Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

13.12.13

VEJEZ




 
 IMÁGENES DEL FILM ESTAMOS TODOS BIEN CON MARCELLO MASTROIANNI

IMAGEN DEL FILM ELSA Y FRED PROTAGONIZADO POR CHINA ZORRILLA

IMÁGENES DE LA REMAKE DE ELSA Y FRED PORTAGONIZADA POR SHIRLEY MC LAINE





LA VEJEZ

Tú y yo envejecemos juntos;
Veamos un poco:¿cómo es esta vejez?
Los turbios ojos se cierran antes de que sea de noche,
Los turbios ojos se cierran antes de que sea de noche,
la perezosa cabeza está despeinada a mediodía.
Apoyados en bastones, damos a ratos un paseíto,
o estamos sentados todo el día con las puertas cerradas.
No osamos mirarnos el rostro en un espejo claro,
no podemos leer los libros con letras pequeñas.
Cada vez más hondo es el cariño de los viejos amigos,
cada vez más raro nuestro trato con los jóvenes.
Queda una cosa: el placer de las charlas ociosas
es mayor que nunca cuando nos encontramos los dos.


PO CHU-I


LLEGAR A VIEJO (JOAN MANUEL SERRAT)




Si se llevasen el miedo, 
y nos dejasen lo bailado 
para enfrentar el presente... 
Si se llegase entrenado 
y con ánimo suficiente... 

Y después de darlo todo 
- en justa correspondencia - 
todo estuviese pagado 
y el carné de jubilado 
abriese todas las puertas... 

Quizá llegar a viejo 
Sería más llevadero, 
Más confortable, 
Más duradero. 

Si el ayer no se olvidase tan aprisa... 
Si tuviesen más cuidado en donde pisan... 

Si se viviese entre amigos 
que al menos de vez en cuando 
pasasen una pelota... 
Si el cansancio y la derrota 
no supiesen tan amargo... 

Si fuesen poniendo luces 
en el camino, a medida 
que el corazón se acobarda... 
y los ángeles de la guarda 
diesen señales de vida... 

Quizá llegar a viejo 
Sería más razonable, 
más apacible, 
más transitable. 

¡Ay, si la veteranía fuese un grado...! 
Si no se llegase huérfano a ese trago... 

Si tuviese más ventajas 
y menos inconvenientes... 
Si el alma se apasionase, 
el cuerpo se alborotase, 
y las piernas respondiesen... 

Y del pedazo de cielo 
reservado para cuando 
toca entregar el equipo, 
repartiesen anticipos 
a los más necesitados... 

Quizá llegar a viejo 
sería todo un progreso, 
un buen remate, 
un final con beso. 

En lugar de arrinconarlos en la historia, 
convertidos en fantasmas con memoria... 

Si no estuviese tan oscuro 
a la vuelta de la esquina... 
O simplemente si todos 
entendiésemos que todos 
llevamos un viejo encima.



BIENAVENTURANZAS DEL ANCIANO

Bienaventurados aquellos que atienden mi paso vacilante
mi temblorosa mano
Bienaventurados aquellos que tienen en cuenta que ya mis oídos tienen que esforzarse para captar que ellos hablan
Bienaventurados aquellos que se dan cuenta de que ya mis ojos están nublados y mis reacciones son lentas
Bienaventurados aquellos que desvían la mirada al ver que he derramado la taza de café sobre la mesa
Bienaventurados aquellos que nunca dicen: "Ya ha contado eso dos veces"
Bienaventurados los que con una sonrisa conceden un rato para charlas de cosas sin importancia.
Bienaventurados aquellos que saben arreglarse para traer a la conversación y a la memoria pasadas aventuras.
Bienaventurados aquellos que me hacen comprender que soy amado y que no estoy abandonado ni solo.
Bienaventurados aquellos que comprenden que me cuesta mucho encontrar la fortaleza para llevar mi cruz.
Bienaventurados los que facilitan el paso final a la Patria Celestial con amabilidad y buenas formas.



FUNDACIÓN CÁRITAS.



