Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

24.1.14

MASCULINIDAD






MILONGA SENTIMENTAL (CARLOS GARDEL)

VERSIÓN DE JULIO IGLESIAS

Milonga pa' recordarte. 
Milonga sentimental. 
Otros se quejan llorando 
yo canto pa' no llorar. 
Tu amor se seco de golpe 
nunca dijiste por que. 
Yo me consuelo pensando 
que fue traición de mujer. 

Varón, pa' quererte mucho, 
varón, pa' desearte el bien, 
varón, pa' olvidar agravios 
porque ya te perdone. 
Tal vez no lo sepas nunca, 
tal vez no lo puedas creer, 
tal vez te provoque risa 
!verme tirao a tus pies! 

Es fácil pegar un tajo 
pa' cobrar una traición 
o jugar en una daga 
la suerte de una pasión. 
Pero no es fácil cortarse 
los tientos de un metejón 
cuando están bien amarrados 
al palo del corazón. 

Varón, pa' quererte mucho, etc. 
Milonga que hizo tu ausencia. 
Milonga de evocación. 
Milonga para que nunca 
la canten en tu balcón. 
Pa' que vuelvas con la noche 
y te vayas con el sol. 
Pa' decirte que si, a veces, 
o pa' gritarte que no.

SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR LO QUE AMA (LUIS CERNUDA)

Si el hombre pudiera decir lo que ama, 
si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo 
como una nube en la luz; 
si como muros que se derrumban, 
para saludar la verdad erguida en medio, 
pudiera derrumbar su cuerpo, 
dejando sólo la verdad de su amor, 
la verdad de sí mismo, 
que no se llama gloria, fortuna o ambición, 
sino amor o deseo, 
yo sería aquel que imaginaba; 
aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos 
proclama ante los hombres la verdad ignorada, 
la verdad de su amor verdadero. 

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien 
cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío; 
alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina 
por quien el día y la noche son para mí lo que quiera, 
y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu 
como leños perdidos que el mar anega o levanta 
libremente, con la libertad del amor, 
la única libertad que me exalta, 
la única libertad por que muero. 

Tú justificas mi existencia: 
si no te conozco, no he vivido; 
si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

EL GRAN VARÓN (WILLIE COLON)
En la sala de un hospital a las 9 y 43 nació Simón 
es el verano del 56 el orgullo de Don Andrés por ser varón 
fue criado como los demás 
con mano dura con severidad nunca opinó 
cuando crezcas vas a estudiar la misma vaina que tu papá, 
óyelo bien tendrás que ser un gran varón. 
Al extranjero se fue Simón 
Lejos de casa se le olvido aquel sermón 
Cambió la forma de caminar usaba falda lápiz labial 
Y un carterón 
Cuenta la gente que un día el papá 
Fue a visitarlo sin avisar, vaya que error, 
Una mujer le habló al pasar 
Le dijo hola que tal papá como te va 
¿No me conoces? yo soy Simón, 
Simón tu hijo, el gran varón. 
No se puede corregir a la naturaleza 
palo que nace doblado, jamás su tronco endereza. 

No se puede corregir... 
Se dejo llevar por lo que dice la gente 
su padre jamás le habló lo abandonó para siempre 
No se puede corregir... 
No te quejes Andrés, no te quejes por nada 
Si del cielo te caen limones aprende a hacer limonadas. 

No se puede corregir... 

Y mientras pasan los años el viejo cediendo un poco 
Simón ya ni le escribía Andrés estaba furioso 
No se puede... 
Por fin tuvo noticias de donde su hijo estaba 
Andrés nunca olvidó el día de esa triste llamada. 
Alelelelele lelelele leleleleleeee 

Alelelelele lelelele lelelelelee 
En la sala de un hospital 
De una extraña enfermedad murió Simón 
Es el verano del 86 
Al enfermo de la cama 10 nadie lloró 
Simon, Simooooooon, Simon. 
No se puede corregir... 
Hay que tener compasión basta ya de moraleja 
El que este libre de pecado que tire la primera piedra. 
No se puede corregir... 
El que nunca perdona tiene el destino cierto 
De vivir amargos recuerdos en su propio infierno. 
NO se puede corregir... 
Alelelelele lelelele lelelelele 
Alelelelele lelelele


