Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

22.1.14

VERANO







ODA AL VERANO (PABLO NERUDA)


Verano, violín rojo, 

nube clara, 
un zumbido 
de sierra 
o de cigarra 
te precede, 
el cielo 
abovedado, 
liso, luciente como 
un ojo, 
y bajo su mirada, 
verano, 
pez del cielo 
infinito, 
élitro lisonjero, 
perezoso 
letargo, 
barriguita 
de abeja, 
sol endiablado, 
sol terrible y paterno, 
sudoroso 
como un buey trabajando, 
sol seco 
en la cabeza 
como un inesperado 
garrotazo, 
sol de la sed 
andando 
por la arena, 
verano, 
mar desierto, 
el minero 
de azufre 
se llena 
de sudor amarillo, 
el aviador 
recorre 
rayo a rayo 
el sol celeste, 
sudor 
negro 
resbala 
de la frente 
a los ojos 
en la mina 
de Lota, 
el minero 
se restriega 
la frente 
negra, 
arden 
las sementeras, 
cruje 
el trigo, 
insectos 
azules 
buscan 
sombra, 
tocan 
la frescura, 
sumergen 
la cabeza 
en un diamante. 

Oh, verano 
abundante, 
carro 
de 
manzanas 
maduras, 
boca 
de fresa 
en la verdura, labios 
de ciruela salvaje, 
caminos 
de suave polvo 
encima del polvo, 
mediodía, 
tambor 
de cobre rojo, 
y en la tarde 
descansa 
el fuego, 
el aire 
hace bailar 
el trébol, entra 
en la usina desierta, 
sube 
una estrella 
fresca 
por el cielo 
sombrío, 
crepita 
sin quemarse 
la noche 
del verano. 
VERANO PORTEÑO (ASTOR PIAZZOLLA)
NOCHE DE VERANO (ANTONIO MACHADO)
Es una hermosa noche de verano. 

Tienen las altas casas 

abiertos los balcones 

del viejo pueblo a la anchurosa plaza. 

En el amplio rectángulo desierto, 

bancos de piedra, evónimos y acacias 

simétricos dibujan 

sus negras sombras en la arena blanca. 

En el cénit, la luna, y en la torre, 

la esfera del reloj iluminada. 

Yo en este viejo pueblo paseando 

solo, como un fantasma.




MUCHO MEJOR (LOS RODRÍGUEZ)
Hace calor, hace calor, 
yo estaba esperando que cantes mi canción, 
y que abras esa botella, y brindemos por ella 
y hagamos el amor en el balcón. 

Mi corazón, mi corazón 
es un músculo sano pero necesita acción. 
Dame paz y dame guerra, y un dulce colocón 
y yo te entregaré lo mejor. 

Ah, haa ha, ah, haa ha, 
Dulce como el vino, salada como el mar, 
princesa y vagabunda, garganta profunda, 
sálvame de esta soledad. 

Hace calor, hace calor, 
ella tiene la receta para estar mucho mejor. 
Sin truco, sin prisa, me entrega su sonrisa 
como una sacerdotisa del amor. 

Luna de miel, luna de papel, 
luna llena, piel canela, dame noches de placer. 
A veces estoy mal, a veces estoy bien, 
te daré mi corazón para que juegues con él. 

Ah, ha ha, ah, haa ha, 
Podrían acusarme, ella es menor de edad. 
Iremos a un hotel, iremos a cenar, 
pero nunca iremos juntos al altar.
A UN DÍA DE VERANO COMPARARTE
 (WILLIAM SHAKESPEARE)


¿A un día de verano compararte?

Más hermosura y suavidad posees.

Tiembla el brote de mayo bajo el viento

y el estío no dura casi nada.





A veces demasiado brilla el ojo solar

y otras su tez de oro se apaga;

toda belleza alguna vez declina,

ajada por la suerte o por el tiempo.



Pero eterno será el verano tuyo.
No perderás la gracia, ni la Muerte
se jactará de ensombrecer tus pasos

cuando crezcas en versos inmortales.
Vivirás mientras alguien vea y sienta
y esto pueda vivir y te dé vida.

LA PLAYA (LA OREJA DE VAN GOGH)
No sé si aún me recuerdas,
nos conocimos al tiempo
tú, el mar y el cielo
y quién me trajo a ti.

Abrazaste mis abrazos
vigilando aquel momento,
aunque fuera el primero,
lo guardara para mí.

Si pudiera volver a nacer
te vería cada día amanecer
sonriendo como cada vez,
como aquella vez.

.Te voy a escribir la canción más bonita del mundo,
voy a capturar nuestra historia en tan solo un segundo.
y un día verás que este loco de a poco se olvida,
por mucho que pasen los años de largo en su vida.

El día de la despedida
de esta playa de mi vida
te hice una promesa:
volverte a ver así.

Más de cincuenta veranos
hace hoy que no nos vemos
ni tú, ni el mar ni el cielo
ni quien me trajo a ti.