CUANDO TE JUBILES


(MARIO BENEDETTI 

CANTADO POR NACHA GUEVARA)



El cielo de veras, 
que no es este de ahora, 
el cielo de cuando te jubiles, 
durará todo el día, 
todo el día caerá 
como lluvia de sol 
sobre tu calva. 

Estarás algo sordo 
para escuchar los árboles 
pero, de todos modos, 
recordarás que existen. 
Tal vez un poco viejo 
para andar en la arena, 
pero el mar todavía 
ye pondrá melancólico. 

Estarás sin memoria. 
Estarás sin dinero. 
Con el tiempo en los brazos. 
Como un recién nacido. 
Y llorará contigo. 
Y llorarás con él. 
Estarás solitario 
como una ostra. 
Y podrás hablar 
de tus fieles amigos 
que, como siempre, 
contarán desde Europa 
sus más tímidos 
contrabandos y becas. 

Estarás en la orilla del mundo 
contemplando desfiles para niños, 
eclipses y regatas. 
Te pondrás el sombrero 
para mirar la luna. 
Nadie pedirá informes, 
ni balances, ni cifras. 
Sólo tendrás horario 
para tu muerte. 

Pero el cielo de veras, 
que no es este de ahora, 
ese cielo de cuando te jubiles, 
habrá llegado demasiado tarde.



ELOGIO DE LA SOMBRA (JORGE LUIS BORGES)

      La vejez (tal es el nombre que los otros le dan)
      Puede ser el tiempo de nuestra dicha.
      El animal ha muerto o casi ha muerto.
      Quedan el hombre y su alma.
      Vivo entre formas luminosas y vagas
      Que no son aún la tiniebla.
      Buenos Aires,
      Que antes se desgarraba en arrabales
      Hacia la llanura incesante,
      Ha vuelto a ser la Recoleta, el Retiro,
      Las borrosas calles del Once
      Y las precarias casas viejas
      Que aún llamamos el Sur.
      Siempre en mi vida fueron demasiadas las cosas;
      Demócrito de Abdera se arrancó los ojos para pensar;
      El tiempo ha sido mi Demócrito.
      Esta penumbra es lenta y no duele;
      Fluye por un manso declive
      Y se parece a la eternidad.
      Mis amigos no tienen cara,
      Las mujeres son lo que fueron hace ya tantos años,
      Las esquinas pueden ser otras,
      No hay letras en las páginas de los libros.
      Todo esto debería atemorizarme,
      Pero es una dulzura, un regreso.
      De las generaciones de los textos que hay en la tierra
      Sólo habré leído unos pocos,
      Los que sigo leyendo en la memoria,
      Leyendo y transformando.
      Del Sur, del Este, del Oeste, del Norte,
      Convergen los caminos que me han traído
      A mi secreto centro.
      Esos caminos fueron ecos y pasos,
      Mujeres, hombres, agonías, resurrecciones,
      Días y noches,
      Entresueños y sueños,
      Cada ínfimo instante del ayer
      Y de los ayeres del mundo,
      La firme espada del danés y la luna del persa,
      Los actos de los muertos,
      El compartido amor, las palabras,
      Emerson y la nieve y tantas cosas.
      Ahora puedo olvidarlas. Llego a mi centro,
      A mi álgebra y mi clave,
      A mi espejo.
      Pronto sabré quién soy.





