Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

6.1.14

TERNURAS




¿Habéis analizado alguna vez esta emoción que llamamos ternura? ¿Es alegre, es triste la ternura? ¿No parece más bien la ternura una semilla de sonrisa que da el fruto de una lágrima? En el enternecimiento sentimos angustia precisamente por aquello mismo que nos causa placer. Así la inocencia nos encanta porque se compone de simplicidad, pureza, insuspicacia, nativa benevolencia, noble credulidad. Mas precisamente estas cualidades nos dan pena porque la persona dueña de ellas será víctima de los dobles, impuros, suspicaces, malévolos y escépticos que pueblan la sociedad. La inocencia no nos entusiasma, la inocencia no nos enoja, la inocencia nos enternece.
José Ortega y Gasset 
LA TERNURA (ALBERTO CORTEZ)


La ternura es una mano que se extiende en el vacío
donde a veces nos hundimos por aquello de vivir,
convirtiendo en mariposas, la rutina y el hastío
y sembrándonos de rosas, los caminos a seguir.
La ternura es la pintura de un chiquillo y un anciano,
comentándose la vida, de su tiempo, cada cual...
Uno lleno de experiencia por las cosas que ha pasado
y otro lleno de impaciencia, por las cosas que vendrán.
Es la abuela que entreteje
¡sabe Dios, cuántas vivencias!
mientras mece que te mece,
punto a punto su existencia...
Es la voz de los amantes,
cuando se hablan en silencio,
mientras flotan por el aire,
en el aire de sus sueños...
la ternura...
simple y clara...
llana y pura...
la ternura.
Cuántas veces abrumados por el peso de la prisa,
en el circo cotidiano, nos dejamos atrapar...
nos hacemos desertores del calor de una sonrisa
y alteramos los valores, de vivir por perdurar.
Y seguimos avanzando
por la cuerda de la vida
y olvidada, mientras tanto,
va quedándose dormida...
la ternura...
Como tregua en el desierto,
como fuente de agua fresca,
como faro y como puerto
cuando arrecia la tormenta...
la ternura...
simple y clara...
llana y pura...
la ternura.


ESTA TERNURA (Julio Cortazar)

Esta ternura y estas manos libres,
¿a quién darlas bajo el viento ? Tanto arroz
para la zorra, y en medio del llamado
la ansiedad de esa puerta abierta para nadie.
Hicimos pan tan blanco
para bocas ya muertas que aceptaban
solamente una luna de colmillo, el té
frío de la vela la alba.
Tocamos instrumentos para la ciega cólera
de sombras y sombreros olvidados. Nos quedamos
con los presentes ordenados en una mesa inútil,
y fue preciso beber la sidra caliente
en la vergüenza de la medianoche.
Entonces, ¿nadie quiere esto,
nadie?

MIGUITAS DE TERNURA (ALBERTO CORTEZ)


Por las calles de mundo
vaga un niño perdido
lleva todas las razas
sobre la piel.
Si se cruza algún día
en tu camino
pregúntale ¿que busca?
y te dirá.

Miguitas de ternura
yo necesito
si te sobra un poquito,
dámelo a mi.

En las noches del mundo
camina una muchacha
con todos los pecados
sobre la piel...
Si te para y te pide
encenderle un cigarro
pregúntale ¿que busca?
y te dirá....

Miguitas de ternura
yo necesito
si te sobra un poquito,
dámelo a mi.

En las plazas del mundo
toma sol el abuelo;
lleva toda la vida
sobre la piel...
Si le ves dando migas
a las palomas
pregúntale ¿que busca?

y te dirá...

Miguitas de ternura
yo necesito
si te sobra un poquito,
dámelo a mi.