MUJERES NECIAS (LORENZO DA FIRENZE)
Réplica a Sor Juana

Mujeres necias que acusáis
al hombre sin estilo,
sin ver que sois el motivo
de aquello que condenáis
Sin con ansia sin par
Solicitáis sus dineros
¿por qué queréis que sean sinceros
si los invitáis a defraudar?
Combatís su infidelidad
y más tarde con prepotencia
decís que fue debilidad
lo que hizo la paciencia
Deseáis con obstinada necedad
encontrar al que queréis,
de pretendiente a un sheik
y en la seducción a Simbad
Con el caballero y el patán
observáis idéntica actitud:
despotricando con acritud
contra uno y otro por igual
Aprobación no se ha ganado
pues si en halagaros ha fallado
es un grosero y malcriado,
y si os complace, un arrastrado
Siempre tan necias juzgáis
que con igual balanza
jugáis con uno por su alabanza
y a otro por su desdén culpáis
¿Pues cómo ha de ser aquél
que vuestro corazón ansía
cuando el obsequioso hastía
y el indiferente es cruel?
Dejad así de exhibiros
y entonces sí, con motivo
podréis acusar de lascivo
a quien pretende seduciros
Bien justificáis mi poema
que es falsa, mujer, vuestra belleza
pues en vuestra bella naturaleza
conjuntáis Lucifer, pecado y condena 

HOMBRE (JOSÉ MARÍA NAPOLEÓN)

Hombre de fachada triste
Dale al tiempo buena cara
No seas casi mar, ni casi rió
O se mar, o rió, o nada.

Hombre de mediana estampa
Dale vida a tu esperanza
No es mejor el que va aprisa 
Para caminar distancias
Para caminar distancias.

Coro:
Hombre si te dices hombre
No interrumpas tu jornada
O harás de esta vida tumba
Y de la tumba morada
Si has de tener una rosa
Tienes que mirar la espina
Si no sabes del dolo
No sabrás de la alegría

No le pidas al señor
Hombre que te de una casa
Agradécele mejor 
Que tienes vida y trabaja

De que te sirve la voz
Para que quieres palabras
Si te espantas al menor 
Movimiento de aguas bravas

Coro 

No es mas hombre el que parece
Ni el que grita mas y espanta
Sino el que tiene en su voz
La verdad de su palabra

Ni el que tiene mas mujeres
Ni el que bebe más y aguanta
Sino el que tiene una sola 
Y una sed para calmarla

Coro
Hombre



NUDOS (JAVIER DAS)

Un boxeador
con los guantes desatados
seguramente
pierda el combate.

A mí,
los nudos
sólo se me forman
en el estómago
al escribir.


Pero eso sí,
sin ellos,
también estaría
perdido
LOS CHICOS NO LLORAN (MIGUEL BOSÉ)

Con un canalla como yo 
y un corazón en paro bastaría? 
porque estoy loco y es más 
estoy loco y me aguanto 

Con un canalla como yo 
y un pasaporte al Congo quién no iría? 
si buscas chico formal búscate uno más alto.... 
y otro pecado capital...qué será? 

*Es mi vida, no quiero cambiar 
los chicos no lloran solo pueden soñar 
es mi vida no quiero cambiar 
los chicos no lloran tienen que pelear 
es mi vida ah! Es mi vida ah!* 

Con un canalla como yo 
un oficial con mucha artillería 
hey!Qué seria de ti? 
Hey! Qué dices encanto? 
Y otro pecado capital....qué será? Y bailaremos eh 
Y bailaremos eh eh eh.....?
DIGO QUE YO NO SOY UN HOMBRE PURO (NICOLÁS GUILLÉN)

Yo no voy a decirte que soy un hombre puro. 

Entre otras cosas 

falta saber si es que lo puro existe. 

O si es, pongamos, necesario. 

O posible. 

O si sabe bien. 