Si pudiera volver a nacer
te vería cada día amanecer
sonriendo como cada vez,
como aquella vez.

Te voy a escribir la canción más bonita del mundo,
voy a capturar nuestra historia en tan solo un segundo.
y un día verás que este loco de a poco se olvida,
por mucho que pasen los años de largo en su vida.
VERANO (MANUEL MACHADO)

Frutales
cargados.
Dorados
trigales…


Cristales
ahumados.
Quemados
jarales…


Umbría
sequía,
solano…
 
Paleta
completa:
verano.

ESCUELA DE CALOR (RADIO FUTURA)

Arde La Calle Al Sol De Poniente, 
Hay Tribus Ocultas Cerca Del Río 
Esperando Que Caiga La Noche. 
Hace Falta Valor, Hace Falta Valor, 
Ven A La Escuela De Calor. 
Sé Lo Que Tengo Que Hacer Para Conseguir 
Que Tú Estés Loco Por Mí. 
Ven A Mi Lado Y Comprueba El Tejido 
Mas Cuida Esas Manos, Chico. 

Esa Paloma Sobrevuela El Peligro, 
Aprendió En Una Escuela De Calor. 

Vas Por Ahí Sin Prestar Atención 
Y Cae Sobre Ti Una Maldición. 
En Las Piscina Provadas las Chicas 
Desnudan Sus Cuerpos Al Sol. 

No Des Un Mal Paso, No Des Un Mal Paso, 
Esto Es Una Escuela De Calor. 

Deja Que Me Acerque, 
Deja Que Me Acerque A Ti, 
Quiero Vivir Del Aire, 
Quiero Salir De Aquí. 

Arde La Calle Al Sol De Poniente.


VERANO (CÉSAR VALLEJO)

Verano, ya me voy. Y me dan pena 

las manitas sumisas de tus tardes. 

Llegas devotamente; llegas viejo; 

y ya no encontrarás en mi alma a nadie. 



Verano! Y pasarás por mis balcones 

con gran rosario de amatistas y oros, 

como un obispo triste que llegara 

de lejos a buscar y bendecir 

los rotos aros de unos muertos novios. 



Verano, ya me voy. Allá, en setiembre 

tengo una rosa que te encargo mucho; 

la regarás de agua bendita todos 

los días de pecado y de sepulcro. 



Si a fuerza de llorar el mausoleo, 

con luz de fe su mármol aletea, 

levanta en alto tu responso, y pide 

a Dios que siga para siempre muerta. 

Todo ha de ser ya tarde; 

y tú no encontrarás en mi alma a nadie. 



Ya no llores, Verano! En aquel surco 

muere una rosa que renace mucho...




VERANO (ANTONIO VIVALDI)
MÚSICA Y SONETO TRADUCIDO AL ESPAÑOL

Bajo dura estación del sol ardida

mústiase hombre y rebaño y arde el pino;
lanza el cuco la voz y pronto oída
responden tórtola y jilguero al trino.


Sopla el céfiro dulce y enseguida
Bóreas súbito arrastra a su vecino;
y solloza el pastor, porque aún cernida
teme fiera borrasca y su destino.


Quita a los miembros laxos su reposo
el temor a los rayos, truenos fieros,
de avispas, moscas, el tropel furioso.


Sus miedos por desgracia son certeros.
Truena y relampaguea el cielo y grandioso
troncha espigas y granos altaneros.

VERANO (RAFAEL ALBERTI)


Desde las azoteas altas de las colinas

rueda el valle nocturno caliente donde el río

en sus ojos inmóviles fulgura de los súbitos

rasgos de las estrellas fugaces del verano.

Lejos, lejos el mar tras de los montes, sólo,

quemándose en su azul, parado y las veletas

dormidas de la siesta soñando en las orillas

de huertos y viñedos doblados de racimos.

Duro el calor estalla en los erguidos senos
que el agosto separa en los torsos bañados.
Los campesinos cubren sus cuerpos de manzanas.
El mar, el campo, el río, las montañas palpitan
del goce resbalado del amor, mientras corren
en la noche de estío fugaces las estrellas

UN VERANO CON MUCHAS DESPEDIDAS (CARLOS ARDOHAIN)

Hubo un verano con muchas despedidas

fue el verano más largo en años

los días se enroscaban sobre sí mismos y volvían a 


empezar

las flores caían sobre el pavimento y se ahogaban en 

su propio jugo

fue un verano triste a pesar de tanto sol

la humedad hacía más profundo el silencio de las siestas

y cuando por fin llegaba la noche

el hondo canto de los búhos duraba hasta morir.
EL VERANO - PIETER BRUEGHEL, EL VIEJO
EL VERANO - PIETER BRUEGHEL, EL JÓVEN
VERANO - GIUSEPPE ARCIMBOLDO
LA COSECHA O VERANO - FRANCISCO DE GOYA Y LUCIENTES
DÍA DE VERANO  EN EL MAR - EDWARD HOPPER
TARDE DE VERANO - VINCENT VAN GOGH
JOAQUIN SOROLLA