SIENTO TU TERNURA (PABLO NERUDA)


Siento tu ternura allegarse a mi tierra,
mirada de mis ojos, huir,
la veo interrumpirse para seguirme hasta la hora
de mi silencio absorto y de mi afán de ti.
Hela aquí tu ternura de ojos dulces que esperan.
Hela aquí, boca tuya, palabra nunca dicha.
Siento que se me suben los musgos de tu pena
y me crecen a tientas en el alma infinita.
Era esto el abandono, y lo sabías,
era la guerra oscura del corazón y todos,
era la queja rota de angustias conmovidas,
y la ebriedad, y el deseo, y el dejarse ir,
y era eso mi vida,
era eso que el agua de tus ojos llevaba,
era eso que en el hueco de tus manos cabía.
Ah, mariposa mía y arrullo de paloma,
ah vaso, ah estero, ah compañera mía!
Te llegó mi reclamo, dímelo, te llegaba,
en las abiertas noches de estrellas frías
ahora, en el otoño, en el baile amarillo
de los vientos hambrientos y las hojas caídas!
Dímelo, te llegaba
aullando o cómo o sollozando
en la hora de la sangre fermentada
cuando la tierra crece y se cimbra latiendo
bajo el sol que la raya con sus colas de ámbar?
Dímelo, me sentiste
trepar hasta tu forma por todos los silencios,
y todas las palabras?
Yo me sentí crecer. Nunca supe hacia dónde.
Es más allá de ti. Lo comprendes, hermana?
Es que se aleja el fruto cuando llegan mis manos
y ruedan las estrellas antes de mi mirada.
Siento que soy la aguja de una infinita flecha,
y va a clavarse lejos, no va a clavarse nunca,
tren de dolores húmedos en fuga hacia lo eterno,
goteando en cada tierra sollozos y preguntas.
Pero hela aquí, tu forma familiar, lo que es mío,
lo tuyo, lo que es mío, lo que es tuyo y me inunda,
hela aquí que me llena los miembros de abandono,
hela aquí, tu ternura,
amarrándose a las mismas raíces,
madurando en la misma caravana de frutas,
y saliendo de tu alma rota bajo mis dedos
como el licor del vino del centro de la uva.
OTRA VERSIÓN

MIGUITAS DE TERNURA (ALBERTO CORTEZ Y ESTELA RAVAL)

DOS O TRES SEGUNDOS DE TERNURA (LUIS EDUARDO AUTE)


Estoy pasando un bache, 
un revés, un agujero, 
un no sé qué me ocurre 
que ni yo mismo me entiendo... 
No me apetece nada, 
nada más que estar adentro, 
pero no de tu vientre 
sino de tus sentimientos. 
Quisiera que supieras 
que no tengo otro deseo 
que estar entre tus brazos 
como quien pide consuelo, 
sentirte toda mía, 
sin lujurias ni misterios, 
como siento la sangre 
que circula por mi cuerpo. 

No me hace falta la luna 
ni tan siquiera la espuma, 
me bastan solamente dos 
o tres segundos de ternura. 

A veces me pregunto 
si no me causa respeto 
el paso de los años 
desgastando nuestros besos 
así como el derroche 
de algo más que mucho tiempo 
sin vernos un instante 
más allá de los espejos. 
Por eso necesito, 
aunque sé que es un exceso, 
que tus ojos me digan 
algo así como: de acuerdo, 
estoy aquí a tu lado 
para que no tengas miedo 
al miedo de estar solos, 

solos en el universo. 
LA TERNURA (RICHARD CLAYDERMAN)
Ç

Vaivén de la ternura... (Poesía Vertical XII -33)
ROBERTO JUÁRROZ

Vaivén de la ternura,
que llega o se retira
como el sueño en un niño,
manejando distancias
que se acortan o alargan
sin cambiar de medida.

El encuentro y la separación
usan el mismo espacio,
que despierta a veces hacia un lado
y a veces hacia el otro,
como un hombre en su lecho,
compartido o a solas.

La ternura disuelve
esa línea ilusoria
que divide las aguas 
de la separación y del encuentro.

Cerca y lejos no existen.
Los crea la ternura
como el mar crea la playa
con el borde inasible
de sus sabias mareas.


Canción de la ternura

(Armando Tejada Gómez - César Isella)

El cielo de mi niñez
tuvo un aroma de albahaca y pan,
un sol de candor bajo el sol.
Mi madre andaba en la luz
de una provincia de eternidad
y era un regazo el verdor
y era verano el color
del amor.


Allá quedó mi madre y la luz,

pero yo tengo que andar

cuidando que en la ciudad

crezca la flor.



