Poesia

Poesia

Páginas vistas en total

Translate

10.1.14

PÁJAROS

Infancia: jardín cerrado donde un pájaro cantaba 
(JUAN RAMÓN JIMÉNEZ)


¿QUÉ ES EL CANTO DE LOS PÁJAROS? (JAIME SABINES)

—¿Qué es el canto de los pájaros, Adán? 

—Son los pájaros mismos que se hacen aire. Cantar es derramarse en gotas de aire, en hilos de aire, temblar. 

—Entonces los pájaros están maduros y se les cae la garganta en hojas, y sus hojas son suaves, penetrantes, a veces rápidas. ¿Por qué?, ¿Por qué no estoy madura yo? 

—Cuando estés madura te vas a desprender de ti misma, y lo que seas de fruta se alegrará, y lo que seas de rama quedará temblando. Entonces lo sabrás. El sol no te ha penetrado como al día, estás amaneciendo. 

—Yo quiero cantar. Tengo un aire apretado, un aire de pájaro y de mí. Yo voy a cantar. 

—Tú estás cantando siempre sin darte cuenta. Eres igual que el agua. Tampoco las piedras se dan cuenta, y su cal silenciosa se reúne y canta silenciosamente.

DIME AVE CAÍDA (ALBERTO CORTEZ)

OTRA VERSIÒN DE LOS TROVADORES

Dime ave caída, dime ave caída, 
Quién detuvo tu vuelo 
Cuando blanca llevabas, 
En el pico una rama, en el azul del cielo 
Dime ave caída, dime ave caída, 
Quien detuvo tu vuelo 

Fuiste tú y tus hermanos, vestidos de soldado, 
Que no quieren que vuele, y me vieron volando 
Fuiste tú y tus hermanos, con un arma y un casco 
Fuiste tú y tus hermanos, los que me han derribado 

Dime prado sin flores, dime prado sin flores, 
Que ha pasado en tu suelo, 
Que no tiene colores, mariposas ni amores, 
Y que todo se ha muerto, 
Dime prado sin flores, dime prado sin flores, 
Que ha pasado en tu suelo, 

Fuiste tú y tus hermanos, vestidos de soldado, 
Que pisaron las flores, y metralla sembraron 
Fuiste tú y tus hermanos, con un arma y un casco 
Que no quieren más flores, y las han derribado 

Dime niño que juegas 
Dime niño que juegas, quien te dio los juguetes 
Esas balas de goma, 
Esa falsa pistola, el fusil y los cohetes 
Dime niño que juegas 
Dime niño que juegas, quien te dio los juguetes 

Fuiste tú y mis hermanos, vestidos de paisanos, 
Que con estos juguetes, me llenaron las manos 
Fuiste tú y mis hermanos, quienes me los han dado 
Que por ser de juguete, dicen que no hacen daño 

Dime ave caída, dime ave caída, 
Quien detuvo tu vuelo 
Cuando blanca llevabas, 
En el pico una rama, en el azul del cielo 
Dime ave caída, dime ave caída, 
Quién detuvo tu vuelo
PÁJAROS (MARIO BENEDETTI)

Hace ya varios siglos
que pájaros ilustres sobrevuelan
los predios de la vasta poesía.

La golondrina el ruiseñor la alondra
la calandria el jilguero el picaflor
el cuervo la oropéndola
y por supuesto el ave fénix
han sido convocados por poetas
para poblar sus bosques
ornamentar sus cielos
y rellenar metáforas.

Yo aquí rompo una lanza
por los discriminados / los que nunca
o pocas veces comparecen
los pobres pajaritos del olvido
que también están llenos de memoria.