SI EL JUBILADO SE DESESPERA POR LA FALTA DE SENTIDO DE SU VIDA PRESENTE ES PORQUE EL SENTIDO DE SU VIDA LE HA SIDO ESCAMOTEADO TODO EL TIEMPO. UNA LEY TAN IMPLACABLE, QUE REDUCE EL SALARIO DEL OBRERO AL MÍNIMO VITAL, LE HA PERMITIDO SOLAMENTE REPRODUCIRSE Y LE HA NEGADO LA POSIBILIDAD DE INVENTAR SUS JUSTIFICACIONES, CUANDO ESCAPA A LAS COACCIONES DE SU PROFESIÓN, SÓLO VE UN DESIERTO A SU ALREDEDOR. NO LE HA SIDO DADO COMPROMETERSE EN PROYECTOS QUE HUBIERAN POBLADO EL MUNDO DE OBJETIVOS, DE FINALIDADES, DE RAZONES DE SER. ESE ES EL CRIMEN DE NUESTRA SOCIEDAD. LO QUE HAY QUE REHACER ES EL HOMBRE ENTERO, HAY QUE RECREAR TODAS LAS RELACIONES ENTRE LOS HOMBRES SI SE QUIERE QUE LA CONDICIÓN DEL ANCIANO SEA ACEPTABLE. UN HOMBRE NO DEBERÍA LLEGAR AL FINAL DE SU VIDA CON LAS MANOS VACÍAS Y SOLITARIO.
 PARA CIERTO NÚMERO DE ANCIANOS, LA SITUACIÓN ES TAN INTOLERABLE QUE PREFIEREN LA MUERTE AL SUPLICIO DE VIVIR..
 EL CÓDIGO CIVIL NO ESTABLECE NINGUNA DISTINCIÓN ENTRE UN CENTENARIO Y UN CUADRAGENARIO. PRÁCTICAMENTE NO SE LOS CONSIDERA UNA CATEGORÍA APARTE Y POR LO DEMÁS ELLOS NO LO QUERRÍAN. SIN EMBARGO, CUANDO SE DECIDE SU CONDICIÓN ECONÓMICA PARECE CONSIDERARSE QUE PERTENECEN A UNA ESPECIE EXTRAÑA; NO TIENEN NI LAS MISMAS NECESIDADES NI LOS MISMOS SENTIMIENTOS QUE LOS OTROS HOMBRES PUESTO QUE BASTA ACORDARLES UNA MISERABLE LIMOSNA APRA SENTIRSE EN PAZ CON ELLOS.
 LOS VIEJOS, QUE NO CONSTITUYEN NINGUNA FUERZA ECONÓMICA, NO TIENEN LOS MEDIOS DE HACER VALER SUS DERECHOS.
 EN TANTO QUE LA VEJEZ APARECE COMO UNA DESGRACIA: AÚN ENTRE LAS GENTES A LAS QUE SE CONSIDERA BIEN CONSERVADAS, LA DECADENCIA FÍSICA QUE ENTRAÑA SALTA A LOS OJOS. PORQUE LA ESPECIE HUMANA ES AQUELLA EN QUE LOS CAMBIOS DEBIDOS A LOS AÑOS SON MÁS ESPECTACULARES.
 LA ECONOMÍA ESTÁ BASADA EN EL LUCRO, A ÉL ESTÁ SUBORDINADA PRÁCTICAMENTE TODA LA CIVILIZACIÓN; SÓLO INTERESA EL MATERIAL HUMANO EN LA MEDIDA EN QUE RINDE. LA SOCIEDAD IMPONE A LA MAYORÍA DE LOS ANCIANOS UN NIVEL DE VIDA TAN MISERABLE QUE LA EXPRESIÓN "VIEJO Y POBRE" CONSTITUYE CASI UN PLEONASMO; A LA INVERSA, LA MAYORÍA DE LOS INDIGENTES SON VIEJOS.LOS OCIOS NO ABREN AL JUBILADO POSIBILIDADES NUEVAS; EN EL MOMENTO EN QUE EL INDIVIDUO SE ENCUENTRA POR FIN LIBERADO DE COACCIONES, SE LE QUITAN LOS MEDIOS DE UTILIZAR SU LIBERTAD. ESTA CONDENADO A VEGETAR EN LA SOLEDAD Y EL ABURRIMIENTO.
QUE DURANTE LOS QUINCE O VEINTE ÚLTIMOS AÑOS DE SU VIDA UN HOMBRE NO  SEA MÁS QUE UN DESECHO ES PRUEBA DEL FRACASO DE NUESTRA CIVILIZACIÓN; ESTA PRUEBA NOS ANGUSTIARÍA SI CONSIDERAMOS A LOS VIEJOS COMO HOMBRES, CON UNA VIDA HUMANA DETRÁS DE ELLOS, Y NO COMO CADÁVERES AMBULANTES.


