho lo que piensa. 

Por la flores arrancadas, 
por la hierba pisoteada, 
por los árboles podados, 
por los cuerpos torturados: 

YO TE NOMBRO, LIBERTAD. 

Por los dientes apretados, 
por la rabia contenida, 
por el nudo en la garganta, 
por las bocas que no cantan. 

Por el beso clandestino, 
por el verso censurado, 
por el joven exilado, 
por los nombres prohibidos: 

YO TE NOMBRO, LIBERTAD, 

Te nombro en nombre de todos 
por tu nombre verdadero. 
Te nombro cuando oscurece, 
cuando nadie me ve: 

Escribo tu nombre 
en las paredes de mi ciudad. 
Tu nombre verdadero, 
Tu nombre y otros nombres 
Que no nombro por temor. 

Por la idea perseguida, 
por los golpes recibidos, 
por aquel que no resiste, 
por aquellos que se esconden. 

Por el miedo que te tienen, 
por tus pasos que vigilan, 
por la forma en que te atacan, 
por los hijos que te matan: 

YO TE NOMBRO, LIBERTAD. 

Por las tierras invadidas, 
por los pueblos conquistados, 
por la gente sometida, 
por los hombres explotados. 

Por los muertos en la hoguera, 
por el justo ajusticiado, 
por el héroe asesinado, 
por los fuegos apagados: 

YO TE NOMBRO, LIBERTAD. 
Te nombro en nombre de todos.
.


SALMO A LA LIBERTAD

Como el enfermo que venció a la muerte,
y ya convaleciente
deja la cama y el recinto oscuro
para ir al encuentro
de la luz y la vida;
como al brillar el sol
después de la tormenta
en el campo, en el bosque
resuena el alborozo de la pajarería;
como el obrero que feliz recibe
la esperada moneda
al concluir su priemera semana de trabajo
después de mucho tiempo
en que estuvo cesante y despojado,
así,
Libertad que ahora llegas,
yo te recibo,
te saludo
y canto.

Te canto, Libertad,
con palabras sencillas.
Con palabras sencillas y comunes,
para que me oigan todos mis hermanos,
hoy digo, en alta voz, esta plegaria:

Libertad, Libertad,
llega plena, completa;
toma definitiva posesión de este suelo;
consubstancial nuestra
como la iluminada sonrisa del maíz,
nunca nos dejes,
nunca te vayas de nuestro solar;
venga, llegue contigo de la mano
tu hermana la Justicia,
porque no os concibo separadas;
que hoy apenas sea
el instante en que empieza
un día interminable...

Libertad y justicia
sed nuestro pan de cada día;
sed nuestra sed, la infatigable
suprema voluntad
de todos, todos los hombres
hoy y siempre.

JULIO FAUSTO AGUILERA (POETA GUATEMALTECO)


LAS COSAS POR SU NOMBRE (JOSÉ ÁNGEL TRELLES)




Eso que dice mi gente
con pocas palabras y tanto respeto,
andando caminos a veces inciertos.

Eso que inunda las calles
con cada mirada, con cada silencio
del hombre que lucha y construye su sueño
a veces ganando y a veces perdiendo.

Eso que algunos regalan
o venden en cuotas a muy bajo precio,
sintiéndose luego vacíos por dentro,
buscando razones, negando y mintiendo.

Eso que algunos escriben
y que luego esconden temblando de miedo
sintiendo la fuerza tremenda del viento
que crece al oir su voz.

Eso que ronda en el aire
en todos los tiempos, en todos los pueblos,
sembrando la tierra, golpeando el acero,
buscando horizontes, pensando y sintiendo.

Eso que un día mi padre
trató de explicarme con tantos ejemplos,
viviendo su vida de cada momento,
mirando al destino con ojos sinceros.

Eso que algunos regalan
o venden en cuotas a muy bajo precio,
sintiéndose luego vacíos por dentro,
buscando razones, negando y mintiendo.

Eso que algunos escriben
y que luego esconden temblando de miedo,
sintiendo la fuerza tremenda del viento
que crece al oir su voz.
Eso se llama LIBERTAD.