Por eso aquí propongo
al canario el gorrión el tordo el mirlo
la viuda el estornino el cardenal
la tórtola la urraca el hortelano
el martín pescador el benteveo
para que alguna vez entren al verso
aunque tan sólo sea / como en esta ocasión
por la modesta puerta de servicio.
QUÉ PENSARÁ LA CALANDRIA (JOSÉ LARRALDE)

Qué pensará la calandria, cuando me ve merodeando
en un silbido apagau la pretensión de algún canto


Pensará que de envidioso tal vez la estoy imitando

o a lo mejor de contento le echo vientito a mis labios

o tal vez piense que yo soy otro bicho del campo que se 

le da por silbar ni bien aparece el ruano

lo que la moza no sabe es que a veces chiflo un llanto

como un fénix de dolor que no se quema llorando

y aunque le avive la braza con algún olvido extraño

su pico se hace chamuzca pero le sigue picando.

Y en un nido de nostalgia que tejí desde hace rato

voy empollando una pena que nunca saldrá volando

por tener las alas cortas pero el cansancio muy largo

se conforma con mirar el volido de otros pájaros

por eso aquella calandria que siempre me ve silbando

piense que yo de envidioso tal vez la estoy imitando

ella canta de allá arriba entre eucalipto y álamos

como poderla imitar si yo lloro desde abajo

como poderle decir que apenitas soy un gaucho

que tiene las alas cortas y amás` muy largo el cansancio.


Qué pensará la calandria, cuando me ve merodeando
en un silbido apagau la pretensión de algún canto.


LAS VOCES DE LOS PÁJAROS DE HIROSHIMA (HORACIO GUARANY)
INTERPRETADO POR GINAMARIA HIDALGO

OTRA VERSION DEL AUTOR

¿Dónde, dónde están?
¿Quiénes?
¿Dónde, dónde están?
¿Quiénes? ¿Quiénes?
¿Dónde están?
¿Quiénes? ¿Quiénes?
Los hombres...
No sé.
Mira, copos de ceniza... ¡Copos de ceniza... ceniza... ceniza...!
Han volado todos...
¿A dónde, a dónde?
No sé.
Construyamos un nido.
Sí, un nido, un nido.
Pero... ¿Dónde?
¿Dónde, dónde, dónde, dónde, dónde...?
PARA HACER EL RETRATO DE UN PÁJARO
(JACQUES PREVERT)
Pintar primero una jaula con la puerta abierta pintar después algo bonito algo simple, algo bello, algo útil para el pájaro. Apoyar después la tela contra un árbol En un jardín en un soto o en un bosque esconderse tras el árbol Sin decir nada, sin moverse A veces el pájaro llega enseguida Pero puede tardar años antes de decidirse. No hay que desanimarse Hay que esperar Esperar si es necesario durante años La celeridad o la tardanza En la llegada del pájaro No tiene nada que ver Con la calidad del cuadro. Cuando el pájaro llega, si llega observar el más profundo silencio esperar que el pájaro entre en la jaula y una vez que haya entrado cerrar suavemente la puerta con el pincel. Después borrar uno a uno todos los barrotes cuidando de no tocar ninguna pluma del pájaro. Hacer acto seguido, el retrato del árbol, escogiendo la rama más bella para el pájaro, Pintar también el verde follaje Y la frescura del viento, El polvillo del sol y el ruido de los bichos de la hierva en el calor estival y después esperar que el pájaro se decida a cantar. Si el pájaro no canta, mala señal, Señal de que el cuadro es malo, Pero si canta es buena señal, Señal de que podéis firmar. Entonces arrancadle delicadamente una pluma al pájaro Y escribid vuestro nombre En un ángulo del cuadro.

EL PÁJARO YO
                        (Pablo Insulidae Nigra)

Miniatura

Me llamo pájaro Pablo,

ave de una sola pluma,

volador de sombra clara

y de claridad confusa,

las alas no se me ven,

los oídos me retumban

cuando paso entre los árboles

o debajo de las tumbas

cual un funesto paraguas

o como una espada desnuda, 

estirado como un arco

o redondo como una uva,

vuelo y vuelo sin saber,

herido en la noche oscura, 

quiénes me van a esperar,

quiénes no quieren mi canto,

quiénes me quieren morir,

quiénes no saben que llego

y no vendran a vencerme,

a sangrarme, a retorcerme 

o a besar mi traje roto 

por el silbido del viento.