SIMONE DE BEAUVOIR (LA VEJEZ)




EL VIEJO MATÍAS (VÍCTOR HEREDIA)





La lluvia y el viento eran dos hermanos 
corriendo furiosos por el terraplén 
y en un banco oscuro, mojado y mugriento, 
él se acomodaba su uniforme gris. 
El viejo Matías duerme en cualquier parte, 
un fantasma errante le toca la piel, 
pero cuando llueve sus despojos buscan 
la estación de chapas de Paso del Rey. 
Es cuco de niños y de no tan niños 
su figura triste cruzando el andén, 
porque nadie ha visto sus ojos cansados 
la cruz del olvido temblando en sus pies. 
A veces murmura cosas incoherentes, 
habla de la guerra, imita al cañón, 
y otras veces pone en sus ojos un niño 
y acuna en sus brazos su bolso marrón. 
Cuando llegan los trenes repletos de obreros 
se pone contento, brilla su mirar, 
Gorrión de la tarde, quiere hablar con todos, 
y después se queda solo en el andén. 
Se queda mirando las vías vacías, 
la luz que se pierde del tren que pasó, 
y después se aleja murmurando cosas, 
el viejo Matías, ogro del lugar. 
La lluvia y el viento eran dos hermanos 
corriendo furiosos por el terraplén 
y en un banco oscuro, mojado y mugriento, 
él se acomodaba su uniforme gris.





LOS VIEJOS SE VAN

¿No te da tristeza? Bueno,
a mi no sé qué me da...
¡Se van los viejos! Los pobres
poquito a poco se van.
Y se van tan despacito
que ni lo sienten. ¿Será
el consuelo de saber
que se habrán de ir en paz?
¡Ah, todo es inútil: nada
los detendrá! ¿Pasarán
este otoño, o el invierno
otra vez los hallará
contándonos por las noches
cosas de la mocedad?
Y cuando no estén, ¿durante
cuánto tiempo aún se oirá
su voz querida en la casa
desierta?
                ¿Cómo serán
en el recuerdo las caras
que ya no veremos más?
¡Que ya no veremos!...¿nunca se te ha ocurrido pensar
en el silencio que dejan
aquellos que se nos van?
Y en nosotros mismos, piensas
alguna vez, ¿es verdad?
En nosotros que también
nos tendremos que callar.
Cuando nos llegue la hora
como a los viejos, ¿habrá
para nosotros la dulce
confortación familiar
que tanto alivia? ¿Qué labio
piadoso nos besará?
¿Nos sentiremos muy solos?
¿Y nos iremos en paz?



EVARISTO CARRIEGO



CANDILEJAS (JULIO IGLESIAS SOBRE MÚSICA DE CHARLES CHAPLIN PARA SU FILM DEL MISMO NOMBRE)





Nadie te ha querido como yo 
Nadie te ha ofrecido tanto amor 
Nadie te ha enseñando de la vida más que yo 
Nadie, mi amor, buscó tu amor con tanto amor 

Un atardecer llegaste a mi 
Como primavera a mi jardín 
A la luz de candilejas yo me enamoré 
Era tu amor tal como yo lo imaginé. 

Cada vez que te miraba no podía ver 
En tu mirar, que tanto amor iba a perder 
Y hoy te vas de mi para olvidar 
Qué será de ti, a dónde irás 
Más que yo nadie, mi amor 
Busco tu amor con tanto amor 

Y aunque sé que nunca volverás 
Yo te esperaré una eternidad 
Y si algunas vez te acuerdas 
Y quieres volver 
Aquí estaré, aquí mi amor 
Igual que ayer.



VERSIÓN DE ROBERTO CARLOS



Tu, llegaste a mi, cuando me voy 
eres luz de abril, yo tarde gris. 
Eres juventud, amor, calor, fulgor de sol, 
trajiste a mí, tu juventud, cuando me voy. 