¿Acaso has tú probado el agua químicamente pura, 

el agua de laboratorio, 

sin un grano de tierra o de estiércol, 

sin el pequeño excremento de un pájaro, 

el agua hecha no más de oxígeno e hidrógeno? 

¡Puah!, qué porquería.

Yo no te digo pues que soy un hombre puro, 

yo no te digo eso, sino todo lo contrario. 

Que amo (a las mujeres, naturalmente, 

pues mi amor puede decir su nombre), 

y me gusta comer carne de puerco con papas, 

y garbanzos y chorizos, y 

huevos, pollos, carneros, pavos, 

pescados y mariscos, 

y bebo ron y cerveza y aguardiente y vino, 

y fornico (incluso con el estómago lleno). 

Soy impuro ¿qué quieres que te diga? 

Completamente impuro. 

Sin embargo, 
creo que hay muchas cosas puras en el mundo 
que no son más que pura mierda. 
Por ejemplo, la pureza del virgo nonagenario. 
La pureza de los novios que se masturban 
en vez de acostarse juntos en una posada. 
La pureza de los colegios de internado, donde 
abre sus flores de semen provisional 
la fauna pederasta. 
La pureza de los clérigos. 
La pureza de los académicos. 
La pureza de los gramáticos. 
La pureza de los que aseguran 
que hay que ser puros, puros, puros. 
La pureza de los que nunca tuvieron blenorragia. 
La pureza de la mujer que nunca lamió un glande. 
La pureza del que nunca succionó un clítoris. 
La pureza de la que nunca parió. 
La pureza del que no engendró nunca. 
La pureza del que se da golpes en el pecho, y 
dice santo, santo, santo, 
cuando es un diablo, diablo, diablo. 
En fin, la pureza 
de quien no llegó a ser lo suficientemente impuro 
para saber qué cosa es la pureza.

Punto, fecha y firma. 

Así lo dejo escrito.


AMOR DE HOMBRE (MOCEDADES)
Ay, amor de hombre 
que estás haciéndome llorar una vez más 
sombra lunar, que me hiela la piel al pasar 
que se enreda mis dedos 
me abrasa en su brisa 
me llena de miedo 

Ay, amor de hombre 
que estás llegando y ya te vas, una vez más 
juego de azar, que me obliga a perder o a ganar 
que se mete en mi sueño 
gigante pequeño 
de besos extraños 

Amor, amor de hombre 
puñal que corta mi puñal, amor mortal 
te quiero 
no preguntes por que ni por que no 
no estoy hablando yo 
te quiero 
porque quiere quererte el corazón 
no encuentro otra razón 
canto de gorrión 
que pasea por mi mente 
anda ríndete 
si le estás queriendo tanto 

Ay, amor de hombre 
que estás haciéndome reír una vez más 
nube de gas, que me empuja a subir más y más 
que me aleja del suelo 
me clava en el cielo 
con una palabra 

Amor, amor de hombre 
azúcar blanca, negra sal, amor vital 
te quiero 
no preguntes por que ni por que no 
no estoy hablando yo 
te quiero 
porque quiere quererte el corazón 
no encuentro otra razón 
canto de gorrión 
que pasea por mi mente 
anda ríndete 
si le estás queriendo tanto


AMO A LOS HOMBRES Y LES CANTO (GIOCONDA BELLI)

Amo a los hombres
Y les canto.

Amo a los jóvenes
Desafiantes jinetes del aire,
Pobladores de pasillos en las Universidades,
Rebeldes, inconformes, planeadores de mundos diferentes.
Amo a los obreros,
Esos sudorosos gigantes morenos
Que salen de madrugada a construir ciudades.
Amo a los carpinteros
Que reconocen a la madera como a su mujer
Y saben hacerla a su modo.
Amo a los campesinos
Que no tienen más tractor que su brazo
Que rompen el vientre de la tierra y la poseen.
Amo, compasiva y tristemente, a los complicados
Hombres de negocios
Que han convertido su hombría en una sanguinaria
Máquina de sumar
Y han dejado los pensamientos más profundos, los
Sentimientos más nobles
Por cálculos y métodos de explotación.