Por eso vuelvo y me voy, 

vuelo y no vuelo pero canto:

soy el pájaro furioso

de la tempestad tranquila.


ARTE DE PÁJAROS (ÁNGEL PARRA - PABLO NERUDA)
Miniatura

LA GAVIOTA (SILVIO RODRIGUEZ)
Corrían los días de fines de guerra, 
y había un soldado regresando intacto, 
intacto del frío mortal de la tierra, 
intacto de flores de horror en su cuarto. 

Elevó los ojos, respiró profundo, 
la palabra cielo se hizo en su boca, 
y como si no hubiera más en el mundo, 
por el firmamento pasó una gaviota. 

Gaviota, gaviota, vals del equilibrio, 
cadencia increíble, llamada en el hombro. 
Gaviota, gaviota, blancura del lirio, 
aire y bailarina, gaviota de asombro. 

A dónde te marchas, canción de la brisa, 
tan rápida, tan detenida, 
disparo en la sien y metralla en la risa, 
gaviota que pasa y se lleva la vida? 

Corrían los días de fines de guerra, 
pasó una gaviota volando, volando 
lento, como un tiempo de amor que se cierra, 
imperio de ala, de cielo y de cuándo. 

Gaviota, gaviota, vals del equilibrio, 
cadencia increíble, llamada en el hombro, 
gaviota, gaviota, blancura del lirio, 
aire y bailarina, gaviota de asombro. 

Corrían los días de fines de guerra, 
pasó una gaviota volando 
y el que anduvo intacto rodó por la tierra, 
huérfano, desnudo, herido, sangrando.
MIS GAVIOTAS (JOAN MANUEL SERRAT)
Jugando ayer desnudo por la arena
mi niñez poco a poco vi pasar,
se me escapó sin darme cuenta apenas,
soñando con volar.

Irme jugando con el viento,
caer sobre el agua un momento.
Crecí soñando, cerca del mar,
junto a las rocas,
un día aprendí a volar,
aprendí a volar
como mis gaviotas.

Y me fui lejos de allí
aquel día,
sin mirar atrás creí
que jamás volvería.

Me encontré un cardo, una flor,
un sueño, un amor, una tristeza,
me fui solo y luego fuimos dos,
un beso, un adiós y todo empieza.

Otra canción, otra ilusión, otras cosas,
y harto ya de andar
hoy volví a buscar
mis gaviotas.

Y no las vi, ellas también se fueron
de aquel rincón que nos unió una vez,
me quedé solo, escarbando en el suelo,
buscando mi niñez.

Ellas no ha de volver jamás,
ellas la dejaron atrás,
bajo la arena, cerca del mar,
junto a unas rocas
que no saben volar,
que no saben volar
como mis gaviotas.

Y me voy más triste hoy
que aquel día,
que sin mirar atrás
creí que jamás volvería.
PALOMAS DE LA CIUDAD (MARIA ELENA WALSH)
Palomitas sin palomar, 
la Plaza de Mayo no es buen lugar, 
porque nunca se sabe cuándo 
va a desbandarlas el temporal. 
El Palacio Color de Rosa 
cambia de humor como el mar. 

Palomitas que ven pasar 
a la historia patria por la ciudad 
saben bien que unos siembran vientos 
y otros cosechan la tempestad. 
El que vive por las cornisas 
temprano aprende a temblar. 

Rama de olivo 
y de laurel 
lleven a la Pirámide 
celebrando por una vez 
que se fueron los cazadores 
y que ya nunca van a volver. 

Palomitas que amigas son 
de niños y viejos que toman sol 
reconocen que no es lo mismo 
gente con bombo que con tambor, 
el timbal de los granaderos 
que el retumbar del cañón. 