Entre Candilejas, te adoré 
entre Candilejas, yo te amé. 
La felicidad que diste a mi vivir, se fué 
no volverá, nunca jamás, lo sé muy bien. 

Tu llegaste a mí, cuando me voy 
eres luz de abril, yo tarde gris. 
Eres juventud, amor, calor, fulgor de sol, 
trajiste a mí, tu juventud, cuando me voy. 

Entre Candilejas, te adoré. 





SI, POBRE VIEJECITA...

Sí, pobre viejecita, ya ninguno te escucha!
Los fastidias a todos con tu buena memoria
Tu lentitud es grande; su frivolidad, mucha...
y te huyen porque siempre narras la misma historia

Pero yo soy paciente, y sentado a tu puerta,
escucharé. No temas; puedes hablar tranquila,
mientras menea el viento las ramas de la huerta
y se muere a lo lejos un crepúsculo lila.

Déjalos que se vayan, en su atolondramiento,
a decir, ellos y ellas, palabras mentirosas,
y cuéntame, abuelita, tu mismo viejo cuento,
al compás de tus manos largas y sarmentosas.



AMADO NERVO









TAN JOVEN Y TAN VIEJO (JOAQUÍN SABINA CON JOAN MANUEL SERRAT)




Lo primero que quise fue marcharme bien lejos; 
en el álbum de cromos de la resignación 
pegábamos los niños que odiaban los espejos 
guantes de Rita Hayworth, calles de Nueva York. 

Apenas vi que un ojo me guiñaba la vida 
le pedí que a su antojo dispusiera de mí, 
ella me dio las llaves de la ciudad prohibida 
yo, todo lo que tengo, que es nada, se lo dí. 

Así crecí volando y volé tan deprisa 
que hasta mi propia sombra de vista me perdió, 
para borrar mis huellas destrocé mi camisa, 
confundí con estrellas las luces de neón. 

Hice trampas al póquer, defraudé a mis amigos, 
sobre el banco de un parque dormí como un lirón; 
por decir lo que pienso sin pensar lo que digo 
más de un beso me dieron (y más de un bofetón). 

Lo que sé del olvido lo aprendí de la luna, 
lo que sé del pecado lo tuve que buscar 
como un ladrón debajo de la falda de alguna 
de cuyo nombre ahora no me quiero acordar. 

Así que, de momento, nada de adiós muchachos, 
me duermo en los entierros de mi generación; 
cada noche me invento, todavía me emborracho; 
tan joven y tan viejo, like a Rolling Stone
.





A UNA VIEJECITA

Flor de antaño marchita, pero hermosa
que, frágil de la fe perdida,
perfumas con fragancia religiosa
la página más bella de mi vida.

Amable viejecita buena y pura,
de piel rugosa, de quebradas venas,
quiero besar con infantil ternura
tu frente coronada de azucenas.

Tu dulce bendición mi duelo implora,
descienda a mí como en el crudo estío,
de la encendida pampa abrasadora,
de la nevada cumbre el viento frío.

Cubrió tu negro pelo con su encanto
de la novia feliz el blanco velo,
ora cubre el dolor con negro manto,
viuda y madre infeliz, tu blanco pelo.

Con femenil primor, con gracia suma,
abres en conchas tu cabello undoso,
como el cisne sus alas de alba pluma
al despedir su canto doloroso.

Esos níveos fulgores que destellas
anuncio son de gloria y de alegría:
el oro celestial de las estrellas
se torna en plata cuando apunta el día.

Tú, que sabes mis íntimos dolores,
tú, que el torrente de mi vida estancas
pon en mi pecho un bálsamo de amores
y el algodón de tus guedejas blancas.