Eso se llama ternura,
se llama coraje, se llama locura,
se llama mi amigo, mi patria, mi sueño,
se llama mis manos, se llama te quiero.
Eso se llama LIBERTAD.





LA LIBERTAD

Defendamos esta palabra
como si fuera nuestra más
sagrada esencia, la que es cifra,
raíz del ser, razón vital.

Que nunca sea letra vana,
bandera de humo ni disfraz,
sino sustancia de la vida
en su desnudo palpitar

Perfume, luz, ráfaga, efluvio,
lluvia, rocío, manantial:
que su vivaz aliento sea
nuestro modo de respirar.

Esta es la llave que perdimos
y que hemos vuelto a recobrar,
la llave ardiente de la vida,
del amor y de la verdads.

Oíd hermanos de mi patria:
¡no la perdáis, no la perdáis!
La puerta abrid de nuestra casa
de sol a sol, de mar a mar.

Que en nuestra casa nadie sufra
esclavitud, iniquidad;
que todos beban de su vino,
que todos coman de su pan.

Aprendimos una palabra
(no la podemos olvidar),
una palabra como el aire
que respiramos , inmortal.

Una palabra como un ala
como un laurel intemporal,
inmarcesible, soberana.
Una palabra: ¡Libertad!

CÉSAR ROSALES





LIBRE (NINO BRAVO)






Tiene casi veinte años y ya está 
cansado de soñar, 
pero tras la cementera está su hogar, 
su mundo, su ciudad. 
Piensa que la alambrada sólo es 
un trozo de metal, 
algo que nunca puede detener 
sus ansias de volar. 

Libre, 
como el sol cuando amanece, 
yo soy libre como el mar... 
...como el ave que escapó de su prisión 
y puede, al fin, volar... 
...como el viento que recoge mi lamento 
y mi pesar, 
camino sin cesar 
detrás de la verdad 
y sabré lo que es al fin, la libertad. 

Con su amor por montera se marchó 
cantando una canción, 
marchaba tan feliz que escuchó 
la voz que le llamó, 
y tendido en el suelo se quedó 
sonriendo y sin hablar, 
sobre su pecho flores carmesí, 
brotaban sin cesar... 

Libre, 
como el sol cuando amanece, 
yo soy libre como el mar... 
...como el ave que escapó de su prisión 
y puede, al fin, volar... 
...como el viento que recoge mi lamento 
y mi pesar, 
camino sin cesar 
detrás de la verdad 
y sabré lo que es al fin, la libertad.


LA ARCADIA

¡Oh libertad preciosa,
No comparada al oro,
Ni al bien mayor de la espaciosa tierra!
Más rica y más gozosa
Que el precioso tesoro
Que el mar del sur entre su nácar cierra;
Con armas, sangre y guerra,
Con las vidas y famas,
Conquistando en el mundo,
Paz, dulce, amor profundo,
Que el mal apartas y a tu bien nos llamas;
En ti sola se anida
Oro, tesoro, paz, bien, gloria y vida.

LOPE DE VEGA



DESDE MI LIBERTAD (ANA BELÉN)




Sentada en el andén, 
Mi cuerpo tiembla y puedo ver, 
Que a lo lejos silva el viejo tren 
Como sombra del ayer. 

No será fácil ser 
De nuevo un solo corazón, 
Siempre había sido una mitad 
Sin saber mi identidad. 

No llevare ninguna imagen de aquí 
Me iré desnuda igual que nací, 
Debo empezar a ser yo misma y saber 
Que soy capaz y que ando por mi piel. 
Siempre había sido una mitad, 
Sin saber mi identidad 

No llevare ninguna imagen de aquí, 
Me iré desnuda igual que nací, 
Debo empezar a ser yo misma y saber, 
Que soy capaz y que ando por mi piel, 

Desde mi libertad 
Soy fuerte porque soy volcán, 
Nunca me enseñaron a volar 
Pero el vuelo debo alzar. 