Al posarse en la Catedral 
de las criaturas qué pensarán. 
Un mal día les tiran balas 
y al otro día migas de pan. 
Muchos años la primavera 
huele a granada de gas.

EL PÁJARO (OCTAVIO PAZ)

Un silencio de aire, luz y cielo. 
En el silencio transparente 
el día reposaba: 
la transparencia del espacio 
era la transparencia del silencio. 
La inmóvil luz del cielo sosegaba 
el crecimiento de las yerbas. 
Los bichos de la tierra, entre las piedras, 
bajo la luz idéntica, eran piedras. 
El tiempo en el minuto se saciaba. 
En la quietud absorta 
se consumaba el mediodía. 

Y un pájaro cantó, delgada flecha. 
Pecho de plata herido vibró el cielo, 
se movieron las hojas, 
las yerbas despertaron... 
Y sentí que la muerte era una flecha 
que no se sabe quién dispara 
y en un abrir los ojos nos morimos.
EL POETA SE DESPIDE DE LOS PÁJAROS (PABLO NERUDA)





HIMNO A LOS PÁJAROS

Dios te guarde, pajarillo
flor del bosque, plumas de oro,
nadie mate tus pichones,
nadie toque tu tesoro.
La tormenta no te asuste
en las noches despiadadas,
el viento no te castigue,
no te maten las heladas.
El cazador no te encuentre
cuando te busque en la selva,
la sombra por defenderte,
en sus pliegues te envuelva.
Vuela por los aires,
canta siempre entre las ramas,
picotea en los jardines,
cuelga el nido en las retamas.
Dios te guarde, pajarillo,
flor del bosque, plumas de oro,
nadie mate tus pichones,
nadie toque tu tesoro.

ALFONSINA STORNI


EN LA CINTURA DE LOS PÁJAROS (LEÓN GIECO)

Yo se que tu voz viene 
de los montes verdes
cruza entre las ramas secas y 
puede levantar los pétalos caídos 

Yo se que tus ojos son 
del color del roció 
tu mirada que se mezcla con 
la humedad de la tierra caliente 

Yo se que tu aliento va 
montado en la cintura 
de los pájaros que le roban 
a las abejas su dulce sueño 

Yo se que tu cansancio va 
a encontrarse en el trigal 
con las sombras de la noche y 
después bañarse en soledad
EL ALBATROS (CHARLES BAUDELAIRE)

Por distraerse, a veces, suelen los marineros


Dar caza a los albatros, grandes aves del mar,

Que siguen, indolentes compañeros de viaje,

Al navío surcando los amargos abismos.



Apenas los arrojan sobre las tablas húmedas,

Estos reyes celestes, torpes y avergonzados,

Dejan penosamente arrastrando las alas,

Sus grandes alas blancas semejantes a remos.



Este alado viajero, ¡qué inútil y qué débil!
Él, otrora tan bello, ¡qué feo y qué grotesco!
¡Éste quema su pico, sádico, con la pipa,
Aquél, mima cojeando al planeador inválido!

El Poeta es igual a este señor del nublo,
Que habita la tormenta y ríe del ballestero.
Exiliado en la tierra, sufriendo el griterío,
Sus alas de gigante le impiden caminar.


PÁJARO CHOGUI (JULIO IGLESIAS)
Cuenta la leyenda que en un árbol 
se encontraba encaramado 
un indiecito guaraní 
Que sobresaltado por un grito de su madre 
Perdió apoyo y que cayendo se murió 
Y que entre los brazos maternales 
por extraño sortilegio 
en chogüi se convirtió 

Chogüi, Chogüi, Chogüi, Chogüi 
Cantando esta volando va perdiéndose en el cielo azul turquí 
Chogüi, Chogüi, Chogüi, Chogüi 
Que lindo esta, que lindo va perdiéndose en el guaraní 