CARLOS BORGES (POETA VENEZOLANO)




AL LLEGAR A VIEJA

Señor, tú sabes mejor que yo que me estoy poniendo vieja y algún día seré anciana.
No permitas que me vuelva locuaz, ni me dejes caer en el vicio fatal de creer que tengo que comentar  algo sobre cada tema, en toda ocasión.
Líbrame del antojo de querer arreglar los asuntos de todo el mundo.
Ilumíname para que evite estar refiriendo interminables detalles...dame alas para llegar pronto al grano del asunto.
Te pido el don de saber escuchar los relatos de los males ajenos; dame fortaleza para soportarlos con paciencia; pero sella mis labios para mis propios dolores y malestares. Van en aumento, y el llevar cuenta de ellos me produce cada vez mayor fruición a medida que pasan los años.
Enséñame la magnífica lección de que es posible que a veces me equivoque.
Haz que tenga cierta prudente dulzura; no deseo ser santa porque con los santos a veces se hace difícil vivir. En cambio, una vieja agriada es la obra maestra del demonio.
Hazme precavida, pero no cavilosa, comedida pero no mandona; me da lástima que, teniendo un caudal tan grande de conocimientos, no pueda hacer uso de ellos, pero bien sabes, Señor, que deseo tener algunos amigos durante mis últimos días.

ELSA G. DE MONTANARI
LA VEJEZ (ALBERTO CORTEZ)


Me llegará lentamente, y me hallará distraído 
Probablemente dormido, sobre un colchón de laureles 
Se instalará en el espejo, inevitable y serena 
Y empezará su faena, por los primeros bosquejos 

Con unas hebras de plata, me pintará los cabellos 
Y alguna línea en el cuello, que tapará la corbata 
Aumentará mi codicia, mis mañas y mis antojos 
Y me dará un par de anteojos, para sufrir las noticias 

La vejez, está a la vuelta de cualquier esquina, 
Ahí donde uno, menos se imagina 
Se nos presenta, por primera vez 

La vejez, es la más dura de las dictaduras 
La grave ceremonia de clausura 
De lo que fue la juventud, alguna vez 

Con admirable destrezas, como el mejor artesano, 
Le irá quitando a mis manos, toda su antigua firmeza 
Y asesorando al galeno, me hará prohibir el cigarro 
Porque dirán, que el catarro, viene ganando terreno 

Me inventará un par de excusas, 
Para menguar la impotencia, 
Que vale más la experiencia, 
Que pretensiones ilusas 
Y llegará la bufanda, las zapatillas de paño 
Y el reuma que año tras año, aumentará su demanda 

La vejez, es la antesala de lo inevitable 
El ultimo camino transitable 
Ante la duda, que vendrá después 

La vejez, es todo el equipaje de una vida 
Dispuesto ante la puerta de salida 
Por la que no se puede ya, volver 

A lo mejor, más que viejo, seré un anciano honorable 
Tranquilo y lo más probable, gran decidor de consejos 
Por celosa, me apartará de la gente, y cortará lentamente, 
Mis pobres, últimas rosas, 

(La vejez, está a la vuelta de cualquier esquina, 
Ahí donde uno, menos se imagina 
Se nos presenta, por primera vez) 

La vejez, es la más dura de las dictaduras 
La grave ceremonia de clausura 
De lo que fue la juventud, alguna vez



El príncipe vive una vida feliz; ignora que hay sufrimiento en el mundo, ya que le ocultan la vejez, la enfermedad y la muerte. El día predestinado, sale en su carroza por una de las cuatro puertas del palacio rectangular. Digamos, por la puerta del Norte. Recorre un trecho y ve un ser distinto de todos los que ha visto. Está encorvado, arrugado, no tiene pelo. Apenas pude caminar, apoyándose en un bastón. Pregunta quién es ese hombre, si es que es un hombre. El cochero le contesta que es un anciano y que todos seremos ese hombre si seguimos viviendo.
El príncipe vuelve al palacio, perturbado. Al cabo de seis días vuelve a salir por la puerta del Sur. Ve en una zanja a un hombre aún más extraño, con la blancura de la lepra y el rostro demacrado. Pregunta quién es ese hombre, si es que es un hombre. Es un enfermo, le contesta el cochero; todos seremos ese hombre si seguimos viviendo.
El príncipe , ya muy inquieto, vuelve al palacio. Seis días mas tarde sale nuevamente y ve a un hombre que parece dormido, pero cuyo color no es el de esta vida. A ese hombre lo llevan otros. Pregunta quién es. El cochero le dice que es un muerto y que todos seremos ese muerto si vivimos lo suficiente.
El príncipe está desolado. Tres horribles verdades le han sido reveladas: la verdad de la vejez, la verdad de la enfermedad, la verdad de la muerte. Sale una cuarta vez. Ve a un hombre casi desnudo, cuyo rostro está lleno de serenidad. Pregunta quién es. Le dicen que es un asceta, un hombre que ha renunciado a todo y que ha logrado la beatitud.
El príncipe resuelve abandonar todo; él que ha llevado una vida tan rica. El budismo cree que el ascetismo puede convenir, pero después de haber  probado la vida. No se cree que nadie deba empezar negándose nada. Hay que apurar la vida hasta las heces y luego desengañarse de ella; pero no sin conocimiento de ella.