Amo a los poetas -bellos ángeles lanzallamas-
Que inventan nuevos mundos desde la palabra
Y que dan a la risa y al vino su justa y proverbial importancia.
Que conocen la trascendencia de una conversación
Tranquila bajo los árboles,
A esos poetas vitales que sufren las lágrimas y van
Y dejan todo y mueren
Para que nazcan hombres con la frente alta.
Amo a los pintores -hombres colores-
Que guardan su hermosura para nuestros ojos
Y a los que pintan el horror y el hambre
Para que no se nos olvide.
Amo a los solitarios pensadores
Los que existen más allá del amor y de la comprensión sencilla
Los que se hunden en titánicas averiguaciones
Y se atormentan día y noche ante lo absurdo de las respuestas.

A todos amo con un amor de mujer, de madre, de hermana,
Con un amor que es más grande que yo toda,
Que me supera y me envuelve como un océano
Donde todo el misterio se resuelve en espuma...

Amo a las mujeres desde su piel que es la mía.
A la que se rebela y forcejea con la pluma y la voz desenvainadas,
A la que se levanta de noche a ver a su hijo que llora,
A la que llora por un niño que se ha dormido para siempre,
A la que lucha enardecida en las montañas,
A la que trabaja -mal pagada- en la ciudad,
A la que gorda y contenta canta cuando echa tortillas
En la pancita caliente del comal,
A la que camina con el peso de un ser en su vientre
Enorme y fecundo.
A todas las amo y me felicito por ser de su especie.
Me felicito por estar con hombres y mujeres
Aquí bajo este cielo, sobre esta tierra tropical y fértil,
Ondulante y cubierta de hierba.
Me felicito por ser y por haber nacido,
Por mis pulmones que me llevan y me traen el aire,
Porque cuando respiro siento que el mundo todo entra en mí
Y sale con algo mío,
Por estos poemas que escribo y lanzo al viento
Para alegría de los pájaros,
Por todo lo que soy y rompe el aire a mi paso,
Por las flores que se mecen en los caminos
Y los pensamientos que, desenfrenados, alborotan en las cabezas,
Por los llantos y las rebeliones.
Me felicito porque soy parte de una nueva época
Porque he comprendido la importancia que tiene mi existencia,
La importancia que tiene tu existencia, la de todos,
La vitalidad de mi mano unida a otras manos,
De mi canto unido a otros cantos.
Porque he comprendido mi misión de ser creador,
De alfarera de mi tiempo que es el tiempo nuestro,
Quiero irme a la calle y a los campos,
A las mansiones y a las chozas
A sacudir a los tibios y haraganes,
A los que reniegan de la vida y de los malos negocios,
A los que dejan de ver el sol para cuadrar balances,
A los incrédulos, a los desamparados, a los que han
Perdido la esperanza,
A los que ríen y cantan y hablan con optimismo;
Quiero traerlos a todos hacia la madrugada,
Traerlos a ver la vida que pasa
Con una hermosura dolorosa y desafiante,
La vida que nos espera detrás de cada atardecer
-Último testimonio de un día que se va para siempre,
Que sale del tiempo y que nunca volverá a repetirse-.
Quiero atraer a todos hacia el abrazo de una alegría que comienza,
De un Universo que espera que rompamos sus puertas
Con la energía de nuestra marcha incontenible.
Quiero llevaros a recorrer los caminos
Por donde avanza -inexorable- la Historia.
Porque los amo quiero llevarlos de frente a la nueva mañana,
Mañana lavada de pesar que habremos construido todos.

Vámonos y que nadie se quede a la zaga,
Que nadie perezoso, amedrentado, tibio, habite la faz de la tierra
Para que este amor tenga la fuerza de los terremotos,
De los maremotos,
De los ciclones, de los huracanes
Y todo lo que nos aprisione vuele convertido en desecho
Mientras hombres y mujeres nuevos
Van naciendo erguidos
Luminosos
Como volcanes...

¡Vámonos,
Vámonos,
Vámonos!

PIEL DE HOMBRE (JOSÉ LUIS RODRIGUEZ)



No te acerques,

no te acerques demasiado

si bailamos.