Y desde aquel día se recuerda al indiecito 
Cuando se oye como un eco aquel chogüi 
Es el canto alegre y bullanguero 
del precioso naranjero que repite su cantar 
Salta y picotea las naranjas que es su fruta preferida 
Repitiendo sin cesar 

Chogüi, Chogüi, Chogüi, Chogüi 
Cantando esta volando va perdiéndose en el cielo azul turquí 
Chogüi, Chogüi, Chogüi, Chogüi 
Qué lindo esta, qué lindo va perdiéndose en el guaraní
EL ZORZAL (JUAN BURGHI)



Con su pechera rosada

Y su levita marrón;

Con ese cuerpo robusto

y el aire de gran señor,

nadie lo imaginaría

tan delicado cantor.

Muere el sol, y junto al río,
Da sus silbos el zorzal:
La tarde que se marchaba
Se volvió para escuchar;
El agua que iba corriendo
Se detuvo hecha un cristal;
El aire quedó en suspenso;
La brisa, sin respirar;
Abrió una boca tamaña
La luna sobre el sauzal,
Y con lágrimas de estrellas
El cielo rompió a llorar...
Anochece... Junto al río
Sigue cantando el zorzal!

COMO LOS PÁJAROS (HERMANOS CUESTAS)

SONETO 16 (JOSÉ LARRALDE)
(SÓLO LETRA)

Gorriones libres, de mi ventana,
llenan de canto toda la casa.
Sin jaulas de oro por la mañana,
trepan la vida hasta la terraza.

Gorriones libres, alas con alas,
estrofa suelta, nota sin falta.
Ni van, ni esperan, ni huyen, ni nada,
solo son libres... con eso basta.

Como te envidia pienso la raza,
del pobre pájaro que vive en jaula,
por ser hermoso y que a veces anda
tras el barrote bastardo y maula,
mordiendo el polvo de una batalla,
que ni siquiera muerto se acaba.
Para ser libre, morir no alcanza.
Gorriones libres... de mi ventana.

PÁJARO SIN CIELO (ANTONIO TARRAGÓ ROS CON TERESA PARODI)
Si se deja un pájaro sin cielo
se le muere prisionera
de tristeza la canción
es como encerrar la primavera
en un cubo de madera
queda el mundo sin color...
un cielo sin pájaro
no es cielo
es tan solo un horizonte coloreado en la pared,
enjaular un pájaro
es lo mismo
que dejarlos a los niños
para siempre sin niñez.
No puede estar
enjaulado el trino
no debe estar
enjaulado el vuelo
porque quitar a ese pajarito
la libertad que aprendió
en el cielo.
Vamos a pensar
por un momento
que sería de nosotros
si la historia es al revés
y los pajaritos nos encierran y nos dejan ver el cielo
tras un vidrio en la pared.
Como imaginar un día nuevo
si miramos prisioneros la alegría de la flor
como imaginar
que canta el río
si nosotros no podemos escuchar la canción.




No puede estar
enjaulado el trino
no debe estar
enjaulado el vuelo
porque quitar a ese pajarito
la libertad que aprendió
en el cielo

Si se deja un pájaro sin cielo 
se le muere prisionera 
de tristeza la canción 
es como encerrar la primavera 
en un cubo de madera 
queda el mundo sin color... 

un cielo sin pájaro no es cielo 
es tan sólo un horizonte coloreado en la pared, 
enjaular un pájaro es lo mismo 
que dejarlos a los niños 
para siempre sin niñez. 

No puede estar enjaulado el trino 
no debe estar enjaulado el vuelo 
porque quitar a ese pajarito 
la libertad que aprendió en el cielo. 

Vamos a pensar por un momento 
que sería de nosotros si la historia es al revés 
y los pajaritos nos encierran y nos dejan 
ver el cielo tras un vidrio en la pared. 

Como imaginar la primavera 
si miramos prisioneros la alegría de la flor 
como imaginar que canta el río 
si nosotros no podemos escucharle la canción. 