 DE LA CONFERENCIA DE JORGE LUIS BORGES SOBRE EL BUDISMO


UNA VUELTITA MÀS (ALBERTO CORTEZ)








¿Quiénes son esos señores
que discuten sin cesar
y que imponen sus razones
con tan mala voluntad?
Los señores son los dueños,
cada cual de una mitad,
de la rueda de los sueños,
del tiovivo universal.
Uno al otro se amenazan
con parar el carrusel,
para darnos calabazas
a los que andamos en él.
Si no se ponen de acuerdo
la gran rueda parará,
la alegría se irá al cuerno
y nosotros a la par.
Una vueltita más...
una vueltita más...
que no paren el mundo,
no me quiero bajar.
Una vueltita más...
una vueltita más...
que no deje ni un segundo
de girar y girar.
Una vueltita más...
una vueltita más...
no escondan la sortija
porque quiero ganar.
Una vueltita más...
una vueltita más...
déjenme que yo elija
cuando quiera bajar.
En la calle está la gente
con su buena voluntad.
Tienen fe, naturalmente,
y reclaman sin cesar.
Afanados en su empeño
de querer vivir en paz
en la rueda de los sueños,
del tiovivo universal.
Sin embargo, los primeros
no se quieren enterar
y fabrican armamentos
para hacerse respetar.
Hace tiempo que son socios
y no van a renunciar,
ellos van a su negocio,
¡que se jodan los demás!.
Una vueltita más...
una vueltita más...
que no paren el mundo,
no me quiero bajar.
Una vueltita más...
una vueltita más...
que no deje ni un segundo
de girar y girar.
Una vueltita más...
una vueltita más...
no escondan la sortija
porque quiero ganar.
Una vueltita más...
una vueltita más...
déjenme que yo elija
cuando quiera bajar.

GERIÁTRICO (ANTONIO REQUENI)



Todo está en orden:
las paredes asépticas,
el puntual almanaque,
los exactos latidos del reloj.
Una mujer de blanco les sonríe
mientras ellos deambulan
entre escarchadas toses y jadeos
o miran desfilar mundos extraños
en la pantalla del televisor.
Uno hace un solitario con los naipes.
Otro, con un pañuelo, frota el vidrio
de sus anteojos, lento, ensimismado.
Alguno se dirige
hacia la habitación en donde, a oscuras,
da de comer a sus recuerdos.
Toman el té a las cuatro.
La cena a las siete.
A las ocho se acuestan.
Ella siempre está allí, los acompaña.
A veces les da un beso,
una caricia helada, maternal,
y ellos se quedan
quietos, dormidos como niños.