No te estreches,
no te estreches con mi cuerpo
despertándolo aún más.

No te muevas
no estimules
mis deseos.

No me alientes
ni me incites
porque tengo...

Piel de hombre
que se agita
y se alborota
rozándote.

Piel de hombre
que se aviva 
y acalora
tocándote.

Piel de hombre 
que quisiera
noche y día
estar amándote,
amándote,
amándote,
amándote.

No te muevas
no te muevas de esa forma
si bailamos.

No me aprietes,
con tu cuerpo no me aprietes
provocándome aún más.
EL HOMBRE CON SUDORES NOCTURNOS

 (THOM GUNN)

Me despierto con frío, yo, quien
prosperé a través de cálidos sueños.
Me despierto, todavía con sus residuos,
Sudoroso, y con una sábana pegada a mí.

Mi carne fue su propio escudo:
El lugar donde era acuchillada, volvía a curarse.
Crecí explorando
El cuerpo en el cual podía confiar,
Adoraba el riesgo que me hizo robusto;

Incluso en cada desafío
Que mi piel recibía
Había un mundo de maravillas.

Ahora, no puedo hacer nada, salvo lamentar
Que este escudo se haya trizado,
Mi mente atrapada en lo urgente,
Mi carne reducida y despedazada.

Tengo que cambiar las sábanas de la cama,
Pero en vez de hacerlo me detengo

Estoy de pie, erguido
Abrazando mi cuerpo
Como si pudiera protegerlo de
Los dolores que van a pasar a través de mí.

Como si las manos fueran suficiente
Para detener esta avalancha.

GIGANTE DE PAPEL (GONZALO)
Podría cambiar el curso de los mares,
desafiar dragones de Neón,
y construir palacios,
catedrales en el cielo azul.
Hacer crecer de las más blancas flores,
En lo más hondo del cráter de un volcán.
Todo sería realizable y a pesar.

Cuando la contemplo,
yo el hombre fuerte, no sé bien,
por qué frente a su cuerpo,
soy un gigante de papel.
Cuando la acaricio,
siento crecer en mi su piel.
Con toda mi ternura,
soy un gigante de papel.

Podéis pedirme reducir a polvo,
este planeta y mil que hubiera más.
Y pintaría un trono con estrellas,
para que posaras tus pies.
Inventaría nuevas primaveras,
y detendría el tiempo en un reloj.
Todo sería realizable y a pesar.

Cuando la contemplo,
yo el hombre fuerte, no sé bien,
por qué frente a su cuerpo,
soy un gigante de papel.
Cuando la acaricio,
siento crecer en mi su piel.
Con toda mi ternura,
soy un gigante de papel.
CANCIÓN DEL MACHO Y DE LA HEMBRA (PABLO NERUDA)
    ¡Canción del macho y de la hembra!
    La fruta de los siglos
    Exprimiendo su jugo
    En nuestras venas.
    Mi alma derramándose en tu carne extendida
    Para salir de ti más buena,
    El corazón desparramándose
    Estirándose como una pantera,
    Y mi vida, hecha astillas, anudándose
    A ti como la luz a las estrellas.
    Me recibes
    Como al viento la vela.
    Te recibo
    Como el surco a la siembra.
    Duérmete sobre mis dolores
    Si mis dolores no te queman,
    Amárrate a mis alas
    Acaso mis alas te llevan,
    Endereza mis deseos
    Acaso te lastima su pelea.
    ¡Tú eres lo único que tengo
    Desde que perdí mi tristeza!
    ¡Desgárrame como una espada
    O táctame como una antena!
    Bésame
    Muérdeme,
    Incéndiame,
    ¡Que yo vengo a la tierra
    Sólo por el naufragio de mis ojos de macho
    En el agua infinita de tus ojos de hembra!

CARTA A UD. SEÑORA (JOSÉ ÁNGEL BUESA)
      Según dicen ya tiene usted otro amante.
      Lástima que la prisa nunca sea elegante.
      Yo sé que no es frecuente que una mujer hermosa,
      Se resigne a ser viuda, sin haber sido esposa.