No puede estar enjaulado el trino 
no debe estar enjaulado el vuelo 
porque quitar a ese pajarito 
la libertad que aprendió en el cielo 


EL CANTAR DE LOS PÁJAROS













POR LOS PÁJAROS - PIXAR



EL VUELO DE LOS PÁJAROS (LOS ORILLEROS)


COMO DOS REJAS (JOSÉ LARRALDE)
Quisiera ser como el pájaro 
que al despuntar la mañana,
despierta y le canta al mundo 
el canto de una esperanza.

Quisiera ser como el pájaro 
que se une a la vandada,
para surcar en el aire 
una melga con sus alas.

Como si fueran dos rejas, 
por el sol iluminada.

Quisiera ser como el pájaro 
que al despuntar la mañana,
despierta y le canta al mundo 
y el mundo a veces... lo mata.

Quisiera ser como el pájaro,  
que tan sólo abre su pico
para cantar y llevar
comida para sus hijos.

Pero apenas soy un hombre, 
por eso te pido,
de pájaro quiero el alma 
si vuelvo a nacer, Dios mío.

Tan sólo quiero cantar para llenar el vacío 
y la inmensa soledad de aquellos que tienen frío,
y sólo sueñan tener abrigo para sus hijos.

Quisiera ser como el pájaro, 
que al despuntar la mañana
despierta y le canta al mundo 
el canto de una esperanza.

Quisiera ser como el pájaro 
que al despuntar la mañana,
despierta y le canta al mundo... 
y el mundo a veces... lo mata.

EL AMIGO DE LOS PÁJAROS (HERMANOS CUESTAS)
Voy a entonar estas coplas 
para nombrarlo al cantor, 
se llama Juancho Chiviro 
y canta que es un primor. 

Me despierta a la mañana, 
anuncia que amaneció, 
y sigue cantando ajuera 
mientras espera la ración. 

Estribillo
Soy amigo de las aves 
pero sin jaula, señor, 
tengo un patio bullanguero 
donde mateo con amor. 

Grita el bicho feo, 
canta el cardenal, 
silba la calandria, 
canta el zorzal. 

Soy amigo de las aves 
pero sin jaula, señor. 

Los amansé sin apuro 
con las sobras del mantel, 
el chiviro fue el primero 
y luego todos tras él. 

Hay quien en una jaula 
el canto quiere encerrar, 
pero en prisión nadie canta, 
sólo se puede llorar. 

LA CALANDRIA (LUIS FRANCO)

Silencio de diamante. En el campo ni un eco
De pronto la calandria que halla en la luz su alpiste
Desciende melodiosa sobre un gajito seco
como buena noticia sobre un corazón triste

LA CALANDRIA  (PEDRO INFANTE)
En una jaula de oro 
pendiente de un balcón 
se hallaba una calandria 
cantando su dolor. 

Hasta que un gorrioncillo 
a su jaula llegó 
si usted puede sacarme 
con usted yo me voy 
el pobre gorrioncillo 
de ella se enamoró 
y el pobre como pudo 
los alambres rompió 
la malvada calandria 
después que la sacó 
tan luego se vio libre 
voló y voló y voló. 

El pobre gorrioncillo 
todavía la siguió 
haber si se cumplía 
lo que le prometió 
la malvada calandria 
esto le contestó 
yo a usted ni lo conozco 
y presa he sido yo 
el pobre gorrioncillo 
de ahí se regresó 
se paró en un manzano 
lloró, lloró y lloró 
Y ahora en esa jaula 
pendiente de un balcón 
se encuentra el gorrioncillo 
cantando su dolor. 

El pobre gorrioncillo 
de ahí se regreso 
se paró en un manzano 
lloró, lloró y lloró 
Y ahora en esa jaula 
pendiente de un balcón 
se encuentra el gorrioncillo 
cantando su dolor



ODA A MIRAR PÁJAROS
(PABLO NERUDA)

Ahora 

a buscar pájaros! 