POCAS PERSONAS SABEN SER VIEJAS (LA ROCHEFOUCAULD)

LA VEJEZ SE DESCUBRE MÁS CUANDO SE PROCURA ENCUBRIR(FRAY LUIS DE LEÓN)

EL PRIMER SIGNO DE VEJEZ ES EMPEZAR A ENCONTRAR EL AYER MEJOR QUE EL HOY (AMADO NERVO)

LA VEJEZ ES UN ESTADO DE REPOSO Y DE LIBERTAD: APAGADA LA VIOLENCIA DE LAS PASIONES, NOS VEMOS FINALMENTE LIBRE DE UNA MULTITUD DE TIRANOS (PLATÓN)

LO QUE HACE TAN TERRIBLE A LA VEJEZ NO ES QUE HAYAN TERMINADO NUESTROS PLACERES SINO NUESTRAS ESPERANZAS (RICHTER)

LA VIDA DE NOSOTROS AL LLEGAR A LA VEJEZ TIENE MÁS DE PASADO Y HASTA DE PORVENIR QUE DE PRESENTE. RECORDAMOS MUCHAS COSAS, ESPERAMOS ALGUNAS, HASTA CERCA DE LA MUERTE. PERO,¿QUÉ HACEMOS EN EL MOMENTO ACTUAL? HACEMOS POCA COSA. RECORDAMOS O ESPERAMOS. EL INSTANTE QUE SE NOS DESHACE ENTRE LAS MANOS ES EL QUE NO SABEMOS APRECIAR (PIO BAROJA)

POCAS FES HAY, EN EFECTO, MÁS FECUNDAS NI MÁS NOBLES QUE LA FE DE QUE NUNCA ES UNO DEMASIADO VIEJO PARA RECOMENZAR LA VIDA Y PARA SACUDIRSE DEL HOMBRE VIEJO QUE LA ESCLAVIZA. PORQUE EL HOMBRE VIEJO ESTÁ MÁS BIEN FUERA QUE DENTRO DE NOSOTROS; EL HOMBRE VIEJO LO ALIMENTA Y SOSTIENE LA SOCIEDAD QUE NOS RODEA Y NOS LO IMPONE.
(UNAMUNO)

SUCEDE CON LOS CARACTERES DE LOS HOMBRES LO QUE CON LOS VINOS: SÓLO LOS MEJORES, CON EL ANDAR DE LOS AÑOS, GANAN EN DULZURA LO QUE PIERDEN EN FUERZA; LOS DEMÁS SE AGRIAN.
(LEMESLE)

LA VEJEZ NO ES SOPORTABLE SIN UN IDEAL O UN VICIO (ALEJANDRO DUMAS)

LA VEJEZ SÓLO PUEDE SER ENTENDIDA EN TOTALIDAD; NO ES ÚNICAMENTE UN HECHO BIOLÓGICO, SINO UN HECHO CULTURA (SIMONE DE BEAUVOIR)

EL ARTE DE ENVEJECER ES CONSERVAR ESPERANZAS (ANDRE MAUROIS)

SE VE FUEGO EN LOS OJOS DE LOS JÓVENES,
PERO EN LOS OJOS DE LOS VIEJOS SE VE LUZ
VICTOR HUGO

LOS OJOS DEL ESPÍRITU EMPIEZAN A SER PENETRANTES CUANDO LOS DEL CUERPO EMPIEZAN A DECAER (PLATÓN)

CUANDO LA VIDA DECLINA Y TODAS LAS PASIONES TURBULENTAS SE APACIGUAN, ENTONCES LLEGAN LOS DÍAS RICOS, LOS MÁS CLAROS, LOS MÁS FELICES...(WHITMAN)

FILM ESPAÑOL DE ANIMACIÓN TITULADO "ARRUGAS"
BASADO EN EL COMIC DE PACO ROCA



















TRAILER
PELICULA COMPLETA

HOMBRE VIEJO EN EL CREPÚSCULO - EUGENIO SALVADOR DALI
PINTURA DE FRIDA KAHLO
SE DESVANECE LA PRIMAVERA DE ESTOS AÑOS -ANDELINA CARRIÓN
HOMBRE EN LA PLAYA - CECILIO PLA Y GALLARDO

LA ESCALERA DE LA VIDA 











AL MODO DE ESTE FILM, BASADO EN UN RELATO DEL ESCRITOR ESTADOUNIDENSE SCOTT FITGERALD, EL GENIAL DIBUJANTE JOAQUIN LAVADO (QUINO) SE FIGURÓ LO DESEABLE DE OTRA EVOLUCIÓN VITAL