Nunca me enseñaron a volar 
 pero el vuelo debo alzar
El hombre libre no quiere dominar a otro; la libertad está en idéntica antítesis con la esclavitud y con el afán de mando. Así, este último no es más que una forma de espíritu de sujeción, porque el dominador es aquel que no sabe sentirse individuo sino en función de otro ser, el dominado.
BONTEMPELLI

La liberta, Sancho, es uno de los más precioso dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra, ni el mar; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida; y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.
CERVANTES




Ascua encendida es el tesoro,
sombra que huye la vanidad;
todo es mentira: la gloria, el oro.
                 Lo que yo adoro
                sólo es verdad:
               la Libertad.
GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER


PROHIBIDO PROHIBIR (SANDRA MIHANOVICH SOBRE LETRA Y MÚSICA DE ELADIA BLÁZQUEZ)





No se puede prohibir 
ni se puede negar 
el derecho a vivir 
la razón de soñar. 
No se puede prohibir 
ni el creer, ni el crear, 
ni la tierra 
excluir, ni la luna 
ocultar. 
No se puede prohibir 
ni una pizca de amor, 
ni se puede eludir 
que retoñe la flor. 
Ni del alma el vibrar, 
ni del pulso el latir, 
ni la vida en su andar 
no se pueden prohibir. 

No se puede prohibir 
la elección de pensar, 
ni se puede impedir 
la tormenta en el mar. 
No se puede prohibir 
que en un vuelo interior 
un gorrión al partir 
busque un cielo mejor. 
No se puede prohibir 
el impulso vital, 
la gota de miel, 
ni el granito de sal. 
Ni las ganas sin par, 
ni el deseo sin fin 
de reir, de llorar 
no se puede prohibir. 

No se puede prohibir 
el color tornasol 
de la tarde al morir 
en la puesta del sol. 
No se puede prohibir 
el afán de cantar, 
ni el deber de decir 
lo que no hay que callar. 
Sólo el hombre incapaz 
de entender, de sentir 
ha logrado al final 
su grandeza prohibir 
y se niega el sabor 
y la simple verdad 
de vivir el amor 
y en total libertad. 

Si tuviese el poder 
de poder decidir 
dictaría una ley 
es prohibido prohibir





Y un orador dijo: Háblanos de la Libertad.
Y él respondió:
A las puertas de la ciudad y a la lumbre de vuestro hogar yo os he visto hincados  adorando vuestra propia libertad.
Así como los esclavos se humillan ante un tirano y lo celebran cuando los mata
¡Ay! En el jardín del templo y  a la sombra de la ciudadela he visto a los más libres de vosotros emplear su libertad como un yugo y una cuerda.
Y mi corazón sangró en mi pecho porque sólo podéis ser libres cuando el deseo de perseguir la libertad ya no sea un arnés para vosotros y cuando dejéis de hablar de la libertad como una meta y una realización.
Seréis, en verdad, libres, no cuando vuestros días estén libres de cuidado ni vuestras noches de deseos y pena.
Sino, más bien, cuando esas cosas acosen vuestra vida y, sin embargo, os elevéis sobre ellas desnudos y sin ligaduras.


Y, ¿cómo os elevaréis más llá de vuestros días y vuestras noches a menos que quebréis las cadenas que, en el amanecer de vuestro entendimiento, atásteis alrededor de vuestro medidía?
En verdad, eso que llamáis libertad es la más poderosa de esas cadenas, a pesar de que sus eslabones resplandezcan al sol y deslumbren vuestros ojos.
¿Y qué sino fragmentos de vuestro propio yo descartaréis para poder ser libres?
Si es una ley injusta, la que deseáis abolir, esa ley fue redactada con vuestra propia mano sobre vuestra propia frente.
No podéis borrarla quemando vuestros Códigos ni limpiando la frente de vuestros jueces, aunque vaciéis el mar sobre ella.
Y, si es un déspota el que queréis deponer, ved primero que su trono, erigido dentro de vosotros, sea destruido.
Porque, ¿cómo puede un tirano gobernar a los libres y a los dignos sino por medio de una tiranía en su propia libertad y una vergûenza en su propio orgullo?
Y si es una pena lo que queréis desechar, esa pena fue elegida por vosotros más que impuesta sobre vosotros.
Y si es un miedo el que queréis anular, la sede de ese miedo están en vuestro corazón y no en la mano del ser temido.
En verdad, todas las cosas se mueven en vosotros como luces y sombras unidas.
Y, cuando la sombra desaparece y no existe más, la luz que queda se transforma en sombre en otra luz.
Y, así, vuestra libertad, cuando pierde sus cadenas, se convierte ella misma en la cadena de una libertad mayor.