Las altas ramas férreas 

en el bosque, 

la espesa 

fecundidad del suelo, 

está mojado 

el mundo, 

brilla 

lluvia o rocío, un astro 

diminuto 

en las hojas: 

fresca 

es la matutina 

tierra madre, 

el aire 

es como un río 

que sacude 

el silencio, 

huele a romero, 
a espacio 
y a raíces. 
Arriba 
un canto loco, 
una cascada, 
es un pájaro. 
Còmo 
de su garganta 
más pequeña que un dedo 
pueden caer las aguas 
de su canto? 

Facultad luminosa! 
Poderío 
Invisible, 
torrente 
de la música 
en las hojas, 
conversaciòn sagrada! 

Limpio, lavado, fresco 
es este día, 
sonoro 
como citara verde, 
yo entierro 
los zapatos 
en el lodo, 
salto los manantiales, 
una espina 
me muerde y una ráfaga 
de aire como una ola cristalina 
se divide en mi pecho. Dònde 
están los pájaros? 
Fue tal vez 
ese 
susurro en el follaje 
o esa huidiza bola 
de pardo terciopelo 
o ese desplazamiento 
de perfume? Esa hoja 
que desprendiò el canelo 
fue un pájaro? Ese polvo 
de magnolia irritada 
o esa fruta 
que cayò resonando, 
eso fue un vuelo? 
Oh pequeños cretinos invisibles, 
pájaros del demonio, 
váyanse 
al diablo 
con su sonajera, 
con sus plumas inútiles! 
Yo que sòlo quería 
acariciarlos, 
verlos resplandeciendo, 
no quiero 
en la vitrina 
ver los relámpagos embalsamados, 
quiero verlos vivientes, 
quiero tocar sus guantes 
de legítimo cuero, 
que nunca olvidan en las ramas, 
y conversar con ellos 
en los hombros 
aunque me dejen 
como a ciertas estatuas 
inmerecidamente blanqueado. 

Imposible. 
No se tocan, 
se oyen 
como un celeste 
susurro o movimiento, 
conversan 
con precisiòn, 
repiten 
sus observaciones, 
se jactan 
de cuanto hacen, 
comentan 
cuanto existe, 
dominan 
cierras ciencias 
como la hidrografía 
y a ciencia cierta saben 
dònde están cosechando 
cereales. 



LA PEDAGOGÍA DE LOS PÁJAROS

TESTIMONIO DE LA EXPERIENCIA PEDAGÓGICA DE LA FORMACION DEL CORO DE PÁJAROS EN LA ESCUELA DE OLGA Y LETICIA COSSETTINI


EL PÁJARO SE DESAMPARA (JUAN GELMAN)

el pájaro se desampara en su 
vuelo/quiere olvidar las alas/ 
subir de la nada al vacío donde será materia y se acuesta

como luz en el sol/es 
lo que no es todavía/igual al sueño 
del que viene y no sale/traza 
la curva del amor con muerte/va

de la coincidencia al mundo/se encadena 
a los trabajos de su vez/retira 
el dolor del dolor/dibuja

su claro delirio 
con los ojos abiertos/canta 
incompletamente


EPITAFIO (JUAN GELMAN)

Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.
Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.
¡Digo que el hombre debe serlo!
Aquí yace un pájaro.
Una flor.
Un violín
PALOMA DE LA PAZ - PABLO PICASSO
NIÑO CON PALOMA  - PABLO PICASSO
 PÁJARO-  EUGENIO SALVADOR DALI


Dibujos de Transformaciones de MAURITS CORNELIUS ESCHER
SAGRADA FAMILIA DEL PAJARILLO - BARTOLOMÉ ESTEBAN MURILLO 
PÁJARO - CÁNDIDO PORTINARI

AVE - ADAM S. DOYLE