Yo sé que debo cruzar,

lejos del cielo de mi niñez,

un tiempo de furia y canción.

Yo tengo que rescatar

aquel aroma de albahaca y pan

que la ternura me dio,

como una rama de amor

verde y sol.


OTRA VERSIÓN
TERNURA ANTIGUA (ROBERTO CARLOS)

Hay la calle oscura, el viento frío 

Esta nostalgia este vacío 

Y estos deseos de llorar 



Hay, esta distancia tan amiga 

Esta ternura tan antigua 

Y el desencanto de esperar 


Si, yo no te amo por que quiero 

Há! si yo pudiese olvidaría 

Vivo y vivo aún por que te espero 
Hay, esta amargura, esta agonía 



Si, yo no te amo por que quiero 

Há! si yo pudiese olvidaría 

Vivo y vivo aún por que te espero 
Hay, esta amargura, esta agonía



APEGADO A MÍ (GABRIELA MISTRAL)

Velloncito de mi carne,

que en mi entraña yo tejí,

velloncito friolento,

¡duérmete apegado a mí!

La perdiz duerme en el trébol

escuchándole latir:

no te turben mis alientos,

¡duérmete apegado a mí!

Hierbecita temblorosa

asombrada de vivir,

no te sueltes de mi pecho:

¡duérmete apegado a mí!

Yo que todo lo he perdido

ahora tiemblo de dormir.

No resbales de mi brazo:

¡duérmete apegado a mí!




CANTO DE LA TERNURA (PIERO)




ENTRE EL ESPANTO Y LA TERNURA (SILVIO RODRIGUEZ)




Entre le espanto y la ternura 
transcurre todo. 
Un hombre sabio con la moldura, 
la mano, el codo. 

Entre el espanto y la ternura 
crece la hiedra. 
En sano juicio con la locura, 
la flor, la piedra. 

Entre el espanto y la ternura 
la vida canta. 
Una tonada clara y oscura, 
profana y santa. 

Entre el espanto y la ternura 
corre la suerte, 
con el abajo y con la altura, 
con vida y muerte, 
con vida y muerte. 

Entre el espanto y la ternura 
ayer y hoy día. 
Manzanas verdes y las maduras 
hay todavía, hay todavía, 
hay todavía. 

Entre el espanto y la ternura 
hora temprana, 
trabaja el hombre 
entre locura 
para mañana, para mañana.


OTRA VERSIÓN 


DERROCHE (ANA BELÉN)
VERSIÓN DE JULIO IGLESIAS

El reloj de cuerda suspendido, 
El teléfono desconectado, 
En una mesa dos copas de vino, 
Y a la noche se le fue la mano… 

Una luz rosada imaginamos 
Comenzamos por probar el vino 
Con mirarnos todo lo dijimos 
Y a la noche se le fue la mano… 

Si supiera contar todo lo que sentí, 
No quedó un lugar que no anduviera en ti. 

Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura 
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura 
Que no acabe esta noche, ni esta luna de Abril, 
Para entrar en el cielo, no es preciso morir… 

Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura 
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura… 

Parecíamos dos irracionales, que se iban a morir mañana… 
Derrochamos, no importaba nada, las reservas de los manantiales 
Parecíamos dos irracionales, que se iban a morir mañana… 

Si pudiera contar todo lo que sentí, 
No quedó un lugar que no anduviera en ti. 

Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura 
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura 
Que no acabe esta noche, ni esta luna de Abril, 
Para entrar en el cielo, no es preciso morir… 

Besos, ternura, y la noche es testigo de esta inmensa locura 
Besos, ternura, nuestra ruta de amor se convierte en ternura 

Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura 
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura 
Besos, ternura, y la noche es testigo de esta inmensa locura 
Besos, ternura, nuestra ruta de amor se convierte en ternura… 

Que derroche de amor, cuanta locura 
Besos, ternura, que derroche de amor, cuanta locura 
¡Besos!

VIDEO FAMOSO DEL BEBÉ QUE LLORA CON LA CANCIÓN DE SU MADRE

TERNURA - OSWALDO GUAYASAMIN