Kahlil Gibrán
INCONCIENTE COLECTIVO (CHARLY GARCÍA)


Nace una flor, todos los días sale el sol, 
de vez en cuando escuchas aquella voz 
como de pan gustosa de cantar 
con los aleros en la mente con las chicharras 

Pero a la vez existe un transformador 
que se consume lo mejor que tenes 
te tira atrás te pude mas y mas 
y llega a un punto en que no querés 

Mamá la libertad siempre la llevaras 
dentro del corazón 
Te pueden corromper, te puedes olvidar 
pero ella siempre esta 

Ayer soñé con los hambrientos los locos 
los que fueron los que están en prisión 
hoy desperté cantando esta canción 
que ya fue escrita hace tiempo atrás 
es necesario cantar de nuevo una vez más

DE PRONTO ENTRÓ LA LIBERTAD (RAÚL GONZÁLEZ TUÑÓN)
De pronto entró la Libertad.
Estábamos todos dormidos,
algunos bajo los árboles,
otros sobre los ríos,
algunos más entre el cemento,
otros más bajo la tierra.
De pronto entró la Libertad
con una antorcha en la mano.
Estábamos todos despiertos,
algunos con picos y palas,
otros con una pantalla verde,
algunos más entre libros,
otros más arrastrándose, solos.
De pronto entró la Libertad
con una espada en la mano.
Estábamos todos dormidos,
estábamos todos despiertos
y andaban el amor y el odio
más allá de las calaveras.
De pronto entró la Libertad,
no traía nada en la mano.
La Libertad cerró el puño.
¡Ay! Entonces... 

DE LO PROHIBIDO (SOY UN CASO PERDIDO) - MARIO BENEDETTI

Prohibidos los silencios y los gritos unánimes
Las minifaldas y los sindicatos
Artigas y Gardel
La oreja en Radio Habana
El pelo largo la condena corta
José Pedro Varela y la Vía Láctea
La corrupción venial el pantalón vaquero
Los perros vagos y los vagabundos
También los abogados defensores
Que sobrevivan a sus defendidos
Y los pocos fiscales con principio de angustia
Prohibida sin perdón la ineficacia
Todo ha de ser eficaz como un cepo
Prohibida la lealtad y sobretodo la tristeza
Esa que va de sol a sol
Y claro la inquietante primavera
Prohibidas las reuniones
De más de una persona
Excepto las del lecho conyugal
Siempre y cuando hayan sido
Previa y debidamente autorizadas
Prohibidos el murmullo de las tripas
El Padrenuestro y la internacional
El bajo costo de la vida y la muerte
Las palabritas y las palabrotas
Los estruendos molestos el jilguero los zurdos
Los anticonceptivos pero quién va a nacer.

La libertad está en ser dueño de la propia vida, en no depender de nadie en ningún momento, en subordinar la vida solamente a la propia voluntad, en dar poca importancia a las riquezas. (PLATÓN)


La libertad existe tan sólo en la tierra de los sueños (Schiller)



Quien es esclavo de su cuerpo, no es verdaderamente libre (Séneca)

Los conceptos de libertad y tiranía pierden su antagonismo al ser analizados; no definen más que una misma cosa en diferentes posiciones. Libertad es nuestra propia tiranía; tiranía es la libertad de los demás. (Ramiro de Maetzu)

LA LIBERTAD GUIANDO AL PUEBLO - EUGÉNE DELACROIX