      Y me parece injusto discutirle el derecho
      De compartir sus penas sus goces y su lecho
      Pero el amor señora cuando llega el olvido
      También tiene el derecho de un final distinguido.

      Perdón... Si es que la hiere mi reproche... Perdón
      Aunque sé que la herida no es en el corazón
      Y para perdonarme... Piense si hay más despecho
      Que en lo que yo le digo, que en lo que usted ha hecho.

      Pues sepa que una dama con la espalda desnuda
      Sin luto en una fiesta, puede ser una viuda.
      Pero no como tantas de un difunto señor
      Sino para ella sola, viuda de un gran amor.

      Y nuestro amor recuerdo, fue un amor diferente
      Al menos al principio, ya no, naturalmente.

      Usted será el crepúsculo a la orilla del mar,
      Que según quién lo mire será hermoso o vulgar.
      Usted será la flor que según quién la corta,
      Es algo que no muere o algo que no importa.

      O acaso cierta noche de amor y de locura
      Yo vivía un ensueño y... y usted una aventura.
      Si... usted juró cien veces ser para siempre mía
      Yo besaba sus labios pero no lo creía.

      Usted sabe y perdóneme que en ese juramento
      Influye demasiado la dirección del viento.
      Por eso no me extraña que ya tenga otro amante
      A quien quizás le jure lo mismo en este instante.

      Y como usted señora ya aprendió a ser infiel
      A mí así de repente me da pena por él.

      Sí es cierto... alguna noche su puerta estuvo abierta
      Y yo en otra ventana me olvidé de su puerta
      O una tarde de lluvia se iluminó mi vida
      Mirándome en los ojos de una desconocida.

      Y también es posible que mi amor indolente
      Desdeñara su vaso bebiendo en la corriente.
      Sin embargo señora... Yo con sed o sin sed
      Nunca pensaba en otra... si la besaba a usted.

      Perdóneme de nuevo si le digo estas cosas
      Pero ni los rosales dan solamente rosas.
      Y no digo estas cosas por usted ni por mí
      Sino por... por los amores que terminan así.

      Pero vea señora... qué diferencia había
      Entre usted que lloraba... y yo que sonreía.
      Pues nuestro amor concluye con finales diversos
      Usted besando a otro... Yo escribiendo estos versos.
TOMO Y OBLIGO (CARLOS GARDEL)
Tomo y obligo, mándese un trago,
que hoy necesito el recuerdo matar;

sin un amigo lejos del pago

quiero en su pecho mi pena volcar.

Beba conmigo, y si se empaña

de vez en cuando mi voz al cantar,

no es que la llore porque me engaña,

yo sé que un hombre no debe llorar.



Si los pastos conversaran, esta pampa le diría

de qué modo la quería, con qué fiebre la adoré.

Cuántas veces de rodillas, tembloroso, yo me he hincado

bajo el árbol deshojado donde un día la besé.


Y hoy al verla envilecida y a otros brazos entregada,

fue para mí una puñalada y de celos me cegué,

y le juro, todavía no consigo convencerme

como pude contenerme y ahí nomás no la maté.


Tomo y obligo, mándese un trago;
de las mujeres mejor no hay que hablar,
todas, amigo, dan muy mal pago
y hoy mi experiencia lo puede afirmar.
Siga un consejo, no se enamore
y si una vuelta le toca hocicar,
fuerza, canejo, sufra y no llore
que un hombre macho no debe llorar.
AMOR DE HOMBRE (GABRIEL CELAYA)

Mi estricta voluntad, mi punta seca
Que está domando en ella
Oceánicas pasiones y rumores antiguos. El cauterio que aplico
A esa llaga amorosa que, sin forma, palpita.

Si hiero, mato, engendro.
(Su exánime sonrisa me conmueve y me excita.)
Si la acaricio, mido,
Sujeto sus equívocos y todas
Las suavidades sumas que a la nada convidan.

Hasta que al fin, en sangre,
En su sólo sí misma,
En mi ir traspasando mis propios sentimientos,
La obtengo, mato, muero.